“Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sion, de la que nadie se acuerda.” Jeremías 30:17 (RVR1960)

Las caídas pueden lastimarnos o producirnos heridas. ¿Cuántas veces hemos tropezado y caído de manera que nos ha sido difícil levantarnos? Hoy Dios está a tu lado dispuesto a sanar tus heridas,  no busques ayuda en lugares que solo te darán un alivio temporal, acude a quien realmente tiene poder para cambiar cualquier situación y darte el alivio que tu alma necesita.  Por Ruth Mamani

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta