Es difícil cuando alguien cercano a nosotros tiene un problema de salud mental. Dependiendo de la gravedad de la enfermedad, se debe buscar asesoría profesional; no obstante, mientras esa persona recibe tratamiento, ¿qué podemos hacer para ayudar?

Al respecto, Daniel Zangaro, quien tiene un Master en Consejería Pastoral de la Universidad Liberty de Virginia y quien también es el Community Manager en Christian Vision, explica que cuando una persona tiene alguna enfermedad mental, se debe dar importancia al cuidado del alma. «El concepto “cuidado del alma” comprende todo lo que se haga en función de apoyar o restaurar el bienestar de una persona. La meta de esta tarea siempre será la formación del carácter de Cristo en cada individuo», afirma Zangaro. Asimismo, explica que existen cinco formas diferentes de hacer el «cuidado del alma», éstas son:

1. Amistad cristiana

“El verdadero amigo siempre ama, y en tiempos de necesidad es como un hermano.” Proverbios 17:17 (NBV)

Las amistades constructivas son clave en la vida de cualquier persona, pero si alguien tiene algún problema de salud mental, éstas son aun más relevantes. Una persona que está atravesando por momentos difíciles necesita rodearse de personas que le brinden apoyo y amor real. Básicamente se trata de actuar como verdaderos seguidores de Cristo y demostrar verdadera amistad. Tal como sostiene Zangaro, la amistad cristiana «es la relación que se da entre uno o más cristianos, por la cual comparten, se apoyan mutuamente, facilitando de esta manera su crecimiento espiritual».

2. Ministerio pastoral

Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Dios es nuestro Padre misericordioso y la fuente de todo consuelo. Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros. Cuando otros pasen por dificultades, podremos ofrecerles el mismo consuelo que Dios nos ha dado a nosotros.” 2 Corintios 1:3-4 (NTV)

«Se trata de un concepto amplio que incluye diversas disciplinas tales como: predicación, enseñanza, adoración, desarrollo del liderazgo, trabajo social, cuidado pastoral y consejería. Todo esto como actividades tendientes al cuidado de las almas», afirma Zangaro. Para esto hace falta la presencia de un líder o consejero, pero si no es posible, podemos acompañar a la persona a reunirse con un líder y estar con él o ella en el proceso. Esto será vital para su recuperación.

3. Cuidado pastoral

“Ayúdense mutuamente a soportar las dificultades, y así cumplirán la ley de Cristo.” Gálatas 6:2 (BLPH)

El cuidado pastoral no es algo que solo los pastores puedan hacer. De hecho es tan práctico que podemos hacerlo con quienes tienen problemas de salud mental o con quien sea que lo necesite. Zangaro explica que este punto «es un ministerio de compasión, reflejando a través del servicio a otros, el amor de Dios. Se trata de brindar ayuda, fortalecer, animar y apoyo especialmente en tiempos de necesidad.»

Te interesa:  5 consejos para dormir al viajar en avión

4. Guía espiritual

“Si alguien está en problemas, que ore a Dios. Si alguien está feliz, que cante alabanzas.” Santiago 5:13 (PDT)

La oración nos conecta con Dios y él nos concede nuestras peticiones conforme a su voluntad. Es por ello que debemos orar por -y con- la persona a quien queremos ayudar. Zangaro afirma que la guía espiritual «es un proceso de oración y conversación por el cual se busca que una persona cultive su relación con Dios, poniéndolo en el centro de su vida y rindiéndose a Él.»

5. Consejería pastoral

“Porque la palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón.” Hebreos 4:12 (DHH)

No hay mejor consejo que el que está basado en la Biblia. Zangaro explica lo que significa la verdadera consejería pastoral:

«Es una relación de ayuda donde, a través de una serie de contactos estructurados, el consejero busca aliviar la angustia y alentar el crecimiento de la persona en necesidad. Tal consejería apunta a ayudarle a pensar, a sentir, y a comportarse de manera diferente, y esto lo logra a través del diálogo.1 La ayuda pastoral en este caso es guiar a la persona para que pueda ver las cosas de manera diferente bajo una perspectiva con valores cristianos.2 La tarea pastoral es enseñarle a la gente a tener y desarrollar una íntima relación con el Espíritu Santo, para ser dependiente de Él y no del hombre. La meta es que puedan acercarse al Dios de toda consolación.3»

 

Aprende más sobre este tema en el artículo ¿La salud mental es un tema espiritual?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1David G. Benner. Strategic Pastoral Counseling: A Short-Term Structured Model. 2nd ed. (Grand Rapids, Mich: Baker Academic, 2003), 14-24.
2Cole, Jr., Allan Hugh. 2010. "What Makes Care Pastoral?." Pastoral Psychology 59, no. 6: 711-723. Academic Search Complete, EBSCOhost (recuperado el 21 de agosto de 2014).
3A menos que se nota en otro lugar, todos los pasajes bíblicos referidos son de la Versión Reina-Valera Actualizada (El Paso: Editorial Mundo Hispano, 2006).
4Clinton, Timothy E. 2007. Biblical Counseling Quick Reference Guide: Personal & Emotional Issues. Forest, Va: AACC Press.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.