Según las estadísticas, aproximadamente más del 75% de personas sufre de pánico escénico. Según la Asociación Americana de Ansiedad y Depresiónel miedo a hablar o actuar en público, a menudo llamado pánico escénico, supone un gran daño para la autoconfianza y la autoestima, y ​​hace que algunas personas abandonen la escuela o el trabajo o dejen pasar una promoción.”

Si bien este problema es más común de lo que parece, no es un callejón sin salida. Hay ejercicios que se pueden poner en práctica para superar el miedo a hablar o actuar en público. Allison Shapira, fundadora y CEO de Global Public Speaking, aconseja: No asumas que necesitas nacer como un orador público natural; reconoce que es una habilidad (vital) que se puede aprender.” Éstas son algunas de las cosas que se puede hacer para vencer al temor:

1. Prepararse.

Parece una sugerencia obvia, pero en realidad es muy útil. Si uno se prepara para cualquier eventualidad con tiempo, cuando se tenga que hacer una presentación pública, será fácil explicar aquello que ya se sabe. Por otro lado, si no se está preparado, es probable que la inseguridad por no saber se convierta en nervios que traicionan a la hora de exponer. Es mejor que organizarse y tener todo lo necesario con antelación.

2. Practicar.

Ya sea que se tenga que hablar, cantar o actuar frente a un público, lo mejor es ensayar primero ante un espejo y luego ante los amigos o familiares. Si se puede hacer frente a ellos, se comprobará que no es tan diferente a hacer lo mismo delante de desconocidos. El ensayo es parte fundamental de cualquier presentación, y el saber mucho no significa que no se debe practicar una y otra vez. Después de todo, la práctica hace al maestro.

3. Dividir el tiempo en etapas.

No se debe pensar en la presentación en su totalidad, sino que se debe dividirlo en pequeñas partes y concentrase en dar lo mejor en cada etapa. Por ejemplo, si se va a cantar, se debe pensar en lo bien que se tiene que ejecutar la primera estrofa y olvidarse del estribillo final. Si se tiene una exposición, se puede dividir el discurso en partes; de este modo, será más sencillo enfocarse en pequeñas metas que en un objetivo grande.

Te interesa:  Absolutamente

4. No compararse con otros.

La oradora Allison Shapira, menciona que el hablar en público es una habilidad y no un talento; por lo tanto, cualquier persona puede adquirirlo. El hecho de que alguien sea un excelente orador, no significa que todos serán igual a él o ella. Cada persona tiene un estilo propio y no debe preocuparse en ser como alguien a quien admira. Al liberarse de esta presión, es más fácil quitarse la presión que representa hacer una presentación pública.

5. Relajar el cuerpo.

Por más que parezca sorprendente, el estado físico influye al momento de hablar en público. Según la Asociación Americana de Ansiedad y Depresión, el ejercicio, la buena alimentación y los hábitos de vida saludables ayudan a vencer el pánico escénico. Ellos recomiendan practicar “formas de calmar y relajar tu mente y cuerpo, como la respiración profunda y ejercicios de relajación. Asimismo, aconsejan limitar el consumo de cafeína, el azúcar y el alcohol tanto como sea posible.

6. Cambiar el enfoque.

Si bien en una presentación, el centro de atención se fija en el exponente, el propósito central no es él, sino el mensaje. La Asociación Americana de Ansiedad y Depresión, recomienda “cambia el enfoque de ti y tu miedo, a tu verdadero propósito: contribuir algo de valor a tu público.” Este consejo ayuda a mantener una mejor perspectiva de la situación y, por lo tanto, contribuye a un desempeño adecuado al momento de presentarse en público.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta