Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Es inevitable sentir angustia por el virus conocido recientemente ante el mundo como  coronavirus, que causa la enfermedad infecciosa COVID-19. Se han tomado medidas de prevención en los diferentes países y cada uno asume las medidas correspondientes para protegerse y cuidar a su familia, pero aún así, ¿te sientes seguro?

En este tipo de situaciones también es inevitable mencionar al Señor. A pesar de todo lo que se diga sobre el origen de esta pandemia, recordemos que en tiempos antiguos igualmente sufrían enfermedades y pestes, donde moría gran cantidad de personas; pero recibían el milagro del cielo cuándo se acercaban nuevamente al Señor.

Sin embargo, el Señor nos sigue dando otra oportunidad. La Biblia dice: ≪Ci se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra≫ (2 Crónicas 7:14).

Este pasaje de las escrituras es bastante claro, si queremos recibir sanidad de este virus para nuestra tierra, primero debemos tomar la decisión de acercarnos nuevamente al Altísimo, humillarnos delante de Él y arrepentirnos de los malos pasos que hemos dado; entonces, Dios nos escuchará, nos perdonará y volverá a protegernos.

Por consiguiente, te animo a orar en el lugar que te encuentras para acercarte a Dios; no olvides que países de gran potencia no han podido detener el virus. Deja de confiar en las personas y pide al Señor que tenga misericordia de nosotros y de nuestras familias.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

19
8
6
0
1
0
Already reacted for this post.

Deja un comentario