La Biblia tiene principios que toda pareja casada debe seguir. Si bien este tema es mucho más amplio, a continuación revisaremos algunos que se aplican tanto como para el esposo como para la esposa.

1. Amarás a Dios más que a tu cónyuge

Es innegable que en todo matrimonio debe haber amor en la pareja; sin embargo, hay una regla que se aplica para todas las personas en general, sean casadas o no; y ésa es la del amor a Dios. La Biblia nos enseña que, sin importar lo que suceda, nuestro amor por Dios no debe ser superado por nada, porque esto se consideraría como una forma de idolatría. No obstante, el amor por Dios no debe ser una excusa para descuidar el matrimonio o la familia. Todo lo contrario, parte de amar y honrar a Dios es cumplir con las obligaciones del matrimonio.

«Jesús le dijo: —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” Éste es el más importante y el primero de los mandamientos.» Mateo 22:37-38 (DHH)

2. Serás fiel

En la Biblia, la infidelidad no es justificada en ninguna circunstancia. El matrimonio es algo valioso (Hebreos 13:4), y en la Biblia se lo compara con la relación entre Jesús y la iglesia. Es por ello que, del mismo modo en que Dios nos pide que no adoremos a otros dioses además de Él (Éxodo 20:3-5), espera que seamos fieles en el matrimonio. Esto quiere decir que la fidelidad abarca todos los aspectos, y no únicamente el sexual. Honrar al cónyuge y ser significa serlo en cuerpo, mente y corazón.

Para aprender más sobre este tema, leer ¿Qué dice la Biblia sobre la infidelidad de pareja?

3. Suplirás las necesidades de tu pareja

El matrimonio no solo es responsabilidad de uno de los esposos, sino de ambos. Es su obligación velar por las necesidades de su pareja, ya sean emocionales, económicas, de salud, y sexuales. Es importante que una pareja llegue a un mutuo acuerdo sobre todos esos temas, pues de lo contrario, podría acarrear serios problemas en el futuro.

«cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo. El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo. La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio.» 1 Corintios 7:2-5 (NBD)

4. Honrarás tu matrimonio

El matrimonio es completamente diferente al noviazgo; no obstante, hay personas que aún después de casarse continúan actuando como si estuvieran solteros. Este acto de inmadurez es dañino para el matrimonio y de poco en poco causa mayores conflictos en la relación. El matrimonio es una institución sagrada establecida por Dios, y debe ser honrada de tal manera, no solo entre los esposos, sino también frente a la sociedad.

«Honren el matrimonio, y los casados manténganse fieles el uno al otro.» Hebreos 13:4 (NTV)

5. Dedicarás tiempo a tu familia

Deuteronomio 24:5 (NTV) dice: «A un hombre recién casado no se le debe reclutar para el ejército ni se le debe asignar alguna otra responsabilidad oficial. Debe estar libre para pasar un año en su casa, haciendo feliz a la mujer con la que se casó.» Esta práctica en el Antiguo Testamento denota la importancia que se le daba al matrimonio en cuanto a dedicación de tiempo. Hoy en día podemos aprender que es fundamental dedicar un tiempo a la pareja. Aún cuando las responsabilidades externas, el trabajo o cualquier otra circunstancia no les permitan pasar tiempo juntos, ambos deben hacer el esfuerzo de tener un tiempo a solas y disfrutar de su compañía mutua.

Te interesa:  ¿Buenas intenciones?

6. Vivirás con tu pareja

Parece absurdo remarcar que el matrimonio implica convivencia, pero algunos creen que se puede estar casado y vivir distanciado de su pareja. Son muchos los motivos que pueden llevar a que una pareja esté distanciada físicamente, pero se debe hacer todo lo posible para remediar esa situación. Asimismo, vivir con la pareja también implica hacerlo con la mente y corazón. De nada vale la presencia física de alguien si sus pensamientos están en otro lugar.

«Por eso Dios dijo: “El hombre tiene que dejar a su padre y a su madre, para casarse y vivir con su esposa. Los dos vivirán como si fueran una sola persona.”» Mateo 19:5 (TLA)

7. Trabajarás con tu cónyuge en unidad

Que dos personas diferentes se unan y trabajen en comunión es un reto posible de lograr. Nadie tiene la autoridad de decir que el matrimonio es fácil, y es justamente por esta razón que ambos deben poner lo mejor de sí para hacer que las cosas funcionen. Esto implica ceder en algunos aspectos y ser comprensivo con la otra persona. No se trata de quién impone más, sino de cómo usan los conflictos para acercarse más.

«Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, se une a su mujer y los dos se hacen uno solo.» Génesis 2:24 (BLPH)

8. Demostrarás tu amor

La Biblia es una carta de amor de Dios para sus hijos. Cantares es un libro que expresa amor a la pareja. Ambos ejemplos dan a entender que es fundamental que el amor también sea expresado por medio de palabras. Sin importar cuántos años de casados tenga una pareja, ambos deben procurar mantener viva la llama de su amor por medio de gestos románticos y amorosos.

«¡Graba mi nombre en tu corazón! ¡Graba mi imagen en tu brazo! ¡Tan fuerte es el amor como la muerte! ¡Tan cierta es la pasión como la tumba! ¡El fuego del amor es una llama que Dios mismo ha encendido! ¡No hay mares que puedan apagarlo, ni ríos que puedan extinguirlo! Si alguien se atreviera a ofrecer todas sus riquezas a cambio del amor, no recibiría más que desprecio.» Cantares 8:6-7 (TLA)

9. Debes tener fruto

El matrimonio tiene muchos propósitos y uno de ellos es ser fructífero. Esto no abarca únicamente a los hijos, sino todo aspecto de la vida. Una pareja debe ser productiva en el lugar donde se encuentra; es decir, debe ser de bien para la comunidad que la rodea. Es vital que los esposos sirvan a Dios con los talentos que tienen usen su matrimonio como un buen ejemplo para las demás parejas y para los solteros.

«Y los bendijo con estas palabras: “Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo.”» Génesis 1:28 (NBD)

10. Respetarás el rol que tienes el tu matrimonio

Dios estableció roles en el matrimonio por el bien de ambos. Por eso pide que las mujeres se sometan, es decir, respeten a sus esposos como lo harían con Dios. También pide que los hombres amen a sus esposas como Jesús ama a la iglesia y se sacrificó por ella. Ambas responsabilidades atribuidas, tanto al hombre como a la mujer, vienen con bendiciones que se pueden disfrutar cuando se obedece lo establecido por Dios.

«Esposas, sométanse a sus esposos, pues éste es su deber como creyentes en el Señor. Esposos, amen a sus esposas y no las traten con aspereza.» Colosenses 3:18-19 (DHH)

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.