Crisis de Coronavirus

Por tratarse de un tema de salud pública y de alto interés informativo, como servicio a los usuarios, CVCLAVOZ ha decidido habilitar este espacio con toda la información más relevante en cuanto a la pandemia del coronavirus.

Please log in or register to like posts.
Blog

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Mateo 6:26 (RVR1960).

La preocupación es un estado de agitación, inquietud o temor producido por una situación difícil o un problema. Este sentimiento o estado de ánimo puede provocar en las personas miedo, angustia, ansiedad, depresión, problemas en la salud y hasta insomnio.

La preocupación es un problema para la salud

Según un estudio realizado por la Universidad de Bergen, en Noruega. «Las personas con altos niveles de preocupación, tienen alrededor del 70% más riesgo de tener una enfermedad cardíaca o dolor torácico agudo»

Por esto mismo, la preocupación debe ser tratada y asistida con tiempo. No es bueno que una persona viva preocupada y angustiada por las cosas que enfrenta.

La preocupación tiene solución

La Biblia en Filipenses 4:6-7 (TLA), dice: “No se preocupen por nada. Más bien, oren y pídanle a Dios todo lo que necesiten, y sean agradecidos. Así Dios les dará su paz, esa paz que la gente de este mundo no alcanza a comprender, pero que protege el corazón y el entendimiento de los que ya son de Cristo.”

Para salir de la preocupación debemos orar, aunque no tengamos ganas, acercándonos con confianza a aquel que puede ayudarnos y darnos la paz que necesitamos. Dios promete responder a la persona que le busca, estar con ella en medio de su angustia y ponerla a salvo.

Cuando me llame, le contestaré; ¡yo mismo estaré con él! Lo libraré de la angustia y lo colmaré de honores; lo haré disfrutar de una larga vida: ¡lo haré gozar de mi salvación!

Salmos 91:15-16 (DHH)

Si estás preocupado(a) por alguna situación que estás enfrentando, te animo a que puedas orar y depositar tu confianza en Dios. Recuerda que Él promete darte la paz que necesitas y librarte de toda preocupación. Además, eres mucho más valiosos que los pájaros, que no plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, aún así el Padre Celestial los alimenta.

Si deseas apoyo en oración y conversar de tu situación, no dudes en escribirnos.


El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Artículo producido para radio cristiana CVCLAVOZ.

Reactions

11
5
0
0
0
0
Already reacted for this post.

Deja una respuesta