Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Hay muchos que no lo saben, pero cantar himnos y alabanzas es una manera en la que servimos a Dios. Cuando alabas, no solo estás llenándote espiritualmente, también estás sirviendo a Dios.

Si nos detenemos a recordar y enumerar a conciencia todas las bendiciones que hemos recibido de Dios, estamos reconociendo Su gracia. Por lo tanto, si formamos parte del coro o grupo de alabanza en la iglesia, definitivamente estamos sirviendo a Dios. Pero no todos tenemos que formar parte de la alabanza en nuestra iglesia para servirle. Hay quienes servimos a Dios en otras áreas, como en la parte administrativa, en el área de limpieza, en la organización de eventos o en el servicio de atención a los infantes. Todas son formas de servir a nuestro Dios. Pero la alabanza nos conecta un poco más con Él y la podemos hacer en la iglesia o en cualquier lugar.

La alabanza fue infaltable en la vida de David. La mayoría de sus salmos tienen alabanzas para Dios. Sus himnos le alaban y fue una de las maneras de servir. De hecho, vivió la mayor parte de su existencia adorándole.

Mirad, bendecid a Jehová, vosotros todos los siervos de Jehová, los que en la casa de Jehová estáis por las noches. Alzad vuestras manos al santuario, y bendecid a Jehová.

Salmos 134:1-2 (RVR1960)

 Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre.Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios.

Salmos 103:1-2 (RVR1960)

¡Que todo lo que respira cante alabanzas al Señor! ¡Alabado sea el Señor!

Salmos 150:6 (NTV)

Todos somos llamados a alabar a Dios y a servirle de alguna manera, pero debemos tener en cuenta cuánto gusto debe sentir nuestro Padre Celestial cuando entonamos alguna canción para Él. Y no te preocupes si no cantas bien, Dios tiene oídos para todo lo que cantemos o digamos con amor. Alabar es una manera de servir. Por eso, cuando alabas, estás sirviendo a Dios.

Escucha este podcast de La palabra para ti hoy con Bob Gass:


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

0
0
1
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta