Cada paso en la vida representa un cambio. Hay cosas que se hacía en el pasado y que ya no pueden hacerse más; mientras que hay otras que son de provecho y deben continuar practicándose. De igual manera, culminar la universidad es el inicio a una nueva etapa; por lo cual se debe tener en cuenta ciertos aspectos:

No dejar de estudiar:

El haber terminado una carrera universitaria no significa que la educación debe culminar allí. El mundo laboral es altamente competitivo y si uno no está a la vanguardia de lo que ocurre, podría quedar desfasado. Hoy en día hay muchas opciones para continuar instruyéndose en diversas áreas, ya sea como cursos libres o como un grado más en la profesión. Sin importar la opción que se elija, lo importante es mantenerse actualizado y aprovechar las capacidades que se tiene.

Buscar un trabajo que cumpla tus expectativas:

El ingreso económico es importante para subsistir; sin embargo, después de graduarse uno debe preguntarse: “¿Quiero un empleo que me otorgue satisfacción laboral o solo dinero?” Al responder con sinceridad, uno puede darse cuenta de la clase de vida que quiere para el futuro. Con el paso de los años, algunas personas se sienten frustradas en trabajos que solo les generan buenas remuneraciones económicas, pero no se sienten felices en ellas. Por lo tanto, es vital poner en consideración todos estos aspectos antes de aceptar un empleo.

Administrar sabiamente tu tiempo:

La vida cambia debido a las distintas etapas y, terminar la universidad es un gran paso para cualquiera; no obstante, esto no significa que ahora se puede cometer excesos en cuanto a la distribución del tiempo. Es primordial establecer límites para todo y no dejar que un área se convierta en el todo de la vida. Para ello se pueden fijar horarios o rutinas que ayuden a crear un balance. De esta manera se evita convertirse en adicto al trabajo o a alguna otra cosa.

Te interesa:  Eternidad ahora

Cuidar las influencias:

Graduarse es el producto del esfuerzo y sacrificio de muchos años; no obstante, todo eso se puede venir abajo si no se cuida de las malas influencias. Si hay algo que puede representar una piedra de tropieza en la vida, es mejor deshacerse de ella a tiempo; éstas pueden ser las personas que nos rodean, los vicios, adicciones, entre otras. Al principio puede resultar difícil desligarse; sin embargo, con el tiempo traen beneficios que ayudan a construir un mejor futuro.

Orar y leer la Biblia:

Los títulos profesionales, el dinero, la fama y el poder que uno puede adquirir no sirven de nada. Todo ser humano es pasajero en esta Tierra; por lo cual, debe enfocarse en la vida eterna. Mateo 6:19-21 (TLA) dice: No traten de amontonar riquezas aquí en la tierra. Esas cosas se echan a perder o son destruidas por la polilla. Además, los ladrones pueden entrar y robarlas. Es mejor que amontonen riquezas en el cielo. Allí nada se echa a perder ni la polilla lo destruye. Tampoco los ladrones pueden entrar y robar. Recuerden que la verdadera riqueza consiste en obedecerme de todo corazón.” Es por ello que se debe orar, leer la Biblia y tener una firme relación con Dios. Esto no quiere decir que no se debe estudiar ni preocuparse por las cuestiones terrenales; sino que se debe dar prioridad a las cosas de Dios.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta