El mal liderazgo puede herir a las personas y hacer que estas se vayan de la congregación. Cuando esto ocurre a una pareja existe el dilema si ambos deben retirarse de la congregación o si solo debe hacerlo la persona que fue lastimada.

“Cualquier líder que inspira miedo o desconfianza, no es un líder que está ejerciendo su liderazgo adecuadamente. El liderazgo que Jesús nos enseñó es uno que ama, que protege, que anima y que inspira.” Jeffrey de León

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.