positivismo Archives | CVCLAVOZ

All posts in “positivismo”

Gratitud en medio de las tormentas

“Den siempre gracias a Dios el Padre por todas las cosas, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.”

Efesios 5:20 (DHH)

Diariamente nos enfrentaremos a situaciones difíciles que pondrán a prueba nuestra confianza en Dios y es allí cuando la gratitud se hace presente, ya que normalmente somos agradecidos por las bendiciones que Dios nos da, pero cuando las cosas no salen como lo planificamos o no parecen ser una bendición es difícil agradecerle. Sin embargo si ponemos nuestra vida bajo su control, comenzamos a tener una actitud de agradecimiento, aun cuando las circunstancias parecieran no justificar nuestra gratitud.

Si estás pasando un tiempo difícil en tu vida, recuerda que aún hay muchas cosas por las cuales debemos ser agradecidos con Dios. Él sigue estando al control de cada situación en tu vida y tiene planes de bien para ti. No te enfoques en lo que aún falta, da gracias por lo que Él ya te dio.


Por Giovana Aleman



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

3 formas de vencer la negatividad

La negatividad puede ayudarte a ser realista y tener expectativas basadas en hechos. Sin embargo, también puede hacer que vivas sin esperanza. Para no llegar hasta ese extremo, a continuación tienes tres consejos para decirle «adiós» a la negatividad y ver lo bueno que tiene la vida:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Este año despídete de estas 5 prácticas

Es común que las personas se propongan metas para el siguiente año. Si bien es una buena iniciativa, pocos se concentran en dejar atrás las malas costumbres y prácticas que arruinan su vida. Se preocupan por lograr sus objetivos, pero continúan cargando los hábitos tóxicos que los destruyen aunque no se den cuenta. Así como es útil tener propósitos para el nuevo año, también es importante despedirse de aquello que no hace bien. Si quieres lograrlo, este año dile adiós a estas cinco prácticas:

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

7 prácticas para ser mentalmente fuerte

Cada día debemos tomar decisiones y, aunque algunas tienen más repercusión que otras, nuestro futuro depende de ellas. Hay situaciones en las que es bueno escuchar a nuestro corazón y dejar que él nos guíe; sin embargo, hay otras en las que es mejor no dejarnos llevar fácilmente por los sentimientos y decidir con la cabeza. A los que hacen esto se les denomina mentalmente fuertes.

Estas personas piensan bien antes de tomar una decisión y siempre tienen en cuenta a Dios. Ellos reconocen que si dejan sus preocupaciones, problemas y planes ante Él, todo trabajará para bien. Asimismo, ellos ponen en práctica algunas buenas costumbres de las cuales todos podemos aprender:

1. No tenerle miedo a los desafíos:

Es natural tenerle miedo a lo desconocido, a fallar, a no hacer un buen trabajo, etc. A veces podemos ser muy perfeccionistas, demasiado críticos con nosotros mismos, o tenemos la mala costumbre de poner altas expectativas y compararnos con otros. Todos estos malos pensamientos impiden que uno se atreva a aceptar nuevos desafíos y retos. Las personas mentalmente fuertes saben que, si bien es cierto que existe una probabilidad de fracasar, si no se arriesgan, nunca podrán aprender ni a superarse.

2. Aceptar los cambios:

La monotonía es cómoda y segura, pero también es una trampa. Cuando uno se encierra en algo y se resiste a los cambios le está dando la espalda a nuevas posibilidades. Los cambios nunca son fáciles, pero tienen una gran recompensa en el proceso y en el resultado. Si un cambio es arduo de llevar, lo mejor es trabajar en equipo y juntarse con alguien que sea de apoyo. Otra manera efectiva es orar constantemente para que Dios provea la sabiduría y paciencia necesarias.

3. Buscar oportunidades:

A veces, las oportunidades llegan a nosotros; a veces, hay que salir a buscarlas. Las personas mentalmente fuertes saben que la persistencia es la clave del éxito. Si una situación no sale como esperaban, ellos continúan en la búsqueda de nuevas posibilidades y no se rinden hasta encontrarlas. Ellos conocen de primera mano que si fallan una y otra vez, no quiere decir que sean fracasados, sino que no han intentado lo suficiente.

4. Tener una mente positiva:

Las personas que se dejan guiar por sus emociones se predisponen ante una situación sin haberlo intentado. Esta mala actitud les impide ver el lado positivo de la vida y paraliza su progreso. Es importante entender que toda circunstancia tiene un lado positivo y, que si uno se concentra en ella, es mucho más sencillo tener un comportamiento más asequible y eficiente.

5. Saber manejar la crítica:

Alguien dijo una vez que las críticas duelen como una lluvia de ladrillos. Recibir un golpe así deja heridas y marcas; sin embargo, si se sabe aprovecharlos, con ellos se podría construir una casa. No toda la crítica suele ser cierta, pero en todo momento se puede aprender de ella. En lugar de tomar los comentarios negativos como un desaliento, se debe verlos como un incentivo para mejorar y salir adelante.

6. Aprender de los errores:

Muchos inventores a lo largo de la historia tuvieron que hacer muchas prácticas de prueba y error. Si ellos se hubieran rendido al primer intento, jamás habríamos podido disfrutar de las cosas que tenemos hoy en día. De igual forma, las personas mentalmente fuertes ven a sus errores como un intento más, pero no como el resultado final. Ellos hacen que sus fallas los guíen a buscar la excelencia en todo.

7. Depositar la confianza en Dios:

Gran parte de ser mentalmente fuerte es reconocer que eres débil (2 Corintios 12:9). Como seres humanos tenemos diversas capacidades y talentos, pero el dueño y creador de la sabiduría es Dios. De nada vale tener las mejores intenciones al momento de tomar una decisión; si no está en los planes de Dios, es seguro que tendrá malas consecuencias. Poner a Dios primero y a lo demás después, es la mejor práctica para tener una vida con propósito y ser una persona de bien.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Cambia tu mentalidad!

Nuestra actitud afecta la manera en que percibimos la vida. Hellen Keller dijo: “Mantén tu rostro al sol y así no verás las sombras.” Si nos enfocamos en las cosas negativas de la vida, entonces todos nuestros hechos estarán propensos al fracaso, desánimo, conformismo, depresión e infelicidad.

John Kim, terapista licenciado en matrimonio y familia, explica que las distorsiones cognitivas son responsables de reforzar los pensamientos o emociones negativas. Él asegura que hay muchas distorsiones cognitivas, pero que las más comunes son:

  • Filtración: Sucede cuando filtramos todos los aspectos positivos de una situación y solo nos quedamos con lo negativo. Kim afirma que esto hace que “la visión de la realidad se oscurezca o distorsione”.
  • Pensamiento polarizado o pensamiento “en blanco y negro”: Se da cuando pensamos en los extremos, (éxito o fracaso) y no pensamos en que toda situación es más compleja y que debemos aprender a analizarlas con sus diversas tonalidades de colores y no solo en blanco y negro.
  • Sobre-generalización: Kim da un ejemplo de esta distorsión: “Si algo malo sucede sólo una vez, esperamos que suceda una y otra vez.” Esto quiere decir que tomamos una sola experiencia como un patrón para lo que sucederá en el futuro, cuando en realidad, nadie puede saber lo que ocurrirá porque aún no sucede.
  • Llegar a conclusiones precipitadas: Ocurre cuando dejamos que nuestros prejuicios nos pre-dispongan ante un hecho o persona. Cuando llegamos a conclusiones precipitadas, nos alejamos de la verdad y dejamos que la falsa realidad nos ciegue.
  • Catastrofización: Es cuando exageramos la importancia de eventos insignificantes. “Esperamos que ocurra un desastre, no importa qué. Esto también se conoce como «magnificar o minimizar».”, afirma Kim.

Si has podido identificar tu comportamiento con alguna de las distorsiones cognitivas mencionadas anteriormente, es momento que tomes la decisión de cambiar. Efesios 4:23 dice: “Dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes.” (NTV) La mejor manera de cambiar tu mentalidad es:

  1. Pedirle a Dios que te ayude en cada momento de tu vida.
  2. Tomarte las cosas con calma y no enfocarte en lo negativo.
  3. Aprende de tus errores y sigue adelante.
  4. Ora con frecuencia.
  5. Rodearte de personas que sean de buena influencia para tu vida.

Recuerda que si necesitas consejo, puedes escribirnos a [email protected]

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 cosas que debes hacer al levantarte

El tener un buen día depende de la manera en cómo lo empezamos. Algunos se quedan dormidos y en el apuro, salen de casa sin haberse dado un tiempo para disfrutar la mañana. Éstas cuatro prácticas te ayudarán a tener un buen día, especialmente si lo haces en ese orden:

1. Orar:

El amanecer con vida y tener la dicha de disfrutar un día más, es uno de los tantos motivos por los que debemos estar agradecidos con Dios. Por lo cual, ora apenas te levantes y cuéntale a Dios todas tus alegrías, preocupaciones, tristezas, o cualquier situación que desees. De esta forma, sin importar lo que suceda en el transcurso de las horas, te sentirás libre y sin cargas pues sabrás que Dios está contigo en todo momento.

2. Estirar los músculos de tu cuerpo:

No cometas el error de despertarte y hacer las cosas apresuradamente. En cambio, toma un momento para estirar los músculos de tu cuerpo y así evitar cualquier mal movimiento que te pueda causar dolor. Incluso si no dispones de mucho tiempo en las mañanas, trata de practicarlo al menos por cinco minutos.

3. Tomar agua:

Muchos estudios confirman que tomar agua al despertarse ayudará a tu metabolismo, eliminará las toxinas, contribuirá a que tu cerebro trabaje mejor, e incluso te ayudará a bajar de peso. Lo recomendado es tomar 16 oz (473 ml) de agua cada mañana y en poco tiempo se notan los resultados.

4. Escuchar música:

La música puede cambiar tu humor casi instantáneamente, además de disminuir tu presión sanguínea; por lo tanto, sé selectivo con lo que escuchas y elige música que pueda influenciar positivamente en tu vida, tenga un buen mensaje y te llene de energía.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend