Como seres humanos, necesitamos de agua y alimento para que nuestros cuerpos funcionen adecuadamente. Sin éstos, podemos agravar nuestra salud al punto de morir. Sin embargo, hay personas que comen en exceso y no comen para vivir, sino que viven para comer. Para muchos, es una forma de lidiar con los problemas, una salida para la ansiedad, un refugio de la depresión, etc. Parece algo inofensivo y que no tiene nada que ver con la vida espiritual. Pero la Biblia señala lo contrario.

El problema con la glotonería es que lleva a poner a la comida en el lugar de Dios. Pablo, en su carta a los filipenses, señala que hay gente ≪cuyo dios es el vientre y […] que sólo piensan en lo terrenal≫ (Filipenses 3:19). Más adelante afirma que nosotros debemos comportarnos diferente porque nuestra ciudadanía está en los cielos. En uno de sus escritos, Billy Graham explicó que si bien la Biblia no dice explícitamente que la glotonería es pecado, ≪cualquier cosa que nos consuma, todo lo que nos haga pensar en otra cosa, es pecado≫. Además, la ciencia ha comprobado que los asuntos que ocupan nuestra atención son los que determinan nuestra conducta. Si nuestra atención está en la comida, eso es ella quien gobernará nuestra vida y no Dios.

Ahora bien, en Mateo 15 hay una historia en donde Jesús dice que lo que entra en la boca no contamina al hombre, sino lo que sale de la boca. Lo que dijo Jesús no es un permiso para comer cualquier cosa que aparezca frente a nuestras narices. No es un consentimiento para embutir nuestros estómagos con basura. En ese momento en específico, Jesús se refería a que en el tiempo habían personas religiosas que le prestaban más atención a las costumbres que a las verdaderas intenciones de sus corazones.

Te interesa:  Dios es todo amor

Por otra parte, 1 Corintios 6:19-20 dice que nuestros cuerpos no son nuestros. Dios nos hizo y pagó un precio por nosotros cuando Jesús dio su vida. Es por eso que debemos cuidarlo, y esto implica protegerlo y mantenerlo en buenas condiciones. Comer en exceso no es cuidar el cuerpo que Dios nos dio porque esta práctica conlleva a enfermedades físicas que, en muchos casos, resultan mortales. Esto no quiere decir que vivamos en ayuno permanente. Debemos comer para alimentar nuestra cuerpo y de esa manera, honrar a Dios (1 Corintios 10:31).



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Billy Graham Evangelistic Association. (2019). I Live to Eat. Is Gluttony a Sin?. Recuperado el 16 de mayo de 2019, de https://billygraham.org/answer/i-live-to-eat-is-gluttony-a-sin/

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.