“Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” Efesios 4:2 (DHH).

Muchas veces nos cuesta ser tolerantes con las personas que no van a nuestro ritmo o bien cuando ciertas actitudes en ellos no cambian. Y esto puede producir en nosotros angustia y desesperación al no ver resultados inmediatos en sus vidas. Sin embargo, en vez de impacientarnos, debemos ser amables y con mucha paciencia ayudarles a mejorar cada día, pues esto es una muestra de amor que debemos practicar.

Entonces, cuando no veas resultados o cambios inmediatos en aquella persona, sé amable, y con mucha paciencia ayúdale a sacar lo mejor de ella y sobre todo ora por vida.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ .

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.