La Biblia dice que si se instruye al niño en el camino correcto, aun en su vejez no lo abandonará (Proverbios 22:6). Pero a veces eso resulta difícil a medida que van creciendo. Los padres se preguntan cómo hablarles de Dios sin que suene repetitivo ni cansado, y no encuentran una solución.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.