Fuerzas Archives | CVCLAVOZ

All posts in “Fuerzas”

¿Te estás ahogando?

En cierta ocasión había un grupo de gente sobre un muelle que esperaba la llegada del transatlántico, cuando de repente uno de ellos cayó al agua. Desde luego hubo mucha excitación en la multitud  pero nadie se atrevió a lanzarse al mar, pues se trataba de gente inexperta. Sin embargo, allí había un marinero que miraba al hombre cómo se agitaba en el agua, pero no hacía nada para salvarlo a pesar de ser un buen nadador.

La gente se extrañaba y viendo que al hombre le iban faltando las fuerzas, creció de pronto su indignación y exclamó: ¿Por qué no se echa usted al agua?

Dos veces se había hundido el pobre hombre, las fuerzas se le acababan, y cuando levantó sus brazos como por última vez, el marinero saltó al gua, sujetó al que se ahogaba y al instante lo llevó a tierra.

Después la gente comprendió la razón que tuvo el marinero en no socorrer antes  al que estaba en peligro. El hombre que se ahogaba era de mucho peso y bastantes fuerzas, con esas condiciones es probable que habría inutilizado, en su propio afán de salvarse, todos los esfuerzos del marinero y los dos habrían hallado la muerte. El marinero esperó el momento oportuno y entonces lo salvó.

Muchos de nosotros hemos experimentado lo mismo que el hombre que se ahogaba en la historia. Quizás no literalmente, pero hemos sentido cómo nos hundimos con los problemas y por mucho que intentamos no logramos salir a flote, pareciera que todo nuestro esfuerzo es en vano. Sin embargo, cuando dejamos de luchar con nuestras fuerzas y permitimos que Dios tome el control experimentamos la salvación.

Esto incluso sucede antes de que conozcamos a Jesús, cuando intentamos salvar nuestra alma de mil maneras, justificando nuestras acciones y tratando de hacerlo a nuestro modo. Pero llega un momento en el que ya no podemos más y decidimos entregarle nuestras vidas.

“Dios los salvó por su gracia cuando creyeron. Ustedes no tienen ningún mérito en eso; es un regalo de Dios. La salvación no es un premio por las cosas buenas que hayamos hecho, así que ninguno de nosotros puede jactarse de ser salvo” Efesios 2:8,9 (NTV)

Tanto la salvación como las cosas que logramos en nuestra vida, son gracia de Dios, bendiciones que recibimos de Él. Por eso, cuando estamos enfrentando fuertes crisis, en lugar de desesperarnos y tratar de hacer todo a nuestra manera, debemos rendir nuestras vidas al Señor para poder ser rescatados.

¿Estás luchando desesperadamente por salvarte? Entrégate en las manos de Dios y permite que Él te rescate.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Las tormentas de la vida

“Pero Jesús les habló de inmediato: No tengan miedo – dijo – ¡Tengan ánimo! ¡Yo estoy aquí!” Mateo 14:27 (NTV).

Es difícil tener fe cuando las dificultades nos amedrentan y nos llevan a un estado de angustia continúa; tratamos de salir de esa condición con nuestras propias fuerzas y empezamos a olvidar que Dios es mas grande que todos nuestros problemas.

¿Por qué llegar a un estado de desesperación si tenemos a nuestro favor al Dios Todopoderoso? Jesús no cambia, si anteriormente estuvo con sus discípulos cuando atravesaron tormentas, de igual manera Él está con nosotros para ayudarnos a superar todo lo que estamos pasando. Cree en las promesas que están plasmadas en la Palabra de Dios, de esa manera podrás superar en victoria las dificultades que estas atravesando.

“Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor esta la fortaleza de los siglos” Isaías 26:4 (RVR).

Por Neyda Cruz

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido por radio cristiana CVCLAVOZ .

Sigamos la carrera

“Al orar a nuestro Dios y Padre por ustedes, pensamos en el fiel trabajo que hacen , las acciones de amor que realizan y la constante esperanza que tienen a causa de nuestro Señor Jesucristo” 1 Tesalonicenses 1:3 (NTV).

Cuántas veces hemos experimentado tiempos de soledad, donde las fuerzas llegaron al límite y al parecer a nadie le importa cómo nos sentimos. Ninguna persona sabe a cabalidad las luchas que enfrentamos día a día, el esfuerzo que realizamos para mantenernos íntegros. Es muy probable que para el ojo humano todo lo que hacemos sea desconocido, no obstante para el Señor no es así. Él te dice: “Yo sé todo lo que haces; he visto tu amor, tu fe, tu servicio y tu paciencia con perseverancia. Y veo tu constante mejoría en todas estas cosas” Apocalipsis 2: 19 (NTV). Dios valora todo el progreso que has manifestado desde el día que decidiste seguir a Jesús, para Él no es en vano todo lo que has renunciado y el servicio que realizas. Por ello te animamos a fortalecerte en el poder de Su fuerza y seguir la carrera que tienes por delante.

Por Neyda Cruz

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El buen dormir

“Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,” Efesios 5:29 (RVR 1960).

¿Alguna vez te has puesto a pensar lo maravilloso que es nuestro cuerpo? Cada órgano tiene una función de gran importancia para nuestro diario vivir. Pero si el cuerpo realmente es tan importante para nosotros ¿lo estamos cuidando adecuadamente? Dios nos dio un cuerpo para que lo cuidemos responsablemente.

Uno de los aspectos que muchas veces olvidamos es el buen descanso, cuán importante es dormir las horas que necesita nuestro organismo para reponer fuerzas, cuando lo hacemos correctamente reflejamos un semblante mucho mas radiante y no requerimos de alimentos altamente calóricos para mantenernos con energía. Te animo a adquirir disciplina en el buen dormir y confiar que el día de mañana también podremos disfrutar de las misericordias de Dios.

Por Neyda Cruz

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Con Dios nunca estás solo

“Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Salmos 139:3-4 (RVR1960).

Sentirse solo aun cuando uno tiene personas alrededor se ha vuelto común en estos días y pareciera que no hay nada que pueda llenar ese vacío; pero no es así, contamos con la compañía de Dios; en Su Palabra dice que Él conoce nuestros caminos e incluso aquello que diremos. Esta es una prueba de que somos importantes para Él y que permanece cerca nuestro.

No tienes que luchar solo y en tus fuerzas, busca refugio en Dios, permite que llene tú vida con Su amor, cree en Su promesa.

“Y él dijo: Mi presencia irá contigo, y te daré descanso.” Éxodo 33:14 (RVR1960).

Por Cesia Serna

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Necesitas un milagro?

A veces enfrentamos situaciones que escapan de nuestras manos y de nuestras fuerzas, por lo que se requiere de un milagro ¿Qué podemos hacer para conseguir uno? Veamos una historia de un hecho milagroso que seguramente nos ayudará en este objetivo:

“Al irse Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, gritando y diciendo: ¡Hijo de David, ten misericordia de nosotros! Y después de haber entrado en la casa, se acercaron a Él los ciegos, y Jesús les dijo*: ¿Creéis que puedo hacer esto? Ellos le respondieron*: Sí, Señor. Entonces les tocó los ojos, diciendo: Hágase en vosotros según vuestra fe. Y se les abrieron los ojos.” Mateo 9:27-30 (LBLA)

La Palabra de Dios nos muestra que dos personas recobraron la vista por un el milagro del Señor. La pregunta que Jesús hizo fue: “¿Crees que puedo hacer esto?”. Cuando queremos recibir algo de parte de Dios debemos acercarnos con FE y responder lo que Él te pregunta: ¿Confías que puedo darte este milagro? ¿Crees que puedo hacerlo?

La fe es la certeza de que recibiremos algo que aún no tenemos ¿Tienes fe en Dios? Te animo a reflexionar sobre esta situación, si aún tienes dudas en tu corazón no te engañes a ti mismo y sé sincero con el Señor, pídele que te ayude a crecer en tu fe. También puedes escribirnos, nos gustaría apoyarte.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En todo

Al final de una reunión, el predicador fue invitado por uno de los hermanos a comer en su hogar.

Por el camino el predicador le preguntó a su anfitrión:

—¿Recuerda usted mi  mensaje?

—Ya lo creo: “Para mí el vivir es Cristo”

—Bien —siguió el predicador— Si yo le preguntara: ¿qué es para usted vivir, qué podría contestarme?

El amigo, caminando a su lado, hizo una pausa. Luego dijo:

—Cuando lleguemos a mi casa usted mismo lo verá.

El predicador, extrañado, no dijo más sobre el asunto. Cuando llegaron a  casa, el amigo del predicador le dijo:

—Suba usted a mi despacho. En tanto subían al primer piso agregó: Soy probablemente el más importante fabricante de zapatos de esta gran ciudad…

Y efectivamente, todo en la casa demostraba que se trataba de alguien muy rico.

Llegando al despacho en cuestión, el amigo abrió la puerta y con su índice señaló la pared tras su escritorio. El predicador vio un cuadro grande con estas palabras:

  1. Dios
  2. Familia
  3. Zapatos

Y sencillamente explicó:

—He aquí mi respuesta, pastor.

¿Cómo se refleja en tu vida Filipenses 1:21: ≪Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia≫?  ¿Entiendes realmente lo que significa?

Vivir para Dios significa que Él tendrá siempre el primer lugar y que todos nuestros pensamientos y acciones estarán dirigidos y enmarcados en el deseo de agradarle. Implica que cumpliremos lo que dice en Marcos 12:30 y que amaremos al Señor con todo nuestro corazón, con toda el alma, con nuestra mente y nuestras fuerzas y no sólo de palabras, sino en acciones.

Muchas veces los problemas que tenemos vienen a raíz de que  perdemos de vista el orden de prioridades y permitimos que nuestro trabajo, familia o amigos estén antes que Dios.

El zapatero de la historia usaba un cuadro que quizás más que adorno era un recordatorio de cuál era el orden de sus prioridades porque humanamente, con los afanes de la vida, olvidamos qué es más importante.

Vivir para Cristo significa que Él estará presente en todas las áreas de nuestra vida, en todo lo que hagamos, en todo lo que somos.

Que todos los días de nuestra vida tengamos presente a Dios como el número uno en  nuestras vidas, como la prioridad más grande, pero no sólo de palabras, sino también  en acciones. Al tener presente a Dios en todo lo que hacemos y somos, podremos amar a nuestra familia y a los que nos rodean como Jesús lo haría, podremos tomar decisiones sabias y vivir de acuerdo a Su voluntad.

¡Revisa tus prioridades!



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Descansar es una terapia…

Cada día enfrentamos una dura batalla en la que a veces perdemos y otras ganamos, pero a pesar de salir victoriosos en diferentes oportunidades podemos cansarnos, sin sentir deseos o entusiasmo por continuar luchando, nos sentimos frustrados o simplemente sin fuerzas. ¿Te ha pasado?

Para empezar es necesario comprender que eres humano, no un súper héroe con poderes sobre naturales, por tanto tienes derecho a cansarte o agotarte por lo duro que ha sido el día. Por esta razón es primordial que te des tiempo para DESCANSAR y después puedas levantarte con nuevas fuerzas.

En esta oportunidad quisiera compartir contigo la historia de un gran hombre de Dios que se cansó después de haber tenido una gran victoria:

“Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse, dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres.

Y echándose debajo del enebro, se quedó dormido; y he aquí luego un ángel le tocó, y le dijo: Levántate, come. Entonces él miró, y he aquí a su cabecera una torta cocida sobre las ascuas, y una vasija de agua; y comió y bebió, y volvió a dormirse.

Y volviendo el ángel de Jehová la segunda vez, lo tocó, diciendo: Levántate y come, porque largo camino te resta. Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.

Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías?”

1 Reyes 19:4-9

Este pasaje muestra la historia de Elías. Fue utilizado por Dios para frenar la idolatría, venciendo a 400 profetas seguidores de Baal, a consecuencia de este hecho la esposa del rey lo buscó para matarlo, pero él escapó y llegó al punto de no querer vivir ¿Elías tenía miedo a una mujer después de haber derrotado a 400 hombres? No, no era miedo o cobardía, sino cansancio.

El Señor sabía el estado en el que se encontraba Elías por lo que no escuchó sus palabras, sino que le permitió descansar, lo alimentó, el profeta durmió y Dios volvió a alimentarlo hasta que recuperó sus fuerzas. Posteriormente a esta terapia le preguntó: ¿Qué haces aquí?

Cuando estamos cansados o frustrados podemos tener pensamientos equivocados; podemos creer que ya no podemos más, que no somos capaces o que es demasiado para nosotros, pero esto no es así. Si te encuentras débil por las luchas que has tenido o agotado por el desierto que estás enfrentado, necesitas descansar.

Te animo a entregar tus fuerzas al Señor para que cuide de ti, pero no te rindas, aún tienes un largo camino por recorrer



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Más que una canción…

Muchos dicen que mentimos más cuando cantamos alabanzas ¿Por qué? Lo que pasa es que las canciones expresadas a Dios dan honra, obediencia y valor a su nombre; lo que en la mayoría de nuestros actos no demostramos. Existe una canción en particular que me encanta, una parte de la letra dice:

Te daré lo mejor de mi vida
Te daré lo mejor cada día
Será mucho más que una canción
Mi obediencia es mi mejor adoración.

¿Cuántas veces hemos cantado este tipo de canciones con todas nuestras fuerzas? Tal vez hasta te has quebrantado al expresarla, pero antes de hacerlo deberíamos reflexionar si realmente estamos dándole lo mejor a Dios cada día, si le estamos brindando adoración con nuestra obediencia, ¿no lo crees?

“El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.” Salmos 50:23 (RVR 1960)

Alabar es expresar admiración y reverencia, es hablar bien de alguien. En este sentido, brindar alabanzas al Señor no solamente se trata de cantar, sino de darle la gloria a Dios con todo lo que somos. Cuando actuamos bien damos lugar a que las personas que nos rodean puedan admirar y reverenciar a Dios a causa nuestra.

Por ejemplo, cuando aquellos que estaban involucrados en una adicción o en un pecado se arrepienten y cambian, o cuando las personas observan que eres un hombre o una mujer diferente por ser íntegro o generoso, se sorprenden y comienzan a ofrecer honor al Señor.

Este tiempo te animo a cantar al Señor solamente palabras de verdad; examina tu vida y ordénala, que tú seas una demostración de honor a su nombre.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres importante para mí?

¿Eres responsable en todos tus compromisos? Por ejemplo: Imagina que tienes una entrevista de trabajo, una cita o una reunión con tu docente por las calificaciones que obtuviste, seguramente estarías puntual aunque se te presenten varios obstáculos en el camino porque es algo relevante para ti.

Así sucede con todo lo que nos parece importante o con alguien que es valioso para nosotros, nos esforzamos en invertir tiempo y fuerzas.

La pregunta que quisiera hacerte es ¿Qué tan importante es el Señor en tu vida?

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:11-12

Los discípulos de Jesús arriesgaban sus vidas al predicar de Cristo, muchas veces eran perseguidos, torturados, encarcelados, golpeados o apedreados, pero ¿Sabes por qué seguían adelante? Para ellos lo principal no era su vida, sino alcanzar el propósito de Dios aunque esto significara morir.

Lamentablemente en este tiempo muchas personas han abandonado al Señor simplemente por algo insignificante, ya sea porque alguien los trató mal, vieron a un cristiano dar mal testimonio, porque el pastor o los líderes no lo saludaron ¿Dónde está el compromiso?

A inicios del año nos comprometemos con Dios para orar, leer la Biblia o ir a la iglesia, pero no dedicamos tiempo ni fuerzas en cumplirlo. Tampoco asumimos responsabilidad en el servicio que realizamos en la iglesia porque no es tan relevante para nosotros; es tan fácil dejar de asistir por el futbol, una película u otro factor más importante para nosotros.

Recuerda que el primer mandamiento del Señor es que Él sea el más importante en tu vida; si no fuera el caso entonces no estás en su voluntad. Te animo a pedir al Señor que cambie tu corazón, que Él sea valioso para ti más que tú vida misma, porque de esta manera vivirás un evangelio genuino.

¿Eres alguien comprometido?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Provisión de Dios

A lo largo de la historia del pueblo de Israel, podemos ver que el Señor suplió sus necesidades, tanto físicas como espirituales.

Cuando estuvieron en el desierto, su ropa y calzados no envejecieron, tampoco les faltó el alimento diario. Al llegar a la tierra prometida encontraron cultivos, viñedos y olivares, además de las ciudades ya construidas; tenían todo lo que pudieran requerir.

Así como el Señor suplió las necesidades de Su pueblo en el pasado, lo hace en el presente y de hecho lo seguirá haciendo, Su Palabra lo dice en Mateo 6: 25-26:

“»Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse. ¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa? Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?” (NTV).

Esta promesa nos da la seguridad de que siempre podemos contar con la provisión divina, recordar cómo Dios nos proveyó en el pasado, nos da esperanza y también fuerzas para mirar hacia el futuro.

Si hoy te encuentras con dificultades, te animo a clamar al Señor y a creer en Su Palabra.

Por Cesia Serna

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No dejes de luchar!

El señor y la señora Curie trabajaron durante muchos años con paciencia disolviendo toneladas de materia en busca de la misteriosa sustancia a la que su ciencia los guiaba.

Cuentan que en cierta ocasión Pierre Curie dijo a su esposa con visible desaliento: Quizá lo que nosotros buscamos será hecho dentro de un siglo, pero parece no ser obra de nuestro tiempo.

La señora Curie respondió que sería una gran lástima si tal descubrimiento tardara otro siglo, pero con todo – dijo – no dejaré de trabajar en él mientras viva.

Y una noche sucedió algo maravilloso. Toda la tarde habían estado cuidando a un hijo enfermo cuando este por fin se durmió Marie Curie dijo a su marido: ¿Qué te parece si bajamos al laboratorio por un rato? Y tomados de la mano así lo hicieron.

– No enciendas las lámparas- dijo ella en el momento en el que daban vuelta la llave – ¿Te acuerdas que me dijiste que el radio sería una luz de un hermoso color?

Tan pronto como abrieron la puerta quedaron asombrados ante la visión de una luz azul que iluminaba su mesa. Incapaces de hablar permanecieron unos instantes  agarrados uno del otro con asombro y se sintieron completamente recompensados por los años de esfuerzos desalentadores, la pobreza y el ridículo que  ambos había compartido con infatigable tenacidad.

La perseverancia había tenido su premio, el radio era por fin una realidad y en 1903, Pierre Curie y su esposa Marie Curie, pioneros en los estudios de radiactividad,  fueron galardonados con el Premio Nobel de Física, además de otros reconocimientos.

Es probable que al igual que los esposo Curie, vengas intentando y luchando por algo en  lo que crees, que estés peleando por salir de la crisis financiera, por iniciar un nuevo negocio, que estés tratando de salvar tu familia o que te  encuentres enfrentando una enfermedad y hasta este momento no has visto los frutos de tu esfuerzo.

Todos nos desanimamos cuando llevamos mucho tiempo luchando por algo y no parece dar frutos, por el contrario, pareciera que todo sale mal. Sin embargo, Dios siempre recompensa el esfuerzo de aquellos que lo aman y honran, de quienes luchan incansablemente.

La historia de Pierre y Marie Curie no es la única de años de lucha que terminaron siendo recompensados. ¿Cuál es tu batalla?

“También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia. Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación. Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor”. Romanos 5: 3- 5 (NTV)

No importa cuánto tiempo vienes intentando algo o lo difícil o frustrante que ha sido el año que ha finalizado, este nuevo año podrías ver el fruto de todo tu esfuerzo, de la batalla que has estado peleando. Dios bendice  y fortalece a quienes perseveran y guardan sus mandamientos, Él renovará tus fuerzas.

“En cambio, los que confían en el Señor encontrarán nuevas fuerzas; volarán alto, como con alas de águila. Correrán y no se cansarán;  caminarán y no desmayarán”. Isaías 40:31  (NTV)

¡No te rindas, acaba de empezar un nuevo año y con él nuevas oportunidades!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend