Algunos creen que la única reacción biológica al amor es sentir mariposas en el estómago o tener deseo sexual. Sin embargo, hay estudios científicos que han comprobado que el amor se manifiesta en el cerebro, más que en cualquier otro órgano del cuerpo. Estar enamorado no solo es una cuestión de sentimientos, sino que también tiene un efecto en el organismo. Éstos son algunos ejemplos:

Abrazar a tu pareja es como tomar analgésicos:

La oxitocina es conocida como la “molécula del amor” porque ayuda a que las parejas creen un sentido de intimidad y proximidad. Además, es responsable de crear atracción sexual e incrementar el deseo entre las parejas. Por otra parte, también contribuye a crear un mejor vínculo amoroso; por ejemplo, abrazar a tu pareja incrementa la producción de oxitocina, la cual actúa como un analgésico que calma el dolor y ayuda a sanar las heridas.

Estar enamorado es como estar drogado:

“El amor te vuelve tonto”, muchos utilizan esa frase para explicar que cuando alguien está enamorado hace cosas que normalmente no haría. Esto se debe a la dopamina, un neurotransmisor responsable de crear un estado muy parecido al que se siente cuando uno está drogado; así lo reveló un estudio del Instituto Kinsey. Los investigadores encontraron que el cerebro de una persona enamorada luce igual que el de alguien que ha consumido cocaína.

La atracción no se puede ocultar:

Incluso si alguien niega o esconde el hecho de que está enamorado, su lenguaje corporal lo delatará. Un estudio determinó que el cerebro detecta las señales que envía el cuerpo y evalúa si recibe o no señales de amor y, de hecho, este factor representa el 55% del desarrollo de una relación sentimental. Por otra parte, el organismo está atento y percibe las señales de cambio en el tono de voz y la frecuencia de las conversaciones, y utiliza esos datos para establecer una mejor relación con la otra persona.

Te interesa:  Él es misericordioso y compasivo

Enamorarse puede causar estrés:

Estar enamorado a menudo hace que el cerebro libere el cortisol, también llamada la “hormona del estrés”. Esto explica porqué muchas personas enamoradas tienden a sudar en exceso, sienten náuseas, pierden la paciencia y tienen síntomas parecidos al de la ansiedad y el estrés. Un estudio descubrió que estas señales suelen darse al principio de una relación, pero van disminuyendo conforme la pareja se vuelve más cercana.

La excitación sexual te vuelve “loco”:

Un estudio publicado en la revista FEBS Letters, señala que, aparentemente, la excitación sexual apaga la regiones del cerebro (incluidas las partes de la corteza prefrontal) que se utilizan para el pensamiento crítico, la autoconciencia y el comportamiento racional. Es por ello que los expertos en relaciones y psicología recomiendan que se evite este tipo de situaciones para no sentir arrepentimiento en el futuro; por supuesto, esto se aplica a las parejas que aún no se casan.

Recuperarte de una separación es como superar una adicción:

Un grupo de investigadores de la Universidad de Pisa y la Universidad de California San Diego, hicieron un análisis entre las personas que sufren de un trastorno osesivo-compulsivo severo y las que estaban enamoradas. Cuando compararon ambos resultados, descubrieron que, bioquímicamente, no habían diferencias entre ambos grupos. Asimismo, según la antropóloga biológica de la Universidad de Rutgers, Helen Fisher, “el amor romántico es una adicción”. Ella llegó a esta conclusión tras estudiar el cerebro de personas que habían sufrido una ruptura sentimental. Además, descubrió que “las partes del cerebro que se encendieron fueron las mismas asociadas con la adicción a la cocaína y la nicotina, el dolor físico y la angustia y el apego.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta