“No tengan deudas con nadie, excepto la deuda de amarse unos a otros, porque el que ama a los demás cumple con toda la ley.”(Romanos 13:8 PDT)

Muchas personas caen en la trampa de la deuda, ya sea para conseguir bienes materiales o para suplir una necesidad. En ocasiones puede considerarse un mal necesario para subsistir o crecer económicamente, pero a veces aparecen dificultades para cumplir con las responsabilidades que conlleva.

La palabra menciona en Proverbios 22:7 TLA: “El pobre trabaja para el rico; el que pide prestado se hace esclavo del prestamista.”

Dicen que se abolió la esclavitud y no es totalmente cierto, la esclavitud como tal persiste en algunos países y la esclavitud económica es una realidad mundial. Los créditos para vivienda y negocios son tentadores, manejar tarjetas de crédito y débito para agilizar compras y pagos es de gran utilidad pero cuando los ingresos se desestabilizan y no se puede pagar a las entidades financieras puede ser desastroso.  

En algunos casos las pérdidas por deudas suceden por falta de planificación como dice la palabra: “»Sin embargo, no comiences sin calcular el costo. Pues, ¿quién comenzaría a construir un edificio sin primero calcular el costo para ver si hay suficiente dinero para terminarlo?”(Lucas 14:28 NTV)

Sé sabio en el manejo de tus ingresos para que más adelante no sufras por lo que no puedas pagar, si ya estás dentro del problema no estás solo, el Señor es quien puede ayudarte, darte salud y fortaleza, Él no te  desamparará.

Te interesa:  ¿Quieres que el Señor te lleve a Su presencia cuando Él vuelva?

Jesús nos libró de una deuda que nunca hubiéramos terminado de pagar, estábamos destinados a pasar la eternidad lejos de Dios a causa del pecado.  Adán se endeudó, el diablo, el engañador y usurero tenía en su bolsa a la humanidad pero Cristo fue quien pagó el precio con su sangre para brindarnos la libertad que vale más que lo que puedas tener o alcanzar por tu propia cuenta.

La deuda material es desgastante, haz lo posible por salir de ella; si lidias con esto, primeramente retoma tu identidad en Cristo: “Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?”(Mateo 6:26 NTV)

No olvides que preocupándote y enfermándote por ello no logras nada: “¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?”(Mateo 6:27 NTV)

Recuerda que no estás solo, si atraviesas por esto podemos orar por ti.

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.