Estaciones Cristianas CVCLAVOZ Archives | Page 5 of 27 | CVCLAVOZ

All posts in “Estaciones Cristianas CVCLAVOZ”

¡Ámate y acéptate!

“Tú fuiste quien formó todo mi cuerpo; tú me formaste en el vientre de mi madre.” Salmos 139:13 (DHH)

Puede ser que las situaciones vividas nos hayan hecho olvidar que somos la mejor obra de Dios. El color de tu cabello, tu nariz, el lunar que tienes no fue de casualidad, Él lo diseñó con mucho amor. Al querer cambiar nuestro aspecto, le decimos, no me gusta lo que hiciste así que lo mejoraré, para ser aceptada. Nuestro Creador desde que nos formó, nos amó y desea que nuestra identidad esté basado en su amor y en lo que cree de nosotros. Decide hoy amarte como Señor lo hace, confía en que Él tiene planes hermosos para ti, tal como eres. Resuelve hoy ser feliz con esta verdad.

Por Danitza Luna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Eres amado

Un hombre, quien era iletrado, frustró el asalto en el lugar donde trabajaba. Sus compañeros que siempre se mofaban de él, le jugaron una broma pesada, aprovechando que no sabía leer, le mandaron a que le diera una carta a su jefe supuestamente pidiendo un aumento de sueldo en recompensa de un acto heroico.

Su jefe, al leer la carta notó que él no sabía realmente lo que había escrito ahí, pues en la carta pedía que le rebajaran el sueldo y no que se lo aumentaran. Llamó a sus compañeros y los confrontó, el humilde trabajador sólo les dijo: Si la gente que sabe leer trata así a una persona que no sabe, prefiero seguir siendo un analfabeto pero honrado, que no se aprovecha de la inocencia de nadie ni se burla de las limitaciones de los demás.

En ocasiones nuestro ego puede subir y creemos que somos más que otras personas solamente por el hecho de poseer bienes materiales, educación profesional, por nuestra apariencia e  incluso por nuestro conocimiento acerca de Dios. Empero el Apóstol Pablo dice en Romanos 12:3 que tengamos una autoestima sana o moderada y que se base en nuestra fe en Dios: “Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (RVR1960)

Quizás alguna vez se burlaron de ti por tu nombre, situación o cualquier cosa y te sentiste miserable e impotente, pero debes tener siempre presente que Dios te mira con ojos de amor y para Él vales mucho, no por lo que posees o por lo que lograste, sino porque eres su perfecta creación y porque Jesús pagó en la cruz para salvarte, ¡Él pensó en ti!

Dios mira tu corazón y el esfuerzo que haces cada día, tanto para seguir su Palabra y para proveer a tu familia o para superarte; no dejes que otros determinen tu valor, al contrario, afirma tu autoestima en quien te creó.

¡No dejes de buscar en Dios el aliento que necesitas para fortalecer tu vida!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sembrar

Nicholas Winton fue un británico que salvó a 669 niños judíos de la muerte al inicio de la Segunda Guerra Mundial en 1939.

Siendo un joven recién egresado fue a trabajar a la República Checa, allí pudo ver más de cerca la agresividad con la que se capturaban a las familias judías para ser llevadas a los campos de concentración. Marcado por todo lo que estaba ocurriendo, tomó la decisión de establecer una oficina secreta en un hotel en Praga para contactar desde allí a varias embajadas y reubicar a todos los niños que pudiese.

Su hazaña, merecedora de condecoraciones y actos de homenaje, quedó en el olvido durante muchos años ya que prefirió mantener en secreto lo sucedido incluso después de que terminó la guerra. No fue hasta 1988 cuando Greta, su mujer, encontró un viejo maletín de cuero escondido en el desván de casa y rebuscando entre los papeles que contenía, se topó con las fotos de los 669 niños, una lista con el nombre de todos ellos y algunas cartas de sus padres. Tal descubrimiento provocó que Winton no tuviera más remedio que explicarle a su esposa lo que había ocurrido décadas atrás.

