Proverbios 13:11 NTV: “La riqueza lograda de la noche a la mañana pronto desaparece; pero la que es fruto del arduo trabajo aumenta con el tiempo.”

Dios bendice la mano diligente, al que es sabio y dedicado para cumplir su trabajo; cualquiera sea  la labor que realice, sea en el campo o en la ciudad, ya que todo esfuerzo tiene su fruto. Es importante comprender que donde nada se hace nada sucede.

La palabra menciona que la persona que no trabaja no tiene derecho a comer y esto va relacionado con no fomentar la flojera incluso dentro del hogar ya que cada persona puede tener un rol distinto, el cual debe cumplir; y cuando todo está hecho no hay nada mejor que compartir el alimento bien merecido.

Algunas personas obtienen riquezas fruto de la corrupción, manejo de influencias, actos ilícitos, y aunque parezca que disfrutan de la vida, tarde o temprano pagarán las consecuencias

El trabajo es una bendición del Señor y si ganas tu salario con honradez anímate, no sientas envidia de lo que otras personas poseen. Eso no quiere decir que le des lugar al conformismo sino que cuando haces las cosas bien puedes ver bendiciones de Dios en tu vida.

Te interesa:  No permitas que la envidia sea parte de tu vida

Vale la pena esforzarse, vivir, compartir con los demás, agradeciendo la provisión que viene del cielo.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.