trabajador Archives | CVCLAVOZ

All posts in “trabajador”

Preguntas que debes hacerte antes de cambiar de trabajo

Toda decisión importante debe tomarse con calma y no con prisa. La autoevaluación es una manera efectiva que te ayuda a decidir sabiamente. Si no estás seguro de algo, es mejor que dediques un tiempo para evaluar tus posibilidades en lugar de elegir al azar. Éstas son algunas preguntas que te servirán para tener una mejor perspectiva:

1. ¿Cómo es mi salida de este empleo?

No salgas de un trabajo sin antes arreglar cualquier conflicto o malentendido con tus compañeros. Incluso si quieres retirarte de ese empleo a causa de problemas los demás, o algún otro tipo de dificultad, procura mantener relaciones cordiales con todos. Después de todo, el mundo es pequeño y nunca sabes cuándo te puedes encontrar con esas personas otra vez.

2. ¿Qué he aprendido de este trabajo?

Haz una lista de las cosas que aprendiste de ese empleo. Incluye lo que aprendiste del ejemplo de otros y evalúa lo que hiciste bien o mal. Esto te ayudará a tener un mejor desarrollo en tu siguiente trabajo y a no repetir los errores del pasado.

3. ¿Qué expectativas tengo con respecto a mi nuevo empleo?

Es importante entender que la satisfacción personal depende de uno, más que de los factores externos. Si crees que un nuevo empleo complacerá tus anhelos y tienes expectativas irreales al respecto, pronto te decepcionarás y te verás sumido en la frustración.

4. ¿Por qué creo que dejar este empleo es la mejor decisión?

No te dejes guiar por el sentimiento del momento. Hay aspectos que importan más que recibir un mayor salario. Haz una lista de los pros y los contra de dejar tu trabajo actual y consulta a Dios en oración. Toma el tiempo que consideres necesario y medita en ello. Recuerda que las decisiones apresuradas suelen traer malas consecuencias.

5. ¿Cuánto ha afectado mi trabajo anterior en mi comportamiento?

Cuando tu trabajo saca lo peor de ti, esto puede influir en tu comportamiento fuera de tu entorno laboral. Cuida que las malas actitudes o cualquier otra cosa negativa no influya en tu nuevo empleo. Para esto, puedes pedirle a alguna persona cercana para que te ayude a evaluar tus acciones y cambiar si es necesario.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Dolor de un padre

Pedro era un padre trabajador, su esposa lo había abandonado con un hijo, al cual se dedicaba con mucho esmero y amor. Mientras su hijo crecía fue haciéndose cada vez más rebelde y lastimaba constantemente a su padre con palabras hirientes, las cuales Pedro siempre perdonaba.

Un día el joven llegó ebrio y golpeó a su padre hasta casi matarlo, los vecinos fueron a ayuda  a Pedro, por lo que el joven tuvo que escapar. A pesar de los golpes recibidos por su hijo y la presión de sus amigos para que lo denunciara, él solamente quería saber si su hijo se encontraba bien. Después de enfrentar escasez y hambre, el muchacho volvió arrepentido y sin pensarlo dos veces su padre lo perdonó nuevamente.

Las personas que lo rodean critican este accionar puesto que piensan que el joven volverá a hacer lo mismo, pero Pedro sólo cree que su hijo merece otra oportunidad para ser una mejor persona, a pesar que muchas veces le ha fallado.

“Pero una vez que tenían paz, volvían a hacer lo malo delante de ti, por lo cual los abandonaste en mano de sus enemigos que los dominaron; pero volvían y clamaban otra vez a ti, y tú desde los cielos los oías y según tus misericordias muchas veces los libraste. Les amonestaste a que se volviesen a tu ley; mas ellos se llenaron de soberbia, y no oyeron tus mandamientos…” Nehemías 9:28-29

“Mas por tus muchas misericordias no los consumiste, ni los desamparaste; porque eres Dios clemente y misericordioso.” Nehemías 9:31

Israel se olvidaba de Dios cuando tenía paz,  no atendía a sus mandamientos, no escuchaba las amonestaciones, no le servía, ni se convertía de sus malas obras, hasta que sufría. Cuando el pueblo de Dios enfrentaba el dolor, buscaba al Señor y Él los perdonaba, no estaba enojado con ellos, no los desamparó, Dios los amaba y era misericordioso aunque su pueblo le fallaba constantemente.

Podemos criticar al pueblo de Israel pero quizás somos semejantes a ellos ¿Cuántas veces has fallado a Dios? Aunque en este momento estés haciendo algo que no le agrada, quiero recordarte que Él te ama y está preocupado por ti, acércate una vez más, porque Él es bueno. Recuerda que por su misericordia aún  tienes la oportunidad de arrepentirte,  acercarte y clamar otra vez, porque lejos de Él nada podrás hacer.

Nunca llegarás lejos luchando contra Dios, nunca podrás huir de su presencia, arrepiéntete y dale gracias porque a pesar de todo lo que has hecho Él solamente quiere que te encuentres bien.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Obediente hasta la muerte!

Muchas veces puede resultar una tarea difícil obedecer a nuestras autoridades, posiblemente porque nos niegan algo que quisiéramos hacer, son duros en su trato o simplemente no son un ejemplo a seguir.

Esto puede darse en diferentes ámbitos; en el caso de un trabajador que tiene que tolerar los malos tratos, quejas o impaciencia de parte de su jefe y tal vez llamados de atención sin fundamento. La esposa cuando debe sujetarse a su pareja a pesar de sus debilidades. Los niños, adolescentes y jóvenes cuando deben obedecer a los padres y a sus educadores, al llegar temprano al hogar, hacer sus deberes y cumplir con su responsabilidad.

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Filipenses 2:3-8

Lo que la Palabra de Dios te pide es que tengas en ti el mismo sentir que tuvo Jesús, siendo Rey tomó forma de “siervo” y se humilló así mismo para ser obediente hasta la muerte y llegar a la Cruz.Por lo que ten presente que: “Ser lleno de Cristo es ser lleno de obediencia”.

Su obediencia trajo consigo grandes resultados, como la salvación de tu vida y la mía.

Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos. Romanos 14:8

Si somos hijos de Dios y le servimos a Él, la sujeción a la autoridad es una necesidad absoluta.Amigo (a) si estás enfrentando una situación en la que te resulta difícil obedecer, te animó para que sigas adelante haciendo la obra que Dios nos ha encomendado y para que te esfuerces por hacer de corazón lo tengas que hacer, para Dios y no para los hombres. (Colosenses 3:23).

Si obedecemos a nuestras autoridades y aunque nos cueste al inicio les servimos y ponemos en práctica lo que nos enseñó Jesús, estaremos asegurando dos cosas importantes; la primera, que estaremos agradando a Dios al obedecer su palabra, y la segunda que Dios nos bendecirá, nos dará crecimiento, y bendición espiritual.

Recuerda: ¡La obediencia tiene su recompensa! ¡Vive para Jesús!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend