infierno Archives | CVCLAVOZ

All posts in “infierno”

¿Mentiras blancas? 1

¿Mentiras blancas?

Con el pasar del tiempo la sociedad ha minimizado ciertos aspectos que solamente pueden traernos terribles consecuencias; por ejemplo,  seguramente escuchaste el término de “mentiras blancas o piadosas”.

La palabra de Dios dice: “Seis cosas hay que odia el Señor, y siete son abominación para El: ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente,
un corazón que maquina planes perversos, pies que corren rápidamente hacia el mal,
un testigo falso que dice mentiras, y el que siembra discordia entre hermanos
.” Proverbios 6:16-19 (LBLA)

¿Existe algo que Dios odia? La respuesta es sí, son siete cosas que no solamente odia sino que aborrece y están expuestas claramente en las escrituras. En esta lista se encuentra la “lengua mentirosa”; no importa si se trata de una mentira con buenas intenciones, simplemente toda mentira es desagradable para el Señor.

Pero los cobardes, incrédulos, abominables, asesinos, inmorales, hechiceros, idólatras y todos los mentirosos tendrán su herencia en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” Apocalipsis 21:8 (LBLA)

Decir mentiras tiene consecuencias, para empezar nos separarán de Dios y de su bendición. Este pasaje es bastante duro y pareciera que la mayoría no entrará al cielo, pero recuerda que es para aquellos que no se arrepienten y continúan practicando algo desagradable para Dios.

¿Cómo estás en esta área? Si te has identificado y eres alguien que ha dicho mentiras sin tomar en cuenta la gravedad del asunto, te animo a acercarte al Señor y confesar tu pecado. Recuerda que Dios te ama y te ayudará a cambiar si estás dispuesto.

¡No te pierdas las grandes bendiciones del Señor por pequeñas cosas!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué dice la Biblia acerca de la muerte? 2

¿Qué dice la Biblia acerca de la muerte?

En la Biblia se habla de dos tipos de muertes: la primera es la muerte física y la segunda es la muerte espiritual. Ambas son diferentes y por esa razón hay que aprender a distinguir a cuál de ellas se refiere un pasaje bíblico en particular.

Muerte espiritual

Esta muerte se refiere a la separación espiritual entre Dios y los hombres. La Biblia dice que esta muerte viene a causa de nuestros pecados (Romanos 6:23) ya que estos nos alejan de nuestro Creador. La muerte espiritual tiene al infierno como consecuencia, y por esta razón en la Biblia se nos advierte que no temamos a quien destruye el cuerpo, sino el alma (Mateo 10:28) Sin embargo, Jesús murió en nuestro lugar y con su sacrificio creó un camino que nos lleva hacia Dios. Él dijo: «Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá≫ (Juan 11:25 RVC). Es decir, que si aceptamos a Jesús y seguimos sus preceptos, aunque dejemos de existir en esta tierra, tendremos vida eterna después de la muerte física. Y esta vida eterna que Cristo otorga no es cualquier vida: es una muy especial preparada para nosotros (John 14:1-4).

Muerte física

La Biblia deja en claro que los seres humanos no fuimos creados para permanecer eternamente en la Tierra (Génesis 3:19). La muerte física es como una especie de transición que sirve para que podamos ir al lugar eterno que hemos elegido: el cielo o el infierno. Ahora, esto no quiere decir que debemos buscar la muerte con tal de pasar a la vida eterna. Cuándo y cómo se termina nuestra existencia en este planeta es decisión de Dios: Él nos dio la vida y sólo Él tiene derecho a quitárnosla (1 Samuel 2:6). En el tiempo que nos concede debemos hacer buen uso de esa vida y vivir de acuerdo a sus preceptos y cumplir el propósito para el cual fuimos creados.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Versículos bíblicos para leer en funerales 3

Versículos bíblicos para leer en funerales

Los funerales suelen ser tristes y dolorosos, pero también son momentos oportunos para brindar consuelo y esperanza. La Biblia nos dice que la muerte no es el final, que es una transición para vivir nuestro verdadero destino: la eternidad. Estos son algunos versículos bíblicos que hablan acerca de la muerte y la esperanza que tenemos con Cristo.

Génesis 3:19 (NTV)

«Con el sudor de tu frente obtendrás alimento para comer hasta que vuelvas a la tierra de la que fuiste formado. Pues fuiste hecho del polvo, y al polvo volverás.»

Salmos 23:1-4 (RVR1960)

«Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento.»

Salmos 48:14 (RVC)

«¡Éste es nuestro Dios, ahora y para siempre! ¡El Dios nuestro nos guiará más allá de la muerte!»

Salmos 116:15 (RVR1960)

«Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos.»

Eclesiastés 3:1-4 (TLA)

«En esta vida todo tiene su momento; hay un tiempo para todo:

Hoy nacemos,
mañana morimos;
hoy plantamos,
mañana cosechamos;
hoy herimos,
mañana curamos;
hoy destruimos,
mañana edificamos;
hoy lloramos,
mañana reímos;
hoy guardamos luto,
mañana bailamos de gusto.»

Isaías 25:8 (NTV)

«¡Él devorará a la muerte para siempre! El Señor Soberano secará todas las lágrimas y quitará para siempre los insultos y las burlas contra su tierra y su pueblo. ¡El Señor ha hablado!»

Mateo 5:4 (RVR1960)

«Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.»

Juan 16:22 (NVI)

«Lo mismo les pasa a ustedes: Ahora están tristes, pero cuando vuelva a verlos se alegrarán, y nadie les va a quitar esa alegría.»

Romanos 6:23 (TLA)

«Quien sólo vive para pecar, recibirá como castigo la muerte. Pero Dios nos regala la vida eterna por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.»

Romanos 8:31-39 (PDT)

«¿Qué podemos decir de todo esto? Si Dios está a nuestro favor, nadie podrá estar contra nosotros. Dios mostró su favor hacia nosotros hasta tal punto que dio a su propio Hijo para que muriera por nosotros. Siendo así, ¿cómo no nos va a dar, junto con él, todo lo que tiene? ¿Quién podrá acusar al pueblo que Dios ha elegido? Dios es el que nos aprueba. ¿Quién va a condenarnos? Cristo fue quien murió por nosotros y además resucitó. Ahora Cristo está sentado a la derecha de Dios y está rogando por nosotros. ¿Podrá algo separarnos del amor de Cristo? Ni las dificultades, ni los problemas, ni las persecuciones, ni el hambre, ni la desnudez, ni el peligro ni tampoco la muerte. Así está escrito:

“Por ti estamos siempre en peligro de muerte, nos tratan como si fuéramos ovejas que van al matadero.”

Más bien, en todo esto salimos más que victoriosos por medio de Dios quien nos amó. Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los poderes diabólicos, ni lo presente, ni lo que vendrá en el futuro, ni poderes espirituales, ni lo alto ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada podrá separarnos del amor de Dios que se encuentra en nuestro Señor Jesucristo.»

Romanos 14:7-9 (RVR1960)

«Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí. Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Porque Cristo para esto murió y resucitó, y volvió a vivir, para ser Señor así de los muertos como de los que viven.»

1 Corintios 15:20-23 (PDT)

«Pero en realidad Cristo ha resucitado y fue el primero de todos los que serán resucitados de la muerte. Así como la muerte llegó a la humanidad por medio de un hombre, también por medio de un hombre llega la resurrección. Así como Adán trajo la muerte a todos, Cristo nos traerá vida a todos nosotros. Pero todos deben ser resucitados en cierto orden. Primero fue Cristo y luego, cuando Cristo regrese, serán resucitados también los que pertenecen a él.»

1 Corintios 15:54-57 (TLA)

«Cuando esto suceda, se cumplirá lo que dice la Biblia:

“¡La muerte ha sido destruida! ¿Dónde está ahora su victoria? ¿Dónde está su poder para herirnos?”

El pecado produce la muerte, y existe porque hay una ley. ¡Pero gracias a Dios, podemos vencerlo por medio de nuestro Señor Jesucristo!»

2 Corintios 5:6-8 (RVA-2015)

«Así vivimos, confiando siempre y comprendiendo que durante nuestra estancia en el cuerpo peregrinamos ausentes del Señor. Porque andamos por fe, no por vista. Pues confiamos y consideramos mejor estar ausentes del cuerpo, y estar presentes delante del Señor.»

Apocalipsis 2:10 (TLA)

«No tengas miedo de lo que vas a sufrir. El diablo meterá a algunos de ustedes en la cárcel, para ver si en verdad confían en mí. Durante algún tiempo, ustedes tendrán muchas dificultades; pero si confían en mí hasta la muerte, yo les daré como premio la vida eterna.»

Apocalipsis 14:13 (NVI)

«Entonces oí una voz del cielo, que decía: “Escribe: Dichosos los que de ahora en adelante mueren en el Señor”. “Sí —dice el Espíritu—, ellos descansarán de sus fatigosas tareas, pues sus obras los acompañan”.»

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Un poco de claridad 4

Un poco de claridad

Volvamos a este asunto de la ayuda y de la ministración para los creyentes. Sobre el ochenta por ciento – un número conservador – del contenido de los libros, artículos y programas de los medios de comunicación del rubro tratan con los problemas y necesidades que tienen las personas que (según el discurso predominante) han encontrado la victoria, la vida abundante o la libertad en Cristo.

Esa es la ironía: los más necesitados parecen ser los que han gustado el don de la salvación. Así que estamos obligados a preguntar de qué se ha salvado la gente que dice que se ha salvado. Si es solamente de un futuro fuego del infierno no queda muy claro qué continúan haciendo en el mundo los que han recibido a Cristo. Si se trata solamente de salvarse del incendio, ¿cuál es el sentido de seguir enfrentándose con los peligros y tentaciones de una existencia terrenal insegura y compleja?

Entonces habría que preguntarse si la obra de Cristo tiene que ver con algo más que la felicidad y el bienestar personal. Porque en la vida presente tales dones no están garantizados. Vivir es adverso las más de las veces. Las relaciones más importantes se resienten y se quiebran. La salud del cuerpo es no pocas veces precaria. Hay pobreza, violencia, maltrato y abuso, crimen, corrupción, destrucción ambiental y todo eso en nuestro mundo cotidiano.

Si uno viniera de una galaxia distante y revisara el contenido de la literatura y los medios cristianos de comunicación concluiría que ser cristiano no difiere mucho de quien no lo es. La diferencia estaría solamente en la práctica del culto y de la iglesia.

Así que tendríamos que asumir una de dos: a) la vida, sea uno cristiano o no, es complicada y no pocas veces desagradable y de lo que hay que ocuparse no es tanto de la propia felicidad sino de mejorar el mundo en el que vivimos; o b) el cristianismo no es tan increíble como se dice y los cristianos tienen que pasar la mayor parte del tiempo sanando de dolencias físicas y espirituales y protegiéndose de sus debilidades hasta que por fin puedan llegar al cielo tan anhelado. En este último caso habría que quitar del discurso evangelístico eso de la vida abundante, la paz y la libertad.

Un poco de claridad ayudaría bastante. Me parece.

El demonio en él… 5

El demonio en él…

Cuando vemos noticias como la de la familia de Colorado, donde la esposa estaba embarazada y el esposo la mató, no solo a ella, también al bebé aún no nacido y a las dos hermosas niñas que tenían 3 y 4 años…no podemos pensar otra cosa sino que se dejó llevar por el demonio.

Porque normalmente uno piensa que todo ser humano debe tener algo de bueno. Pero en el caso de este degenerado, no puedo yo encontrar nada bueno. Tan cínico y prepotente. Quiso engañar al mundo.

La verdad es que cuando lo vi haciendo las declaraciones de que si alguien sabía del paradero de su familia, a mi no me convenció. De hecho yo no sentí ninguna emoción y me pareció casi ridículo que ni siquiera se refería al embarazo de su esposa.

Creo que a todo el mundo le tiene que haber pasado lo mismo. No le creímos y por eso lo pudieron detectar como el homicida muy rápidamente.

Alguien hizo el comentario de que si alguien quería saber cómo era la cara del diablo, lo miraran a él.

Y es cierto. Nuestras mentes pueden divagar, pueden cruzarse diversos tipos de pensamientos en ella, pero la mayoría sabemos controlar los pensamientos negativos o contaminados con tanto que ocurre en el mundo. Hemos visto innumerables casos de supuestos buenos esposos que terminan haciendo actos aborrecibles.

Perdieron el control, y más importante aún, perdieron el temor del infierno. Hay gente que cree que el infierno no existe. Perdón, ¿no saben que la Biblia no miente? Por supuesto que existe el infierno y todos los que se dejen dominar por el demonio terminarán en él.

Los invito a que oremos por la familia de Shannan y por las almas de ella y sus criaturas, para que Dios las reciba en amor y les de paz y conformidad a sus familiares.El demonio en él… 6

Seguir creyendo 7

Seguir creyendo

¿Cómo se hace para seguir creyendo en Dios en un mundo violento, con guerras, torturas, muertes, abusos de todo tipo? … ¿Dónde está Dios?

(Pregunta de un periodista argentino al sociólogo jesuita Gustavo Morello)

Como ocurre con la mayoría de los cristianos frente a esta interpelación, el entrevistado ensaya una defensa de Dios: “Yo creo, y aquí dejo de ser sociólogo por un rato [como sociólogo, ¿no creería lo mismo?], que Dios está presente ahí mismo, sosteniendo a las víctimas, crucificado nuevamente en esas injusticias.” La teología tradicional encuentra siempre versículos y razonamientos para justificar a Dios por lo que sucede en el mundo.

La duda me obliga a revertir la cuestión: ¿Cómo hace Dios para seguir creyendo en la gente en un mundo violento, con guerras, muertes, abusos de todo tipo? ¿Dónde está la gente buena? Esta pregunta entraña no una defensa sino una profunda perplejidad frente a Dios: a pesar de todo, ¿no siente que ha fracasado en su proyecto con la humanidad? Hay un verso en la canción “Si volvieran los dragones” de Fito Páez que propone esa mirada: Si en los escombros de la revolución / creciera el árbol verde del placer / y las catedrales se cansaran de ser / ruinas del fracaso de Dios

Este espacio no está dedicado a edificar creyentes ni se propone polemizar infructuosamente con una audiencia quisquillosa por lo que planteo la cuestión sin otro fin que interpretar el sentimiento que mucha gente tiene frente al problema.

Los cristianos se consuelan con el pensamiento de que al final Dios va a tener una gloriosa y épica victoria, el enemigo y los malos arderán en el infierno y los pocos buenos que se salven gozarán de sus bendiciones eternamente. Este resultado, si fuera rigurosamente cierto, satisface en el mundo presente a unos mil doscientos millones de seres humanos. Unos seis mil trescientos millones de seres humanos se quedan afuera – o en el infierno. Si la victoria final de Dios ocurriera esta noche y siguiendo una lógica estrictamente humana uno se preguntaría cómo esto es una victoria. Otro argumento presentado es que todo es plan de Dios haciendo aún más indefendible el caso de Dios en un mundo descreído.

O bien se queda uno en su perplejidad o se consuela con el verso aquel, Muchos son los llamados y pocos los escogidos. “Y yo gracias a Dios [pensarán muchos cristianos bienintencionados] estoy entre los escogidos.”

En el ínterin, uno sigue saludando respetuosamente la persistente fe de Dios en nuestra especie.

5 mitos que crees sobre el infierno

No hay libro que haya superado a la Biblia en ventas en todo el mundo; no obstante, esto no confirma que sea el más leído. Es más, las personas tienden a creer en lo que suponen que está en la Biblia y no recurren a la misma fuente para confirmar sus hipótesis. Por ejemplo, hasta la actualidad hay quienes piensan que Adán y Eva pecaron tras comer una manzana, que una ballena tragó a Jonás, que todos los ángeles tienen alas y aureolas, que Satanás tiene cuernos y cola, que existen 7 pecados capitales, que 3 reyes magos fueron a visitar a Jesús, y otros mitos que no están en la Biblia. (Para mayor información sobre este tema, leer el artículo 6 mitos que crees que están en la Biblia). La conjetura no solo ha afectado a las historias bíblicas, sino también a algunos versículos. (Para mayor información sobre este tema, leer el artículo 3 frases que crees que están en la Biblia, pero no lo están). Probablemente, uno de los temas que tiene más mitos es el infierno; éstos son algunos de ellos.

1. El infierno es una fiesta.

Tal vez sea como broma, pero algunos dicen que no les importa ir al infierno porque allí estarán con todos sus amigos y celebrarán juntos. Esta afirmación no puede estar más lejos de la verdad. Mateo 13:41-42 dice que en el infierno es un lugar tan terrible que hace que sus habitantes griten y crujan los dientes de dolor. Esto desmiente por completo la creencia de que el infierno será una fiesta.

2. Satanás y los demonios reinan en el infierno.

El mito de que el infierno es el lugar de gobierno de Satanás es creído por millones de personas; no obstante, esto es erróneo. Mateo 25:41 (DHH) dice: “Luego el Rey dirá a los que estén a su izquierda: Apártense de mí, los que merecieron la condenación; váyanse al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.” Esto quiere decir que el infierno no es el reino del diablo, sino el lugar que Dios preparó para él y sus demonios.

3. Las personas que van al infierno son atormentadas por Satanás y los demonios.

A través de la historia han existido representaciones, sobre todo en el arte, donde se muestra a personas siendo atormentadas por Satanás y los demonios en el infierno. Sin embargo, no hay ningún pasaje en la Biblia que confirme esta creencia; todo lo contrario, las Escrituras indican que el infierno es el castigo eterno para el diablo, los demonios y todos aquellos que decidieron rechazar a Dios.

4. Las personas buenas no van al infierno.

No se puede ir al cielo solo por creer que se es buena persona. Romanos 3:23 (TLA) dice: “Todos hemos pecado, y por eso estamos lejos de Dios.” Como seres humanos pecamos todos los días, ya sea con nuestras acciones o pensamientos. Es más, Marcos 10:18 dice que el único bueno es Dios. El pecado es el que nos distancia de Dios, pero Jesús pagó por nuestras culpas y gracias a su muerte y resurrección, cualquier persona tiene acceso a Dios. Diversos versículos en la Biblia explican que quien se arrepiente y confiesas sus pecados, cree en Jesús y obedece sus mandamientos tiene la oportunidad de vivir eternamente con Él.

5. Una vez estando en el infierno se puede salir de allí.

Cada segundo es una oportunidad para comenzar una nueva vida con Dios. Mientras estamos con vida podemos arrepentirnos y recibir salvación, pero una vez que morimos ya no tenemos esa libertad. La Biblia dice que el cielo y el infierno son eternos. Después de ellos no existe nada más; es decir que no se puede cambiar el destino una vez que se llega allí. Este hecho debería darnos esperanza y consuelo, pues significa que si seguimos con vida es porque Cristo continúa brindándonos oportunidades de salvación. Lo único que tenemos que hacer es aceptar su regalo y vivir de acuerdo a su plan; y no hay nada en la Tierra que sea mejor que lo que Él tiene preparado para nosotros.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Mentira la verdad 8

Mentira la verdad

La red social Facebook instituyó unos signos que permiten al usuario hacer saber a la audiencia su sentimiento respecto de una publicación: Me gusta, No me gusta. Reflexionemos en estos sentimientos expresados así: Que algo me guste o no me guste no significa que sea verdad; es simplemente una expresión emocional de complacencia o desagrado. Ambas calificaciones serían simplemente un inofensivo inventario de los efectos que un tema puede producir en el plano de los sentimientos.
Pero la época que vivimos es única. Como en ningún otro momento de la historia humana se ha cambiado pensamiento por sentimiento y verdad por opinión. Es uno de los más devastadores genocidios perpetrados por la masa: la destrucción a granel del pensamiento crítico. Si cierta publicación obtiene, digamos, 53.876 Me gusta en las siguientes 24 horas de su aparición en la red adquiere la apariencia de verdad, de hecho de la causa, de evidencia irrebatible. Es una estadística que refleja, a juicio de la clientela social, una verdad sociológica innegable.
Tal es la fuerza de la manito con el pulgar hacia arriba o hacia abajo, que un lector airado por los contenidos de cierto artículo mío escribió al pie del mismo: “¡Le quité el Me gusta a su página!”, enviándome así (a su parecer) al círculo final del infierno de La Divina Comedia. Me hace recordar a aquella gente que oía la radio cristiana de la cual yo era ejecutivo de Relaciones Públicas que “castigaba” a la emisora dejando de pagar su aporte de dinero mensual si colocaba música no agradable a sus oídos.
Si bien el calificativo que comento puede ser útil para graduar la relevancia o interés que cierta publicación tenga en la red, expone a sus usuarios a que un arrollador caudal de estupidez y banalidad se convierta en verdad sociológica por la cantidad de Me gusta que obtiene.
Una buena parte de lo que se encuentra en la red no merece un minuto de serio análisis. Es impresentable que una propuesta consistente, un argumento esmerado, un temperado ejercicio de la palabra quede al veleidoso arbitrio de un pulgar hacia arriba o hacia abajo y que la belleza de pensar y dialogar se vaya al tacho de la basura.

Aprovecha tu vida y tiempo 9

Aprovecha tu vida y tiempo

“Tú has determinado la duración de nuestra vida. Tú sabes cuántos meses viviremos, y no se nos concederá ni un minuto más.” Job 14:5 (NTV)

Todos estábamos en casa a punto de cenar, de repente entró una llamada al celular de mamá. En ese momento me di cuenta que algo estaba ocurriendo porque su rostro y voz empezaron a cambiar. Una vez que colgó nos dijo que el hijo mayor de su mejor amiga había fallecido. Por unos segundos quedé en shock, no lo podía creer, no hace mucho había hablado con él y lo veía tan bien y lleno de salud. Tenía 18 años.

Esta noticia y otros mensajes que recibí la semana pasada, de personas desconsoladas sin tener una explicación del porqué sus seres queridos tuvieron que morir, me llevaron a reflexionar sobre la vida y el tiempo que estaremos en este mundo.

Lo cierto es que no sabemos cuándo partiremos, pero habrá un día en que lo haremos. Allí estaremos delante de Dios y rendiremos cuentas de todos nuestros actos. Moisés en su oración le decía al Señor: “Enséñanos a entender la brevedad de la vida, para que crezcamos en sabiduría.” Salmos 90:12 (NTV)

Cuán importante es vivir sabiamente, porque ninguno de nosotros sabe la cantidad de días que le queda, ni qué puede ocurrir horas después. El salmista David decía: «Señor, recuérdame lo breve que será mi tiempo sobre la tierra. Recuérdame que mis días están contados, ¡y cuán fugaz es mi vida! Salmos 39:4 (NTV)

Saber que la vida es breve es razón suficiente para vivir y disfrutar de nuestros seres queridos, amar lo que hacemos y ser felices con todo lo que nos rodea. Pero sobre todo, nuestra prioridad debe ser vivir bien delante de Dios, porque de todo lo que hagamos en esta vida un día le daremos cuentas. (Eclesiastés 11:9)

Quizás hasta hoy has desperdiciado tu vida estando enojado con la persona que te lastimó, trabajando más de lo necesario, estando lejos de la familia y sobre todo alejado de Dios. Hoy te animo a que reflexiones acerca de la vida que tienes y tomes decisiones sabias para no desperdiciar más tu vida. Nada es más importante que Dios y tu familia, dedícales tiempo.

Si estás lejos de Dios no esperes a mañana para volver a sus pies, ni dejes de ponerte a cuentas con tu prójimo si necesitas hacerlo.

Y si aún nos has recibido a Jesús en tu corazón como tu Señor y Salvador, hazlo ahora mismo. Dile: “Señor Jesús yo (tu nombre completo) reconozco que soy pecador, pero hoy me arrepiento y te pido perdón por cada uno de mis pecados. Necesito de ti y sé que sólo tú puedes darme una nueva vida. En este día te acepto como mi único Señor y Salvador de mi vida, te pido que entres y tomes control de todo mi ser. Por favor, escribe mi nombre en el libro de la vida y gracias por esta salvación tan grande que hoy has dado a mi vida. Amén.”

¡La vida es pasajera, aprende a vivir sabiamente!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Alguien necesita oír de Jesús 10

Alguien necesita oír de Jesús

Charlie Frederick Peace fue un hombre nacido en Inglaterra en el año 1830. Lamentablemente, después de haber sufrido un accidente industrial, cuando era niño empezó una vida de delincuencia que lo llevó a un final fatal.

En 1854 fue encontrado culpable de múltiples robos y condenado a cuatro años de trabajos forzados. Poco después de salir de prisión se fue a la ciudad de Manchester en la que perpetró un asalto hiriendo terriblemente a un oficial de policía. Al ser capturado fue condenado a seis años. Con todo esto Charlie no aprendió la lección porque al salir volvió a la vida criminal, y fue nuevamente arrestado y condenado a ocho años.

En el año 1876 cuando ya estaba una vez más fuera de la cárcel, cometió un asesinato contra su vecino. Esta vez huyó a Londres para esconderse, pero la necesidad lo llevó a robar varias veces hasta que por fin fue detenido en 1879.

Durante el juicio Charlie Peace decidió confesar todos sus crímenes. El juez lo sentenció a morir ahorcado.

Según relata el libro de Harry Brodribb Irving titulado “Delincuentes Notables”, un día antes de su ejecución Peace recibió la visita de su familia. En el lugar todos juntos se arrodillaron y oraron durante media hora, luego bendijo a cada uno por separado y cuando se fueron comenzó a llorar inconsolablemente.

En la mañana del día siguiente, continúa relatando el libro, se comió un desayuno de tocino y con tranquilidad esperaba que lo llamaran para ser ejecutado. Cuando llegó el momento fue escoltado por el capellán de la prisión quien estaba leyendo en voz alta sobre la esperanza que tenía la humanidad de ir al cielo y no al infierno. Entonces Peace le dijo: “Señor, si yo creyera lo que usted y la iglesia de Dios dice, incluso si Inglaterra estuviera cubierta de vidrios rotos de costa a costa yo caminaría, si es necesario, de manos o de rodillas y pienso que valdría la pena hacerlo sólo para salvar un alma de ese infierno eterno.” Luego fue ejecutado.

La historia es verídica y fue usada para hacer algunas películas no muy populares, sin embargo aunque no tenga mucha relevancia para el mundo en el que vivimos, contiene una llamada de atención para toda la iglesia.

Charlie Frederick Peace fue condenado a muerte en 1879. En los 47 años que tuvo de existencia usó casi las tres cuartas partes para cometer muchos crímenes, pero recién al margen de su vida, mientras caminaba por un pasillo rumbo a la horca logró escuchar por primera vez la existencia de un lugar llamado infierno y la esperanza de llegar al cielo.

Quizás el oír de un Dios que amó tanto a la humanidad que dio a su Hijo para salvación de todos los que le reciben, habría sido suficiente para que se aleje de la vida criminal que lo llevó a una muerte prematura.

Ha pasado el tiempo y la comunicación ha cambiado radicalmente. Hoy en día es más fácil llevar un mensaje, pero aun así sigue existiendo gente que muere sin conocer a Dios. Aún existen personas que sólo saben de una deidad sólo por cultura general pero nada más.

La verdad es que la necesidad está más cerca de lo que parece. Está en las calles, en un vecino, en un compañero de trabajo, en la escuela, en la universidad, en el desconocido con el que se comparte un asiento en el transporte público, en la tienda de la esquina, en el puesto ambulante de la plaza, etc. Todos son candidatos aptos para recibir el evangelio y aunque no haya una reacción al principio, Dios promete que su palabra nuca volverá vacía.

Hechos 13:47 dice: “Porque así nos mandó el Señor, diciendo: Te he puesto como luz de las naciones, para que lleves mi salvación hasta las partes más lejanas de la tierra.” Versión Dios Habla Hoy

No dejes de hablar de Jesús, alguien cercano podría necesita mucho.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Quiero ser cristiano porque no quiero ir al infierno 11

Quiero ser cristiano porque no quiero ir al infierno

Cada uno tiene un motivo por el cual decidió entregarle su vida a Jesús, y aunque cada caso es especial, hay una razón errónea por la cual muchos se involucran en el cristianismo: el miedo al infierno.

Por medio de la Biblia aprendemos que sólo somos pasajeros por este mundo y que nuestro destino final es el cielo. El deseo de Dios es que todos seamos salvos y pasemos la eternidad con Él; sin embargo, los que rechazan el sacrificio de amor que Él hizo por medio de Jesús, automáticamente ya han elegido pasar la eternidad sin Él.

¿Qué sucede cuando eres cristiano solo porque no quieres ir al infierno?

Amar a Dios solo porque tienes miedo al infierno es igual que estar en una relación sentimental solo porque tu pareja te da dinero. Dios nos ha dado la libertad de escoger y Él nunca obliga a nadie. Pretender amar a Dios para evitar el infierno es un acto egoísta y es una manera de burlarse de Él. No obstante, nadie puede engañar a Dios (Gálatas 6:7) pues Él lo sabe todo (Salmos 139).

¿Amarías a Dios aún si no existiera el cielo o el infierno?

El «Soneto a Cristo crucificado», también conocido como «No me mueve, mi Dios, para quererte», es un poema que data del siglo XVI. Aunque se desconoce la identidad del autor, por sus palabras se puede decir que era una persona que amaba profundamente a Dios y que no necesitaba saber del cielo o el infierno.

Quiero ser cristiano porque no quiero ir al infierno 12Después de leer este poema, ¿podrías decir lo mismo que este autor? ¿Qué es lo que te motiva?

Si eras cristiano por temor al infierno o porque quieres ir al cielo, aún estás a tiempo de cambiar. Acude a Dios en oración y cuéntale tus temores, dudas, y pecados. Él te conoce mejor que nadie y te ayudará a comenzar una nueva vida sincera y llena del verdadero amor que solo Él puede dar. Cuando comiences a amar a Dios por quien Él es, y no por lo que pueda ofrecerte, verás que tu vida cambiará en todos los aspectos.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Van a enseñar en las escuelas públicas acerca de Satanás? 13

¿Van a enseñar en las escuelas públicas acerca de Satanás?

Hablo de los Estados Unidos, porque cuando la Corte Suprema dice que los clubes religiosos pueden tener encuentros en los terrenos de la escuela, se refieren a todas las religiones.

Leí que el Templo Satánico está ofreciendo actividades para después de clases a los alumnos de escuelas públicas que quieran saber más acerca del demonio.

Es evidente que cuando la Corte Suprema decidió hacer esa ley, estaba pensando más en reuniones para estudiar la Biblia, pero a todo le dan la vuelta.

Sin embargo, dependiendo de la enseñanza que les den acerca de Satanás y del infierno, es posible que sea un aprendizaje que los lleve a NO QUERER IR ALLÍ al morir. Es un tema que incluso a las iglesias no les gusta tocar porque sienten que los feligreses no van a querer ir, pero teniendo en cuenta que todo lo que está escrito en la Biblia ha ocurrido, cuando vemos que se habla del infierno, y sea la “interpretación” que le quieran dar, creo que todo preferimos el otro lugar del que habla la Biblia, donde no habrá más lágrimas, dolor o enfermedades ni muerte. Como dice en Apocalipsis 21:3-4 «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios mismo estará con ellos. Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no existirán más». 

Creo que los chicos son inteligentes, y si los ponemos a escoger entre esto y lo que ofrece el infierno. En la Biblia se presenta al infierno como un lugar real donde los malvados sufren la ira de Dios. Así se expresó Jesús acerca del infierno: Mateo 25:41  »Luego el Rey se dirigirá a los de la izquierda y dirá: “¡Fuera de aquí, ustedes, los malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus demonios”! y en Mateo 25:46  »Y ellos irán al castigo eterno, pero los justos entrarán en la vida eterna”. Y por último en Apocalipsis 20:15 leemos “Y todo el que no tenía su nombre registrado en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”.

Así que, como siempre recomiendo, a orar por nuestros hijos, a orar por todo, por el mundo, por todo y recordemos siempre que es mayor, mucho mayor, increíblemente mayor el poder del que está en nosotros, nuestro Creador, que el poder del que rige a muchos en la tierra. No teman, Dios está en control, y todo obra para bien de quienes lo aman, y eso lo pueden leer en Romanos 8:28

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend