parejas cristianas Archives | CVCLAVOZ

All posts in “parejas cristianas”

Comunicación entre pareja: Qué hacer y qué no

Se dice mucho de la comunicación entre pareja. Para muchos, es un factor que determina la estabilidad de la relación. Pero para otros, la comunicación es el resultado de la conexión emocional que tienen ambas partes. Cualquiera sea el caso, es innegable el hecho que la comunicación es importante en cualquier relación humana, esto incluye a las relaciones amorosas. Si uno desde comunicarse efectivamente con su pareja debe tener presente lo siguiente:

Qué hacer

Calmarse

Dejarse llevar por las emociones del momento ha probado ser algo terrible. Cegados por la ira, muchos dicen palabras que luego se arrepienten o canalizan su cólera a través de la violencia física. Para evitar todo tipo de malas consecuencias, lo mejor es tomarse un tiempo para alejarse de la situación y calmarse. (Lee más en el artículo: Controla tu ira en 6 pasos) En las relaciones amorosas, es necesario que ambos estén tranquilos y calmados para que puedan dialogar sobre cualquier tema. De esta forma, la conversación no se volverá en una competencia de quién grita más.

Expresarse

Una cosa es calmarse, y otra muy diferente es no expresar los sentimientos. Hay personas que en lugar de decir qué les molesta, se quedan calladas y permiten que sus quejas colmen el vaso. Es decir, no se defienden ante las ofensas y no les dan importancia, hasta que un día no pueden más y sus emociones explosionan de manera negativa. Por tal motivo las parejas deben tener confianza para decirse aquello que sienten, pero con respeto y amor. La forma como se expresan a menudo tiene más impacto que lo que se dice en sí.

No salir a la defensiva

Una práctica muy recomendada por los expertos es cambiar las frases que las parejas se dicen. Por ejemplo, es común que cuando exista una queja o algo que hace la pareja y que al otro no le gusta, lo primero que diga es: “tú…” (“Tú nunca quieres hacer ejercicio”, “tú no eres cariñoso conmigo”, “tú siempre me criticas”, etc) Sin embargo, los estudiosos recomiendan empezar las oraciones por “yo…” o “nosotros…” (“yo estaría feliz si pudiera hacer ejercicios contigo“, “nosotros podríamos ser más cariñosos,”  “yo no me siento a gusto cuando me criticas”, etc). Esto ayuda a que la pareja entienda cómo se siente el otro y vea que no está siendo acusado.

Qué no hacer

Criticar

Cuando uno dice algo -por más que sea verdad- con un tono acusatorio o de crítica, jamás será bien aceptado por la otra persona. Por tal motivo es algo que definitivamente se debe evitar en la comunicación en pareja. Si hay un tema que necesita aclararse, lo mejor es pensar bien y elegir con cuidado lo que se va a decir. Además es importante cuidar el lenguaje corporal y el tono de voz.

Despreciar

El control de poder es uno de los detonantes de las discusiones, y despreciar es una forma de decir que uno tiene vale más que el otro. Despreciar incluye el uso de adjetivos calificativos despectivos, insultos, burla, muecas desagradables o hacer algo que al otro le disgusta a propósito.

Evadir

Esto implica poner muros para impedir la buena comunicación o rehusarse a conversar. Cuando uno de los dos necesita un tiempo para calmarse, es bueno que se lo diga el otro, en lugar de quedarse callado y negarse a hablar. Evadir los problemas es una bomba de tiempo que explosionará en el momento menos esperado; y por tal razón, es una práctica que no se debe hacer.

Salir a la defensiva

El primer impulso que tenemos cuando alguien nos ataca es defendernos; sin embargo, en las relaciones de pareja lo que hace es avivar la discusión. Proverbios 15:1 (NTV) dice: “La respuesta apacible desvía el enojo, pero las palabras ásperas encienden los ánimos”. Este versículo explica que de nuestra respuesta ante la crítica o la ofensa depende si una discusión se termina o agranda. Así que en lugar de salir a la defensiva es mejor utilizar palabras que devuelvan la conversación a un tono calmado.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Harris, V. (2012). 9 Important Communication Skills for Every Relationship [Pdf] (pp. 1-3). Gainesville: Family Youth and Community Sciences Department. Retrieved from https://ifas.ufl.edu/media/smartcouplesifasufledu/docs/pdfs/9-Important-Communication-Skills-for-Every-Relationship.pdf

Test: ¿Eres adicto al amor?

De acuerdo a varios estudios, estar enamorado es como una droga que nos produce placer. Por esta razón a miles de personas les gusta el sentimiento que les produce el estar enamorado de alguien. Sin embargo, esta idea del amor es errónea y puede llevar a muchos a vivir una ilusión que solo los lastima con el paso del tiempo. Hoy en día, los expertos refieren a este comportamiento como adicción al amor e incluso la tratan como cualquier otra adicción que existe. La buena noticia es que esto tiene solución y se puede superar con la ayuda adecuada.

Si crees o sospechas que eres adicto al amor, tómate unos minutos para realizar este test anónimo; y si tus resultados demuestran que podrías ser adicto al amor, contacta a un consejero, especialista, líder o alguien que pueda ayudarte en esta área. Si lo deseas, puedes contactarnos a [email protected] y nuestros expertos estarán listos para escucharte.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué tengo problemas de comunicación con mi pareja?

Los expertos en relaciones amorosas señalan que la comunicación efectiva es una de las claves para la estabilidad y durabilidad de una relación. Sin embargo, los reportes también señalan que la mala comunicación es una de las causales más comunes de divorcio y separación.

Estudiosos de la Universidad de Ilorin de Nigeria1 analizaron a 600 parejas para determinar cuáles son las causas más frecuentes por las cuales tenían discusiones. La investigación reveló que llegar tarde a casa regularmente, utilizar un áspero tono de voz durante una conversación y traer temas pasados a colación, son los detonantes más usuales de peleas. Por otra parte, según otro estudio, “el control y el poder están altamente asociados con los temas que las parejas discuten. De hecho, los problemas de control y de poder son la base de mayoría de conflictos.”2 Estas dos investigaciones ponen en evidencia que, al parecer, la comunicación en sí no es la raíz de los problemas, sino la falta de conexión.

Ph.D. Steven Stosny3 sostiene que cuando las parejas están conectadas, esto se refleja en su manera de comunicarse. Pero cuando están desconectadas, su comunicación es pobre y no hay ejercicio que solucione esto. “La comunicación en las relaciones amorosas es una función de la conexión emocional”, afirma Stosny. Esto quiere decir que cuando las personas no están conectadas emocionalmente, ninguna técnica resolverá sus problemas de comunicación. Lo que usualmente resulta de los intentos fallidos por comunicarse bien es ver quién manipula a quién, lo que no es lo que se busca con la comunicación.

Por lo tanto, para remediar el problema de comunicación con la pareja, Stosny recomienda que primero se resuelva la conexión emocional. Esto se logra al demostrar compasión y amor. Una buena forma de lograrlo es recordar qué es lo que aman de la otra persona. También ayudar que, en lugar de imponer sus propios puntos de vista, cada uno se tome el tiempo de preocuparse por los sentimientos del otro, intente ver las cosas a través de su perspectiva. Puede que esta no sea el remedio inmediato que se espera, pero con mucha paciencia y esfuerzo, la conexión emocional con la pareja puede reconstruirse, y por consiguiente, también la comunicación.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Esere, M., Yeyeodu, A., & Oladun, C. (2014). Obstacles and Suggested Solutions to Effective Communication in Marriage as Expressed by Married Adults in Kogi State, Nigeria. Procedia - Social And Behavioral Sciences, 114, 584-592. doi: 10.1016/j.sbspro.2013.12.751
2Harris, V. (2012). 9 Important Communication Skills for Every Relationship [Pdf] (pp. 1-3). Gainesville: Family Youth and Community Sciences Department. Recuperado el 27 de septiembre de 2018, de https://ifas.ufl.edu/media/smartcouplesifasufledu/docs/pdfs/9-Important-Communication-Skills-for-Every-Relationship.pdf
3Stosny, S. (2010). Marriage Problems: How Communication Techniques Can Make Them Worse. Recuperado el 27 de septiembre de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/anger-in-the-age-entitlement/201002/marriage-problems-how-communication-techniques-can-make

¿Terminas y vuelves con tu pareja?

Las parejas terminan su relación de enamoramiento o noviazgo por diversos motivos. Para algunos, esa ruptura representa el final definitivo y no vuelven a juntarse nunca más. Sin embargo, para otros, la ruptura es una especie de pausa que les ayuda a poner sus sentimientos en orden, para que vuelvan a estar junto un tiempo después. Determinar si una ruptura es la mejor o peor decisión varía de acuerdo a cada caso, pero algo en que sí los expertos están de acuerdo es que el patrón de terminar, volver, terminar y volver afecta la salud mental de los individuos.

Según unos investigadores de la Universidad de Missouri, terminar y volver con la pareja está relacionado “con un aumento en los síntomas de angustia psicológica” y además está asociado con tasas más altas de abuso, comunicación deficiente y niveles de compromiso más bajos. Para llegar a esta conclusión, los estudiosos analizaron a más de 500 participantes que estaban en una relación de enamoramiento o noviazgo. Se analizó el comportamiento de estos individuos a lo largo de sus vidas amorosas y cómo éstas afectaban su salud y estabilidad mental. El grupo de parejas que caían en el patrón de terminar y volver juntos estaban más propensos a la depresión y la ansiedad.

Anteriormente, otras investigaciones habían descubierto que recuperarse de una ruptura amorosa es como superar una adicción. Si una pareja termina y vuelve, no tiene un cierre apropiado, lo cual explicaría por qué se genera depresión y ansiedad. Este patrón es como caer en un círculo vicioso de adicción. Para evitar y salir de este problema, los expertos recomiendan tomar “los pasos necesarios para mantener sus relaciones o terminarlas de manera segura”. Esto es con el fin de comenzar un proceso de sanidad y cierre, en caso de que la relación termine definitivamente; o restaurar la relación y formalizarla, en caso de que decidan continuar juntos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Monk, J., Ogolsky, B., & Oswald, R. (2018). Coming Out and Getting Back In: Relationship Cycling and Distress in Same- and Different-Sex Relationships. Family Relations. doi: 10.1111/fare.12336

4 factores que causan estrés en el matrimonio

El estrés es un mal que ataca con fuerza en la actualidad. Es la causa de enfermedades, pero también afecta las relaciones personales, especialmente en las parejas. El estrés en el matrimonio causa peleas y conflictos que, al no solucionarse, crecen y se convierten en problemas más serios que podrían llevar al divorcio.

En los Estados Unidos, la tasa de divorcios es tan alta que los investigadores estiman que los primeros matrimonios tienen 40%–50% de probabilidad de terminar en divorcio. Mientras que el segundo matrimonio de una pareja tiene el 60% de probabilidad de culminar en separación.1 Por lo tanto, no se debe minimizar el estrés en el matrimonio y tomar medidas de acción contra ella. Un estudio2 realizado en 2,048 personas de entre 18 y 65 años reveló las causas de estrés en una relación. Las cuatro más frecuentes son:

1. Estrés laboral

Llevarse los problemas del trabajo a casa nunca es buena idea. Según las estadísticas, el 35% de las personas identifican al trabajo como una causa de estrés familiar. Los conflictos laborales que no se solucionan pueden ser utilizados como una excusa para desquitarse con la pareja. Todas las emociones negativas que no se expresan en el trabajo, junto con los inconvenientes familiares hacen una combinación explosiva.

2. Estar muy cansados para tener relaciones sexuales

Las relaciones sexuales hacen que los esposos sean uno. Sin embargo, si uno de ellos está demasiado cansado o utiliza eso como excusa para no tener sexo con su cónyuge, también puede generar distanciamiento emocional. El 33% de las personas consideran que este hecho causa estrés en un matrimonio.

3. Poco deseo sexual

De acuerdo a los estudios, el 62% de las parejas extremadamente infelices en su matrimonio tienen relaciones sexuales con mucha frecuencia (desde diariamente hasta semanalmente). Por otra parte, los matrimonios felices tienen relaciones sexuales semanalmente o hasta a veces, no las tienen en absoluto. No obstante, el poco deseo sexual también es uno de los factores más comunes de estrés familiar. Esto se debe a que el deseo sexual es una forma de demostrar interés por la pareja.

4. Discusiones por el dinero

No es sorprendente que las finanzas sean una de las razones más frecuentes de divorcio (para mayor información, leer El dinero puede destruir tu matrimonio). Conforme a las investigaciones, la comunicación abierta y sincera con respecto al dinero puede fortalecer un matrimonio. Pero si una pareja no tiene en claro la administración de su economía, tiene alta probabilidad de divorciarse o permanecer en una relación infeliz.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1H. Doherty,, W. How common is divorce and what are the reasons? Marriage is a counter-cultural act in a throwaway society. Recuperado el 29 de agosto de 2018, de  http://www.divorce.usu.edu/files-ou/Lesson3.pdf
2The Happiness Index | What is Happiness?. Recuperado el 29 de agosto de 2018, de https://www.eharmonyhappinessindex.com

¿Quiénes son más románticos: los varones o las mujeres?

Cuando pensamos en el romanticismo, se suele creer que las mujeres son más propensas a creer en ese tipo de cosas. Son ellas a quienes se les ve suspirando por una película o una frase romántica. Mientras que a los varones se les considera más fríos, poco afectuosos y menos probables a creer en el amor romántico. Sin embargo, estudios demuestran que tal vez esta percepción sea incorrecta.

De acuerdo a una investigación publicada en Journal Of Social And Personal Relationships1, los varones son generalmente más románticos que las mujeres. Los estudiosos analizaron una serie de exámenes en 730 estudiantes de universidad; y los resultados evidenciaron que los varones son más propensos a creer en el amor a primera vista y que el amor puede vencer todos los obstáculos. También se demostró que ser románticos no tenía nada que ver con la masculinidad (en los varones), pero en el caso de las mujeres se encontró que mientras más femeninas eran, tenían mayor probabilidad de creer en el amor romántico.

Otro estudio publicado en The Journal Of Social Psychology2 reveló que los varones se enamoran más rápido que las mujeres. Según la investigación realizada en 172 participantes, los varones son los primeros en decir “te amo” en una relación. Los investigadores afirman que “estos resultados indican que las mujeres pueden no ser las mejores “tontas por amor” que la sociedad asume” y que, en cambio, ellas tienen una visión pragmática y cautelosa sobre el amor.

Según las dos investigaciones anteriormente mencionadas, los varones son más románticos que las mujeres, pero ¿por qué creemos lo contrario?

Esto se debe a que los varones y mujeres tienen diferentes formas de expresar sus sentimientos. Ambos demuestran amor mediante el afecto, pero lo hacen de distinta manera. Las mujeres expresan amor al adoptar menos conductas negativas o antagónicas, en tanto que los varones muestran amor al compartir actividades de ocio y trabajar en el hogar junto a sus parejas.3  Tal vez porque las mujeres son aparentemente más cariñosas que los varones, se crea que son más románticas que ellos. No obstante, según las investigaciones, esto parece ser falso.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Sprecher, S., & Metts, S. (1989). Development of the 'Romantic Beliefs Scale' and Examination of the Effects of Gender and Gender-Role Orientation. Journal Of Social And Personal Relationships, 6(4), 387-411. doi: 10.1177/0265407589064001
2Harrison, M., & Shortall, J. (2011). Women and Men in Love: Who Really Feels It and Says It First?. The Journal Of Social Psychology, 151(6), 727-736. doi: 10.1080/00224545.2010.522626
3Schoenfeld, E., Bredow, C., & Huston, T. (2012). Do Men and Women Show Love Differently in Marriage?. Personality And Social Psychology Bulletin, 38(11), 1396-1409. doi: 10.1177/0146167212450739

¿Realmente los opuestos se atraen?

“Los opuestos se atraen”, es una creencia popular que muchos piensan se aplica en el amor. Eso es en base a las miles de personas que afirman tener diferente personalidad que sus parejas. Mientras que a uno le gusta el día, el otro prefiere la noche; uno tiene un temperamento volátil, pero el otro es más tranquilo y calmado. Puede que una pareja tenga cosas en común, pero conforme pasa el tiempo, ambos afirman ser completamente distintos y que es esa distinción lo que los unió y crea un balance perfecto. Sin embargo, investigaciones en esta área han descubierto que esto podría no ser tan simple como parece.

Por ejemplo, un artículo en la revista Cognition1 plantea que las personas imitan las acciones de quienes son cercanos a ellos. En el estudio que realizaron, encontraron que los individuos tienden a emular a sus parejas. Esto es por la cercanía y el tiempo que pasan juntos. Lo cual significa que, aun si son diferentes, cuando pasa el tiempo se volverán más parecidos el uno al otro.

Por otra parte, un estudio concluyó que las personas que comparten similares características de estabilidad emocional tienen más satisfacción en sus relaciones.2 Sin embargo, ningún rasgo de personalidad en común puede predecir la estabilidad en una relación. En realidad, lo que da satisfacción en la relación es la percepción. Por ejemplo, si dos personas se perciben como  similares, tendrán relaciones más satisfactorias, aun así no tengan mucho en común.

Un grupo de investigadores descubrieron que las personas altamente evasivas se sienten más felices cuando tienen una pareja que es moderadamente parecida a ellas. No obstante, esos resultados tampoco son concluyentes, porque según otra investigación, las personas altamente ansiosas se sienten felices en una relación con una persona que se asemeja mucho o nada a ellas.3

En conclusión, ¿los opuestos realmente se atraen?

Esa es una pregunta que ni los estudiosos saben determinar con exactitud. Hay casos en que los opuestos sí funcionan mejor juntos, pero hay otros en los que no. De nada vale que sean distintos si no saben balancear sus diferencias. Tampoco sirve de provecho si ambos se parecen y no saben ponerse límites. Lo que en realidad vale es cómo manejan sus diferencias, si las utilizan para fortalecerse, y si hacen que sus puntos en común los una aun más.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Maister, L., & Tsakiris, M. (2016). Intimate imitation: Automatic motor imitation in romantic relationships. Cognition, 152, 108-113. doi: 10.1016/j.cognition.2016.03.018
2Eastwick, P., Finkel, E., & Eagly, A. (2011). When and why do ideal partner preferences affect the process of initiating and maintaining romantic relationships?. Journal Of Personality And Social Psychology, 101(5), 1012-1032. doi: 10.1037/a0024062
3Mehta, V. (2014). Do Opposites Really Attract? It's Complicated. Retrieved from https://www.psychologytoday.com/us/blog/head-games/201412/do-opposites-really-attract-its-complicated

10 preguntas para resolver un conflicto con tu pareja

Es natural que existan conflictos y discrepancias en una relación amorosa. Sin embargo, cómo se reacciona ante esta clase de situaciones y cómo se solucionan, son cruciales para la estabilidad de la pareja (para mayor información, leer ¿Muchas peleas = Pareja feliz?). Una discusión no resuelta y que se deja para después, puede causar problemas mayores a corto y largo plazo. Por lo tanto es importante remediar las disputas lo más pronto posible. Una manera de hacerlo es tomándose un tiempo a solas para reflexionar sobre lo ocurrido. Las siguientes preguntas te ayudarán a ver una manera distinta los conflictos y a hacer las paces con la persona a quien amas.

Sobre el conflicto

1. ¿Cómo se originó la pelea?

Detectar el verdadero origen de una discusión puede salvar tu relación. Por ejemplo, si discuten por algo que uno de los dos dijo, probablemente la otra persona se haya sentido herida por el tono con que se dijo y no por las palabras en sí. Una vez que identifiquen qué causa las discusiones, podrán trabajar en vencer ese problema específico.

2. ¿La discusión fue sobre un tema nuevo o frecuente?

Los conflictos nos solucionados pueden enterrarse, pero con el tiempo echan raíces y se hacen más grandes. Si tienen un problema el cual siempre posponen en solucionar, no lo hagan más. Si es un tema nuevo, procuren arreglarlo lo más pronto posible y arreglar cualquier tema pendiente.

3. ¿Cuál fue tu reacción?

Tus forma de actuar puede herir a tu pareja y/o agrandar el problema. Si reaccionas de forma violenta, si no quieres resolver el conflicto, si huyes, hieres a tu pareja o niegas tu culpabilidad, para la próxima considera ponerte un freno. Que tu amor por tu pareja sea más fuerte que tu temperamento.

Sobre tu pareja

4. ¿Supiste escuchar las razones de tu pareja?

La clave de una buena comunicación es escuchar y prestar atención (para aprender más, lee ¿Cómo realmente escuchar a alguien?) Si durante el altercado no escuchaste a tu pareja, conversen de nuevo y dale espacio para dar su versión de lo sucedido.

5. ¿Consideraste sus sentimientos?

Es probable que lo que dijiste haya sido basado en tu emoción del momento y que no hayas considerado los sentimientos de tu pareja. Quizá sea eso lo que causó otra herida más, pero estás a tiempo de remediarlo. La próxima vez ponte en el lugar de la otra persona y no digas algo que a ti no te gustaría escuchar.

6. ¿Qué es lo que más valoras de él o ella?

Esta pregunta es para identificar si el conflicto realmente vale la pena. Si el amor que se tienen es real, podrán superar cualquier problema que se les presente. Pero si están juntos por las razones equivocadas, es probable que cualquier simple obstáculo cause la ruptura de su relación. Por lo tanto es importante que recuerdes por qué estás con esa persona en primer lugar.

Sobre las consecuencias

8. ¿Cuáles crees que fueron tus errores, antes, durante y después de la discusión?

Analiza la situación con la cabeza fría. No intentes culpar a tu pareja, sino que también admite tus errores.

9. ¿Crees que este conflicto tiene solución? ¿por qué?

Quejarse y encontrar los errores es simple, pero lo difícil es proponer una solución. Para ser productivo en tu vida personal y en tu relación amorosa, aprende a ver soluciones y a plantear salidas.

10. ¿Cómo afectaría esta discusión en el futuro?

Piensa en un futuro cercano y lejano. ¿Realmente crees que vale la pena enojarse por una discusión así? ¿Piensas que lo mejor es buscar ayuda profesional para remediar esta solución? Tus decisiones hoy afectarán tu mañana. Si no quieres arrepentirte de nada, entonces toma decisiones sabias.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Frases que tu pareja quiere escuchar (y que siempre debes decir)

Expertos dicen que la clave para una relación amorosa estable es la comunicación. No se trata únicamente de decir lo que tu pareja quiere escuchar, sino de expresar tus sentimientos con el tono adecuado, en el tiempo correcto y con verdaderas intenciones. De lo contrario, el mensaje no será bien recibido y causará malos entendidos. Las frases románticas ayudan a fortalecer una relación, pero algunas de ellas deben decirse con más frecuencia que otras. Estas son algunas de ellas:

“Te amo.”

No des por hecho que tu pareja sabe de tu amor hacia él o ella. Di “te amo” cuando la situación lo requiera. No lo digas como un saludo o una formalidad que debes de cumplir, sino no parecerá cierto. En cambio, dilo cuando tus acciones y tus intenciones vayan acorde a tus palabras.

¿Quieres aprender el verdadero significado de esta frase? Lee el artículo ¿Cuándo decir “te amo”?

“Cuentas conmigo para lo que necesites.”

El apoyo mutuo es parte importante de una relación. Decir “cuentas conmigo para lo que necesites” demuestra que tu interés es genuino y que la otra persona no está sola. Puede parecer obvio, pero quizás esas palabras sean lo que tu pareja quiere oír de ti.

“Eres importante en mi vida.”

De las millones de personas en el mundo, elegiste a tu pareja por una razón. Expresa tu amor y dile cuán importante es en tu vida y que aprecias que comparta su vida contigo.

“Eres diferente a los (las) demás porque _________.”

Resalta qué es lo que hace especial a la persona que amas. Alaba sus virtudes y cada aspecto que te enamore. Eso hará que se sienta especial y amado (a).

“Aprecio y valoro cada cosa que haces.”

Desde compartir su tiempo contigo hasta sacar la basura, cada acto de tu pareja merece ser elogiado. No pierdas la oportunidad de mostrar agradecimiento por las cosas que él o ella hace por ti.

“Perdóname, por favor.”

El orgullo puede ser una muralla que se levanta entre ustedes. Por lo cual, asume tu responsabilidad y pide perdón cuando se necesite. Si un problema no se soluciona, puede hacerse más grande cada vez. Así que no permitas que su relación se arruine por la falta de perdón.

“Agradezco a Dios por ponerte en mi vida.”

Si Dios es el centro de su relación, su relación tiene garantía de ser duradera, estable y feliz. Por lo cual es importante que le agradezcan por la vida del otro y por permitir que estén juntos.

“Cada día me enamoro más de ti.”

Demuéstrale que estás a su lado por amor y no por costumbre. Cada día que pasan juntos debe ser una oportunidad para fortalecer su relación.

“¿Hay algo que debo mejorar?”

Tu pareja probablemente sea la persona que mejor te conoce. Preguntarle si hay algo que debes mejorar es una forma de decirle que estás dispuesto a crecer como individuo y en tu relación. Esta interrogante no es con el fin de crear discusiones o críticas, sino de probar tu compromiso y humildad.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué es más fácil coquetear por mensajes?

Para muchos, coquetear es el primer paso para comenzar una relación. Y en estos tiempos se utiliza más la comunicación por mensajes de texto que la interacción personal. Es más, según un estudio1, es posible enamorarse cuando una persona platica con otra con frecuencia mediante mensajes. Pero, ¿por qué resulta más sencillo coquetear con otros por mensaje de texto que en persona?

Las tres razones principales

Una investigación publicada en la revista Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking2, analizó el comportamiento de 400 estudiantes universitarios. Ellos reportaron utilizar los mensajes de texto o mensajería instantánea para coquetear con una potencial pareja. Asimismo, estos participantes reportaron tres razones en común por las cuales empleaban este medio de comunicación:

1. Placer

El motivo principal por el cual la mayoría prefiere coquetear mediante los mensajes es el placer. Guiar una conversación hacia el coqueteo es divertido y hace que las personas lo disfruten. Como los halagos y las palabras agradables hacen que las personas se sientan bien consigo mismas, es una forma de obtener autosatisfacción. El estudio demostró que esta razón es mayormente aplicable a las mujeres.

2. Control

Así como las mujeres prefieren coquetear por mensajes de texto porque les produce placer, los varones lo hacen por el control. De acuerdo a los especialistas en el comportamiento humano, los hombres tienen miedo a ser rechazados, especialmente por aquellos en quienes están interesados. Los mensajes de texto proveen una especie de zona de seguridad para evitar esta situación. Si una mujer lo rechaza, puede manejar la decepción de una mejor manera, desviar el tema, o simplemente terminar la conversación. Esto se debe a que en este tipo de comunicación no se puede ver las expresiones faciales ni corporales. En cambio, si es rechazado en persona, los gestos de la otra persona pueden herirlo más que sus palabras.

3. Relajación

Los investigadores encontraron otra razón para coquetear por mensaje de texto: la relajación. El coqueteo crea un ambiente tranquilo que tiene un efecto relajante. Si bien no es un ejercicio anti estrés recomendado por los especialistas, reportes informan que las personas se sienten más tranquilas cuando coquetean.

Estas tres razones demuestran el por qué las personas prefieren coquetear por mensajes de texto en vez de hacerlo en persona. No obstante, esto también significa que las personas están más dispuestas a ser infieles vía internet. Un estudio afirmó que la interacción mediante mensajes con otra persona fuera de una relación, hace que tenga un vínculo emocional mayor con esta persona en lugar de su pareja.3 Por lo tanto, es importante recordar que los mensajes, y cualquier otro tipo de interacción, pueden destruir o mejorar nuestras relaciones. La decisión está en nuestras manos.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1,3Mcguire, S. (2018). Can You Fall In Love With Someone Through Text Message - Venngage. Recuperado el 07 de agosto de 2018, de https://venngage.com/blog/can-you-fall-in-love-with-someone-through-text-message-infographic/
2Punyanunt-Carter, N., & Wagner, T. (2018). Interpersonal Communication Motives for Flirting Face to Face and Through Texting. Cyberpsychology, Behavior, And Social Networking, 21(4), 229-233. doi: 10.1089/cyber.2017.0608

Beneficios de hacer ejercicios con tu pareja

Los ejercicios nos mantienen activos, saludables y con un peso adecuado. Pero ¿tendrán algún beneficio extra si se practica en pareja? Algunos estudios han demostrado que compartir actividades con un ser querido hace que ambos se vuelvan más cercanos. En el caso del ejercicio, los investigaciones han comprobado que practicarlo en pareja es de más provecho. Algunos de los beneficios de ejercitarse o practicar algún deporte con un ser amado, son:

Se motivan juntos y se mantienen saludables

Una investigación previa demostró que las parejas tienden a subir de peso (para mayor información leer ¿Las parejas felices suben de peso?), por lo cual es importante que cuiden de su salud. Hacer ejercicios juntos no solo los mantiene a ambos en su peso adecuado, sino que les ayuda a seguir ese estilo de vida. Según Barbara A. Brehm1, profesora en Smith College in Northampton, los compañeros de ejercicio disminuyen los pensamientos negativos e incitan a continuar con la rutina de ejercicios. Si una pareja se ejercita, es mucho más sencillo que logren las metas que se establecen, ya sea a corto o largo plazo.

Incrementa la confianza mutua

Una moda que se ha propagado a través de Instagram son las rutinas de ejercicios para parejas. Para este tipo de actividad, las dos personas deben participar como apoyo para el otro y así ejercitarse juntos. Esta práctica requiere confianza y coordinación mutua, y aun si uno de ellos no es atleta, si practican y se esfuerzan, pueden lograrlo con el tiempo. Lo que vale es que a través de los movimientos corporales y el ejercicio progrese la intimidad que se tienen.

Tienen una relación más feliz

De acuerdo a investigaciones2, hacer ejercicios en pareja no solo ayuda a tener una relación más feliz, sino que también incrementa la atracción mutua. Esto se debe a que cuando se ejercitan se liberan hormonas que les ayudan a fortalecer sus vínculos emocionales. Además, compartir momentos juntos les permite desarrollar una comunicación más efectiva, lo cual resulta en una relación más saludable, estable y satisfactoria.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

1Get Motivated: The Workout You Won't Cancel | HealthyWomen. Recuperado el 03 de agosto de 2018, de https://www.healthywomen.org/content/article/get-motivated-workout-you-wont-cancel?page=2
2DiDonato, T. (2014). 5 Reasons Why Couples Who Sweat Together, Stay Together. Recuperado el 06 de agosto de 2018, de https://www.psychologytoday.com/us/blog/meet-catch-and-keep/201401/5-reasons-why-couples-who-sweat-together-stay-together

3 consejos de parejas bíblicas para matrimonios

Los matrimonios pueden aprender a cómo conducirse a través de los errores y aciertos de los personajes bíblicos. En la Biblia hay parejas que serán recordadas por su buen proceder, mientras que otras, por sus malas acciones. Y aunque parezca que las situaciones que vivieron no se relaciona con la actualidad, hoy en día las vivencias son más similares de lo que se espera. A continuación hay tres consejos de parejas que vivieron en los tiempos bíblicos y los cuales los matrimonios pueden aprender:

El matrimonio requiere trabajo

La historia de Jacob y Raquel es una de las más conocidas de la Biblia (Génesis 29). Para esta pareja, desde el comienzo, el matrimonio no fue sencillo. Jacob trabajó por años para casarse con Raquel y cuando por fin lograron estar juntos, ella sufrió para concebir a sus dos hijos. Esto nos deja algo importante que debemos resaltar: el matrimonio no representa el final feliz, sino el comienzo.

Las típicas historias románticas retratan al matrimonio como la cumbre del amor, pero en realidad es allí donde todo empieza. Las parejas exitosas del ayer y hoy dan testimonio que para tener un matrimonio saludable se necesita el trabajo de ambos. Estar casados no quiere decir que estarán libres de problemas; de hecho, es casi lo contrario. La convivencia de dos personas diferentes hace que la vida juntos sea un reto diario. Sin embargo, vencer las adversidades en unidad es parte del compromiso y trabajo que los dos deben asumir.

La felicidad de un matrimonio no depende de los hijos

Otra pareja que resalta por su fidelidad a Dios y por su matrimonio, es Elcana y Ana. Ana era estéril y su anhelo más grande era engendrar. Pese a que vivían en una cultura donde se avergonzaba y criticaba duramente a las mujeres sin hijos, Elcana demostró amor incondicional por su esposa. En vez de dejarla de lado porque no le dio hijos (1 Samuel 1:8), él le mostró su apoyo en todo momento. Con sus actitudes le enseñó que él la amaba por quien era ella, no por si le daba hijos o no. Posteriormente, Dios obró un milagro en sus vidas y los bendijo con hijos, pero el comportamiento de Elcana es un ejemplo notable.

En la actualidad es triste ver que algunos matrimonios se rompen por esta misma situación. Pero eso sucede porque se olvida que el matrimonio es una institución santa establecida por Dios, y no un contrato del cual se obtiene ganancias (para más información, leer 10 mandamientos del matrimonio). Es cierto que Dios puede hacer milagros, pero también quiere ver nuestra fidelidad a nivel personal y como pareja. Él quiere ocupar el primer lugar en nuestras vidas y tiene el mejor plan para nuestro futuro. Es difícil no conseguir lo que se anhela, pero con el tiempo, él sabrá recompensar la fidelidad y pureza de los corazones.  Por algo dice “sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré” (Mateo 25:23).

Es fundamental servir a Dios como pareja

José y María demostraron que no hay nada mejor que servir a Dios en pareja. Cuando José se enteró María estaba embarazada, no la humilló en público, sino que quiso proteger su integridad y separarse en silencio. Más adelante, cuando un ángel se le apareció y le confirmó la verdad, él regresó con ella y la apoyó hasta el final. Este acto demuestra fe y confianza en Dios, pero también en su cónyuge. Hubiera sido sencillo para José rechazar a María e irse con otra mujer, pero él eligió quedarse a su lado y criar al niño que era el Mesías.

Por medio de este ejemplo entendemos que el matrimonio implica unidad en cualquier área. Uno puede hacer un buen trabajo por su cuenta, pero si Dios los unió, se producirán mejores resultados cuando ambos se esfuerzan.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend