Un día, un hombre muy sabio le dio a su hija un regalo, una flor muy cara y rarísima, de la cual había apenas un ejemplar en todo el mundo y le dijo: -“Hija, esta flor te ayudará ¡más de lo que tú te imaginas!, únicamente necesitas regarla y podarla de vez en cuando, ocasionalmente conversar un poco con ella, y a cambio tendrás su perfume maravilloso y las más lindas flores.” La joven estaba muy emocionada, pues la flor era de una belleza sin igual.

A medida que los días pasaron, surgieron problemas y el trabajo consumió todo su tiempo, impidiéndole cuidar de ella como debía. Al llegar a casa, miraba la flor que aun estaba ahí, sin mostrar ningún signo de debilidad o muerte, siempre linda y perfumada. Entonces ella pasaba sin prestarle mayor atención.

Hasta que un día, se llevó un gran susto; la flor estaba completamente muerta, sus raíces estaban resecas, sus flores caídas y sus hojas amarillas. La joven se echó a llorar y le contó a su padre lo que había acontecido.

Él le respondió: “Imaginé que eso ocurriría, lamentablemente no puedo darte otra flor, porque no existe otra igual a ella, era única, así como tus padres, hermanos, esposo, hijos y amigos”. Todo lo que tienes son bendiciones que Dios te dio, pero debes aprender a darles la atención que necesitan, porque sino los perderás. Te acostumbraste a ver la flor viva, siempre perfumada y te olvidaste de cuidarla.

Te interesa:  Quiere destruirte

¿Cuánto tiempo separas cada día para estar con Dios, con tus padres, hermanos, pareja, hijos y amigos? Posiblemente estás perdiendo momentos que jamás podrás recuperar por mantenerte tan enfocado en ti, en tu trabajo y en alcanzar sólo tus objetivos personales, que no estás considerando que ese tiempo no es negociable y que tu felicidad será incompleta si Dios no te concede vida y salud, y si no tienes con quién compartir todo lo que obtengas.

¡No vivan siempre con el deseo de tener más y más! No por ser dueños de muchas cosas se vive una vida larga y feliz. Lucas 12:15 (TLA)

Mientras tengas vida, cuida y fortalece cada día tu relación con Dios y con las personas que amas, valóralos, porque tenemos un tiempo muy breve para hacerlo acá en la tierra.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar una respuesta