propósito Archives | CVCLAVOZ

All posts in “propósito”

¿Faltan obreros? 1

¿Faltan obreros?

En la construcción de un edificio o casa se requiere el trabajo de varios obreros, cada cual con su función y herramientas, de esta manera la obra puede realizarse con efectividad y también en un tiempo oportuno.


La obra del reino se puede comparar a una obra de construcción en la que existe mucho trabajo por hacer, pero ¿Sabías que Jesús dice que le faltan obreros?


La Biblia dice: “Y viendo las multitudes, tuvo compasión de ellas, porque estaban angustiadas y abatidas como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: La mies es mucha, pero los obreros pocos.” Mateo 9:36-37


Jesús recorría las ciudades y aldeas enseñando las buenas noticias del reino, dando fortaleza y sanando enfermos, por lo que las multitudes lo seguían; sin embargo, siente compasión por ellos porque observa su necesidad, el cuidado y orientación que requerían. Entonces manifiesta su aflicción: “la mies es mucha y los obreros pocos”


¿Qué labor realizas para el Señor? Es muy sencillo ir a la iglesia los domingos y orar simplemente para pedir por nuestras necesidades, pero Jesús nos muestra que existe una necesidad en su obra y precisa trabajadores que la realicen, el trabajo es mucho pero los obreros son pocos.


Si pensaste que ser cristiano es simplemente conocer a Jesús estás equivocado, se trata también de seguir sus pasos, de renunciar a nuestro egoísmo para pensar en los demás y sus necesidades, de abandonar la comodidad para cumplir el propósito de Dios.


¿Estás dispuesto a ser obrero de Cristo? Si tu respuesta es afirmativa entonces ¡Manos a la obra! Empieza orando por otros, sal y enseña el mensaje de salvación, recoge a las ovejas descarriadas y vuelve a traerlas al rebaño ¡Si quieres ver a Dios no te quedes sentado!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Un nuevo camino 2

Un nuevo camino

“Tu palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino.” Salmos 119:105 (DHH).

Cada persona puede escoger libremente el camino que desea seguir en su vida. En uso de esta libertad, muchos toman rutas que llevan al fracaso y a la perdición. Al encontrarse extraviado sin saber qué hacer o a donde ir, la vida parece que no tiene sentido y todo se opaca alrededor.

Pero la Biblia dice que la Palabra de Dios es una lámpara que nos guía para saber qué camino debemos seguir para nuestro propio bien. Entonces, si te has equivocado o te sientes perdido, es tiempo de cambiar tu destino, lee la Biblia, medita en ella y verás que tu vida tomará un nuevo rumbo en el cual podrás descubrir el propósito que Dios tiene para ti.

Por Giovana Aleman

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Puedes soportarlo! 3

¡Puedes soportarlo!

¿Alguna vez recibiste una mala noticia? ¿Cuál fue tu reacción? No siempre es fácil lidiar con ello, pero la palabra de Dios en Juan 16:33 nos menciona: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.”

Las pruebas vienen de la noche a la mañana sin que las hayamos planificado ni recibido anticipadamente un anuncio, pero lo cierto es que no seremos abandonados por nuestro Padre Celestial en medio de todas ellas.

Hace poco me enteré que un familiar mío tuvo un accidente automovilístico, quizá para mí fue como si un balde de agua fría hubiera corrido por todo mi cuerpo, porque al no tener un diagnóstico exacto, mi mente empezó a imaginar de todo y hasta lo peor: pero en ese momento recordé este pasaje que para muchos es una esperanza en medio de la prueba:

“Ustedes no han pasado por ninguna tentación que otros no hayan tenido. Y pueden confiar en Dios, pues él no va a permitir que sufran más tentaciones de las que pueden soportar. Además, cuando vengan las tentaciones, Dios mismo les mostrará cómo vencerlas, y así podrán resistir.” 1 Corintios 10:13 (TLA)

Si hoy estas atravesando por circunstancias que escapan de tus manos, no le reclames a Dios el porqué de ello, quizá ahora no lo entiendas pero debes saber que las situaciones conflictivas son más fáciles de soportar cuando tenemos conocimiento de que algo bueno resultará de ellas.

El problema es que nuestra idea de lo bueno en comparación a la de Dios es totalmente limitada y diferente. Pero como sus pensamientos están por encima de los nuestros, lo mejor que podemos hacer es confiar en Él, e  incluso si esas pruebas nos causan dolor, sufrimiento o dificultad, no debemos dejar de hacerlo, ya que finalmente nos ayudarán para bien.

Y aunque nos cuesta ver el lado positivo a todo lo que nos ocurre, vale la pena detenerse por un momento para analizar y extraer lo bueno de todo lo tediosa que pueda ser la situación;  porque el bien final del cual el Señor está ocupándose es hacernos cada vez más semejantes a su hijo Jesucristo, y las pruebas que experimentamos son una de las herramientas que Él utiliza en este proceso.

¿Quieres seguir escalando peldaños en esta vida? Necesitas vencer obstáculos que te ayudarán a levantarte con mayor fuerza y no volver a tropezar con los mismos errores.

Así que cuando te encuentres atravesando por ciertas pruebas, más allá de que tus emociones quieran tomar el control, considera cada adversidad como necesaria para que Dios pueda lograr un propósito específico en tu vida, no se trata de un castigo, sino de un propósito. Él nos conoce a la perfección y sabe dónde necesitamos corrección para parecernos cada día más a nuestro Salvador.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Y, ¿te has bautizado? 4

Y, ¿te has bautizado?

El bautizo es un acto público de amor (así como el matrimonio) en el que se manifiesta la decisión de amar y la entrega a nuestro Señor.

Antiguamente, aquellos que escuchaban el mensaje de Dios se bautizaban inmediatamente porque creían en Él. ¿Crees en Jesús y lo que hizo por ti? Si la respuesta es afirmativa, entonces, no dudes en dar este paso de fe. La Biblia nos muestra un valioso ejemplo:

“El pasaje de la Escritura que leía era el siguiente:

«Como oveja fue llevado al matadero. Y, como cordero en silencio ante sus trasquiladores, no abrió su boca. Fue humillado y no le hicieron justicia.
¿Quién puede hablar de sus descendientes? Pues su vida fue quitada de la tierra».

El eunuco le preguntó a Felipe: «Dime, ¿hablaba el profeta acerca de sí mismo o de alguien más?». Entonces, comenzando con esa misma porción de la Escritura, Felipe le habló de la Buena Noticia acerca de Jesús.

Mientras iban juntos, llegaron a un lugar donde había agua, y el eunuco dijo: «¡Mira, allí hay agua! ¿Qué impide que yo sea bautizado?».

Hechos 8:32-36 (NTV)

Este pasaje de la Biblia nos muestra la conversión de un hombre que iba por el camino y se encontró con Felipe, quién le predicó la Palabra del Señor; después de haber escuchado las buenas noticias de la salvación, se preguntó: ¿Qué impide que yo sea bautizado?

Si eres alguien que ama a Jesús, crees en Él y quieres seguir sus pasos, entonces, ¿qué estás esperando? Recuerda que es un paso que debes decidir darlo por ti mismo, porque solamente dependerá de ti seguir sus pasos.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

¿El diablo va a la iglesia? 5

¿El diablo va a la iglesia?

Muchos pensarán que el título de este devocional es literal, pero simplemente está haciendo referencia al tipo de expresión que utilizan las personas cuando ven a alguien que consideran un “demonio” ir a una reunión donde se habla de Dios ¿lo has escuchado?

Lo que sucede es que todos nos sorprendemos cuando alguien cambia de vida. En este caso quisiera poner de ejemplo a un hermano de mi congregación. Él se dedicaba a tomar bebidas alcohólicas todos los días, llegó a estar enfermo de cirrosis, por lo que simplemente esperaba en cualquier momento la muerte. Un día unas personas se acercaron y le dijeron: “Dios no te creó para que destruyas tu vida”,  por lo que buscó una iglesia para conocer el propósito de Dios para su vida, y ahí recibió el perdón del Señor. En la actualidad es un hombre que predica por todos lados el mensaje de salvación, está sano, tiene su familia y una movilidad con la que trabaja, siempre dando gracias a Dios que lo rescató de la perdición.

Sus amigos o las personas que lo conocían antes de su conversión,  se sorprenden cuando lo ven y ellos mismos reconocen que este cambio tuvo que ser un milagro del Señor.

“En seguida predicaba a Cristo en las sinagogas, diciendo que éste era el Hijo de Dios.

Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?”

Hechos 9:20-21

Una de las personas que tuvo un cambio radical en la Biblia fue Pablo, este perseguía a los cristianos, por lo que aquellos que lo miraban predicar de Cristo se quedaban pasmados de su cambio e incluso pensaban que solamente era una trampa para después llevarlos a matar.

Cuando alguien realmente se entrega a Dios, su vida da un giro, no es el mismo, la Biblia dice:

“El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad.”

Efesios 4:28

La pregunta que quiero hacerte es ¿Tu vida ha cambiado? Si sigues siendo el mismo, es decir, si eras un mentiroso, desobediente, ladrón, adúltero, inmoral o cometías otros pecados y aún continúas practicándolos, entonces tu encuentro con Dios no ha sido real y es necesario que te arrepientas si quieres la bendición del Señor.

Este tiempo te animo a decidirte por Cristo, te animo a dejar de ser tú y comenzar a seguir a Jesús, recuerda que Dios tiene un propósito para ti, no vivas la vida a tu manera.



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Lecciones en el mar 6

Lecciones en el mar

La Biblia tiene enseñanzas útiles para la vida diaria sobre la obediencia, la fe y el propósito. Hoy te invito a conocer las lecciones que se aprenden en el mar, con base en la Palabra de Dios.

1. Obediencia

Dios le ordenó a Jonás ir a Nínive para predicar juicio por el pecado, pero él no obedeció, no quiso ir y se embarcó a Tarsis huyendo de Dios. Tomó una mala decisión, la cual trajo consecuencias no sólo para él sino para los que lo acompañaban en el barco, la tempestad que Dios envió amenazaba con hundirlos.

“Pero Jehová hizo levantar un gran viento en el mar, y hubo en el mar una tempestad tan grande que se pensó que se partiría la nave.”

Jonás 1:4 (RV60)

Jonás estaba durmiendo. A veces somos cómo él, tratamos de esquivar los problemas aun sabiendo que afectarán a las personas que nos rodean. Despertaron a Jonás para que clamara a su Dios, se dieron cuenta que este varón era el culpable de todo; así lo confesó el profeta y les dijo que lo echaran al mar, con lo que la tempestad se calmó, pero el Señor no dejó que Jonás pereciera sino que envió a un pez enorme que se lo tragó y lo llevó a Nínive para que cumpliera lo que Él le mandó.

2.  Fe

Después de que Jesús hiciera el milagro para alimentar a cinco mil personas, envió a sus discípulos a adelantarse a la otra ribera mientras Él se despedía de la multitud, al terminar se fue a orar a un monte.

Los discípulos estaban en la barca en medio del mar mientras el viento azotaba con fuerza la embarcación y en medio de la tempestad, Jesús empezó a acercarse a la barca caminando sobre las aguas. Los discípulos tuvieron miedo y pensaron que era un fantasma, pero Jesús les dijo que no tuvieran temor porque era Él. Pedro tuvo el valor de probarlo, y le dijo que si era realmente Jesús le permitiera ir hacia él caminando sobre el agua y así lo hizo. Pedro bajó de la barca y caminó, hasta que tuvo miedo por el fuerte viento y comenzó a hundirse, Jesús lo ayudó y le dijo: “ !Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste?”. (Mateo 14:31b RV60)

Cuando el Maestro subió a la barca el ventarrón se calmó.

En otra ocasión Jesús y sus discípulos entraron en la barca, navegaron y se levantó una gran tempestad que amenazaba hundirlos por lo que tuvieron que despertarlo para que los ayudara.

“Él les dijo: ¿Por qué teméis, hombres de poca fe? Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y al mar; y se hizo grande bonanza.”

Mateo 8:26 (RV60)

Jesús nos enseñó la importancia de la fe, con ella se pueden lograr cosas que, aunque parezcan imposibles, se hacen realidad.

3.  Propósito

Cuando llevaban al apóstol Pablo a Roma, una tempestad comenzó, todos los que estaban en el barco tuvieron miedo, pero él les dijo: “Pero ahora os exhorto a tener buen ánimo, pues no habrá ninguna pérdida de vida entre vosotros, sino solamente de la nave.” (Hechos 27:22 RV60)

No quedaría rastro del barco, pero ninguna persona perecería, en medio de esta susceptibilidad humana ante la muerte, las personas que acompañaban a Pablo tuvieron que obedecer sus palabras y aún hacer algo que no hicieron por preocuparse mucho, comer: “Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros perecerá. Y habiendo dicho esto, tomó el pan y dio gracias a Dios en presencia de todos, y partiéndolo, comenzó a comer. Entonces todos, teniendo ya mejor ánimo, comieron también.” (v. 34-36)

Pablo tenía que cumplir un objetivo y no iba a suceder nada malo hasta que lo cumpliera.

Con todo esto comprendemos la necesidad de tempestades para aprender a obedecer, tener fe en el Señor comprendiendo que tiene el control de todo y que nada fuera de sus propósitos ocurrirá. Dios tiene nuestras vidas en sus manos.


Por Carlos E. Encinas



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Un propósito más de las pruebas 7

Un propósito más de las pruebas

Un individuo internado en un hospital había sufrido la amputación de su pierna izquierda y era presa de la amargura.

Cuando vio que el clérigo del lugar se acercaba empezó a gritar: Muy bien capellán ¡Trate de consolarme! Es usted especialista en la marina para estos asuntos, así que empiece cuanto antes.

Sus palabras desconcertaron tanto al capellán que no pudo ayudar al hombre, se quedó sin palabras.

Al día siguiente un joven cabo de la marina se acercó en su silla de ruedas hasta el lecho del inválido. Aunque le faltaban ambas piernas, una agradable sonrisa se dibujaba en su rostro. Fue recibido sin ningún sarcasmo. Los dos seres que sufrían se comprendieron. El valeroso se presentó ante el desesperado y triunfó.

Al visitar al marino aquella tarde, el hombre recibió  al capellán con una pícara sonrisa y le dijo: Capellán, fue una buena jugada la suya al enviarme a un visitante amputado de las dos piernas. Pero creo que ha resultado. La enfermera me acaba de decir que ya soy un poco más decente.

Nuestro testimonio siempre será el mejor si  hacemos a un lado nuestra propia personalidad y presentamos a Aquel que todo lo comprende porque lo sufrió y venció.

Muchas veces no comprendemos porqué nos suceden algunas cosas y nos enojamos con Dios, con las circunstancias y nosotros mismos, permitiendo que la amargura se apodere de nuestras vidas. Pero si dejamos que Dios utilice nuestras vidas, aun estando rotas y adoloridas, Él puede hacer grandes cosas.

En ocasiones, lo que vivimos nos prepara para ayudar a los demás, para poder entender su dolor y lo que están viviendo, para poder ser empáticos, aconsejar y orar por ellos de corazón, comprendiendo bien su situación, impotencia y dolor.

El Apóstol Pablo, en 2 Corintios 1: 3- 7 dijo: Toda la alabanza sea para Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo. Dios es nuestro Padre misericordioso y la fuente de todo consuelo.  Él nos consuela en todas nuestras dificultades para que nosotros podamos consolar a otros. Cuando otros pasen por dificultades, podremos ofrecerles el mismo consuelo que Dios nos ha dado a nosotros.  Pues, cuanto más sufrimos por Cristo, tanto más Dios nos colmará de su consuelo por medio de Cristo.  Aun cuando estamos abrumados por dificultades, ¡es para el consuelo y la salvación de ustedes! Pues, cuando nosotros somos consolados, ciertamente los consolaremos a ustedes. Entonces podrán soportar con paciencia los mismos sufrimientos que nosotros.  Tenemos la plena confianza de que, al participar ustedes de nuestros sufrimientos, también tendrán parte del consuelo que Dios nos da. (NTV)

Así como somos consolados por Dios en nuestras aflicciones, de la misma manera podemos consolar a los demás, a quienes pasan por lo mismo que nosotros. Si no atravesáramos esas pruebas, no podríamos entender el dolor de los demás y tampoco sería efectiva nuestra ayuda.

Permite que Dios te consuele y use tu vida para animar y ayudar a otros. No es en vano lo que estás pasando, porque además de formar tu carácter, Dios quiere utilizarte para bendecir a otros.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Útil o inútil? 8

¿Útil o inútil?

Cuando una cosa no produce provecho o algún beneficio decimos que es inútil. Por ejemplo, un vaso con un agujero, una guitarra sin cuerdas, una pelota desinflada o un auto sin motor, son materiales inútiles porque no pueden ser utilizados para su propósito.

La mayoría desea ser alguien de provecho y utilidad en el lugar que se encuentra, esto forma parte de una autoestima saludable. Tal vez piensas que en este momento eres alguien útil para las personas que te rodean o para el Señor ¿Cómo saberlo?

La Biblia dice: “Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que se les ha mandado, deben decir: Somos siervos inútiles; no hemos hecho más que cumplir con nuestro deber” Lucas 17:10 (NVI)

La Palabra de Dios dice que aquel que solamente cumple con su obligación es un siervo inútil ¿Qué quiere decir esto? Te explicaré por medio de una anécdota:

Un padre tenía dos hijos, ambos lo ayudaban arduamente en su negocio, pero sólo uno sería elegido como líder de la empresa. Obviamente todos pensaron que sería el hijo mayor, pero no fue así. Extrañado por esta decisión el primogénito le reclamó a su padre diciendo: “siempre he cumplido con mi deber”,  a lo que su padre respondió: “sólo hiciste lo que tenías que hacer”.

¿Por qué eligió al hijo menor? Ambos hermanos asumían su responsabilidad, pero el hijo menor hacía más de lo que le correspondía. Es decir, muchas veces se quedaba hasta altas horas de la noche, otras veces se ponía a limpiar la oficina aunque no era parte de su trabajo ¿Quién era el hijo útil?

Este tiempo quiero animarte a ser un siervo (a), amigo (a), hijo (a), esposo (a) o profesional ÚTIL, es decir, has más de lo que tienes que hacer. No solamente acomodes tu habitación, también limpia la casa; al que te pida un pan dale también alimento y vestimenta y si tienes que ayudar a llevar cargas por una cuadra, llévala tres cuadras.

Por otro lado, si eres músico o maestro en la iglesia no solamente sirvas en tu área, también podrías visitar enfermos, recibir a la gente,  limpiar la iglesia y los baños o estar en otro lugar de necesidad. Muchas veces actuamos como siervos inútiles porque solamente hacemos lo que tenemos que hacer ¿Qué servicio brindas a Dios?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Quién es más valioso? 9

¿Quién es más valioso?

En el devocional anterior a este escribí sobre el compromiso genuino que los discípulos tenían con Jesús, a tal grado que daban su vida misma por Él. En esta oportunidad quisiera hacer énfasis en la vida y muerte de Esteban:

Esteban, hombre lleno de la gracia y del poder de Dios, hacía grandes prodigios y señales milagrosas entre el pueblo.” Hechos 6:8 (NVI).

La Biblia nos presenta a Esteban como un hombre de Dios, lleno de su gracia y poder, aquel a quién acudían las personas necesitadas porque realizaba prodigios y milagros; podemos compararlo a la obra que hizo Jesús cuando estaba en la tierra y, de la misma manera, también sufrió una muerte injusta.

 “Al oír esto, rechinando los dientes montaron en cólera contra él. 

Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, fijó la mirada en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios. — ¡Veo el cielo abierto —exclamó—, y al Hijo del hombre de pie a la derecha de Dios!

Entonces ellos, gritando a voz en cuello, se taparon los oídos y todos a una se abalanzaron sobre él, lo sacaron a empellones fuera de la ciudad y comenzaron a apedrearlo. Los acusadores le encargaron sus mantos a un joven llamado Saulo.

Mientras lo apedreaban, Esteban oraba. —Señor Jesús —decía—, recibe mi espíritu. Luego cayó de rodillas y gritó: — ¡Señor, no les tomes en cuenta este pecado! Cuando hubo dicho esto, murió.” Hechos 7:54-60 (NVI)

Esteban fue acusado con mentiras por algunos líderes religiosos de ese tiempo, y sin recibir un juicio justo fue apedreado por la multitud. Lo increíble en este triste final es que antes de morir Esteban se mostraba fuerte, incluso al igual que nuestro Señor, pidió que esa transgresión contra él no fuera tomada en cuenta por su padre Dios.

Si bien Jesús estaba rodeado de una multitud de personas, recuerda que solamente tenía doce discípulos; esto debido a que son pocos los que realmente aceptan pagar el precio. Para Esteban su vida no era tan importante como cumplir el propósito del Señor ¿Quién es más importante para ti?

Si te has alejado porque dices: “no me valoran, me miran feo o me han tratado mal, me he traslado de casa y ahora vivo lejos, no es cómodo, etc.” entonces estás considerando tu vida más valiosa que el Señor y si fuera el caso estás desobedeciendo el primer mandamiento. Te animo a empezar de nuevo y decidir ser un discípulo de Cristo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Eres importante para mí? 10

¿Eres importante para mí?

¿Eres responsable en todos tus compromisos? Por ejemplo: Imagina que tienes una entrevista de trabajo, una cita o una reunión con tu docente por las calificaciones que obtuviste, seguramente estarías puntual aunque se te presenten varios obstáculos en el camino porque es algo relevante para ti.

Así sucede con todo lo que nos parece importante o con alguien que es valioso para nosotros, nos esforzamos en invertir tiempo y fuerzas.

La pregunta que quisiera hacerte es ¿Qué tan importante es el Señor en tu vida?

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros.” Mateo 5:11-12

Los discípulos de Jesús arriesgaban sus vidas al predicar de Cristo, muchas veces eran perseguidos, torturados, encarcelados, golpeados o apedreados, pero ¿Sabes por qué seguían adelante? Para ellos lo principal no era su vida, sino alcanzar el propósito de Dios aunque esto significara morir.

Lamentablemente en este tiempo muchas personas han abandonado al Señor simplemente por algo insignificante, ya sea porque alguien los trató mal, vieron a un cristiano dar mal testimonio, porque el pastor o los líderes no lo saludaron ¿Dónde está el compromiso?

A inicios del año nos comprometemos con Dios para orar, leer la Biblia o ir a la iglesia, pero no dedicamos tiempo ni fuerzas en cumplirlo. Tampoco asumimos responsabilidad en el servicio que realizamos en la iglesia porque no es tan relevante para nosotros; es tan fácil dejar de asistir por el futbol, una película u otro factor más importante para nosotros.

Recuerda que el primer mandamiento del Señor es que Él sea el más importante en tu vida; si no fuera el caso entonces no estás en su voluntad. Te animo a pedir al Señor que cambie tu corazón, que Él sea valioso para ti más que tú vida misma, porque de esta manera vivirás un evangelio genuino.

¿Eres alguien comprometido?

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

6 metas que debes proponerte este año 11

6 metas que debes proponerte este año

Cada año nuevo, las personas se proponen las mismas metas que, la mayoría de veces, no cumplen. Por ejemplo, las más comunes son: hacer ejercicios, bajar de peso y ser saludables. Sin embargo, cuando llega el fin de año, se dan cuenta de que no cumplieron ninguna de sus resoluciones.

Este año, cambia de metas  y comprométete a hacer algo diferente. A continuación encontrarás algunas ideas para ponerte como objetivos, no sólo durante este 2019, sino el resto de tu vida.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Noche de paz, noche de amor 12

Noche de paz, noche de amor

A pesar que en navidad se declara que es una noche de paz y amor ¿Sabías que para algunos es la noche más triste del año? Esto debido a que algunas personas no están con sus familias o se encuentran sin empleo, por lo que no tienen los ingresos suficientes para comprar regalos a sus hijos o darles una cena diferente.

Recuerdo una anécdota de navidad cuando era adolescente. Un mes antes de esta fiesta dejamos mi celular como garantía para un préstamo porque no poseíamos los ingresos suficientes, pero mi madre había ahorrado dinero para recogerlo y además para la cena navideña. Sin embargo, ese día nos robaron todo lo que teníamos, incluido el celular que recién habíamos recogido.

Esa noche no había fiesta, cena, regalos o amigos, y tampoco se encontraba la familia completa porque mi padre estaba trabajando en otra ciudad; pero a pesar de todo, mi madre quien siempre fue muy fuerte, nos abrazó y la pasamos riendo junto con mis hermanos.

En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?” 1 Juan 3:16-17

¿Cómo pasarás navidad este año? Quizá tienes los recursos para que tu familia y tú celebren esta fiesta; sin embargo, antes de pensar sólo en ti, piensa también en los demás y recuerda el propósito del nacimiento de Jesús que es brindar paz y amor.

Navidad se ha convertido en una fiesta bastante comercial, pero no es necesario invertir en los mejores juguetes o competir por la decoración o preparar la mejor comida; lo importante es agradar a Dios dando amor a las personas que nos rodean.

Si amas a Dios demuéstralo amando también a las personas necesitadas, vecinos, amigos o familiares que en este momento se encuentran solos o no tienen los recursos para celebrar; te animo a invitarlos a tu casa a compartir o llevarles algunos alimentos que les recuerden el amor del Señor.

¡Celebremos el nacimiento de Jesús!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend