Es común que las personas se propongan metas para el siguiente año. Si bien es una buena iniciativa, pocos se concentran en dejar atrás las malas costumbres y prácticas que arruinan su vida. Se preocupan por lograr sus objetivos, pero continúan cargando los hábitos tóxicos que los destruyen aunque no se den cuenta. Así como es útil tener propósitos para el nuevo año, también es importante despedirse de aquello que no hace bien. Si quieres lograrlo, este año dile adiós a estas cinco prácticas:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.