Cada quien tiene un concepto de lo que significa ser una buena persona. Esto depende del contexto en donde hemos sido criados, el entorno donde nos desarrollamos, nuestras creencias, y otros factores más. Al leer Miqueas 6:8 podemos entender qué espera Dios de nosotros:

Que practiquemos la justicia:

En no todas las situaciones es fácil ser justos; no obstante, la Biblia nos inculca a serlo aun cuando parezca complejo. A veces esto implica dejar de lado nuestras propias comodidades y hacer lo correcto.

Siempre debemos recordar que la justicia se aplica en base al amor, pues Dios actúa con nosotros de la misma manera. También debemos diferenciar la justicia de la venganza. La primera hace que un asunto se dé por concluido, mientras que la segunda solo causa más dolor y hace que la herida se profundice.

Que amemos la misericordia:

Ser misericordiosos quiere decir que debemos estar dispuestos a perdonar y ser compasivos con otros. Ésta es la manera en que Jesús actúa, y que por lo tanto, nosotros también debemos hacerlo.

Te interesa:  Ayúdenme...

Podemos mostrar misericordia en pequeños actos cotidianos con las personas que nos rodean. Estas acciones dirán mucho más que cualquier discurso que podamos decir.

Que nos humillemos ante Él:

Humillarse ante Dios es reconocer su grandeza y dejar que actúe en nuestras vidas. Cuando esto sucede, podremos impactar a otros con nuestro ejemplo. Así que no descuidemos nuestra relación con Dios, y mantengamos constante comunicación con Él por medio de la oración y la lectura de la Biblia.

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el SeñorPracticar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.”. – Miqueas 6:8

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.