guardaespaldas Archives | CVCLAVOZ

All posts in “guardaespaldas”

Lugares

Lugares comunes. Lugares preferentes. Lugares inolvidables. Cosas maravillosas o terribles tuvieron lugar. Ese no es tu lugar. Mi lugar en el mundo. No hay más lugar. Yo no haría eso si estuviera en tu lugar

Algunos especialistas sugieren que el verdadero origen de la palabra lugar se encuentra en la lengua romance y significa “pequeña población establecida en el claro de un bosque”. Eso me pareció sumamente atractivo y me propuse explorar algunos diversos lugares que conozco.

El lugar de la soledad. Me tomó años reconocerlo y acostumbrarme a su paisaje reposado y algo lejano. No es un sitio fácil. No tiene buena reputación para la mayoría y te suelen recomendar que no te quedes a vivir ahí. Pero hallé parajes felices en su territorio y adquirí el hábito de permanecer allí horas. Y días a veces.

Ese no es mi lugar. He ido reconociendo muchos sitios que no son ya más mi lugar. La chimuchina, el ruido de motores, tubos de escape, televisores y músicas a todo volumen, gente hablando a gritos en bares y aeropuertos. Los estadios, los conciertos multitudinarios, las marchas, las fiestas concurridas.

Estate en tu lugar. Hay sitios en las instituciones cristianas donde no puede entrar el pueblo. A través de largos pasillos y puntos de seguridad se llega a un pequeño living al que sólo tienen acceso los guardaespaldas y los allegados del poder. Sólo para personas VIP. El domingo a la noche el líder había predicado acerca del amor de Dios para el mundo. Esto es real. Lo viví en una mega iglesia en una ciudad sudamericana hace tres o cuatro años.

No hay lugar. Porque llegamos tarde. No teníamos gente conocida que nos diera una credencial para entrar. Sólo cupieron personas recomendadas por el jefe, parientes con ventaja, gente bonita que no desentona, de color grato a la vista y bien vestidos.

Cosas maravillosas y terribles tuvieron lugar. A veces me siento tentado a escribir unas memorias de mi largo peregrinaje por tierras evangélicas. He presenciado maravillas del amor, la renuncia y la pasión por el mundo. He presenciado y oído historias horribles perpetradas por personas que predican el amor de Jesús. Pero me dicen: Yo no haría eso si estuviera en tu lugar. Se tendrán que relatar entonces en voz baja en oscuros tabucos a los cuales algunos noctámbulos se autoconvocan movidos por la bronca, la tristeza y el desamparo, tarde en la noche.

El rescate

La película titulada “Hombre en llamas” relata la vida de John Creasy, un ex agente de la CIA con problemas de alcoholismo que es contratado para ser el guardaespaldas de una niña. La historia se desenvuelve en México, cuya población vivía atemorizada por la ola de secuestros a los hijos de familias acaudaladas.

Al principio parecía que todo estaba bien, pero un día al regresar de unas clases de piano, ocurrió un altercado con unos delincuentes que los habían estado siguiendo. Después de una violenta balacera que dejó a John  gravemente herido, se llevaron a la niña. Posteriormente, un intento de rescate organizado por la policía terminó muy mal y acabó con las esperanzas de sus afligidos padres.

John no había terminado de sanar sus heridas cuando se enteró de lo que había ocurrido, pero aun así se comprometió a recuperar a la niña y dar con los autores. Con la ayuda de varias personas logró adentrarse hasta el fondo de la organización criminal, eliminando a varios malhechores y desenmascarando a otros involucrados.

Al final, logra llegar a un acuerdo con los captores de la niña: Ellos la entregarían si a cambio se quedaba él en su lugar. John Creasy aceptó el trato e hicieron el intercambio. La niña por fin regresaría a casa y el guardaespaldas quedaría cautivo.

La película es la adaptación de una novela, pero el final muestra uno de los actos más valerosos que jamás ha existido: “Dar la vida por otro.” ¿Acaso hay alguna acción más hermosa que esa?, ¿Puede haber muestra de amor más grande que entregar la vida por voluntad propia, a cambio del bienestar de otra?

Algo similar pasó hace mucho tiempo. Todo hombre estaba cautivo del pecado y destinado a morir, Ezequiel 18:20 dice: “El alma que pecare, esa morirá” Versión Reina-Valera 1960. Nadie podía salvarse del castigo de sus pecados, pero Dios mostraba sus intenciones de rescatar a la humanidad enviando mensajeros y profetas para dar a conocer sus planes.  Zacarías 9:9 dice: “Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” Versión Reina-Valera 1960

El rescate anunciado muchos años antes comenzaría el día que Jesús entraba sentado en un pollino a Jerusalén y culminaría unos días después, con su muerte en la cruz del calvario y su resurrección triunfante sobre la muerte. Esta no es una novela,  un cuento o una simple historia, es algo que realmente ocurrió y que debe llenarnos de alegría. Ahora somos libres por ese sacrificio.

El rescate aún puede salvar a miles de personas. Es Dios el que abre las rejas y quiebra los grilletes para darnos libertad, pero es decisión de cada uno el aceptar lo que Él hizo y salir de esa prisión.

“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos…” 1 Timoteo 2:5-6 Versión Reina-Valera 1960

Recordemos con especial alegría el sacrificio de amor que Dios hizo al enviar a su Hijo amado para rescatarnos de nuestro cautiverio.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend