empleo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “empleo”

Preguntas que debes hacerte antes de cambiar de trabajo

Toda decisión importante debe tomarse con calma y no con prisa. La autoevaluación es una manera efectiva que te ayuda a decidir sabiamente. Si no estás seguro de algo, es mejor que dediques un tiempo para evaluar tus posibilidades en lugar de elegir al azar. Éstas son algunas preguntas que te servirán para tener una mejor perspectiva:

1. ¿Cómo es mi salida de este empleo?

No salgas de un trabajo sin antes arreglar cualquier conflicto o malentendido con tus compañeros. Incluso si quieres retirarte de ese empleo a causa de problemas los demás, o algún otro tipo de dificultad, procura mantener relaciones cordiales con todos. Después de todo, el mundo es pequeño y nunca sabes cuándo te puedes encontrar con esas personas otra vez.

2. ¿Qué he aprendido de este trabajo?

Haz una lista de las cosas que aprendiste de ese empleo. Incluye lo que aprendiste del ejemplo de otros y evalúa lo que hiciste bien o mal. Esto te ayudará a tener un mejor desarrollo en tu siguiente trabajo y a no repetir los errores del pasado.

3. ¿Qué expectativas tengo con respecto a mi nuevo empleo?

Es importante entender que la satisfacción personal depende de uno, más que de los factores externos. Si crees que un nuevo empleo complacerá tus anhelos y tienes expectativas irreales al respecto, pronto te decepcionarás y te verás sumido en la frustración.

4. ¿Por qué creo que dejar este empleo es la mejor decisión?

No te dejes guiar por el sentimiento del momento. Hay aspectos que importan más que recibir un mayor salario. Haz una lista de los pros y los contra de dejar tu trabajo actual y consulta a Dios en oración. Toma el tiempo que consideres necesario y medita en ello. Recuerda que las decisiones apresuradas suelen traer malas consecuencias.

5. ¿Cuánto ha afectado mi trabajo anterior en mi comportamiento?

Cuando tu trabajo saca lo peor de ti, esto puede influir en tu comportamiento fuera de tu entorno laboral. Cuida que las malas actitudes o cualquier otra cosa negativa no influya en tu nuevo empleo. Para esto, puedes pedirle a alguna persona cercana para que te ayude a evaluar tus acciones y cambiar si es necesario.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Quiero estar solo

Leticia precisaba comprar una silla de ruedas para su mamá, pero no disponía del dinero suficiente. El día que tenía que recibir su paga, el jefe de la empresa en la que trabajaba le descontó más de la mitad de su sueldo injustamente, pero ella no quería pedir ayuda, y menos que se enteraran de su problema.

Trató de conseguir otro empleo y sólo recibió malos tratos, hasta que un día se le agotaron las fuerzas, se sentó en una calle y se puso a llorar; justamente pasaba por ahí uno de sus primos y se acercó para consolarla. La sorpresa fue grande para Leticia al ver que al día siguiente se compró la silla, porque toda la familia e incluso amigos quisieron colaborar.

“Y sucedía que cuando alzaba Moisés su mano, Israel prevalecía; más cuando él bajaba su mano, prevalecía Amalec. Y las manos de Moisés se cansaban; por lo que tomaron una piedra, y la pusieron debajo de él, y se sentó sobre ella; y Aarón y Hur sostenían sus manos, el uno de un lado y el otro de otro; así hubo en sus manos firmeza hasta que se puso el sol. Éxodo 17:11-12 (RVR1960)

Moisés debía permanecer con las manos en lo alto porque el pueblo del Señor se encontraba en una dura batalla, pero como humano él se cansaba y cada vez que bajaba sus manos el enemigo prevalecía. Es por este motivo que necesitaba el apoyo de Aarón y Hur quienes no permitieron que se rindiera.

A veces batallamos solos con los problemas y podemos desanimarnos en el camino, porque somos humanos, por esto mismo necesitamos que otros nos apoyen y ayuden a llevar el peso que tenemos. No sólo materialmente, sino en oración.

“Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” Mateo 18:20 (RVR1960)

Muchas personas escriben y comentan que no asisten a una iglesia y escuchan prédicas por la televisión o internet, de hecho no es algo que este mal; sin embargo, resta importancia al propósito de congregarse en familia, el compañerismo y la comunión entre hermanos.

Si estás enfrentando una dificultad y todo este tiempo has estado peleando solo(a) te animo a pedir apoyo a tu familia, a tu iglesia, y si deseas puedes escribirnos, con gusto estaremos orando por tus necesidades. Pero no luches solo, porque Dios permitió que formes parte de una gran familia.

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué es lo que ven?

Christian Herald cuenta una historia acerca de un joven que atendiendo a un anuncio se presentó  en una ladrillera que ofrecía trabajo.

– ¿Cuánto paga? – preguntó el muchacho.

– Diez pesos por semana y alimentos – respondió el hombre.

– ¿Qué clase de alimentos? – inquirió el muchacho.

– Bueno- Balbuceó el corpulento fabricante con buen humor- son los que yo como.

– Deme el empleo- se apresuró a decir el joven sonriendo, mientras miraba atentamente al gran hombre.

Puede sonar gracioso el hecho de que haya sido la apariencia del fabricante de ladrillos lo que convenció al joven para pedir el puesto, pero sin duda alguna, la gente seguía más por lo que ve, por lo que hacemos y somos que por lo que decimos.

Nuestras vidas deben ser un ejemplo del amor y el poder transformador de Dios, debemos reflejar en cada acto que somos verdaderos discípulos de Jesús. Sin duda alguna no es fácil ser como Él pero no llegaremos muy lejos ni alcanzaremos vidas si nos dedicamos solamente a hablar.

“Y sé tú mismo un ejemplo para ellos al hacer todo tipo de buenas acciones. Que todo lo que hagas refleje la integridad y la seriedad de tu enseñanza. Enseña la verdad, para que no puedan criticar tu enseñanza. Entonces los que se nos oponen quedarán avergonzados y no tendrán nada malo que decir de nosotros”. Tito 2:7,8 (NTV)

Que nadie tenga nada que reprocharte, ni ninguna cosa mala que decir acerca de tu vida y conducta, por el contrario, procura que te conozcan como una persona recta, sabia, digna de ser imitada.

Nuestros actos hablan más alto que nuestras palabras, al punto de poder callarlas. Procura que tus actos y palabras digan lo mismo, que tu vida sea una demostración práctica de tu fe, que la gente al verte busque ser como tú, anhele la vida que tienes y el gozo que muestras pese a las adversidades.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend