Dios | CVCLAVOZ

All posts in “Dios”

angustiada

¿Renunciarías a tus sueños?

Leyendo el libro “Con premiso”, de un conocido cantante cristiano, llegué a un capítulo que me hizo pensar mucho acerca de cómo está el cristianismo de hoy en día y de cómo debería ser, y quiero  compartir algunos extractos: “Oímos mucho de que Dios nos quiere prosperar pero no oímos casi nada de que Dios quiere que nos humillemos ante Él y que renunciemos a lo nuestro.” Mateo 16:24 dice: “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.” Aquí claramente la Palabra habla acerca de renuncia voluntaria a uno mismo, tomar la cruz que implica estar dispuestos a sufrir las burlas, sufrimiento y el desprecio de la gente que no cree en Dios y seguir en  todo lo que el Señor manda.

La porción clave y nuestro gran ejemplo está en Filipenses 2:5-11 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” Tener el mismo sentir que hubo en Jesús, es la exhortación de Pablo, que se humilló no para ser exaltado sino para salvarnos.

Esta es la parte que  deja mucho que considerar de nuestra vida “Porque cristianismo auténtico es seguir a Cristo y sus enseñanzas. Seguir lo que la Palabra de Dios nos dice. Y cuando leemos la verdad, descubrimos que Dios no busca personas que tengan ambiciones personales para correr detrás de ellas y satisfacerlas como si Él fuera el gran Papá Noel de los cielos, cumpliendo deseos de todo el mundo y regalando a todos el último capricho. Todo lo contrario. Él busca personas que estén dispuestos a deponer a sus sueños y renunciar a ellos, para abrazar los sueños de Dios y vivir para Él, cueste lo que cueste. Gente que se ponga a la brecha como Ezequiel 20:30, como los santos del Antiguo y el Nuevo Testamento, como los héroes de la fe, aquellos que hicieron proezas y aquellos “otros” que murieron como mártires sin haber alcanzado aquello por lo cual vivieron, pero aún creyeron. (Hebreos 11:36-40)”

¿Renunciarías a tus sueños personales por los sueños de Dios? ¿Hasta dónde llegaría tu amor por Él?

Hoy, examina tu vida y la razón por la que sigues el camino de Dios.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

edificaark

¿Comprometo mis valores en Dios por agradar a otros?

La pastora Zayda Lopez se dedica hace muchos años a edificar la vida de miles de mujeres.

Entendiendo el rol que tiene la mujer en la sociedad y como esta condicionada por ciertos factores, ella nos trae este segmento #Edifica.

Un espacio de edificación para la mujer tratando temas que dejan de ser tabu para convertirse en una respuesta para nosotras.

Escucha el segmento aquí.

 

man

La oración de Moisés

El relato bíblico sobre la vida y llamamiento de Moisés, tiene bastantes pistas rápidas sobre la realidad en la relación de cualquier persona con Dios.

Quizás en nuestra mente veamos ese insigne varón como un ejemplo a seguir; la misma biblia lo llama “El hombre más humilde del mundo” (Números 12:3) y también es el único que ha podido ver (al menos) la espalda de Dios. Pero recordemos que al igual que nosotros, Moisés fue un hombre con temores, con defectos, con errores, con dudas y con muchas otras sensaciones que lo hacen igual a cualquiera.

En el libro de Éxodo en los capítulos 5 y 6 podemos leer el momento en el que Moisés le pide a Faraón que dejara ir al pueblo de Dios. Al escucharlo Faraón se negó rotundamente y aumentó la opresión a un extremo insostenible, al mismo tiempo que el pueblo Hebreo culpaba a Moisés haciéndolo responsable de todo aquel suplicio.

Cuando uno no ve resultados y tiene que enfrentar tanta oposición, no puede dejar de tomar ciertas posiciones: Enojarse definitivamente con todos y tomar otra actividad más tranquila, enojarse con Dios y pedirle que se busque a otro, sentirse profundamente frustrado y creer que uno al final entendió mal lo que Dios le había dicho que haga, y por último, (la menos probable) volver con humildad a Dios pidiéndole discernimiento sobre el difícil problema que está atravesando.

De esas 4 alternativas, cualquiera diría que la última es la actitud más cabal y correcta, pero la realidad es diferente. Normalmente las primeras tres son las reacciones más habituales de cualquier persona y Moisés, no fue excepción.

Éxodo 5:22-23 dice: “Entonces Moisés dijo al Señor en oración: Señor, ¿por qué tratas mal a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? 23 Desde que vine a hablar con el faraón en tu nombre, él ha maltratado aún más a tu pueblo, y tú no has hecho nada para salvarlo.” Versión Dios Habla Hoy (DHH)

Esa es la oración de un hombre desanimado, frustrado y con ganas de tirar la toalla.

Éxodo 6:12 agrega: “Pero Moisés le contestó al Señor: Ni siquiera los israelitas me hacen caso; ¿y cómo me va a hacer caso el faraón, si yo soy tan torpe para hablar?” Versión Dios Habla Hoy (DHH)

Una de las promesas bíblicas que más me gusta esta en Jeremías 29:13, en la que dice que Dios escucha cuando alguien clama a Él con todo su corazón. Esa promesa fue cumplida en la oración de Moisés. Dios Padre, con amor y paciencia, le explicó a su siervo todo lo que estaba ocurriendo (Éxodo 6:1-14).

Las circunstancias siempre nos causarán frustración, dolor, pesar, tristeza, coraje, etc. Todos esos sentimientos están muy ligados a una vida egocéntrica porque sólo nos permiten ver cómo todo afecta nuestra propia pasividad y/o confort.

Quizás lo más complicado en la vida es mantenernos centrados en Dios despejando por completo toda sensación de egoísmo, pero como dijimos antes, es muy difícil ver las circunstancias con otra perspectiva cuando el directamente afectado es uno mismo.

Dios sabe que es difícil para ti, sabe que las fuerzas te faltan y que cuesta ver todo con otros ojos. Pero aun así Él nos ama.

Deja atrás todos esos malos sentimientos que son como tapones en los oídos que no te dejan escuchar la voz de Dios, derrama en una humilde oración tu vida delante de Él exponiendo tu caso y espera una respuesta. Dios va responder con amor a tu clamor, así como lo hizo con Moisés.

“No tengas miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues yo soy tu Dios. Yo te doy fuerzas, yo te ayudo, yo te sostengo con mi mano victoriosa.” Isaías 41:10 Versión Dios Habla Hoy (DHH)

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

coalo

3 for Him junto a Coalo Zamorano

Annia, Aliuska y Arianna son 3 for Him. Unas trillizas muy especiales y con un talento divino que comparten a través de la música. Recientemente 3 for Him se translado a los estudios de la iglesia de Gateway en Texas para producir junto a Coalo Zamorano su próximo proyecto musical titulado “Te bendeciré aun en el desierto”. Una que atrapara el corazón de todos los que anhelan recibir aliento y esperanza para los momentos difíciles de la vida.

Tanto Annia, Aliuska como Arianna han experimentado el poder de Dios en sus vidas, y comparten su historia en una entrevista junto a Camilo y Johanna de Energia Total.

tired

Sustento en la carrera

“…despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante…” Hebreos 12:1 Versión Reina-Valera 1960

Cuando pensamos en correr quizás nos imaginamos una persona atlética vestida con ropa de deportiva, audífonos colgando desde sus orejas, en una mano empuña algunos dulces y en la otra una botella de agua personal. Quizás hasta imaginemos que corre en una pradera muy de mañana, cuando repunta el alba, o en un parque con otras personas que lo saludan amigablemente.

Definitivamente, esa parece la imagen perfecta de la carrera que todos quisiéramos tener en la vida. Pero la realidad puede ser muy diferente.

Puede ser que en la carrera que recorremos solamente haya nubes negras, obstáculos por doquier, peligros asechando detrás de cada vuelta, árboles marchitos a cada paso. Puede ser que no haya un camino por donde guiarse, que cada paso sea más difícil por las piedras filosas y que  sólo logremos escuchar críticas de las personas que están alrededor. Quizás ese sí es un cuadro más realista.

En algún momento sentiste que el camino no tiene fin y que a cada paso, pareciera que hay más problemas que soluciones. Son esos momentos que se traducen en plegarias pidiendo que todo termine rápido.

El pueblo de Dios recorrió el desierto por 40 años y aunque nosotros tenemos ese dato, ellos no sabían cuánto duraría su peregrinaje. Al leer la historia completa en Éxodo 16, podemos notar que Dios no les acortó el camino, pero sí hizo un milagro en sus vidas: “les proveyó el maná, un alimento que les daba fuerzas”

Cuando uno corre siempre experimenta cansancio y desgaste, Dios lo sabe muy bien y quizás el milagro que está derramando sobre tu vida no sea la solución inmediata al problema que tienes, sino una fuerza especial para no rendirte y llegar hasta el final. Esa es la gracia sustentadora de Dios.

Muchas veces los mejores frutos no surgen de la respuesta inmediata, sino con la perseverancia y la paciencia. Por último, recuerda que no se trata de pedir lo que uno quiere, sino de recibir lo que Dios, en su gran amor, quiere darnos.

Isaías 40:29 “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.” Versión Reina-Valera 1960

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

happy

Que no venga el desánimo

A veces llegamos a desilusionarnos y perder la esperanza cuando nuestra fe esta puesta en alguna persona, situación o trabajo, etc. Cometemos el gran error de desanimarnos por el hecho de que alguien nos falló o no era lo que imaginábamos y nos desalentamos si  algún sueño no se realizó. Permitimos que esas cosas nos quieten la esperanza, el ánimo y el gozo para seguir adelante.

Cleofás era un seguidor más de Jesús, no era parte de los doce pero sí estaba al tanto de todo lo que el Maestro hacía. Cuando Jesús fue crucificado, claramente vemos en el capítulo 24 de Lucas, Cleofás estaba muy desanimado por todo lo sucedido y es que sus esperanzas estaban puestas en una persona y todo lo que Jesús había predicado no fue tomado en cuenta, no confió en el mensaje que Dios estaba dando a través de su Hijo.

Tal vez muchos de nosotros hemos estado o permanecemos en esa misma situación, hemos dejado que el desanimo se apodere de nosotros y la fe se desvanezca por alguien o por algo.

Deberíamos tomar en cuenta que todo lo que nuestros ojos ven, lo que nos rodea es falible, nada es perfecto o como queremos acá en la tierra, solamente Dios es perfecto y solo Él es fiel y nunca falla.

“Por tanto, oh varones, tened buen ánimo; porque yo confío en Dios que será así como se me ha dicho.” Hechos 27:25 (RV-1960)

Recodemos todas las promesas que Dios nos hace y que son verdaderas, mantén el gozo que solo Dios te da y que es permanente, no se desvanece, no se rompe como un objeto, ni muere con una persona.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

curioso

Con la mirada en Él

¿Quién no tiene una lucha? Podría ser por salir de una depresión, una decepción amorosa, deuda, desintegración familiar, soledad, adicción, tentación y un sinfín de situaciones que todas las personas pasamos de alguna manera.

En muchas ocasiones los problemas suelen consumirnos mucho más de lo normal y se convierten en nuestro mundo, trayendo consigo malestares emocionales, espirituales y físicos.

Podemos obtener respuestas de todos lados como en libros, consejeros, psicólogos, etc. Pero ¿será esa la solución a todo? Y aunque es muy recomendado buscar consejería para poder sobrellevar problemas, no siempre es la respuesta y tampoco siempre tendremos acceso a estos recursos.

Como cristianos debemos enfocarnos más en Jesús que en lo que nos ataca o nos preocupa, pues es Él quien pelea por nosotros, quién nos rescató de la muerte eterna, ¿acaso no podrá rescatarnos ahora que nos encontramos angustiados? Seguro que lo hará pero sólo si se lo permitimos. Salmo 61:2b-3 (NTV) dice: “Guíame a la imponente roca de seguridad, porque tú eres mi amparo seguro, una fortaleza donde mis enemigos no pueden alcanzarme.”

Poner la mirada en el Señor implica confiar y ver tu situación con esperanza, más allá de los gigantes que hay a tu alrededor, es ver ese rayo de luz que sigue iluminándote a pesar de las tinieblas. “Oh Señor, solo tú eres mi esperanza; en ti he confiado, oh Señor, desde mi niñez.” Salmos 71:5 (NTV)

Aunque es muy difícil sonreír cuando estás triste o preocupado permite que el Señor te dé la paz y la confianza que te prometió. En esta lucha no estás solo, Dios está primero preparando camino para que puedas pasar y alcanzar el propósito por el cual fuiste creado.

Sonríe y pon nuevamente la mirada en Jesús, tu Salvador.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

struggle

La venganza no es tuya

Cuando alguien nos hace daño es normal que exista un momento en el que nuestra rabia nos lleve a  querer hacer pagar a la persona por lo que hizo. Sin embargo, el enojo puede provocar ansias de venganza, ese sentimiento puede ser normal pero no correcto para quienes hemos recibido a Cristo en nuestro corazón y también hemos sido perdonados.

La venganza es una actitud que no debe ser parte de la vida cristiana, tal vez se  puede pensar que vengarse es hacerse respetar sin embargo no lo es. Lo que nos hará ver diferentes es decir al igual que lo hizo Jesús: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). Jesucristo sabía que como humanos reaccionaríamos de esa manera y para eso también nos dejó un mensaje: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” Mateo 5:44 (RV-1960)

Jesucristo demostró que uno no es un cobarde por hacer el esfuerzo de vivir en paz con el mundo y someterse a Dios. Está escrito que todo está bajo el control de Dios, que Él tiene un plan y que debemos esperar en Dios por la suerte que les tocará a los malos.

Debemos dejar todo en manos de nuestro Padre así como cuando éramos niños y teníamos a algún compañero que nos molestaba o nos lastimaba, corríamos a avisarle a nuestro papá antes de actuar para que Él se encargase, lo hacía, y nosotros nos sentíamos satisfechos y tranquilos de que se haya hecho algo y que no estábamos solos.

De la misma manera Dios no te ha abandonado, puedes acudir a Él para  contarle lo que te pasó , lo que te hicieron , deja en su control lo que te hicieron, sea cual sea el daño, Dios es nuestro defensor , tal como dice su Palabra :”No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Romanos 12:19 (RV-1960)

Dios, en su infinita sabiduría y omnipotencia, reconciliará las cosas a su debido tiempo. Él puede poner las cosas en orden entre marido y mujer, padre e hijo, amigos, todas aquellas relaciones rotas. No te envenenes con la rabia y sed de venganza.

Despójate de todo mal pensamiento e intención de venganza, vivir en paz es la mejor forma de sanar la herida que nos hicieron, deja en manos de Dios el resto.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

HolySpirit

Él está dispuesto a entrar en ti

Con frecuencia oramos por nuestras necesidades o problemas que atravesamos, lo cual no está mal; es más, la Biblia nos insta a orar en todo tiempo. 1 Tesalonicenses 5:17

  • Para no caer en tentación. Mateo 26:41
  • Para renovar nuestras fuerzas. Isaías 40:31
  • Para recibir sanidad. Santiago 5:15-16
  • Para recibir cualquier otra petición que este en su voluntad. 1 Juan 5:14-15

¿Pero cuántas veces has orado para que Dios te llene de Su Espíritu Santo? Jesús expresó lo siguiente: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Lucas 11:13  Versículos anteriores Él dijo: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.” Lucas 11:9-10

Pero “¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?” Nuestro Dios está dispuesto a derramar de Su presencia sobre tu vida y cambiarte. Recuerda que sin la presencia de Dios no hay nuevo nacimiento ni salvación.

El Espíritu Santo es el que sella para el día de la redención. Efesios 4:30. Sin Él en nuestras vidas no podemos decir que somos hijos de Dios, porque solo el Espíritu de Dios nos da identidad y ayuda a testificar de Cristo.

¿Cuánto más anhelarás el Espíritu Santo de Dios a partir de hoy? Sólo por medio de Él entenderás los tiempos que vives, el por qué no puedes salir de ese problema y solamente con su ayuda te mantendrás firme en tu fe.

Te animo a que lo adores e invites a tu vida, Él está dispuesto a entrar en ti.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

sad

El temible rechazo

Brenda era una adolescente que estaba pasando un tiempo muy difícil en su escuela, era víctima de rechazo y burla por tener una condición social humilde y además por su apariencia física, porque tenía sobrepeso. A diario sólo deseaba desaparecer y no ir a la escuela, inventaba pretextos con sus padres pero ellos no cedían. Hasta que su madre se enteró de esta situación y sin pensarlo dos veces la cambió de escuela.

En su nueva escuela ella encontró un mundo diferente, aunque temerosa de vivir lo mismo se empezó a relacionar con los demás y lo que recibió fue aceptación y amistad incondicional. En una actividad conjunta ella dio testimonio de cómo su vida cambió gracias a la actitud de sus compañeros, al final todos la abrazaron y le mostraron su apoyo.

Aunque Brenda tiene un final feliz en su historia, hay muchas otras “Brendas” que no lo tienen y llegan a ser marcadas por el rechazo que va influyendo en el desarrollo de su personalidad y dejando profundas cicatrices de dolor y soledad en su futuro.

El rechazo es especialmente doloroso desde un punto de vista emocional a causa de la naturaleza social de los seres humanos y nuestra necesidad básica de ser aceptados en los grupos…las personas poseen una fuerte tendencia emocional a establecer y mantener relaciones interpersonales saludables…la mayoría de las ansiedades humanas parecen reflejar temas vinculados con la exclusión social. (Wikipedia)

Todos, de algún modo, tememos al rechazo y esto me hizo pensar en Jesús; en Hebreos 12:3-4 (TLA) dice: “Piensen en el ejemplo de Jesús. Mucha gente pecadora lo odió y lo hizo sufrir, pero él siguió adelante. Por eso, ustedes no deben rendirse ni desanimarse, pues en su lucha contra el pecado todavía no han tenido que morir como él.” Él no vino al mundo para jactarse de su Poder o ser servido como Rey, su intención con humildad fue el presentarse como el Camino, la Verdad y la Vida para reconciliarnos con Dios y aunque  recibió rechazo, odio y sufrimiento se mantuvo firme porque su fortaleza estaba en su comunión con Dios y culminó su tarea con éxito.

Si has sentido rechazo por cualquier motivo, piensa en Jesús y el valor que tuvo para continuar y no renunciar, Él comprende mejor que nadie cómo te sientes y te ayudará a levantarte; y si has rechazado a alguien por alguna razón aún puedes enmendar tu error y pedir perdón, puedes ser parte de la cura y ya no de la herida.

¡No le temas al rechazo enfréntalo con el amor de Dios!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

father&son

Advertencia

Ricardo Ernesto Víctor Rivera Schreiber, nacido en Perú en el año 1892, fue un destacado diplomático en su país.

Ingresó a la estela gubernamental desde muy joven y nunca se detuvo. Poco a poco construía una prodigiosa carrera política internacional debido a la gran capacidad que tenía para las relaciones internacionales.

Sus intervenciones políticas incluyen países como Bolivia, Holanda, Ecuador, China y Japón, siendo este último el que lo llevaría ser recordado no tanto por su posición diplomática, sino por lo que había descubierto trabajando en su embajada.

Corría el año 1940, las fuerzas armadas de Alemania ya habían invadido Polonia y se hablaba de una gran guerra en Europa. Estados Unidos aún estaba al margen porque consideraba que era un conflicto que no lo afectaría, consideraciones que resultaron ser muy equivocadas.

Ese mismo año, Rivera Schreiber se enteró por un chisme del personal de limpieza sobre el plan que tenían las fuerzas armadas Japonesas de consumar un ataque sobre suelo norteamericano. Al parecer la misma gente que hacía el aseo en la embajada de Yokohama, era la que lo hacía para el gobierno japonés en sus instalaciones.

La información que había recopilado Rivera era tan detallada que sabía muchos meses antes que el punto de ataque seria el acorazado Perl Harbor (la flota naval Estadounidense). De inmediato se comunicó con la embajada americana y también con el mismo gobierno, pero no le hicieron caso. El 7 de Diciembre de ese año, aviones japoneses consumaban su devastador ataque.

Tras el incidente muchos se preguntaron qué habría pasado si tan solo hubieran tomado las previsiones que la advertencia de Rivera había hecho.

Tomemos esta última parte como ejemplo: a todos nos gustaría que nos informen antes sobre peligros inminentes, de caminos que serán equivocados, de posibles malas decisiones, de inversiones que resultarán erróneas, etc. Sería magnífico que alguien conozca el futuro y se convierta en nuestro confidente.

La Biblia representa un manual de instrucciones que no solo sirve para conocer a Dios y moderar nuestra conducta dentro de ese molde, sino también para mostrarnos el camino que delinea la ruta hacia la bendición que Él quiere darnos. Pero qué pasa cuando decidimos ignorarlo…

“Todo Israel traspasó tu ley apartándose para no obedecer tu voz; por lo cual ha caído sobre nosotros la maldición y el juramento que está escrito en la ley de Moisés, siervo de Dios; porque contra él pecamos.” Daniel 9:11 Versión Reina-Valera 1960

Rivera Schreiber no lanzó una amenaza, hizo una advertencia sobre cosas que habrían de venir porque sabía lo que pasaría. Lo mismo ocurre con lo escrito en la biblia. Cuando disponemos nuestra vida no solo a leerla como un libro de historia antigua, sino como LA PALABRA DE DIOS, nos encontraremos con un sinfín de instrucciones para evitar catástrofes.

“Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la ley y el consejo, y serán vida a tu alma, y gracia a tu cuello. Entonces andarás por tu camino confiadamente, y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato.” Proverbios 3:21-24 Versión Reina-Valera 1960

Dios sabe lo que va venir en el futuro, obedecer su palabra es lo más inteligente que podemos hacer hoy.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

iStock_000041129496_Medium

¡Tanto Más que Darnos que Nosotros Qué Pedirle…!!!

Es un hecho que he comprobado en mi vida y en la de muchos, que debemos tener sumo cuidado de las cosas que deseamos. Hay muchas que anhelamos; que tenemos en mente lograr y que nos encantaría tener pero pensamos que pueden esperar. Pero cuando nos enfocamos y dedicamos suficiente tiempo de oración por ese algo que queremos lograr, muchas veces nos es concedido. No digo esto para ponerles en la mente que deseando todo lo que quieran con ahínco, lo van a lograr; sino que muchas veces nuestro Dios nos concede algunos de nuestros más anhelados deseos, porque nos quiere complacer. Pero algunas veces podemos ver consecuencias negativas que vienen por  ese logro.

Luego nos podemos arrepentir de haberlo pedido, o haberlo logrado. Pero al fin y al cabo es una lección que aprendemos.

Por eso, yo ahora siempre le digo a Dios cuando converso con Él, y las veces que le pido que me conceda algo; le digo: sólo si está dentro de Tu voluntad para mi vida y si ese algo que estoy pidiendo no me aleja del propósito que Tú tienes para mi. Después de todo, Dios tiene mucho más que darnos, que nosotros qué pedirle. De hecho, cuando alguien me dice que tiene mucho tiempo pidiendo por algo y Dios no se los da, siempre les digo que tal vez está recordándoles que Su tiempo es perfecto. Que si lo concede antes, tal vez les hace más daño que bien, o tal vez no lo van a apreciar tanto como cuando toma un poco más en llegar. En definitiva, Dios nos conoce mejor que nosotros mismos.

Así que relájate y espera, que lo que Él tiene para ti es mucho mejor que cualquier cosa que te puedas imaginar.