No pasó mucho tiempo hasta que un periodista se enteró de la tremenda historia y decidió darla a conocer. Tras varios reconocimientos, Winton se convirtió en el británico con más invitaciones a programas de tv para dar entrevistas, pero una noche recibió un regalo muy especial.

La cadena BBC en ese entonces tenía un programa estelar llamado ‘That’s Life’ al que fue invitado. Todo parecía normal pero lo que Winton no sabía era que el público estaba formado por los niños que él había ayudado varios años atrás. En un momento todos se pusieron en pie para aplaudir a su héroe. Hubo muchas lágrimas, sentimientos encontrados y palabras de gratitud.

Esta historia verídica nos muestra que muchas veces nos podemos encontrar en la misma situación que Winton, rodeado de los frutos de las buenas obras que hicimos en el pasado sin darnos cuenta.

Gálatas 6:7 dice: “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” Reina-Valera 1960

Esta es una ley que se aplica no sólo al ámbito material sino también a varios aspectos de la vida cotidiana. El afecto, el tiempo, el respeto, la confianza, la amistad, el compañerismo, la unión, etc., son algunas de las muchas bendiciones que llegan como consecuencia de una siembra inicial.

Dios nunca dejará de cumplir con su palabra y siempre pagará a cada uno por el bien que haya hecho. Pídele que te permita ver esas bendiciones y si por el momento estás enfrentando una prueba, aprovecha esa oportunidad para sembrar gratitud, obediencia, fidelidad y santidad.

Proverbios 11:18 dice: “El malvado recibe una paga engañosa; el que actúa con justicia, recompensa efectiva.” Versión Dios Habla Hoy

¡El Señor es fiel!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tu corazón es un tesoro

“Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida.” Proverbios 4:23 (NTV)

Imagínate a una madre amorosa que dio a luz a su primer hijo. Lo cuida con esmero porque su hijo es su especial tesoro, lo protege de todas aquellas cosas que le pueden hacer mal y procura proporcionar todo aquello que necesita. Así también, las Escrituras nos mencionan acerca de la importancia de cuidar nuestro corazón, no debemos permitir que en él habiten sucesos que nos hagan daño, como la amargura, envidias, venganza, soberbia, etc. Más bien en él deben ser atesorados aquellas cosas que nos hacen bien y que nos ayudan a crecer en sabiduría,  todo esto y mucho más, lo podemos encontrar en la Palabra de Dios.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dios protector

“Pero en aquel día venidero, ningún arma que te ataque triunfará. Silenciarás cuanta voz se levante para acusarte. Estos beneficios los disfrutan los siervos del SEÑOR; yo seré quien los reivindique. ¡Yo, el SEÑOR, he hablado! Isaías 54:17 (NTV)

Puede venirse sobre ti una montaña inmensa de problemas, pero si Dios está de tu lado, ese monte no te aplastará ni te dañará. Dios es Padre y como tal te protegerá de todo aquello que amenaza tu bienestar y el de tu familia.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Oración respondida

Un pobre anciano necesitaba unas gafas y no podía comprarlas. Entonces se dedicó a pedirlas a Dios en oración.

Cierto día, yendo por la calle, al final del día, chocó contra un caballero quien le dijo:

  – Pero… ¿Es que no ve por dónde anda?

  – Apenas, señor… y perdónenme. Es que necesito unas gafas, pero no puedo comprarlas – contestó el anciano como hablando consigo mismo.

El caballero, tomándole por el brazo, le contestó:

  – ¿De verdad? Pues ahora mismo acabo de oír la voz de Dios ordenándome que vayamos los dos a comprar unas.

Dios nunca dejará de responder nuestras oraciones, quizás no lo haga de la forma que esperamos y su respuesta venga de personas que ni conocemos, pero sin duda alguna va a responder, igual que lo hizo con el profeta Elías, quien fue alimentado por cuervos en el arroyo de Querit.

No te preocupes tanto por la forma en la que Dios responderá, no te desgastes en eso y confía en que lo Él hará.

“No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho. Así experimentarán la paz de Dios, que supera todo lo que podemos entender. La paz de Dios cuidará su corazón y su mente mientras vivan en Cristo Jesús”. Filipenses 4:6-7 (NTV)

No importa cuán grande sea tu necesidad ni lo difícil que sea tu problema, Dios no conoce de imposibles, puede darte aquello que necesitas y mucho más.

Debes cuidar de tener tu corazón dispuesto a  escuchar la voz de Dios, pero no sólo para recibir algo de Él, sino de  para que también puedas ser un instrumento en sus manos y responder a las oraciones de los demás, Dios podría usarte para bendecir a otros.

No permitas que los problemas te cieguen o te roben la paz, Dios tiene una respuesta perfecta para suplir tu necesidad y llegará de la forma y en el momento que menos lo esperes, pero nunca tarde.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás dando un buen ejemplo?

Para aquel que es el hermano mayor en una familia, esta frase le sonará muy conocida “debes portarte bien porque eres el ejemplo de tu hermano….”.

Esta verdad se hace real no sólo en el hogar, sino en todo lugar y más aún en la vida del creyente, pues como hijos de Dios somos sus representantes aquí en la tierra.

El apóstol Pablo, nos da el siguiente consejo: (…) Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza” 1 Timoteo 4:12 (NTV).

Nuestro estilo de vida es una herramienta poderosa para testificar de Cristo, por ello es que debemos ser sabios y cuidadosos en todo lo que hacemos, decimos y pensamos pues somos hijos de Dios y si caemos en el pecado no sólo estamos dañando nuestro testimonio sino también el nombre del Padre.

Es una realidad que tenemos una naturaleza pecaminosa, que está inclinada a hacer lo incorrecto, pero antes de dar rienda suelta a nuestro “YO” debemos pensar en lo que vamos a hacer y  preguntarnos ¿Qué haría Jesús en mi lugar? ¿Me edifica y edifica a los demás?

Los grandes hombres de Dios mencionados en su palabra son un referente para nosotros y podemos seguir su ejemplo “Amados hermanos, tomen como ejemplo de paciencia durante el sufrimiento a los profetas que hablaron en nombre del Señor” Santiago 5:10 (NTV).

Si hoy pudiésemos preguntar a las personas que están alrededor tuyo sobre tu comportamiento y tu testimonio ¿Qué dirían?

No he conocido persona que desee que tengan un mal concepto de su persona, pero el testimonio no depende de los demás sino de uno mismo, por ello es que debemos siempre procurar ser un ejemplo siendo hijos de Dios, siervos, amigos, hermanos, padres, etc.

Dios quiere que sus hijos demuestren la transformación que hizo en sus vidas y sean personas extraordinarias, dignas de confianza.

¿Estás siendo de ejemplo en el lugar donde estás?

Por Judith Quisbert

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sé humilde

“…y todos vístanse con humildad en su trato los unos con los otros, porque «Dios se opone a los orgullosos pero da gracia a los humildes».” 1 Pedro 5:5b (NTV).

Recuerdo que leí la frase: “El viento de una tormenta arranca de raíz los árboles, pero nunca se ha visto que arranque una hierba”. Si lo analizamos, un árbol alcanza grandes alturas, y su presencia es imponente; mientras que la hierba a su lado parece insignificante. Cuando nos erguimos orgullosos e inflexibles como el árbol, estamos actuando en oposición a la instrucción de Dios, y con ello decimos que no necesitamos de Él; pero si nos conducimos estando conscientes de que tenemos limitaciones y debilidades y de que necesitamos de Dios en todas las áreas de nuestras vidas, podremos ser como la hierba que no parece la gran cosa, pero logra soportar tempestades.

Por lo tanto, pidamos a Jesús que nos ayude a seguir Su ejemplo, y en consecuencia, seremos receptores de Su maravillosa gracia.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

No tengo tiempo

Los quehaceres que tenemos pueden ocupar la mayor parte de nuestro tiempo, de tal manera que no lo podemos aprovechar con las personas que amamos y que nos aman, como nuestros padres, hijos, hermanos, amigos e incluso con Dios.

