“Hace tiempo el SEÑOR le dijo a Israel: «Yo te he amado, pueblo mío, con un amor eterno. Con amor inagotable te acerqué a mí” Jeremías 31:3 (NTV)

Resulta fácil amar a quienes nos aman, sin embargo el gran reto, es amar a aquellos que no nos quieren y hasta a nuestros enemigos. A veces tenemos la tendencia de acercarnos a los que nos caen bien y alejarnos de aquellos que no son de nuestro agrado. El ser humano procede de esta manera mientras que Dios nos da el ejemplo de amar sin importar lo que el hombre haga o diga. Por eso si te encuentras pasando tiempos difíciles y quizás sientes que le has fallado a Dios o que ya no te ama, puedes estar seguro que su amor es perfecto e incondicional para tu vida. Su gracia y perdón aún están disponibles para ti.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta