admiración Archives | CVCLAVOZ

All posts in “admiración”

¿Seguidor de Jesús o del hombre? 1

¿Seguidor de Jesús o del hombre?

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen” Juan 10:27 (RVR 1960).

Hay personas a las cuales admiramos por su elocuencia y carisma. Suenan tan convincentes en lo que comunican que a menudo nos identificamos con ellos, ya sea en lo que piensan o en lo que hacen. Ante esto debemos tener cuidado de que la identificación no nos lleve a ser seguidores de hombres en lugar de Dios. Hay muchos hombres y mujeres que son verdaderos siervos de Dios, pero no debemos olvidar que solo son hombres que Dios puso en nuestro camino para ayudarnos en nuestro crecimiento espiritual. Recordamos siempre que debemos ser obedientes seguidores de Jesús y no de los hombres.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Más que una canción… 2

Más que una canción…

Muchos dicen que mentimos más cuando cantamos alabanzas ¿Por qué? Lo que pasa es que las canciones expresadas a Dios dan honra, obediencia y valor a su nombre; lo que en la mayoría de nuestros actos no demostramos. Existe una canción en particular que me encanta, una parte de la letra dice:

Te daré lo mejor de mi vida
Te daré lo mejor cada día
Será mucho más que una canción
Mi obediencia es mi mejor adoración.

¿Cuántas veces hemos cantado este tipo de canciones con todas nuestras fuerzas? Tal vez hasta te has quebrantado al expresarla, pero antes de hacerlo deberíamos reflexionar si realmente estamos dándole lo mejor a Dios cada día, si le estamos brindando adoración con nuestra obediencia, ¿no lo crees?

“El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.” Salmos 50:23 (RVR 1960)

Alabar es expresar admiración y reverencia, es hablar bien de alguien. En este sentido, brindar alabanzas al Señor no solamente se trata de cantar, sino de darle la gloria a Dios con todo lo que somos. Cuando actuamos bien damos lugar a que las personas que nos rodean puedan admirar y reverenciar a Dios a causa nuestra.

Por ejemplo, cuando aquellos que estaban involucrados en una adicción o en un pecado se arrepienten y cambian, o cuando las personas observan que eres un hombre o una mujer diferente por ser íntegro o generoso, se sorprenden y comienzan a ofrecer honor al Señor.

Este tiempo te animo a cantar al Señor solamente palabras de verdad; examina tu vida y ordénala, que tú seas una demostración de honor a su nombre.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

El número uno 3

El número uno

“Por tanto, amados míos, huid de la idolatría.” 1 Corintios 10:14 (RVR 1960)

Cuando amamos o admiramos en exceso a una persona, podemos caer en idolatría. Nadie más que Dios puede ocupar el centro de nuestro corazón. Si bien es cierto que debemos amar a nuestros familiares y amigos, debemos tener mucho cuidado que ninguno de ellos esté en el lugar que sólo le pertenece a Jesús.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás orgulloso de lo que has alcanzado? 4

¿Estás orgulloso de lo que has alcanzado?

Alguna vez hemos sentido gran admiración por hombres y mujeres que se encuentran en la cima del “poder”; es decir, por aquellos que están en puestos de autoridad, posiblemente por su esfuerzo y valentía o porque son respetados por muchas personas ¿Quieres alcanzar grandes logros?

Es satisfactorio alcanzar algún desafío o subir escalones que muestran nuestra superación, incluso puedes estar orgullo en este momento de lo que has logrado, pero el Señor nos enseña que existe un reto aún más grande que debemos asumir si anhelamos superarnos.

La palabra de Dios dice: “Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 (DHH)

Según la palabra de Dios se puede decir que tiene más mérito un hombre que ha logrado dominarse así mismo que aquel valiente que ha ganado una guerra. Muchas personas colocan su enfoque en obtener el control sobre los demás, pero se olvidan de auto controlarse, por tanto pierden numerosas batallas convirtiéndose ellos mismos en su propio enemigo.

Por ejemplo, cuando nos proponemos  realizar una dieta generalmente renunciamos después de poco tiempo porque no nos sabemos gobernar, dejándonos llevar por los deseos de comer. Lo mismo sucede para crecer espiritualmente, salimos derrotados por no actuar con disciplina al orar o estudiar la Biblia, entonces perdemos primero contra nosotros mismos.

El Señor nos pide que nos superemos, pero antes de pensar en conquistar reinos, primero conquístate a ti mismo. Por ejemplo, ten paciencia para esperar filas largas o la respuesta de Dios; pon un freno a las emociones negativas que sientes, como la ira o agresividad porque podrías lastimar a las personas que amas; controla tu lengua, no discutas o hieras con tus palabras, mejor es quedarse callado que ser necio.

Una vida disciplinada y  auto controlada necesita tiempo, determinación y arduo trabajo; implica negarse a sí mismo, por esta razón es un desafío y te animamos a aceptarlo. El Señor quiere que superes grandes obstáculos y que los demás te admiren por vencer lo que muy pocos han logrado.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo que he aprendido de mi mamá 5

Lo que he aprendido de mi mamá

Son muchos los años que ha vivido mi mamá. No todo el mundo llega a la edad que ella ha llegado. Y si bien su cuerpo no está respondiendo en absoluto, sólo cosas básicas y necesarias para vivir, su mente también está clara. En la foto de este post ella tenía noventa años. De ahí en adelante todo ha cambiado vertiginosamente.

Toda la vida he dicho que de mi mamá he aprendido a ser fuerte. Ella siempre me animaba a hacer las cosas aún y cuando yo no supiera bien cómo hacerlas. He aprendido a ser fuerte también con los sucesos inevitables de la vida, como cuando alguien se nos va. Lloramos, pero luego nos hacemos a la idea de que están de viaje y más adelante los volveremos a ver. Cosa que creemos de corazón por la promesa que tenemos en Jesús de vida eterna a Su lado. Me enseñó a tomar decisiones importantes en el momento preciso. Me enseñó a creer en Dios.

He aprendido a amarla más profundamente que antes. También he aprendido a ser paciente. Antes tenía paciencia, pero no tanta como ahora. La compasión también ha aumentado en mí, ya que verla tan desvalida  despierta esa compasión a diario en mí. He tomado la buena costumbre de orar más. A toda hora, en todo momento. Sentir la presencia de Dios siempre con nosotros aún en los momentos más engorrosos que pueden llegar cuando estás cuidando una ancianita que no puede valerse para nada por si misma.

Es un aprendizaje diario y cansa por momentos, pero deja muchas satisfacciones. La satisfacción de seguir los mandatos de nuestro Dios de honrar a nuestros padres, la satisfacción de saber que hice todo lo que he podido por y para ella. Las conversaciones a las que a veces me responde y otras no porque está como desconectada. Pero es agradable saber que estoy cumpliendo con esta tarea que Dios me ha asignado.

Hay muchas que ya no tienen a sus mamis aquí y sé cuánto las extrañan. Ellas están con Dios y bien. Ya no están sufriendo ninguna enfermedad y muy bien acompañadas.

Cuéntame qué has aprendido de tu mamá. Me encanta saber de ustedes quienes nos leen todas las semanas.

Dios te bendiga y les deseo un muy feliz día de las madres.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo podemos honrar a los demás? 6

¿Cómo podemos honrar a los demás?

Debido a su gusto por las flores y rosas, mi madre siempre dice que debemos darle rosas mientras está viva, en vez de ponérselas sobre la lápida de su tumba después que muera. Al pasar el tiempo me di cuenta de la sabiduría que hay en sus palabras, pues muchas veces honramos a las personas una vez que han fallecido, mas no en vida.

Romanos 12:10 dice: “Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente.” Este versículo nos insta a reconocer el trabajo que hacen los demás, al mismo tiempo que demostramos amor fraternal. Esto no quiere decir que debemos adular o hablar con hipocresía sobre ellos, sino en cambio, respetarlos y evocar lo bueno de sus acciones o trabajo.

Si hay alguien en tu comunidad, ya sea un familiar, líder, amigo, o cualquier otra persona, que creas que merece ser honrado por ser un ejemplo para los demás, puedes realizar estas pequeñas acciones para condecorar su labor.

1. Reconocimiento en privado:

Unas cuantas palabras de aprecio y apoyo son una buena manera de hacerle saber a alguien lo que significa para nosotros. No es necesario entregar regalos costosos ni organizar grandes fiestas. Tan solo debes acercarte a esa persona y decirle las palabras que salgan de tu corazón.

2. Reconocimiento ante Dios:

Otra manera de honrar a los demás, es orando por sus vidas. Nadie mejor que Dios sabrá tus intenciones, y Él es quien se encargará de recompensar a esa persona, y a ti.

3. Reconocimiento ante los demás:

Si deseas puedes organizar una pequeña reunión donde más personas puedan expresar su afecto y reconocimiento ante alguien. Otra idea es hacer que todos escriban o firmen una tarjeta de agradecimiento para que posteriormente sea entregada a la persona a honrar.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿A qué altura quiero llegar? 7

¿A qué altura quiero llegar?

¿Has sido admirador de alguna persona? Seguramente personas con diferentes talentos son parte de quienes admiras. Quizás artistas por la habilidad que tienen con las manos al realizar hermosos cuadros o adornos, deportistas por lo bien que juegan al futbol o hasta un cantante internacional. La pregunta es: ¿A qué personaje quisieras parecerte?

Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento pleno del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; (LBLA) Efesios 4:11-13

Muchos soñamos con ser como famosos artistas, pero ignoramos la altura a la que Dios quiere que lleguemos. Podemos tener muchos talentos y conocer a Cristo por muchos años, pero seguir siendo inmaduros, como niños que requieren un control para no pecar, con un carácter difícil de dominar y con las mismas debilidades de años atrás.

Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas potestad.

Más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. Mateo 20:25-28

Estoy segura que tienes un gran talento y en medida que lo desarrolles tendrás grandes logros, lo que quisiera que pongas en tu corazón ahora es que el Señor desea que alcances la condición de un hombre maduro, que puedas parecerte más a Cristo.

Nuestra meta de ser “grande” puede estar enfocada en tener autoridad, quizá en ser el centro de atención y admiración sobre mucha gente; sin embargo, ese sueño puede resultar muy superficial cuando no tenemos madurez. El Señor te dice que si quieres ser grande seas como Jesús, que vino para servir y no para que le sirvan, quién dio su propia vida para rescatar a muchos.

La verdad es que el primero al que deberíamos admirar es a Jesús, quién no se hizo conocer por estar en un escenario, hacer un espectáculo o un show, sino por salvar vidas. Si realmente deseas ser un hijo de Dios, acepta el reto de madurar y buscar ser como aquel hombre a quién le debemos nuestra vida.

¿Estás dispuesto a aceptar el reto?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend