angustia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “angustia”

Sé amable y paciente

“Sean humildes y amables; tengan paciencia y sopórtense unos a otros con amor” Efesios 4:2 (DHH).

Muchas veces nos cuesta ser tolerantes con las personas que no van a nuestro ritmo o bien cuando ciertas actitudes en ellos no cambian. Y esto puede producir en nosotros angustia y desesperación al no ver resultados inmediatos en sus vidas. Sin embargo, en vez de impacientarnos, debemos ser amables y con mucha paciencia ayudarles a mejorar cada día, pues esto es una muestra de amor que debemos practicar.

Entonces, cuando no veas resultados o cambios inmediatos en aquella persona, sé amable, y con mucha paciencia ayúdale a sacar lo mejor de ella y sobre todo ora por vida.

Por Giovana Aleman

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ .

Las tormentas de la vida

“Pero Jesús les habló de inmediato: No tengan miedo – dijo – ¡Tengan ánimo! ¡Yo estoy aquí!” Mateo 14:27 (NTV).

Es difícil tener fe cuando las dificultades nos amedrentan y nos llevan a un estado de angustia continúa; tratamos de salir de esa condición con nuestras propias fuerzas y empezamos a olvidar que Dios es mas grande que todos nuestros problemas.

¿Por qué llegar a un estado de desesperación si tenemos a nuestro favor al Dios Todopoderoso? Jesús no cambia, si anteriormente estuvo con sus discípulos cuando atravesaron tormentas, de igual manera Él está con nosotros para ayudarnos a superar todo lo que estamos pasando. Cree en las promesas que están plasmadas en la Palabra de Dios, de esa manera podrás superar en victoria las dificultades que estas atravesando.

“Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor esta la fortaleza de los siglos” Isaías 26:4 (RVR).

Por Neyda Cruz

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ .

Intenta de nuevo

“Nadie podrá derrotarte jamás, porque yo te ayudaré, así como ayudé a Moisés. Nunca te fallaré ni te abandonaré.” Josué 1:5 (TLA)

Qué difícil es seguir creyendo cuando no hay respuesta de parte de Dios y cuando ves que las cosas empeoran. Qué impotencia da cuando seguimos luchando sin ver un cambio positivo o con la incertidumbre de no saber qué sucederá. Parece que todo está perdido cuando no vemos resultados o cuando hay una amenaza de empeorar la situación.

En 1 Reyes, los capítulos 18 y 19, la Biblia relata la victoria del profeta Elías sobre los 450 profetas de Baal, pero inmediatamente después de vencer a esas personas recibe una amenaza de Jezabel, esposa del rey Acab, quien le mandó a decir a Elías que lo iba a matar.

Ante esta amenaza el profeta Elías huyó y no pudiendo más con la situación le dijo a Dios: «¡Estoy harto, Señor! Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados». 1 Reyes 19:4 (NVI)

¿Te sientes así? ¿Crees que todo está perdido?

Hoy sólo quiero recordarte que eres un hijo de Dios, por lo tanto, no te rindas ni huyas de tus problemas como Elías. El dolor, las pruebas, el sufrimiento son parte de tu vida, pero tranquilo, Jesús dijo: “Yo he vencido al mundo” (Juan 16:33)

Por muy grandes o complicadas que sean tus dificultades, no olvides que para Dios no hay nada imposible, que Él está contigo y que no te abandonará en medio de esa crisis. Dios te ayudará a vivir para Él y salir victorioso.

Tampoco culpes a Dios por tus problemas como lo hizo Elías, “Ya basta Señor”, como si Dios tuviera la culpa de las cosas que enfrentamos, cuando en realidad somos nosotros mismo quienes nos involucramos en problemas por nuestras decisiones.

El Señor dice: “Vuelvan a obedecerme, y yo les daré poder. Si en verdad confían en mí, manténganse en calma y quedarán a salvo.” Isaías 30:15 (TLA)

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Preocupado por tu situación?

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho.” Filipenses 4:6 (NTV)

¿Qué es lo que te preocupa hoy? :

      – ¿Tu familia? ¿Matrimonio?

     – ¿Cubrir las necesidades básicas de tu hogar?

     – ¿Tu salud o la de algún ser querido?

     – ¿No encontrar un trabajo o perder el que tienes?

     – ¿Tu situación económica?

La Biblia enseña claramente que evitemos la preocupación, que llevemos todas nuestras necesidades y preocupaciones a Dios en oración. Incluso aquellas inquietudes por las necesidades físicas, como la ropa y la comida. “No se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?” Mateo 6:25. (NTV)

¿Sabes por qué  Jesús dijo que evitemos la preocupación? Porque es un pecado que desagrada a Dios. Muestra que no confiamos completamente en Él ni en Sus promesas de satisfacer todas nuestras necesidades. (Filipenses 4:19.)

La preocupación hace que dudemos de Dios y tengamos una fe dividida. Por un momento confiamos en Dios y al otro ya estamos pensando si Dios será capaz de solucionar o proveer lo que necesitamos. Nos hace inseguros y personas que viven con miedo. Santiago dice que los que dudan son como las olas del mar, que el viento los lleva de un lado a otro. (Santiago 1:6) Jesús fue más directo y dijo que “Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos…” Mateo 6:32.

Si vives preocupado o angustiado por tu situación, te animo a leer la Biblia y obedecer todo lo que allí está escrito. “Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.” 1 Pedro 5:7 (NTV)

Si lo haces, Dios promete darte Su paz, la cual sobrepasa todo entendimiento. “Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús.” Filipenses 4:7 (NTV)

No dejes que la preocupación forme parte de tu vida, puedes vencerlo obedeciendo lo que el Señor te dice.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Angustiado?

– Pastor, parece que está muy feliz esta mañana – dijo un miembro de una iglesia a su ministro al saludarlo en la puerta del templo.
– Muchísimo, hermano, como jamás lo fui – fue la respuesta que obtuvo.
– ¿Podría saber la razón?
– Seguro. Ayer me acosté preocupadísimo, pensando en cómo solucionar ciertos conflictos en la congregación, en mi propia vida, y en mi familia. Me dormí y soñé que un ángel del Señor llegaba hasta mí y me decía: “Te estás dando un trabajo enorme Juan. Parece que todo lo vas a hacer tu, eso de los arreglos en la congregación, tu vida familiar y el mundo mismo. Escucha: ¿Por qué no dejas algo para que lo haga Dios?” Al despertar, decidí seguir su consejo, y desde este día, pediré a Dios que sea siempre quien arregle todo lo que yo no pueda arreglar.
A todos nos pasa que llegan momentos de nuestra vida en los que los problemas, las preocupaciones se juntan y no sabemos por dónde empezar a solucionar las cosas, ¿Verdad?
Si bien en la ilustración dice que un ángel le habló al pastor de la historia, nosotros tenemos muchos versículos que nos demuestran que podemos confiar en Dios, que Él es nuestro Refugio, la Roca firme, nuestro Defensor, quien nos ayuda en las dificultades, nuestro Proveedor. Proverbios 3:5,6 nos da un sabio consejo: “Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar.” (NTV)
Es verdad que no se trata de sentarnos a esperar sin hacer nada para solucionar los problemas, pero tampoco debemos dejar que la preocupación nos consuma porque si ponemos toda nuestra confianza en Dios y buscamos Su voluntad, Él dirigirá nuestros caminos y ordenará todo de acuerdo a su perfecto plan.
¿Estás angustiado? Busca refugio en el Señor. Recuerda lo que dice Nahúm 1:7 “El Señor es bueno, un refugio seguro cuando llegan dificultades. Él está cerca de los que confían en él” (NTV) Dios no te abandonará ni hará oído sordo a tus peticiones, entrégale tus cargas.
No permitas que las preocupaciones te consuman, te quiten el sueño o te tengan amargado y desesperanzado; confía en Dios, descansa en Él y permite que tome el control, ya no luches solo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Disfruto o me preocupo?

A veces nos preocupamos demasiado por un conflicto que no existe y dejamos de disfrutar el presente. Para que entiendas mejor quisiera darte un ejemplo:

Había un perro que cuidaba con esmero el hueso que su dueño le había regalado en la mañana y se quedó en el patio todo el día cuidando su regalo, pero cuando llegó su amo,  este trajo más huesos que al final los otros animales disfrutaron mientras el perro seguía cuidando el suyo.

¿Te has dado cuenta que a veces actuamos como este perro? Podemos imaginar los pensamientos que el perro tenía para no comer su hueso, por ejemplo, podría pensar: “No lo comeré porque tal vez después muera de hambre…” obviamente esto no sucedería, pero su preocupación le impedía disfrutar el momento, por lo que salió perdiendo.

Cuando imaginamos una situación futura crítica tendemos a angustiarnos, a veces vienen pensamientos como “de dónde sacaré dinero mañana…”, “y si mañana sucede que…” Entonces esta forma de pensar nos ocasiona un malestar y un estrés innecesario, el cual no se puede resolver porque es un conflicto ficticio que forma parte de nuestra imaginación.

“Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal.” Mateo 6:34 (RVR 1960)

La Palabra de Dios nos da un sabio consejo en este aspecto “no te preocupes por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su propia preocupación” Si bien es necesario ser prudentes con respecto a prevenir los conflictos futuros, no resolveremos nada preocupándonos por ellos anticipadamente, así que debemos ser sabios y disfrutar el presente.

En esta oportunidad quiero preguntarte ¿Estás disfrutando de tu vida y de las personas que te rodean? No permitas que las preocupaciones te hagan olvidar lo hermoso que es vivir. Te animo reflexionar si realmente tienes paz en donde te encuentras porque Dios te dio la vida para que la vivas en gozo y abundancia.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Los desiertos de la vida

“Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos. Entonces clamaron a Jehová en su angustia, y los libró de sus aflicciones.” Salmos 107:4-6 (RVR 1960).

¿Cuantas veces nos hemos encontrado en situaciones que se asemejan a un desierto? Son momentos donde no podemos hallar salida, la sequedad de nuestra vida se acrecienta con el tiempo y la aflicción de nuestra alma no parece terminar.

Es muy interesante recordar que el pueblo de Israel estuvo literalmente en un desierto, donde la angustia los estaba consumiendo, pero algo sobresaliente que ellos hicieron fue clamar a Dios y Él los libró de sus aflicciones. El Señor puede hacer lo mismo en tu vida, puede librarte de la angustia que hay en tu corazón. Clama su ayuda, Él está dispuesto a socorrerte.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Él está a tu lado

La desesperación siempre nos roba la paz y afecta nuestro estado de ánimo,  impide que logremos aquello que queremos alcanzar y hace que perdamos totalmente la esperanza.

Hace algunas semanas atrás estaba en la sala de terapia intensiva de un hospital, esperando afligido por un ser querido mío. Por momentos angustiado y pensativo, porque ya habían pasado varias horas sin tener noticias. La verdad, muchas cosas pasaban por mi mente y en algún momento me sentí solo sin entender lo que estaba sucediendo. Pero, el Señor me recordó esta palabra y entendí que Él estaba conmigo.

“Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.”

Juan 13:7

No siempre entenderemos lo que está sucediendo a nuestro alrededor, pero si confiamos en Dios estaremos seguros y comprenderemos que todo tiene un propósito, que Su voluntad es buena agradable y perfecta; Él tiene control de toda situación y que está a nuestro lado para fortalecernos.

Dios conoce tu situación y sabe cómo está tu corazón. Está a tu lado para consolarte, fortalecerte y recordarte sus promesas. Jamás te ha dejado ni te dejará.

“El Señor está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.”

Sofonías 3:17

Por lo tanto, no pierdas las esperanzas y confía en la voluntad de Dios. No olvides que no duerme el que te cuida y que tu ayuda viene de Él, quien hizo el cielo y la tierra.

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa.”

Isaías 41:10 (NTV)

Dios está contigo y no te abandonará.




El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Test: ¿Cuán estresado estás?

El estrés es, probablemente, el problema más común en la actualidad: no hace distinción de edad, raza, sexo, ni credo. Se ha convertido en uno de los males de los cuales nadie parece estar a salvo, por lo cual es importante estar alerta de los síntomas que indican su presencia, y de esa manera mantener una salud física y mental adecuada.

El siguiente test te ayudará a darte cuenta cuánto está influyendo el estrés en tu vida. Te tomará algunos minutos completarlo, pero debes hacerlo con calma y meditando bien en tus respuestas. Piensa en los últimos tres meses de tu vida y contesta si cada frase se aplica o no a tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mann, S. (2016). Cracking psychology (pp. 196-197). London: Cassell Illustrated.

¿Por qué sufrir?

“¿Por qué tengo que estar tan angustiado y sufrir tanto? Confía en Dios. Volveré a alabarlo por haberme salvado.” (Salmos 42:5 PDT)

La vida es un camino por el que andamos, tenemos  aciertos, desaciertos y los sufrimientos muchas veces son inevitables; es en esos momentos cuando damos lugar a la pregunta más recurrente: ¿Por qué?

No nos damos cuenta que la razón de las tristezas no se encuentra en la circunstancia, sino en nosotros, en el alma que carga con el pesimismo porque dejamos de ver y escuchar a Dios, quien nos cuida, y cedemos ante la opresión del maligno.

El Señor es fiel y misericordioso, si bien los problemas pueden  distraer nuestra mirada, lo que debemos hacer es presentar a Jesucristo nuestros pesares en oración para que todo lo que nos aparta de Él se disipe.

“Tú me enseñas el camino que lleva a la vida. Hay mucha alegría en tu presencia; a tu derecha hay placeres que duran para siempre.” (Salmos 16.11 PDT)

Apartados de Dios somos presa de la tristeza y la desesperación, sólo Él puede salvarnos y llevar nuestro dolor; el Señor es quien nos brinda el gozo en medio de la dificultad.

¿Tienes a Dios presente en todo momento?

Por Carlos E. Encinas

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No te preocupes…

En el mundo no estaremos libres de enfrentar aflicciones y necesidades, ya sean económicas, de salud, familiares o personales. Por esta razón el Señor nos dejó su Palabra, para que no nos desesperemos sino que descansemos en Él.

 “Por lo tanto, yo les digo: No se preocupen por lo que han de comer o beber para vivir, ni por la ropa que necesitan para el cuerpo. ¿No vale la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!…

Fíjense cómo crecen los lirios del campo: no trabajan ni hilan. Sin embargo, les digo que ni siquiera el rey Salomón, con todo su lujo, se vestía como uno de ellos. Pues si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, ¡con mayor razón los vestirá a ustedes, gente falta de fe!

Así que no se preocupen, preguntándose: “¿Qué vamos a comer?” o “¿Qué vamos a beber?” o “¿Con qué vamos a vestirnos?” Todas estas cosas son las que preocupan a los paganos, pero ustedes tienen un Padre celestial que ya sabe que las necesitan. Por lo tanto, pongan toda su atención en el reino de los cielos y en hacer lo que es justo ante Dios, y recibirán también todas estas cosas.”  Mateo 6:25-33 (DHH)

¿Tu situación económica es crítica? ¿Estás siendo azotado por alguna enfermedad? ¿Tienes alguna preocupación? El Señor te pide que no te angusties, sino que confíes en Él. Toma como ejemplo las aves del cielo que no viven afligidas pensando qué van a comer o vestir porque su creador conoce sus necesidades.

¿De qué sirve preocuparse? Aunque llores, dejes de comer o dormir, tu problema seguirá del mismo tamaño. Por este motivo te animo a cambiar de estrategia; cierra la puerta de tu habitación y entrégale al Señor tu carga, ten Fe y sonríe porque ya no estarás solo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Deja ya de vivir a tu manera

“…dejen ya de vivir como los que no son creyentes, porque ellos se guían por pensamientos inútiles. Su entendimiento está oscurecido porque están separados de la vida que viene de Dios y porque son ignorantes debido a lo terco que es su corazón. Han perdido la vergüenza, se han dedicado a la inmoralidad y se entregan cada vez más a cometer toda clase de perversiones.” Efesios 4:17-19 (PDT)

El llamado de Dios es que lleves una vida digna delante de Él, que siempre seas humilde y amable, paciente con tu prójimo y tolerante con sus faltas. Que dejes tu pasada manera de vivir y seas transformado por el poder de Su Espíritu. “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.” (2 Corintios 5:17)

Dios no quiere que vivas como aquellos que no lo conocen, porque ellos están perdidos y sólo piensan en satisfacer sus propios deseos y necesidades, sin importar a quién hacen daño. Esa no es la vida abundante que Dios ha planificado para ti. “Sé muy bien lo que tengo planeado para ustedes, dice el SEÑOR, son planes para su bienestar, no para su mal. Son planes de darles un futuro y una esperanza.” Jeremías 29:11 (PDT)

Si estás viviendo en la vanidad de tu mente y piensas que sólo hay satisfacción en el pecado, si tu vida no tiene sentido y está llena de angustia, si estás alejado de Dios y has dejado de hablar con Él, si has perdido la sensibilidad y no tienes conciencia de pecado; necesitas cambiar tu vida.

La Biblia dice: “Desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño. En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes. Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.” Efesios 4:22-24 (NTV)

Busca al Espíritu Santo y deja que examine tu manera de vivir.Pídele que si tu conducta no le agrada, te enseñe a vivir como Él quiere. Estoy seguro que cambiará tu vida y te dará poder para ser un ejemplo de vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend