Los actores, cantantes, modelos, políticos, y otras personas famosas, siempre están bajo el escrutinio de la opinión pública. Todos están pendientes de sus acciones, y parece como si un simple hecho cotidiano fuera noticia de importancia.

Para los que no tenemos ese estilo de vida, nos parece aparentemente fácil la manera en que ellos consiguen dinero. Lo que vemos son las luces, las alfombras rojas, los paparazzis, la prensa, el dinero, la fama, sus relaciones amorosas con otros famosos, etc; mas lo que no podemos ver es su corazón (1 Samuel 16:7).

Sin embargo, los cristianos estamos llamados a llevar la fama de diferente manera, así que estos son dos consejos que podemos poner en práctica:

1. Tener una buena reputación (Proverbios 22:1):

»Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.” – Mateo 5:13-16

La Biblia nos insta a marcar la diferencia por nuestro buen comportamiento y ser ejemplo a los demás. No hay mejor manera de ser famosos, que siendo la luz que ilumine a los demás; después de todo, ésta vale más que el dinero (Proverbios 22:1). Esto no quiere decir que debamos caer en la arrogancia, sino que debemos practicar la humildad en todo momento y recordar que la humildad es algo que se practica, y no algo que se proclama.

Te interesa:  5 temas por los que los jóvenes deberían orar

2. Hacer famoso a alguien más (Hechos 13:47):

Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria, la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas; por tu voluntad existen y fueron creadas.” – Apocalipsis 4:11

Nuestra misión en la Tierra es predicar el mensaje de salvación de Jesús. Así que esto no se trata de nosotros, sino de Él.
No hay nada mejor que darle el lugar de honra y gloria, al único que lo merece, es decir, a Jesús.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta