Estaciones Cristianas CVCLAVOZ Archives | Page 3 of 28 | CVCLAVOZ

All posts in “Estaciones Cristianas CVCLAVOZ”

¿Eres rebelde?

La rebeldía es la actitud de la persona que, desafiante, se niega a obedecer y opone resistencia a quien tiene autoridad sobre ella. Hoy en día, hay muchos padres que se lamentan por lo rebeldes que son sus hijos; a pesar de todo el esfuerzo, amor y sacrificio que han hecho para darles una mejor vida lo único que han recibido son dolores de cabeza, tristeza y decepción.

Así también actuamos cuando nos negamos a obedecer a Dios, nos portamos como esos hijos rebeldes, necios, orgullosos y malagradecidos. En esa actitud le damos la espalda y corremos tras nuestros caprichos, hacemos oídos sordos a Su voz y Su corrección en vez de ser disciplinados pues toda corrección es por nuestro bien.

Si a un padre le duele profundamente que su hijo no responda favorablemente cuando quiere guiarlo por un buen camino, ¿Cuánto más a Dios que hace todo para que nosotros no nos perdamos y permanezcamos bajo su cobertura?

En Isaías 1:2-3 Jehová se dirigió a su pueblo, que se había revelado en contra de Él, de esta manera: “¡Escuchen, oh cielos! ¡Presta atención, oh tierra! Esto dice el Señor: «Los hijos que crié y cuidé se han rebelado contra mí. Hasta un buey conoce a su dueño, y un burro reconoce los cuidados de su amo, pero Israel no conoce a su amo. Mi pueblo no reconoce mis cuidados a su favor».” (NTV)

¿Alguna vez has sido desafiante con Dios? ¿Te has negado a obedecerle y estás haciendo lo que a ti te parece? Pues bien, nuestro Padre que es Omnisciente (que  sabe o conoce todo) quiere ser quien te guíe para que tu vida sea un reflejo de su amor y su poder.

Si reconoces que en alguna ocasión o tal vez hoy mismo estás siendo rebelde con Dios, que estás actuando a tu manera, puedes cambiar de dirección y volverte a Él; sólo es cuestión de pedirle perdón y comenzar a caminar bajo sus enseñanzas.

“¡Lávense y queden limpios! Quiten sus pecados de mi vista. Abandonen sus caminos malvados. Aprendan a hacer el bien. Busquen la justicia y ayuden a los oprimidos. Defiendan la causa de los huérfanos y luchen por los derechos de las viudas. »Vengan ahora. Vamos a resolver este asunto —dice el Señor—. Aunque sus pecados sean como la escarlata, yo los haré tan blancos como la nieve. Aunque sean rojos como el carmesí, yo los haré tan blancos como la lana. Isaías 1:16-18 (NTV)

¡Seamos hijos obedientes!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué pide Dios de mí?

“… ¿Se complace el SEÑOR tanto en holocaustos y sacrificios como en la obediencia a la voz del SEÑOR? He aquí, el obedecer es mejor que un sacrificio, y el prestar atención, que la grosura de los carneros.” 1 Samuel 15:22 LBLA

Honrar a nuestros padres significa amarlos, respetarlos y obedecerlos. Si es así con nuestros padres terrenales, cuanto más lo será con nuestro Padre celestial, quien entregó a su único hijo por nosotros. No era Jesús quien merecía el castigo por el pecado, pero en eso Dios muestra su amor con nosotros en que siendo pecadores Cristo murió por nosotros. Su Palabra nos dice: Obedece todos los mandamientos de nuestro Dios, y todas las leyes que nos dio por medio de Moisés. Si haces esto, te va a ir bien en todo lo que hagas y en cualquier lugar a donde vayas. 1 Reyes 2:3 TLA. Si quieres honrar a Dios, obedece su Palabra.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Fuiste rechazado?

Stanley Roger Smith, fue un tenista norteamericano que alcanzó la fama en la década de los 70. En 1971 triunfó en la final de Wimbledon y en el US Open (dos competiciones muy importantes de tenis). Al año siguiente logró un título más que acabó dándole el puesto Nº1 del mundo en ese deporte.

Pero no todo fue fácil para él. Cuando aún era muy joven Stanley quería estar cerca de los campeonatos importantes para aprender más, y para ello se ofreció voluntariamente para ser el recogepelotas, pero fue rechazado porque lo consideraban distraído y torpe para la tarea.

Pero Stanley estaba convencido de que el tenis era su vocación y aunque fue despreciado  finalmente alcanzó su objetivo llegando a ganar la Copa con la selección de Estados Unidos en 8 ocasiones. Así demostró cuán equivocados estaban aquellos que lo rechazaron.

La Biblia cuenta la historia de un hombre que también fue rechazado.

Jueces 11:1-2 dice: “Jefté era un valiente guerrero de la región de Galaad. Era hijo de una prostituta y de un hombre llamado Galaad, y como la esposa de Galaad le había dado otros hijos, cuando ellos crecieron echaron de la casa a Jefté y le dijeron que no heredaría nada de su padre, por ser hijo de otra mujer.” Versión Dios Habla Hoy

El relato continúa diciendo que Jefté huyó de su casa y se juntó con una banda de delincuentes que lo hicieron su líder. No pasó mucho tiempo hasta que Israel nuevamente se vio amenazado por sus enemigos y todos decidieron llamar a la persona que habían despreciado porque era el único guerrero que conocían.

Muchas veces uno es rechazado porque a simple vista parece que no hay una cualidad que sea útil en el momento, pero cuando algún talento oculto crece o es necesario, todo puede cambiar.

Proverbios 18:16 en la versión Jubilee Bible 2000 dice: “El don del hombre le ensancha el camino, y le lleva delante de los grandes.”

Desarrollar el talento es algo importante, lo hizo Stanley Smith en el tenis y también Jefté como guerrero, pero con todo esto existe una clave muy importante.

Jueces 11:11 dice: “Entonces Jefté vino con los ancianos de Galaad, y el pueblo lo eligió por su caudillo y jefe; y Jefté habló todas sus palabras delante de Jehová en Mizpa.”

Una oportunidad se había presentado delante de Jefté para reivindicarse delante de sus hermanos y de todo el pueblo, pero en vez de confiar en sus habilidades de guerra o a su valentía, decidió entregar todo en manos de Jehová hablando con Él. Posteriormente obtuvo la victoria y hoy lo recordamos como un Juez de Israel.

¿Cuál es tu actitud frente al rechazo? Quizás por el momento debas enfocarte en mejorar los talentos que tienes y  entregar toda tu vida bajo la poderosa mano de Dios para que Él te levante cuando fuere tiempo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Caminemos seguros!

“El que camina en integridad anda confiado; Mas el que pervierte sus caminos será quebrantado” Proverbios 10:9 (RVR1960).

La falta de integridad nos lleva a vivir una doble vida llena de hipocresía. Las  personas que andan por estos caminos siempre estarán preocupadas de que alguien los descubra porque si eso pasa, serán avergonzados. En cambio, el que vive con rectitud, hace lo justo en todas las áreas de su vida aunque nadie lo vea, su caminar es seguro y sin temor de lo que otros puedan descubrir sobre él.

No es fácil vivir en integridad pero si le entregamos a Dios cada área de nuestra vida, Él nos trasformará para que podamos vivir un cristianismo genuino libre de falsedad.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Aún por el más pequeño

Juan Falk era muy conocido por su amor a los niños que tenía bajo su cuidado, y se cuentan varios episodios muy curiosos de su vida. Uno de ellos relata que estaban cenando con unos niños y un muchacho hizo la oración usual: “Ven Señor, sé invitado a nuestra mesa y bendice lo que Tú nos has dado”.

Después de la oración, un pequeño de tres años dijo:

– ¿Por qué el Señor Jesús no viene nunca? Le pedimos cada día que venga a comer con nosotros y nunca viene.

– Hijo – dijo Falk – puedes estar seguro de que vendrá. Él nunca menosprecia nuestra invitación.

– Pues cuando venga quiero que se siente en mi silla – dijo el pequeño.

Aún no había terminado de  pronunciar estas palabras cuando alguien llamó a la puerta. Era un muchacho pobre, que quería un lugar para pasar la noche. Falk lo hizo entrar y le dio la bienvenida; el pequeño le dio su silla y todos se disputaban el derecho de darle su plato, incluso uno se lamentaba de que su camita era demasiado pequeña para dormir con el forastero, quién lloró de  emoción al ver tantas atenciones.

Entonces el pequeño dijo a Falk:

– El Señor Jesús no pudo venir porque estaba muy ocupado, pero nos ha enviado a este muchacho pobre, ¿no es verdad?

– Sí, pequeño – dijo Falk. Cada pedazo de pan, cada vaso de agua que damos a los pobres, enfermos o prisioneros en el nombre de Jesús, a Él se lo damos, pues dijo: “…Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”. (Mateo 25:40 NVI)

Siempre tenemos la ocasión de ayudar a alguien, existe mucha gente en necesidad, pero a veces nuestro corazón se endurece y olvidamos que en muchas ocasiones Dios nos da una oportunidad para ayudar a otros, para mostrar su amor de forma práctica y hacernos partícipes de su obra.

Cuando alguien llame a tu puerta o se te acerque en la calle para pedir que lo ayudes, no le niegues un vaso de agua,  alimentos o quizás abrigo, recuerda que todo lo que hacemos, aún a los más pequeños, es por Jesús.

No juzgues a la gente por su apariencia o situación, sólo Dios sabe cómo llegaron hasta ahí, mejor dale una mano y muéstrales el amor de Jesús.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Descansa en sus brazos

“Luego dijo Jesús: «Vengan a mí todos los que están cansados y llevan cargas pesadas, y yo les daré descanso” Mateo 11:28 (NTV)

Cuando tu corazón está apunto de desfallecer por la tristeza y tu mente está cansada de los problemas, recuerda que solamente en la presencia de Dios podrás hallar el descanso que necesitas. Él promete ayudarte, protegerte y poner paz en tu mente y corazón.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dispuesto a ser corregido

“Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.” Salmos 139: 24 (NTV).

Los padres tienen la responsabilidad de corregir a sus hijos, aunque sabemos que esto puede no resultar agradable, es útil y necesario que sea así. Como hijos de Dios, tampoco nos gusta demasiado cuando soportamos la disciplina de nuestro Padre, sin embargo y con el tiempo, podremos ver que fue para nuestro bien.

Como hijos suyos, debemos anhelar ser mejores cada día, y solo el Señor nos puede mostrar aquellas cosas de nosotros que le ofenden, solo Él puede guiarnos por el camino correcto que lleva a la vida eterna.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Cuando tenga tiempo!

¿Alguna vez conociste a un cristiano que parece tener el fuego de Dios en su corazón pero sus acciones son contrarias a lo que habla?

Una tristeza inmensa inundó mi corazón cuando oí de un joven creyente las siguientes palabras “Cuando tenga tiempo me ocuparé de Dios”, esta frase es común y, a la vez,  es una realidad dolorosa y triste.

Los afanes, los anhelos, metas y todo aquello que demandan tiempo y esfuerzo han tomado el lugar que le corresponde a Dios y hoy muchos jóvenes, adultos, niños e incluso familias completas han desplazado a Dios de sus vidas.

Colosenses 2:6-7 dice: “Por eso, habiendo recibido a Jesucristo como su Señor, deben comportarse como quienes pertenecen a Cristo, con profundas raíces en él, firmemente basados en él por la fe, como se les enseñó, y dando siempre gracias a Dios” (NTV)

Dios jamás obligará a nadie a orar, a congregar, a servir, a meditar en su palabra, a ser compasivos, etc. porque estas acciones son una pequeña muestra de amor y respeto por lo que hizo en nuestras vidas y también nos ayudan a hacer que nuestras raíces en la fe estén cada vez más firmes.

No podemos negar que tenemos responsabilidades y deberes pero no podemos dejar que nos consuman y por ende llegar a olvidar lo que realmente importa: “nuestra relación con Dios”.

Son muy comunes las razones que la gente utiliza para justificar su ausencia en las cosas del Señor ¿Has oído algunas de ellas? Mis hijos son pequeños, tengo mucho trabajo, tengo que estudiar, aún no me quiero comprometer y así podríamos elaborar una lista larga de excusas y todos estos pretextos se resumen en uno solo “No tengo tiempo”.

Tenemos un Dios perfecto y sabio a tal punto que nos creó con el tiempo necesario para hacer lo que debemos hacer  “Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo” Eclesiastés 3:1 (NTV), el asunto está en saber administrar este recurso valioso (tiempo) y también debemos aprender a priorizar.

Quizás en este tiempo has estado utilizando algunas de estas excusas para justificar tu alejamiento de las cosas de Dios y esto te ha llevado a dejar de lado tu fe, hoy quiero invitarte a pedirle perdón a tu Padre y a que nuevamente puedes darle el lugar que le corresponde en tu corazón y en tu vida

Dios necesita hijos comprometidos, responsables, decididos, constantes y valientes.

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quieres que tu oración sea escuchada por Dios?

Muchas personas que oran y no reciben respuesta a su petición, posiblemente no están orando como está escrito en la Palabra de Dios.

“Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob.” Éxodo 2:23-24 (RVR 1960)

En este pasaje el pueblo de Dios estaba siendo castigado duramente por Egipto, por lo cual clamó al Señor y recibió misericordia. En diferentes partes de la Biblia se muestra cómo Israel clamaba a Dios por ayuda, con gemido y llanto, entonces Él escuchaba sus súplicas y levantaba un libertador.

La mayoría piensa que orar y clamar es lo mismo; sin embargo, existe una gran diferencia: orar es hablar y dialogar, pero clamar es pedir con desesperación en el corazón, tener angustia y aflicción por la petición, aquella que sale de lo más profundo de nuestro ser.

La promesa de ser oídos por Dios y ser librados está estrictamente reservada para los justos que claman, ellos estarán día y noche doblando rodillas, llorando y gimiendo delante del Señor hasta recibir respuesta.

“Ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.” 1 Samuel 1:10-11 (RVR 1960)

Ana era una mujer que no podía tener hijos, pero pidió la bendición de Jehová con desesperación y llanto, entonces el Señor escuchó su oración y le concedió este deseo.

Muchos tenemos un pedido en el corazón, pero pareciera que no le damos importancia o nos falta fe porque no estamos clamando; por ejemplo, si me interesa que mi familia se salve lo demostraré suplicando por sus almas, llorando de día y noche, lo mismo si deseo recibir sanidad, trabajo o bendición económica. La pregunta es: ¿existe clamor en tus oraciones?

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué guía tu vida?

Esto dice el Señor, Redentor, el Santo de Israel: “Yo soy el Señor tu Dios, que te enseña lo que te conviene y te guía por las sendas que debes seguir.” Isaías 48:17 (NTV)

Que hermoso es saber que Dios está dispuesto a enseñarnos y guiarnos, pero ¿acudimos a Él en busca de sus consejos y dirección para nuestra vida o preferimos ignorarlo y seguir adelante según nuestro conocimiento?

Jesús nos enseña que no todo el que le dice “…Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de su Padre que está en los cielos.”(Mateo 7:21)

¿Cómo saber que estoy haciendo la voluntad de Dios en mi vida? Por medio de la palabra de Dios. 2 Timoteo 3:16 (NTV) dice que: “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto.”

Lo que Dios nos dice y enseña en su palabra es para nuestro bien y para no equivocarnos en nuestras decisiones. Ignorarlo sólo hará que el pecado gobierne nuestra vida y nos lleve a la muerte. En cambio, si dejamos que Dios nos hable y guíe nuestras vidas por medio de su palabra, no sólo alegraremos al Señor, sino que recibiremos muchas bendiciones por obedecer. Y el conocimiento que tengamos nos llevará a hacer todo lo que a Él le agrada. Además, estaremos preparados para discernir las enseñanzas, costumbres, prácticas del mundo y de las religiones.

Por ejemplo, hay muchas personas que se denominan “cristianos” o “seguidores de Jesús” pero practican y siguen las costumbres que la Biblia no enseña.

Hay quieres rinde culto a ídolos pensando que eso agrada a Dios, pero la biblia dice: “Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.” Mateo 4:10 y también en (Isaías 44:6-20) nos enseña paso a paso la necedad de postrarse ante ídolos hechos por manos humanas.

Por otro lado la palabra de Dios nos revela en detalle cómo Jesucristo es el único intermediario entre Dios y los hombres (1Timoteo 2:5, Hechos 4:12, Hebreos 8:6, Hebreos 9:15) y; sin embargo, el mundo y las religiones piensan que también la virgen María, algunos apóstoles o santos pueden ser el medio para la salvación y comunión con Dios.

Te animo a leer (Romanos 1:18-32) ahí entenderás como las personas comenzaron a inventar ideas necias sobre Dios pensando agradarle con esos actos.

Mi pregunta es: ¿Cuántas veces acudimos a la Biblia para verificar que todo lo que nos dicen o enseñan es correcto?

Quizás te denomines cristiano (a), pero si sigues practicando las costumbres que las religiones enseñan; de esa forma no entrarás en el reino de los Cielos.

Que a partir de hoy la palabra de Dios sea tu guía y la que te enseñe a vivir una vida correcta y agradable a Dios.

Oremos:

“Gracias Dios amado porque me enseñas y siempre quieres lo mejor para mí. Por favor, corrígeme en tu amor y tu Palabra para hacer tu voluntad. Toma control de mi corazón para hacer tu obra y nunca dejes que me pierda en las costumbres y tradiciones de este mundo. Si hasta hoy he estado practicando cosas que no están en tu palabra, perdóname y dame una nueva oportunidad. A partir de hoy mi guía será tu palabra y no lo que me digan los demás. Toma mi vida y has tu voluntad en mí. En el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Cierra la puerta!

Entraron un macho y una hembra de cada especie, tal como Dios había ordenado a Noé. Luego el Señor cerró la puerta detrás de ellos. Génesis 7:16 (NTV)

Cuando Dios cerró la puerta nadie más pudo entrar, lo cual era necesario para acabar con la maldad de los hombres que habitaban la tierra. La gente que murió en el diluvio había tenido oportunidad de entrar en el arca, pero no la supieron aprovechar. De la misma manera, cuando sabemos que lo que está por entrar a nuestro corazón no es bueno, debemos cerrarle la puerta y no darle oportunidad al pecado.

No pasemos por alto esta situación, es posible que aun sabiendo la magnitud del problema, intentemos ignorar la situación, es más, podríamos pensar que nunca sucedió o creer que ya lo superamos, pero no nos damos cuenta que sólo basta con un pequeño descuido para que el enemigo aproveche y quiera entrar para traer nuevamente a nuestras vidas las cosas que Dios ya había desechado.

¿Qué puertas necesitas cerrar? Tal vez algún vicio del cual te ha costado salir, ¿Aún te sientes tentado a ver pornografía?, ¿Te cuesta abandonar los juegos de azar? o ¿No puedes dormir sin ver pequeños programas de televisión que afectan tu integridad? Tú conoces cuáles son tus debilidades y créeme, sutilmente el enemigo intenta destruirte con pensamientos y recuerdos que en un futuro se convertirán en tu adicción. Por si no te has dado cuenta, él ha estado haciendo seguimiento a cada uno de tus pasos y sin conocer tus pensamientos sabe tus debilidades ¡Ten cuidado! Sólo depende de ti el ser minucioso con lo que permites entrar a tu vida. “Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar”.  1 Pedro 5:8 (NVI).

Si en estos días has estado luchando con ciertos recuerdos y actos pasados que te alejan de los planes divinos de Dios ¡Cierra la puerta! y dile ¡No! a sus ofertas, no negocies con el pecado, porque ninguno de los argumentos de satanás, por más placenteros que parezcan, serán de beneficio para ti, sólo terminarán destruyendo tu vida y aun tu familia.

 Y si crees que por ser el líder de tu grupo, el que ministra con la palabra o con las alabanzas a la iglesia, podrás salir ileso en medio de la tentación, no te engañes, se trata de una debilidad que necesita ser trabajada bajo la dirección del Espíritu Santo.

Para evitar una gran catástrofe en tu vida, invita al Espíritu Santo a hacerte una revisión espiritual para que te ayude a cerrar puertas que te llevan a pecar.

 “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1 Corintios 10:12 (RVR 1960)

Por Ruth Mamani

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios lo puede todo

“Pues él satisface al sediento y al hambriento lo llena de cosas buenas.” Salmo 107:9 (NTV)

Hay muchos que buscan llenar el vacío de su corazón buscando un placer momentáneo, esto en el mejor de los casos, sólo aportará un alivio pasajero para luego volver a un sentimiento de profundo vacío. Pero ante todo, es importante reconocer que sólo la presencia de Dios es capaz de saciar esa necesidad y lo hace sin fecha de caducidad. Si estás en un tiempo de escasez espiritual, hoy tienes la gran oportunidad de rendir tu vida ante tu Padre celestial y permitirle que Él sacie cada una de tus necesidades, tanto las físicas como las emocionales y espirituales. Entrega cada área de tu vida al Señor y deja que sea Él quien te sustente.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend