Las fechas especiales para las parejas, como por ejemplo el Día del Amor y la Amistad, son propicias para dar regalos; sin embargo, a veces éstos pueden ser la causa de peleas. Un regalo mal escogido puede iniciar discusiones, resentimientos, e incluso pueden hacer que la relación termine. Para hacer que la dádiva sea significativa y exprese los sentimientos adecuadamente, debes tener en cuenta algunos aspectos:

1. Algo que no le gusta.

Parece un consejo obvio y sin importancia; no obstante, dar un regalo que a la otra persona no le gusta revela problemas profundos en la pareja. Se supone que en una relación sentimental las dos personas saben lo que le gusta o no a la otra. Por lo tanto, si una de ellas recibe algo que no le agrada demuestra que no hay una buena comunicación en su relación. Es más, incluso podría llevar a pensar que hay desinterés y poco compromiso. Por tal motivo es vital aprender sobre las preferencias de la pareja y demostrar preocupación genuina.

2. Una cosa que te han regalado.

Por cuestión de tiempo, muchos pueden recurrir a la salida más fácil y regalar algo que ellos recibieron como presente. Si bien esto puede tener éxito en algunos casos, es una acción muy riesgosa que podría salir terriblemente mal. Por ejemplo: José le regaló un reloj a Juan, pero como se acercaba el Día de San Valentín, Juan se lo dio a su novia, María.Lo que puede ocurrir en este caso es lo siguiente:

  • José podría enterarse de lo que ocurrió y resentirse por la actitud de Juan.
  • Si María llega a saber que lo que recibió como regalo es un presente pasado, podría llegar a pensar que Juan realmente no la ama y solo le dio el reloj por obligación.
Te interesa:  ¡Las historias románticas arruinan tu vida amorosa!

Esta situación podría empeorar si en lugar de José, el regalo se lo hubiera dado una ex pareja de Juan. Por consiguiente, es mejor no caer en la tentación de dar un regalo recibido.

3. Una compra de último minuto.

Hay quienes pueden comprar a último minuto y dar una agradable sorpresa a su pareja. Sin embargo, si esto sale mal, existen altas probabilidades de que la otra persona se dé cuenta y no lo tome de buena forma. Adquirir un regalo a última hora puede significar que no hay una intención real de dar algo, que los sentimientos no son verdaderos, o que se toma el acto de regalar como una carga en vez de como un gesto de amor. Para evitar que esto ocurra, invierte tu tiempo y busca un regalo con anterioridad.

Para aprender a encontrar el regalo ideal para tu pareja, lee el artículo: ¿Cómo encontrar el regalo perfecto?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta