Que los hombres sean mujeriegos se ha vuelto un patrón aceptado socialmente; incluso se ha convertido en sinónimo de hombría. No obstante, el Pastor Roy Rodríguez advierte que esto es un vicio que esclaviza y afecta no solo al hombre, sino a su familia y entorno.

La única salida a este problema es confesar. Se requiere valentía para volver a construir las relaciones que se han roto, pero con la ayuda de Dios, todo es posible.

En esta entrevista con Johanna y Camilo, aprenderás a cómo salir de esta situación, a prevenir, y a enseñar a las futuras generaciones sobre qué hacer con respecto a este tema.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.