concepto Archives | CVCLAVOZ

All posts in “concepto”

El temor de Dios ¿es tenerle miedo?

“(…) Temed a Dios y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; adorad al que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” Apocalipsis 14:7 (LBLA)

Quizá alguna vez pensaste que temer a Dios significaba vivir aterrorizado constantemente, así como cuando alguien te persigue. Pero en esta oportunidad quiero ayudarte a esclarecer este concepto que por mucho tiempo lo hemos malinterpretado.

Déjame decirte que la palabra temor significa reconocer la superioridad, el poder, la pureza y la posición de otra persona, por lo cual se le ofrece respeto. Eso es lo que debemos hacer con aquél que nos libró de la muerte y nos presentó justos delante de su Padre; porque temer a Dios te permitirá tener una relación íntima y cercana comunión con Él. No creas que nuestro Padre Celestial tiene un martillo listo para hacerte pedazos al más mínimo error que puedas cometer, no, Él no es así, por el contrario, su palabra dice que Él es amor, que su misericordia está día a día con nosotros; y al alabarlo y adorarlo, descubriremos que quiere aliviarnos de todas nuestras cargas, calmar todos nuestros temores, y darnos una verdadera paz. Ahora te pregunto: ¿Temes a Dios o le tienes miedo?

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ni más ni menos

¿Cómo te llevas con los que te rodean? Estudios demuestran que la autoestima influye en la relación con los demás, la mayoría de las personas que presentan un valor positivo de sí mismos, mantienen relaciones saludables, a diferencia de los que tienen una autoestima dañada.

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Mateo 22:37-39 (RVR 1960)

El Señor nos da dos mandamientos fundamentales: amar a Dios y al prójimo, quizá debería haber un tercer mandato que mencione el amarse a uno mismo; sin embargo, en este pasaje se menciona como si estuviera sobreentendido, en otras palabras Jesús nos dice: “como ya te amas a ti mismo, así también amarás a tu prójimo” Si alguien no se ama, difícilmente amará a un tercero.

El concepto que cada uno tiene de sí mismo consiste en quién y qué pensamos que somos, las ideas positivas y negativas que tenemos siempre influirán en nuestro comportamiento, la manera de ser y presentarnos ante el mundo. Por tanto, una buena autoestima provocará un efecto positivo en la vida personal, laboral, familiar y social de cada individuo.

Un dato curioso es que la mayoría de las veces nuestro concepto de nosotros mismos está distorsionado. Una estrategia fundamental del enemigo es dañar nuestra autoestima, para que nosotros mismos seamos el obstáculo para triunfar, evitando tener relaciones saludables y además desobedecer el mandato de Dios, porque al no valorarnos, no podremos valorar a otros.

De igual forma, es primordial que la autoestima esté equilibrada, porque esto también puede ser un obstáculo. La palabra de Dios dice: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” Romanos 12:3 (RVR1960).

Una persona egocéntrica tampoco verá el valor en los otros, esto impedirá que presente buenas relaciones con los que le rodean,  en la mayoría de los casos son ellos los  que humillan y maltratan, e incluso se creen superiores al Señor.

¿Qué piensas de ti mismo? En la infancia es cuando empezamos a construir nuestro carácter e ideas sobre nosotros mismos. Es posible que en la actualidad sea difícil para ti valorarte, quizá porque te han lastimado en tu niñez, pero el Señor puede sanarte, tienes un valor incalculable que Dios quiere que conozcas.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La obediencia

Cuando tomamos la decisión de obedecer a Dios, Él puede hacer su voluntad a través de nosotros y juntamente con ello se presenta la oportunidad de tener una manifestación íntima de su presencia.

Si decidimos hacer todo con nuestras propias fuerzas, Él no podrá revelarse a nosotros y nunca alcanzaremos a conocerlo. Pero cuando buscamos su intervención en cualquier circunstancia y consideramos sus mandamientos, permitimos que su poder tome control de nuestra vida.

Es verdad que obedecer puede ocasionarnos un conflicto ya que en muchas ocasiones nuestra lógica y sentido común son desafiados por la Palabra de Dios. En ese momento de batalla mental sale a relucir nuestra verdadera inclinación y podremos descubrir si somos auténticos seguidores de Jesús o simples simpatizantes.

Éxodo 7:1-6 cuenta el inicio del ministerio de Moisés, pero es también una interesante historia que muestra algunas características del proceso de obedecer: En primer lugar, es Dios quien toma la iniciativa y llama a Moisés a unirse a sus planes para liberar a su pueblo de la esclavitud egipcia. Juntamente con esa invitación, recibió también instrucciones precisas. Lo interesante es que sólo después de haber obedecido, Dios cumplía todo lo que había dicho que haría.

Posteriormente, Moisés y todo el pueblo salieron triunfantes de Egipto, pero lo más importante es que llegaron a conocer a Dios de una manera mucho más íntima y personal.

La Biblia está llena de historias de personajes cuya obediencia resultó en una bendición a sus vidas y a las personas que los rodeaban: Cuando Abraham obedeció, Dios le pudo dar un hijo y edificar una nación. Cuando David obedeció, Dios le hizo rey. Cuando Elías obedeció, Dios hizo que descendiera fuego del cielo y todos supieron quién era el verdadero Dios.

“Cuidaréis de poner por obra todo mandamiento que yo os ordeno hoy, para que viváis, y seáis multiplicados, y entréis y poseáis la tierra que Jehová prometió con juramento a vuestros padres. Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.” Deuteronomio 8:1-2 Versión Reina-Valera 1960

La obediencia a Dios es un desafío que en algún momento va a confrontar nuestra lógica, razonamiento y conceptos sobre la vida. Quizás lleguen dudas, pero recuerda: Él nunca ha fallado y depositar nuestra fe en sus promesas, permite que su Poder actué con mayor fuerza, porque ya no somos nosotros los que luchamos, sino es Dios quien toma el control.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

GIO MARTINEZ ”TÚ RENUEVAS”

TÚ RENUEVAS

Es un disco de Música congregacional que lo único que busca es que el corazón de las personas se conecten con el de Dios y que disfruten de la presencia de Dios en sus vida a través de estas canciones y su vida sea renovada así como fue la de Gio.

Adoración no es un estilo de música, sino, el agradar a Dios en todo lo que hacemos y somos. Para agradarle a Dios es necesario tener tres elementos: Obediencia, Rendición y gratitud a Dios. Esta producción abarca estos elementos importantes en sus letras, para que cada canción sea una herramienta para entrar en Su presencia.

La iglesia debe cantar con pasión al Dios que nos ha creado y nos ha dado una vida nueva. Por esta razón se ha categorizado a este disco como “música congregacional” porque el anhelo es que cada iglesia en todo el mundo pueda cantar estas canciones y declare que para Dios nada es imposible y que solamente Él puede cambiar vidas y darnos una nueva oportunidad cada día. Solamente Él Renueva.

Adoración es, agradar a Dios con todo!!

Escucha de nuevo la entrevista y revive los comentario sede nuestro invitado Gio Martinez a E/T.

El enfoque

Muchas veces nos enfocamos en aspectos de la vida que son intrascendentes y no nos damos cuenta de lo que en realidad tiene valor.

Los ojos se desvian con los reflejos de lo que superficialmente se ve, pero no hay manera de ver con los ojos lo que hay en el corazón.

 

Disfruta de este video con la realización y producción de YesHeis

Chariot Tracking Code

Send this to a friend