¿Cuántas veces has mencionado que estás ocupado? Se pierden oportunidades valiosas por estar atareados, por lo que es preciso analizar si invertimos el tiempo en lo que es primordial para nuestra vida. La palabra muestra un claro ejemplo de nuestro diario vivir:

“Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Lucas 10: 38-42 (RVR 1960).

Marta, quien recibió en su casa a Jesús, estaba afanada por los quehaceres y cuando observó a su hermana sentada escuchando al Maestro, pidió que la reprendieran por no ayudarle; sin embargo, el Señor le respondió que lo principal era lo que María había escogido.

Es posible que estés olvidando lo que tiene mayor importancia en tu vida, esto no significa que lo que haces no es importante, pero existen cosas que tienen más valor, como escuchar a Dios, conocer el propósito de tu existencia y tu familia.

En esta oportunidad te animo a detenerte por un momento y pensar en lo que Dios quiere para ti, decide orar y estudiar la Palabra del Señor todos los días, aunque te encuentres demasiado ocupado. Aparta también otro tiempo para disfrutar con tu familia, porque más delante podrías arrepentirte de no haber hecho lo que era más importante.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Estás preparado?

Jesús y sus discípulos estaban camino a Jerusalén, lugar donde nuestro Señor Jesucristo iba a ser sentenciado y condenado a morir, ocupando el lugar que nosotros merecíamos.

Y anticipándose a lo que iba a suceder, el Señor comenzó a hablar acerca de su segunda venida, por favor lee Lucas 12:35-40. En la primera parte de este pasaje bíblico Jesús enseña acerca de la necesidad de estar siempre listos y preparados para irnos con Él.

Dice que los siervos que están velando y esperando atentos a la llegada de su Señor son considerados bienaventurados, esta palabra significa afortunados, dichosos o extremadamente felices. ¿Por qué? Jesús dijo: “… Les digo la verdad, él mismo les indicará dónde sentarse, se pondrá el delantal y les servirá mientras están a la mesa y comen.” Lucas 12:37 (NTV) ¿No es razón suficiente para estar preparados? Estaremos en presencia del Señor y compartiremos con Él para siempre.

Pero, ¿Qué pasa con aquel siervo que no se prepara aún sabiendo que su Señor regresará pronto?

“Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme a su voluntad, recibirá muchos azotes.” Lucas 12:47 (RVR1960)

Como dice su palabra “recibirá muchos azotes”, será duramente castigado porque nada podrá justificarlo delante de su Señor, las excusas no servirán y será demasiado tarde para pedir una nueva oportunidad.

Cada uno de nosotros sabe cómo está delante de nuestro Señor, analicemos nuestra vida y no dejemos de orar, ayunar, meditar en la Palabra de Dios y congregarnos. Jesús dijo: ¡Necios! Saben interpretar las señales del clima en la tierra y en los cielos, pero no saben interpretar los tiempos presentes. Lucas 12:56 (NTV)

Vivamos en obediencia a todo lo que está escrito en la palabra de Dios sin apartarnos de ella. Porque si nos olvidamos de las instrucciones del Señor recibiremos castigo y no la salvación y la corona de la vida.

Lucas 12:40 “Vosotros, pues, también, estad preparados, porque a la hora que no penséis, el Hijo del Hombre vendrá” (RVR1960).

Mateo 25:13 “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir” (RVR1960).

Oremos:

“Señor amado, gracias por tu palabra y por hablarme este día. Te pido que me des de tu sabiduría para entender tu Palabra y poner en práctica todo lo que aprenda de ti. Por favor, dame la fuerza que necesito para hacer tu voluntad en mi vida y serte fiel en todo tiempo. En el nombre de Jesús, amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Aprende a perdonar!

José recorrió un largo camino, desde ser aquel adolescente orgulloso hasta llegar a ser un líder humilde que experimentó la mano de Dios sobre su vida y sus circunstancias. Fue un aprendizaje doloroso y difícil pero con grandes recompensas. (Génesis 45)

Si recordamos la historia, debemos mencionar que sus hermanos le tenían envidia por ser el favorito de su padre, al extremo de venderlo a unos comerciantes y dar como explicación (a su padre) que había sido devorado por los leones. Más adelante, pasó a ser propiedad del Jefe de guardia del palacio, fue acusado falsamente por la esposa de Potifar, lo encerraron en la cárcel por un buen tiempo, pero después lo mandaron a llamar para revelar el sueño de faraón y por los buenos resultados que dieron sus consejos, fue nombrado como su mano derecha.

Tal vez, ése era el mejor momento de José, después de haber atravesado por tantos obstáculos llegó el tiempo de disfrutar la abundancia, el poder y la confianza de los que estaban a su alrededor; aparentemente todo estaba bien. Pero cuando la sequía llegó a la tierra de Jacob, sus otros hijos tuvieron que ir a Egipto por alimento para no morir de hambre. Ellos no sabían lo que había pasado con José después de haberlo vendido, mucho menos que sería él quien los atendería en nombre del Faraón. José, en medio de su felicidad, aún recordaba con dolor la actitud de sus hermanos para con él, y cuando los tuvo en frente reaccionó contra ellos, hizo esconder unas copas de oro en las bolsas donde había alimentos que Egipto les había dado para la subsistencia de su familia.

Al suceder esto sus hermanos, además de negarse, pidieron perdón, pero José insistía con su plan de venganza. Les dijo que de ninguna manera serían perdonados. Solamente lo haría si mandaban a buscar al más pequeño de sus hermanos (Benjamín). José había vuelto a su pasado, sus heridas habían sido abiertas y cuando llegó el momento de enfrentar la realidad, sólo pensó en hacerlos pagar por lo que le hicieron.

Tal vez fuiste lastimado profundamente y haz estado esquivando miradas con esa persona que hirió tu corazón ¿Hasta cuándo piensas seguir huyendo? O tal vez, te has visto tentado a cobrar venganza ¿Estás seguro que esa es la mejor salida para sentir alivio? No te engañes, si en verdad quieres ser libre de las garras de la amargura ¡Aprende a perdonar! E independientemente de la gravedad del conflicto, toma la iniciativa. No esperes que las personas que te fallaron vengan a ti para pedirte perdón, tal vez no lo hagan nunca, por ello, sé tú quien dé el primer paso a la reconciliación y así podrás permitirle a Dios formar su carácter en tu vida en cada situación que se te presente.

José entendía que todo lo que había pasado tenía un propósito, y el mismo que se estaba cumpliendo ese momento en su vida. Después de hacer pasar por momentos de desesperación a sus hermanos, decidió perdonarlos y junto a su padre vivieron en la tierra que fue próspera mientras él gobernó. Finalmente, el que había sido maltratado, inició la reconciliación.

No permitas que el rencor y la amargura  se enraícen en tu vida, toma el ejemplo de José e inicia la reconciliación con aquellos que te lastimaron.

“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.” Efesios 4:32 (NVI).

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Escudo confiable!

“Toda palabra de Dios demuestra ser verdadera. Él es un escudo para todos los que buscan su protección.”  Proverbios 30:5 (NTV)

¿Alguna vez dijiste una “mentira blanca”? ¿Te sacó de un apuro, verdad?  Y aunque no haya causado ningún daño, no deja de ser una mentira. Esto es lo que muchas veces hacemos por temor a enfrentar una realidad o las consecuencias de nuestros errores. Utilizamos “escudos” que nos ayudan a salir del apuro, pero que nos hacen esclavos del mismo. Sin embargo, la Palabra de Dios es verdad y no hay protección más segura que ella. Recuerda que cuando Jesús fue tentado por satanás, usó la palabra de Dios como escudo para cuidar su corazón. ¡Hazlo tú también!

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend