celular | CVCLAVOZ

All posts in “celular”

5 apps cristianas gratuitas que debes tener

La mayoría de nosotros invertimos gran parte de tiempo en nuestros teléfonos móviles, y aunque son de gran ayuda para nuestra vida diaria; en ocasiones distraen nuestra atención de las cosas que realmente valen la pena. Sin embargo, si uno se lo propone, cualquier aparato electrónico puede convertirse en un aliado para el crecimiento espiritual, material y educativo. Éstas son algunas aplicaciones cristianas gratuitas que puedes descargar en tu celular, ya se que utilices el sistema iOS como Android:

1. YesHEis:

Es una aplicación que te permite hablarle a tus amigos sobre Jesús. En ella puedes encontrar vídeos con contenido cristiano sobre diferentes temas, para que puedas ver y enviárselas a tus contactos. Además, cada semana recibes un consejo sobre evangelismo práctico, y otros artículos que te ayudan en tu vida espiritual. Otra ventaja es que si registras tu iglesia en la app, cualquier persona que quiera saber más de Dios podrá asistir a tu iglesia por recomendación de YesHeis, de acuerdo al lugar donde se encuentre. Asimismo, cuando te inscribes por e-mail o Facebook, tienes la opción de llevar un registro de los vídeos que compartes.

2. Biblia YouVersion:

Hay muchas aplicaciones que ofrecen la Biblia de manera gratuita; sin embargo, YouVersion es la que tiene más 1200 versiones disponibles y en más de 900 idiomas. Entre sus bondades se encuentran los planes de lectura, los devocionales, el versículo del día, y la facilidad con la que uno puede resaltar, agregar notas y guardar versículos bíblicos. Esta app también ofrece vídeos que ayudan a conocer más sobre Jesús.

3. Nuestro Pan Diario:

Los muy conocidos devocionales de Nuestro Pan Diario ahora están disponibles en una aplicación. La ventaja de esta app, además de su fácil acceso, es que se puede escuchar los devocionales. Este bono extra es especialmente útil pues se adapta a las necesidades de cada persona. Además, tiene planes de lectura, recordatorios, y también, una sección especial para comentar cada devocional y, de esta manera, interactuar con cristianos de otras partes del mundo.

4. Biblia de Superlibro:

Esta Biblia está especialmente diseñada para niños. Contiene fotos y vídeos, información sobre personajes bíblicos, retos diarios, preguntas y respuestas, juegos interactivos, y episodios de la serie animada Superlibro. Esta aplicación es dinámica y muy entretenida, pues, además de educar a los niños y ayudarles a tener una relación personal con Dios, también fomenta el estudio bíblico desde temprana edad.

5. Jesus Film Project:

Esta app está dedicada a películas, cortos, y miniseries cristianas que te ayudan a conocer mejor a Jesús. Una ventaja de esta aplicación es que puedes descargar los vídeos y verlas incluso cuando no tengas conexión a internet. También puedes enviarlas a tus contactos y, de esta manera, hacer que otros reciban un mensaje de esperanza. Cada vídeo contiene una lista de preguntas que sirven para reflexionar y te ayudan a tener una idea sobre las posibles preguntas que podrías hacerles a tus amigos.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Cómo desinfectar tu celular

Nuestros celulares recogen todas las bacterias que acumulan nuestras manos durante el día; es por ello que tienen 18 veces más gérmenes que un baño público. De nada vale que uno se lave las manos, porque después de hacerlo, es probable que se vuelva a tocar el celular que está infectado de bacterias dañinas. De hecho, los microbios alojados en nuestros dispositivos electrónicos pueden ser la causa de muchas enfermedades; entre ellas el acné. La solución para este problema es desinfectar los celulares con frecuencia. Sin embargo, tampoco se puede utilizar cualquier producto de limpieza, pues, esto dañaría el aparato.

Derek Meister, técnico del Geek Squad, encargado de reparación y servicio en línea de Best Buy, tiene una solución para el higiene de los celulares. Para crear esta fórmula  se necesitan dos ingredientes: Agua mineral sin gas o agua destilada, y alcohol isopropílico al 70%. Si deseas hacerlo en casa, debes llenar la mitad de una botella con agua mineral sin gas o agua destilada; luego, agregar la misma cantidad de alcohol isopropílico al 70% y cerrar el envase. Agita el recipiente y mezcla bien ambos ingredientes. Una vez que tengas estos pasos realizados, verte un poco en una tela de microfibra y limpia tu celular. Recuerda que es recomendable que la tela sea de microfibra, porque de lo contrario, podrías dejar marcas la pantalla de tu equipo. Tampoco vacíes el líquido directamente en el celular, pues podrías causar alguna falla técnica.

Otras maneras de evitar propagar los gérmenes con el celular es lavarte las manos con frecuencia y evitar utilizar tu móvil en el baño. No olvides que puedes evitar muchas enfermedades con tan solo ser más cuidadoso en tu higiene personal, eso incluye tu celular.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Obsesión celular

“El hombre moderno es mucho más débil que el hombre de las cavernas, que perfectamente podía sobrevivir a las adversidades. El hombre moderno necesita sistemas de inmunización continuos, de tipo farmacológico, pasatiempos, estar emitiendo y “megusteando” casi en forma ansiosa para dar cuenta de que existe y no es simplemente un asiento contable de una empresa, un código burocrático en alguna dependencia estatal”. (Christian Ferrer, entrevista en “La Nación”, domingo 26 de junio de 2016).
Cuando me abruma el peso de la lateralidad – esa impresión de sentirse como “pollo en corral ajeno” o “sapo de otro pozo” – aparece algo en la prensa o me llega un correo confirmando que mis percepciones, aunque imprecisas o incompletas, son correctas; no son populares o mayoritarias pero son correctas.
Escribí hace tiempo sobre la “obsesión celular” que tiene la gente respecto de la vida. Porque ya el teléfono dejó hace largo tiempo su modesta pero noble tarea de hacer y recibir llamadas ; hoy parece abarcar la vida, el aire, la paz, la felicidad. Basta observar a alguien que olvida o pierde su celular para darse cuenta de la intensidad de la dependencia de que adolecen.
Si concordáramos con la manera actual de contar los tiempos, los seres humanos aparecieron en la tierra hace unos cuarenta mil años. Si fuera exactamente esa cantidad, podríamos decir que formaron grupos y familias, se multiplicaron, se amaron, se odiaron, se pelearon, construyeron cultura, soñaron, enfermaron, envejecieron y murieron durante unos treinta y nueve mil novecientos setenta años… sin smartphones, internet ni redes sociales.
El artículo cuyo fragmento he puesto al comienzo de esta nota menciona que los seres humanos lucharon por milenios contra enormes dificultades sin contar con recursos tecnológicos como los actuales. Por eso sorprende el grado superlativo de dependencia que las personas tienen del aparato. Dependencia que entre otros efectos interfiere notablemente en la calidad de las relaciones humanas. Un interesante ejemplo de este problema está ilustrado en la película chilena “Sin filtro”.
No estoy en contra de los beneficios de la tecnología y las bendiciones que puede traer a la vida diaria, ni mucho menos; la existencia es más ancha y ajena que mis elucubraciones sociológicas sobre celulares y redes sociales. Sólo me gustaría saber si sería posible recuperar un poco más de humanidad. Algo así como “menos celular y más encuentros”.

“El celular es lo máximo”

Soy del tipo de persona que ama la tecnología pero hasta un cierto punto.

Cuando se vuelve muy invasiva, muy extraordinaria o me inutiliza como ser humano me asusto. También me asusta cuando se vuelve algo adictivo para nosotros al punto que no podemos funcionar porque nuestras vidas están sincronizadas con nuestro celular, computadora o tableta.

Nos hemos vuelto dependientes a los teléfonos, ya no hay respeto de lugar u hora para usarlos y menos de la presencia de personas. Podemos estar al frente de nuestros padres, amigos, jefes y aun así sacamos el celular para revisarlo, pero la historia que te voy a contar a continuación será como una suave melodía a tus oídos ya aburridos de escuchar que los celulares destruyen familias!

Recientemente, conocí a un padre de dos hijos que me contó como se re-conectó con sus hijos a través de mensajes de texto. Yo pensaba que era una de esas historias de gente que se separa y se vuelven a encontrar por Facebook, pero no, esta familia vivía bajo el mismo techo juntos pero no revueltos, cada quien por su lado.

El padre desesperado por ver a sus hijos siempre pegados del celular día y noche, decidió montarse en el vagón de la tecnología y boto su celularcito de tapa para comprarse un nuevo smartphone con todas las opciones, aplicaciones y novedades características de un teléfono inteligente.

Los hijos se sorprendieron del cambio y se reían de su padre, les causaba gracia como un señor a su edad iba a aprender a utilizar un teléfono inteligente, pero el padre estaba decidido a lograrlo y a conectarse con sus hijos de esa manera.

De esta forma empezaron a hablarse más cara a cara cuando estaban en casa con la excusa de las “clases de celular” que recibía el padre de parte de sus hijos. El caballero se bajó la aplicación mas utilizada por sus hijos para mandarse mensajes de texto, el conocido WhatsApp.

Cuando sus hijos no estaban en casa, el padre les escriba con humor mensajes, le enviaba caritas, figuritas y los hijos no tenían otra opción que responder a sus mensajes y poco a poco comenzaron a conectarse y a construir la relación perdida a través de sus celulares.

Es el primer caso donde compruebo mediante la experiencia de este hombre, que los celulares o el continuo envío de mensajes de texto une a una familia que estaba separada. Por un lado los hijos sumergidos en el mundo actual de estar constantemente conectados al flujo de información que ofrece el internet y sus redes sociales y por otro lado, el padre que se rehusaba a dar el gran salto de adaptarse a la tecnología de hoy en día.

Realmente me siento feliz por ese señor, fue muy conmovedor ver su emoción y alegría al compartir su historia y en agradecimiento por ese chorro de energía que le dio a mi día, le enseñé como mandar fotos y videos a sus hijos por WhatsApp.

Cuál es la pregunta correcta para esta Navidad?

Circulando por las redes sociales vi una imagen que me hizo reír inmensamente y a la vez me hizo reflexionar profundamente.

El texto de la imagen decía: “Una pregunta para la cena de Navidad, el celular va a la derecha o a la izquierda del plato? La imagen la he adjuntado al final del artículo para que la puedas compartir y bromear con los tuyos en Navidad.

Me rei mucho porque se que soy y he sido terrible con mi uso excesivo del celular en todas las ocasiones, incluso cuando no debo y a la misma vez, me dejo un poco preocupada porque el hecho de que el mensaje de esa imagen este rodando en las redes sociales es porque de verdad es algo serio y frecuente.

Me atrevo a afirmar que no sabemos el momento exacto en que nos volvimos esclavos del teléfono, pero ese no es el punto acá, la cosa es que nos demos cuenta que tenemos que “bajarle dos” (ósea disminuir) el uso a nuestro telefonito y mas en la cena de Navidad donde debemos estar enfocados en las personas que nos rodean y bueno, en la comida.

Yo entiendo que queremos tomarle fotos a todo, a la mesa de la cena, el plato de comida, al atuendo que nos ponemos, a los niños abriendo regalos, etc, pero a no ser que seas un profesional, no es fácil capturar esos momentos especiales en una imagen y habrás perdido la emoción de vivirlo y el tiempo desbloqueando tu teléfono para tomar la foto.

He escuchado a personas decir que no pueden dejar el teléfono lejos porque recibirán una llamada especial o un mensaje de texto del novio, novia, amigo, amiga, prima, madre, padre, etc. Por si no te habías dado cuenta en esos momentos es cuando las líneas telefónicas están más congestionadas y es casi imposible hacer llamadas y enviar o recibir mensajes a tiempo. O lo haces un día antes o esperas al día después.

Será un reto mayor mantener a distancia nuestros celulares esta Navidad cuando no se puede vivir sin tuitear, comentar en Facebook o publicar en Instagram lo que estamos haciendo o viendo.

Dicho esto ahora te pregunto: para la cena de Navidad, donde vas a poner tu celular?

IMG_9204

Es hora de apagar tu teléfono y evaluar tu vida social

Si este vídeo no te convence a guardar tu teléfono, nada lo hará. Un potente mensaje.

El protagonista de este video nos dice por qué se rehusa a ser “controlado” por la tecnología de hoy. “
Me imagino un mundo donde nos sonriamos cuando tenemos las baterías bajas, porque estaríamos una barra más cercana a la humanidad.

¿Se Puede Auto-Corregir la Humanidad?

Send this to a friend