Según las estadísticas, el día de la Madre es la festividad más celebrada junto con la Navidad y el día del Amor y la Amistad. Y aunque se festeja de diversas maneras de acuerdo a las costumbres de cada cultura y familia, hay formas erróneas de hacerlo. Esto sucede cuando se pierde el sentido del porqué de la celebración y se le da importancia a otros asuntos y no a la mamá. A continuación están las tres peores maneras de celebrar el día de la Madre:

1. Dedicarle una publicación en tus redes sociales… y no demostrarle amor en persona

No hay nada de malo con dedicarle una publicación a tu mamá por su día. Es una excelente forma de reconocer públicamente lo que ha hecho por ti y cuánto agradecimiento sientes. Sin embargo, la gran mayoría de las veces nuestra vida no es como en nuestras redes sociales. Puedes decir cuánto amas a tu madre en un post, incluir una foto y un texto largo; pero no hacer ni un sólo gesto amable por ella. Nuestras acciones deben ir acorde a nuestras palabras; y si proclamamos amar a nuestras madres, nuestros hechos también deben demostrarlo.

Es cierto que algunos no tienen a sus madres cerca, ya sea porque viven lejos de ellas o porque fallecieron, y en estos casos se puede publicar algo en las redes sociales y hacer algo más. En el caso de vivir lejos, se puede hacer una video llamada y dedicarle palabras de amor y agradecimiento. Si la mamá no está presente, una manera de recordarlas es haciendo que su legado y buen ejemplo viva.

Te interesa:  Los prejuicios y la religiosidad son cosas del pasado

2. Planear una gran fiesta… y dejar que ella haga todo

Puede parecer insólito, pero hay quienes organizan grandes fiestas para celebrar el día de la Madre y luego dejan que ella haga todo: organice la reunión, cocine, decore y limpie. Está de más decir que es una forma pésima de homenajearla. Sobre todo porque ella ya hace demasiado durante todos los días del año. Aunque nuestro agradecimiento hacia nuestra mamá es algo que no sólo debemos demostrar una vez, por lo menos debemos darles ese día de descanso y esforzarnos para llevarles alegría.

3. Celebrar sin ella

Hay quienes utilizan el día de la Madre –y prácticamente cada festividad– como excusa para excederse. Salen con sus amigos, ceden al libertinaje y justifican sus acciones al decir que es en ≪honor de su mamá≫. Pero, si ella está presente, ¿por qué deberíamos salir a festejar con amigos? La celebración debe tener como centro a la madre y esto implica estar a su lado y hacerla feliz. Los excesos que se cometen en un momento de euforia no hacen más que llevar dolor a las mamás; por lo tanto, es una pésima idea pretender homenajearla al causarle tristeza.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.