mentalidad Archives | CVCLAVOZ

All posts in “mentalidad”

¿Vida más allá de la tierra?

Hablar de este tema, o hablar de extraterrestres, para muchos puede ser ofensivo. Si eres cristiano, hay muchos que te dirán que estás prácticamente siendo un hereje. Sucede lo mismo con aquellos que no creen en Dios e incluso se llegan hasta a ofender si les hablas o les quieres dar a conocer la esperanza que tenemos en Jesús en alguna reunión que no sea de iglesia.

En todo caso, yo pienso que es algo de opinión personal y en muchos que sí creen, no llega necesariamente a adoración de este tipo de cosas. Evidentemente habrá quienes se obsesionan con un tema tan extenso.

Sabemos que el universo es más grande de lo que vemos a simple vista. También sabemos que incluso con los telescopios más grandes y de más capacidad, no hemos llegado a explorarlo todo. Al igual que no hemos llegado a explorar totalmente el océano y sin embargo, el universo es supremamente mayor que nuestro océano.

Siendo así, y sabiendo del poder creativo de nuestro Dios, yo siempre he creído que puede ser que haya existencia en otra galaxia.

Si hasta ahora se han encontrado alrededor de 445 sistemas solares, y se siguen descubriendo nuevos sistemas cada año, puede haber otros planetas como la Tierra, donde haya vida. ¿No? Tal vez esos planetas han desarrollado o no, maneras de transportarse fuera de su galaxia.

Yo no he visto marcianos, ni seres extraterrestres, pero no estoy cerrada a la posibilidad de que existan, por el hecho de saber del poder de nuestro Creador. Yo sí creo en Dios y pienso que no debemos ser tan egoístas de pensar que somos el único planeta en un universo tan extenso. Sería mucha falta de humildad.

No sé, así lo veo yo. ¿Qué opinas tú? Me encantaría saberlo.

 

 


El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

No estará para siempre…

Muchas veces descuidamos a las personas que amamos porque tenemos una idea equivocada y creemos que ellos siempre estarán presentes en nuestra vida. Este es un pensamiento ficticio que un día lamentaremos si no abrimos los ojos.

 “… Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece.” Santiago 4:14

La existencia en este mundo tiene un límite y la de nuestros seres queridos también. La Biblia compara la vida como  vapor que se desvanece ¡Qué trágica comparación! Sin embargo, aunque nos angustie o intrigue es una realidad que se debe tener presente para administrar con sabiduría el tiempo y no abandonar a las personas que amamos.

¿Alguna vez has pensado en cuánto tiempo te queda o cuánto tiempo le queda a tu papá, mamá, esposo (a), hijos, tíos, amigos u otros? Solamente pensar en la pérdida de alguien nos quebranta el corazón; pero no estaría demás que consideres cada día como si fuera el último que los verás, de esta manera cambiarás de mentalidad y te esforzarás más por valorar que los tienes ahora.

La costumbre de tener siempre algo o a alguien a nuestro lado nos vuelve ciegos y nos impide ver lo importante y valioso que tenemos. La mayor parte del tiempo buscamos una fantasía, pensando encontrar la felicidad en los lugares equivocados, a veces hasta aburridos de la vida que llevamos, sin darnos cuenta que estamos rodeados de diamantes preciosos.

Lamentablemente la mayoría recién reacciona cuando pierde a quienes ama, que este no sea tu caso. En esta oportunidad te animo a buscar a aquellas personas que has descuidado en tu vida, como tus padres, hijos, amigos, parientes, para dedicarles tiempo y esfuerzo mientras estén con vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

7 prácticas para ser mentalmente fuerte

Cada día debemos tomar decisiones y, aunque algunas tienen más repercusión que otras, nuestro futuro depende de ellas. Hay situaciones en las que es bueno escuchar a nuestro corazón y dejar que él nos guíe; sin embargo, hay otras en las que es mejor no dejarnos llevar fácilmente por los sentimientos y decidir con la cabeza. A los que hacen esto se les denomina mentalmente fuertes.

Estas personas piensan bien antes de tomar una decisión y siempre tienen en cuenta a Dios. Ellos reconocen que si dejan sus preocupaciones, problemas y planes ante Él, todo trabajará para bien. Asimismo, ellos ponen en práctica algunas buenas costumbres de las cuales todos podemos aprender:

1. No tenerle miedo a los desafíos:

Es natural tenerle miedo a lo desconocido, a fallar, a no hacer un buen trabajo, etc. A veces podemos ser muy perfeccionistas, demasiado críticos con nosotros mismos, o tenemos la mala costumbre de poner altas expectativas y compararnos con otros. Todos estos malos pensamientos impiden que uno se atreva a aceptar nuevos desafíos y retos. Las personas mentalmente fuertes saben que, si bien es cierto que existe una probabilidad de fracasar, si no se arriesgan, nunca podrán aprender ni a superarse.

2. Aceptar los cambios:

La monotonía es cómoda y segura, pero también es una trampa. Cuando uno se encierra en algo y se resiste a los cambios le está dando la espalda a nuevas posibilidades. Los cambios nunca son fáciles, pero tienen una gran recompensa en el proceso y en el resultado. Si un cambio es arduo de llevar, lo mejor es trabajar en equipo y juntarse con alguien que sea de apoyo. Otra manera efectiva es orar constantemente para que Dios provea la sabiduría y paciencia necesarias.

3. Buscar oportunidades:

A veces, las oportunidades llegan a nosotros; a veces, hay que salir a buscarlas. Las personas mentalmente fuertes saben que la persistencia es la clave del éxito. Si una situación no sale como esperaban, ellos continúan en la búsqueda de nuevas posibilidades y no se rinden hasta encontrarlas. Ellos conocen de primera mano que si fallan una y otra vez, no quiere decir que sean fracasados, sino que no han intentado lo suficiente.

4. Tener una mente positiva:

Las personas que se dejan guiar por sus emociones se predisponen ante una situación sin haberlo intentado. Esta mala actitud les impide ver el lado positivo de la vida y paraliza su progreso. Es importante entender que toda circunstancia tiene un lado positivo y, que si uno se concentra en ella, es mucho más sencillo tener un comportamiento más asequible y eficiente.

5. Saber manejar la crítica:

Alguien dijo una vez que las críticas duelen como una lluvia de ladrillos. Recibir un golpe así deja heridas y marcas; sin embargo, si se sabe aprovecharlos, con ellos se podría construir una casa. No toda la crítica suele ser cierta, pero en todo momento se puede aprender de ella. En lugar de tomar los comentarios negativos como un desaliento, se debe verlos como un incentivo para mejorar y salir adelante.

6. Aprender de los errores:

Muchos inventores a lo largo de la historia tuvieron que hacer muchas prácticas de prueba y error. Si ellos se hubieran rendido al primer intento, jamás habríamos podido disfrutar de las cosas que tenemos hoy en día. De igual forma, las personas mentalmente fuertes ven a sus errores como un intento más, pero no como el resultado final. Ellos hacen que sus fallas los guíen a buscar la excelencia en todo.

7. Depositar la confianza en Dios:

Gran parte de ser mentalmente fuerte es reconocer que eres débil (2 Corintios 12:9). Como seres humanos tenemos diversas capacidades y talentos, pero el dueño y creador de la sabiduría es Dios. De nada vale tener las mejores intenciones al momento de tomar una decisión; si no está en los planes de Dios, es seguro que tendrá malas consecuencias. Poner a Dios primero y a lo demás después, es la mejor práctica para tener una vida con propósito y ser una persona de bien.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres tan Insensible?

¿Te ha pasado que por incurrir varias veces en un acto equivocado, ya no te sientes culpable? Es como aquel niño que es retado cada día por su mamá, hasta que esos gritos se vuelven una rutina en su vida. O cuando su padre lo maltrata físicamente con un cinturón en cada oportunidad, hasta que deja de sentir el dolor y por lo tanto sigue cometiendo fechorías.

De igual forma, podemos volvernos insensibles al pecado, continuar con algo que a Dios no le agrada y después dejar de sentirnos mal porque sea vuelto normal en nuestras vidas. Lamentablemente, muchos vivimos una vida cristiana con el corazón duro ya que nos hemos olvidado lo que significa el arrepentimiento.

Por tanto, para que sean borrados sus pecados, arrepiéntanse y vuélvanse a Dios, a fin de que vengan tiempos de descanso de parte del Señor. Hechos 3:19

Arrepentirse significa “cambiar tu mente.” La Biblia también nos dice que el verdadero arrepentimiento tendrá como resultado un cambio de conducta. La total definición bíblica del arrepentimiento, es cambiar de mentalidad, lo que resulta en un cambio de acciones y actitudes, dejar lo que está mal para empezar a caminar bien, sólo así estaremos cerca del Señor.

Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Apocalipsis 2:4-5

Así como no puedes curar la herida solamente con un parche, sino que tienes que quitar la infección desde la raíz, así es necesario que elimines desde lo que origina todo aquello que ha sido causante de tu tropiezo. Posiblemente renunciar a amistades, una pareja o personas que ponen tu mirada en otros lados menos en el Señor, ya no frecuentar lugares que atrapan tu debilidad, dejar distracciones que te quitaban tiempos con Dios.

Tienes ahora un desafío, y es dejar a un lado la religión fría, la relación vacía que tienes con Dios. Examina de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a caminar con Dios. Levántate y comienza a dar los primeros pasos, estudiar tu biblia y orar. Ya no endurezcas tu corazón, se obediente mientras tengas la oportunidad.

¡Recuerda que no hay nada duro que Dios no pueda romper!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend