reverencia Archives | CVCLAVOZ

All posts in “reverencia”

Con reverencia

“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.”

Hebreos 12:28 (RVR1960)

Muchas veces se confunde el temor a Dios con miedo; entonces podemos decir, que se trata de un respeto reverencial y no así una sensación de angustia que provoca un peligro sea este real o imaginario.

El temor a Dios surge de un corazón agradecido por Su bondad y bendiciones; como ejemplo, podemos compararlo a cuando conocemos a una persona que admiramos, tratamos de saber los mas que podamos de ella, y si es una buena persona, conocerla nos llevará también a respetarla.

De la misma manera sucede con el Señor, cuanto más lo conozcamos, más queremos agradarle, además que reconoceremos Su grandeza y majestad.


Por Cecia Serna



El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Más que una canción…

Muchos dicen que mentimos más cuando cantamos alabanzas ¿Por qué? Lo que pasa es que las canciones expresadas a Dios dan honra, obediencia y valor a su nombre; lo que en la mayoría de nuestros actos no demostramos. Existe una canción en particular que me encanta, una parte de la letra dice:

Te daré lo mejor de mi vida
Te daré lo mejor cada día
Será mucho más que una canción
Mi obediencia es mi mejor adoración.

¿Cuántas veces hemos cantado este tipo de canciones con todas nuestras fuerzas? Tal vez hasta te has quebrantado al expresarla, pero antes de hacerlo deberíamos reflexionar si realmente estamos dándole lo mejor a Dios cada día, si le estamos brindando adoración con nuestra obediencia, ¿no lo crees?

“El que sacrifica alabanza me honrará; Y al que ordenare su camino, Le mostraré la salvación de Dios.” Salmos 50:23 (RVR 1960)

Alabar es expresar admiración y reverencia, es hablar bien de alguien. En este sentido, brindar alabanzas al Señor no solamente se trata de cantar, sino de darle la gloria a Dios con todo lo que somos. Cuando actuamos bien damos lugar a que las personas que nos rodean puedan admirar y reverenciar a Dios a causa nuestra.

Por ejemplo, cuando aquellos que estaban involucrados en una adicción o en un pecado se arrepienten y cambian, o cuando las personas observan que eres un hombre o una mujer diferente por ser íntegro o generoso, se sorprenden y comienzan a ofrecer honor al Señor.

Este tiempo te animo a cantar al Señor solamente palabras de verdad; examina tu vida y ordénala, que tú seas una demostración de honor a su nombre.

 

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reverencia para la vida

Tuve un profesor en una institución cristiana que en el marco de alguna charla hizo una crítica casi despectiva de Albert Schweitzer, misionero luterano, pensador, músico, escritor humanista y médico. La cuestión era que en sus años finales tenía tal preocupación por los animales que habría dejado que las termitas literalmente destruyeran su órgano porque no quería matarlas.

“Reverencia para la vida”, reportaba mi profesor que había dicho Schweitzer y eso le irritaba profundamente. Aunque pensándolo bien creo que estaba más molesto por el libro de Schweitzer En busca del Jesús histórico – una visión no religiosa de Cristo basada en la crítica histórica – que por las termitas.

Me pregunto si no querer matar las termitas era una mera excentricidad o había cierta consistencia en esa mirada humanista. Porque la historia demuestra que los cristianos evangélicos no evidencian mucha reverencia para la vida del planeta, de los animales y de otros seres humanos – que no sean, claro, la criatura por nacer o el anciano.

En efecto, las únicas veces que uno ve a los cristianos enardecerse y salir a las calles es cuando se promueve alguna ley sobre el aborto, la eutanasia y ciertos otros temas relacionados con la sexualidad y la ideología de género: temas “valóricos” los llaman.

Así que me hice una pregunta – bastante extensa reconozco:

¿Cuántas marchas cristianas, masivas y contundentes, hemos visto que se han convocado para protestar contra la pobreza denigrante de los barrios periféricos de las ciudades, el hambre, la desnutrición, la violencia intrafamiliar, la prostitución infantil y adolescente, el trabajo esclavo, la destrucción del medio ambiente, la flora y la fauna devastadas por las grandes corporaciones, los refugiados, la corrupción de jueces, políticos y funcionarios, sólo por nombrar algunos de los males sociales que destruyen millones de vidas cada año?

Sería genial si alguien de la audiencia me ayudara a documentar si hubo marchas y protestas de este tipo en alguna parte a fin de ser justos en el análisis, aunque sospecho que deben ser bastante pocas.

Las marchas, hay que decirlo, son una cuestión testimonial. Las acciones concretas siempre hablan más fuerte aunque sean menos conocidas. Hay instituciones cristianas que trabajan abnegadamente por mitigar algunos de los males descritos arriba. Pero debe admitirse que no son muchas. Hay más preocupación por la vida después de la muerte que por la vida antes de la muerte.

Es decir, falta más reverencia para la vida

¿Resentido con Dios?

Hay personas que no pueden entender la razón de alguna prueba por la que están pasando, en vista de que siempre han hecho lo correcto. No les parece lógico que si son buenas personas, se están reuniendo en su iglesia y estudian su Biblia a diario, les pueda por ejemplo dar cáncer, o se les pueda morir un hijo pequeño en algún accidente o por alguna enfermedad.

Yo recuerdo bien, que yo me sentí muy agradecida de haber recibido a Jesús antes de que mi hermano más cercano para el momento, falleciera por cáncer de pulmón. Porque estoy segura que si no, me hubiese puesto a pelear con Dios. Me hubiera sentido muy mal, porque mi hermano fue siempre un muy buen hombre.

En la Biblia, en Génesis 32 vemos que Jacob peleó con el ángel de Dios para que lo bendijera. Y yo sé que si peleamos o nos molestamos con Dios Él nos puede entender. Él no se va a enojar. Él nos ama así de infinito.

Pero a la vez nos tenemos que preguntar a nosotros mismos: ¿quiénes nos creemos que somos para estar cuestionando al Creador del Universo y de todo lo que existe? ¿Cómo osamos?

Tal vez por nuestra naturaleza, que siempre ha querido parecerse más a Dios de lo debido. Ése ímpetu que llevamos en nuestros corazones cuando amamos con pasión. Él creó esa pasión, Él creó nuestro carácter y Él nos conoce desde antes de haber estado en el vientre de nuestras madres. Así que para Él, serán esas reacciones nuestras, como para nosotros las pataletas de lo niños pequeños.

Yo pienso que Él nos permite hasta expresarnos de manera incorrecta. Si lo hemos recibido en nuestro corazón, Él mismo nos va a ir haciendo ver lo errados que estamos y que el Soberano es Él y quien decide todo es Él.

No te sientas mal si estás molesto o molesta con Dios, pero si te aconsejo que le hables, te desahogues, siempre con el respeto que se merece Su Majestad. Reclámale y déjale saber cómo te sientes. Te garantizo que llegará el momento en el que te hará sentir la paz inigualable que sólo Él da. Por un lado te vas a sentir satisfecho (a) por desahogarte y por el otro vas a sentir renovada tu relación con Él. Siempre les recuerdo que Él lo que más desea de nosotros es una amistad, una relación, más que una “religión”.

Con nuestros hermanos a veces nos podemos pelear, con nuestros amigos, y luego nos decimos las cosas y nos perdonamos y seguimos siendo familia. Seguimos la amistad. Nos olvidamos y seguimos la vida. No es bueno guardar molestias. Se tornan en resentimientos y eso no nos hace bien para nada.

Expresarnos con Dios es lo mejor. Además, antes de que digamos la primera palabra, ya Él sabe lo que vamos a decir. Nos conoce mejor que nosotros mismos.

No te resientas con Dios, no te guardes las cosas, los sentimientos, tu opinión en cuanto a tu entorno o tu situación. Cuando con respeto vas a Él y le hablas y te expresas, Él te va a ayudar. Dalo por hecho.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, se requiere para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reverencia

En la actualidad adquirir una Biblia es sencillo, sólo se tiene que ir a una librería a comprarla; sin embargo, en la antigüedad la copia de las Escrituras se hacía a mano, por tanto, implicaba gran sacrificio y amor por la Palabra de Dios.

La historia manifiesta lo impresionante que era la reverencia al Señor por parte del pueblo Judío, por ejemplo: al momento de escribir el nombre de Dios no se podía introducir la pluma en la tinta otra vez, debía utilizarse otra nueva, tampoco se podía prestar atención a alguien en ese momento, aunque se tratase de un rey.

“En el temor del Señor hay confianza segura, y a los hijos dará refugio.” Proverbios 14:26

En el Judaísmo existía un temor genuino, precisamente por la confianza que tenían a Dios y el refugio que encontraban en Él.

¿Tienes reverencia a Dios? Otro dato que la historia nos muestra, acerca del temor al Señor en su pueblo, era el estar desprovisto de toda imagen, tal y como lo establecen las escrituras: “No te harás imagen delante de Mí.” (Éxodo 20:4) Por este motivo no pronunciaban su Nombre, aunque las letras estuvieran escritas o conocieran  las vocales.

Se trata de entender que Dios está más allá de lo que podemos tocar con las manos, e incluso de nuestros conceptos. La  concepción de: “no hagas una imagen” también quiere decir: “no te lo imagines y no pronuncies su nombre”, porque en el momento que vas pronunciar su nombre otra vez lo reduces a la dimensión humana.

“Por lo cual, puesto que recibimos un reino que es inconmovible, demostremos gratitud, mediante la cual ofrezcamos a Dios un servicio aceptable con temor y reverencia.” Hebreos 12:28 (LBLA)

En este tiempo la reverencia a Dios se ha perdido en gran manera; por lo cual te animo a ser diferente y mostrar que estás agradecido a Jesús por el reino inconmovible que hemos recibido por parte suya, dando un servicio aceptable a Dios con temor y reverencia a su nombre.

Te animo a estudiar su palabra, tener reverencia y temor para actuar conforme a lo que Él ha ordenado. ¡Ten confianza segura en Él y permite que sea tu refugio!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sientes temor?

¿A qué sientes miedo? El miedo se trata de una alteración del ánimo que produce angustia ante un peligro, el temor es algo más profundo ya que implica respeto y reverencia.

“Mas os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más pueden hacer. Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.” Lucas 12:4-5

Muchas personas sienten gran temor por los delincuentes y asesinos que pueden matar y se encuentran en las calles o merodeando alrededor de los hogares, pero Jesús enseña  que no se debe tener temor de ellos, sino de Dios quien puede poner fin a tu vida física y también espiritual, enviándote a un sufrimiento eterno.

“El temor de Jehová es el principio de toda sabiduría; buen entendimiento tienen todos los que practican sus mandamientos.” Salmo 111:10.

Es fácil cometer errores cuando emprendemos algo, por lo que muchas personas quisieran tener sabiduría en el momento de tomar decisiones y así evitar pasar  por las diferentes frustraciones que conlleva la ignorancia ¿Quieres ser un hombre o mujer sabio? El primer paso  para serlo es que tengas temor a Dios. La pregunta es: ¿Tienes respeto o reverencia a Dios?

El temor a Dios es la base para nuestro andar en sus caminos; si tienes temor entonces vas a servirle y apartarte de lo que no le agrada, entenderás lo mucho que Dios aborrece el pecado y, por lo tanto, buscarás reverenciarlo.

Te animo a pedir perdón a Dios por todos tus pecados y también para que puedas apartarte de ellos, toma la decisión de servirle y alejarte de lo que desagrada a Dios; si hay alguien por quien debes sentir temor es a Él, quien es dueño de la vida.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Chariot Tracking Code

Send this to a friend