Nuestros hermanos nos han visto crecer y pasar por diferentes etapas en nuestra vida. Durante este tiempo, es natural que nuestra relación cambie y sea muy distinta a la que teníamos en la infancia.
Si en la actualidad no mantienes contacto con tus seres queridos, o si todavía los tienes cerca; aún tienes oportunidad de volver a crear lazos con ellos. Esto te ayudará no solo con tus hermanos, sino también porque serás un buen ejemplo para todos los que te rodean.

1. Sé sincero:

En una sociedad donde la mentira se ha hecho muy frecuente, es importante que seas honesto con tus hermanos. A pesar de lo difícil que pueden resultar las situaciones, es mejor decir la verdad y no disfrazar la realidad. Esto te ayudará a tener una relación basada en la confianza, la sinceridad y amor.

2. Dedica tiempo:

Si tienes tiempo para salir con tus amigos, de seguro que también puedes dedicarle unos minutos a tus hermanos. Pasar momentos junto a ellos te permitirá abrir puentes de comunicación, lo cual hará que no sólo te vean como un buen hermano, sino también como un amigo en quien confiar.

3. Ayuda en lo que puedas:

Recuerda que no importa si eres el hermano mayor o el menor, la otra persona siempre necesitará de apoyo; y no hay mejor ayuda que el de alguien con quien has crecido. Así que, ofrece tu ayuda voluntaria y no pidas nada a cambio. De esta manera, estarás enseñando a los demás con tu ejemplo.

Te interesa:  97 años no fueron suficiente
4. Celebra sus logros:

No des lugar a los celos y celebra los triunfos de tus hermanos. Procura decirles palabras amables y de aliento; y si deseas, entregarles un pequeño regalo significativo. ¡Recuerda que los gestos valen más que cualquier objeto caro!

5. Encuentra algo en común:

El hecho de que sean hermanos, no significa que lo tengan todo en común. Sin embargo, son esas diferencias las que deben unirlos. Toma un tiempo para encontrar cosas en común con ellos y compartan esa actividad. ¡Tal vez descubras que tu hermano puede ser tu mejor aliado!

6. Sé amable:

No abuses de tu posición como hermano mayor o menor. Ésta no es justificación para que trates al otro de manera condescendiente. Procura que tus palabras sean amables y busquen siempre acercarte a los demás, en vez de alejarlos.

7. No compitas:

Tus hermanos ya tienen suficiente con tener que competir con el resto del mundo; así que, no te agregues a la lista. En vez de intentar constantemente superar al otro, trata de apoyarlo en la medida de tus posibilidades. No olvides que cada quien tiene sus propios dones y habilidades; por lo tanto, no se puede comparar aquello que es diferente.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta