domingo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “domingo”

¡Jesús ha resucitado!

“… ¿Por qué buscan entre los muertos a alguien que está vivo? ¡Él no está aquí! ¡Ha resucitado! Recuerden lo que les dijo en Galilea, que el Hijo del Hombre debía ser traicionado y entregado en manos de hombres pecadores, y ser crucificado, y que resucitaría al tercer día.” Lucas 24: 5-7. (NTV)

Aproximadamente hace dos mil años atrás Jesús sufrió una muerte brutal, fue crucificado y sepultado por los pecados de toda la humanidad. Pero al tercer día, un domingo como hoy, ¡Resucitó!

La resurrección de Jesús nos da una gran esperanza porque gracias a ese sacrificio nuestros pecados han sido borrados y somos justificados delante de Dios. Hemos pasado de muerte a vida, de ser enemigos de Dios a ser hijos amados con una herencia eterna que nadie puede quitarnos.

El apóstol Pablo en Efesios 2:4-5 (NTV) dice: “Pero Dios es tan rico en misericordia y nos amó tanto que, a pesar de que estábamos muertos por causa de nuestros pecados, nos dio vida cuando levantó a Cristo de los muertos. (¡Es solo por la gracia de Dios que ustedes han sido salvados!)”

Todo esto lo ha hecho por su gran amor y misericordia hacia nosotros. Ahora, todos aquellos que creemos en Él y vivimos según sus instrucciones somos nuevas criaturas. Y tenemos una herencia que no tiene precio y que no puede cambiarse ni deteriorarse, porque incluso después de morir, volveremos a vivir. “Y ahora, amados hermanos, queremos que sepan lo que sucederá con los creyentes que han muerto, para que no se entristezcan como los que no tienen esperanza. Pues, ya que creemos que Jesús murió y resucitó, también creemos que cuando Jesús vuelva, Dios traerá junto con él a los creyentes que hayan muerto. 1 Tesalonicenses 4:13-14 (NTV)

Dios envió a su hijo al mundo, permitió que sufriera y muriera por amor a nosotros. Hoy Jesús vive y podemos encontrar en Él perdón y salvación. Jesús dijo: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.” Juan 11:25. “… al que a mí viene, no le echo fuera.” Juan 6:37.

“Entonces, ¿quién nos condenará? Nadie, porque Cristo Jesús murió por nosotros y resucitó por nosotros, y está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios, e intercede por nosotros.” Romanos 8:34.

Si aún no recibiste a Jesús en tu vida, hoy es un día especial para hacerlo. Sólo tienes que reconocer que eres pecador y creer que Jesucristo murió por ti y pagó por tus pecados. (Hechos 16:31. Romanos 10:9).

Adoremos a nuestro Salvador esta mañana y todos los días de nuestra vida. Él vive y pronto volverá. Bendito sea nuestro Dios quien nos ama tanto y no quiere que ninguno de nosotros se pierda.  Alabanza eterna sea al Rey de reyes y Señor de señores. Amén.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No sabía que regalarle y le regalé un poema

En un par de días se celebra el Día de las Madres en la mayoría de los países del mundo, digo la mayoría porque hay excepciones como Argentina, ahí se celebra en el mes de Octubre. Sin embargo, el punto no es si se celebra o no, o cuando se celebra, el punto es que homenajeamos a una figura clave en nuestras vidas, nuestra madre.

De regalos, pudiera darle miles a mi mamá pero igual no expresaría ni representaría un tercio de lo que siento por ella y lo que pienso de ella. Es una admiración muy grande, es una emoción única, es un sentimiento real que hacia más nadie puedo sentir.

Ahora de vieja es que me doy cuenta de lo mucho que vale para mi; me doy golpes en la cabeza por lo inmadura que fui durante mi adolescencia al no querer pasar mas tiempo con ella o ser vista con ella en público, en serio ¿en que estaba pensando?

Espero que nunca se haya dado cuenta de mi estupidez en ese aspecto, no imagino como se pudiera haber sentido al ver que su hija no quería ser vista a su lado. No sabes como lo lamento y cuanto me arrepiento.

En este día de las madres, que mas que día de las madres es una manera de hacer dinero de los negocios y tiendas, yo prefiero regalarle unas palabras de un poema que no es de mi autoría pero me ayuda a poner en papel algunas de mis ideas y sentimientos. Espero que le guste a mi mamá.

"Hay un ser que lo da todo sin esperar nada,
que aún fatigada se desvela por cuidarte,
que atesora cada minuto de tu existencia,
que comparte tus sueños y ríe con tu risa.

Un ser, que sin dudar, te extiende sus manos
para ayudarte en cualquier momento;
que aunque no siempre esté contigo de acuerdo
te da su apoyo incondicional y te comprende.

Una mujer que consagra sus días para guiarte,
que es capaz de entregar su vida por ti,
un ángel divino que nos cubre con su amor
cuando la tristeza nos embarga por alguna razón.

Una mujer valiente, una mujer luchadora,
de corazón claro como agua de fuente,
alguien que con sólo un beso en la frente
perdona nuestras ofensas y errores.

Un ser que siendo joven tiene enorme sabiduría
y siendo anciana cuenta con la fortaleza de su alma;
Una mujer sensible, una mujer admirable,
tierna y serena, tiene la belleza de la luna llena.

Quienes contamos todavía con su presencia
démosle gracias al cielo por esta gran dicha,
si tu madre ya no se encuentra a tu lado,
honra su memoria siendo una buena persona.

Ella, lleva la magia de un radiante amanecer
y en sus cálidos ojos se refleja la bondad
¡No hay en el mundo un amor más grande,
como el amor de esta inigualable mujer!"

Por: Marielena Rondinel

Honra para hallar honra

Eric Henry Liddell fue un atleta escocés que sirvió como misionero en China, su historia posiblemente la conozcas por la película Carros de fuego.

Se cuenta que Liddell, quien ganó la carrera de cuatrocientos metros de los juegos olímpicos celebrados en París,  cuando supo que su disciplina  iba a desarrollarse en domingo se rehusó  a competir, aunque eso lo auto eliminaba de la competencia, alegando que se oponía a los deportes en el día de descanso dedicado al Señor.

La prensa deportiva de Europa lo criticó, recibió la burla y el ataque de todas partes,  inclusive de los  periodistas  de su propio país. Pero la actitud de un atleta tan notable no fue en vano, tuvo su efecto y la carrera se realizó días después, entre semana.

Después, él comentó: “Recuerdo que cuando me disponía a correr en las pruebas finales, el entrenador me dio una pequeña nota. La abrí y leí las palabras: ‘Yo honraré a los que me honran’. Esta fue la promesa de Dios. Él me ayudó y yo gané”

El público que lo había condenado cambió su opinión y las burlas y críticas se convirtieron en un gran aplauso.

Al igual que Eric Liddell, debemos buscar honrar a Dios con nuestras vidas. No se trata sólo de guardar el domingo, sino de buscar honrarlo en todo lo que hagamos, que Él siempre sea la prioridad.

“Si vivimos, es para honrar al Señor, y si morimos, es para honrar al Señor. Entonces, tanto si vivimos como si morimos, pertenecemos al Señor”. Romanos 14:8 (NTV)

No busques un momento específico o especial para honrar a Dios, toda tu vida debe ser una continua alabanza y reconocimiento porque sin Él no somos nada, sólo por su misericordia y gracia estamos en el lugar que ocupamos y tenemos la familia, el trabajo, la salud, los bienes y hasta las dificultades a través de las cuales crecemos.

A veces perdemos el rumbo y queremos agradar a los hombres y a nosotros mismos, olvidando a quién le debemos todo lo que somos y tenemos.

No busques hallar gracia delante de los hombres. Recuerda que aquellos que honran a Dios hallan gracia delante de sus ojos y son honrados delante de los hombres.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend