2 Samuel 11 y 12 nos relatan que David en vez de haber ido a la guerra, decidió quedarse en Jerusalén, ocasión que el enemigo aprovechó para tentarlo y él terminó pecando. No sólo cometió adulterio con Betsabé, la esposa de Urías, uno de los soldados de su ejército, sino que también tramó su muerte al saber que ella estaba embarazada.

El Señor estaba disgustado con David por lo que había hecho, pero como no se había arrepentido ni siquiera hasta que su hijo nació, envió al profeta Natán para que lo confrontara con su pecado. Aunque no pudo evitar la consecuencia del mismo, la muerte de su hijo; se arrepintió genuinamente, le confesó su pecado a Dios y fue perdonado. Esa es la razón por la que fue un varón conforme a su corazón, porque siempre encontró en él la disposición de obedecerlo.

Pero te confesé mi pecado, y no oculté mi maldad. Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo, y tú, mi Dios, me perdonaste. Salmo 32:5 (RVR1960)

Si hoy te encuentras en un lugar distinto y haciendo cosas distintas a las que Dios te mandó hacer, medita en lo que le pasó a David y evita perder cosas y a personas que amas porque nunca podrás ser completamente feliz estando en pecado ni a costa de la felicidad de otros. ¿No te das cuenta que el enemigo quiere distraerte porque sabe lo mucho que puedes dar y el impacto que tendrá lo que harás donde el Señor quiere que estés?

Te interesa:  Si regresas a mí, te restauraré

Te animo a que le pidas perdón a Dios por haber preferido tu comodidad en vez de hacer su voluntad. Ya no sigas perdiendo más tiempo, vuelve al lugar donde Él te puso y cumple con aquello que te encomendó que hicieras con los dones y talentos que te dio, porque no solo tú serás bendecido sino que serás un canal de bendición para otras personas.

Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio y renueva un espíritu fiel dentro de mí. No me expulses de tu presencia y no me quites tu Espíritu Santo.  Restaura en mí la alegría de tu salvación y haz que esté dispuesto a obedecerte. Salmo 51:10-12 (NTV)

¡Solo estando en el lugar correcto y haciendo lo que Dios te encomendó, obtendrás la victoria!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.