Dios | CVCLAVOZ

All posts in “Dios”

Mirando al suelo 1

¿Mirando al suelo?

Los cerdos son animales que pertenecen a la familia de los mamíferos artiodáctilos, cuya cualidad principal es que tienen un número par de pezuñas en cada pata. Entre las especies más conocidas de este grupo están el camello, la llama, las vacas, los ciervos, las jirafas, las cabras, etc.

Este animal doméstico es uno de los que se puede encontrar en casi todas las granjas del mundo debido al provecho que se puede sacar de su carne en varios productos de consumo popular. Además, su alimentación no es la más complicada porque son herbívoros y alcanzan la madurez en poco tiempo, lo que le permite a cualquier granjero tener rápidamente una camada numerosa.

Sin embargo, una curiosidad de este animalito es que no puede levantar la cabeza. La estructura fisiológica que tiene sólo le permite ver levemente al horizonte, pero normalmente tiene la mirada puesta en suelo.

Definitivamente es un defecto que restringe mucho su perspectiva visual y afecta su forma de vivir. Quizás por esa razón es de los animales más nerviosos y asustadizos que existen: al escuchar un ruido estrepitoso sale corriendo en dirección indeterminada chocando con todo lo que encuentre a su paso.

Es interesante porque clínicamente hablando, una persona suele tener ese mismo comportamiento cuando está centrada en sí misma. Cuando hablamos de trastornos emocionales como el narcisismo o el egoísmo, el individuo suele tener algunas reacciones atípicas: una llamada de atención provoca su enojo, cuando escucha susurros o risas cercanas cree que es por él o tiene la sensación de que es el único que tiene problemas. También podemos destacar la constante actitud defensiva hacia las personas que lo rodean porque cree que está siendo atacado y su carácter agresivo, como profesión por miedo ser dañado.

¿Te sientes identificado con alguna de esas sensaciones? Entonces lo que te hace falta realmente es una dosis grande del Amor de Dios, porque lo contrario al miedo provocado por una vida centrada es uno mismo, es el amor, y ese antídoto sólo se consigue pasando tiempo con Él.

Ven a la libertad que Dios te ofrece, expande tu perspectiva más allá de tus circunstancias, experimenta el verdadero Amor y echa fuera todo temor.

“En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” 1 Juan 4:17-19 Versión Reina-Valera 1960

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

esperanza

Versículos bíblicos para los que necesitan esperanza

En nuestro diario vivir no todo es alegría y felicidad. A veces sentimos que la esperanza se desvanece, y no podemos ver la luz al final del camino. Sin embargo, no debemos olvidar que Dios está en todo momento con nosotros, y pase lo que pase, su amor incondicional nunca nos dejará. Estos versículos bíblicos traerán consuelo a tu vida:

1 Juan 3:1

“¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él.”

Salmos 3:2-4

“Y muchos los que de mí aseguran: «Dios no lo salvará.» Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza! Clamo al Señor a voz en cuello, y desde su monte santo él me responde.”

1 Pedro 1:3-6

“¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos. Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo.”

Job 11:18-19

“Vivirás tranquilo, porque hay esperanza; estarás protegido y dormirás confiado. Descansarás sin temer a nadie, y muchos querrán ganarse tu favor.”

Mateo 6:26-30

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas? ¿Quién de ustedes, por mucho que se preocupe, puede añadir una sola hora al curso de su vida? »¿Y por qué se preocupan por la ropa? Observen cómo crecen los lirios del campo. No trabajan ni hilan; sin embargo, les digo que ni siquiera Salomón, con todo su esplendor, se vestía como uno de ellos. Si así viste Dios a la hierba que hoy está en el campo y mañana es arrojada al horno, ¿no hará mucho más por ustedes, gente de poca fe?”

 

no te rindas

¿Te rendirás?

En Colosenses 1, Pablo se dirige a la gente que está en Colosas, a los que habían creído el evangelio de Jesucristo, dicen los versículos 21 al 23 (NTV): “…antes estaban lejos de Dios. Eran sus enemigos, separados de él por sus malos pensamientos y acciones; pero ahora él los reconcilió consigo mediante la muerte de Cristo en su cuerpo físico. Como resultado, los ha trasladado a su propia presencia, y ahora ustedes son santos, libres de culpa y pueden presentarse delante de él sin ninguna falta.

Pero deben seguir creyendo esa verdad y mantenerse firmes en ella. No se alejen de la seguridad que recibieron cuando oyeron la Buena Noticia. Esa Buena Noticia ha sido predicada por todo el mundo, y yo, Pablo, fui designado servidor de Dios para proclamarla.”

El Apóstol Pablo, les recuerda a los colosenses cómo era su vida pasada y cómo pasaron a ser santos, libres de culpa y aptos para presentarse delante de Dios por medio del sacrificio de Jesús pero además los insta a cumplir una obligación: “deben seguir creyendo y mantenerse firmes”

En un momento de desesperación o de problemas que nos dejan debilitados nuestra reacción puede llevarnos a cuestionar nuestra fe en Dios, en la transformación que está realizando, su poder para ayudarnos, incluso perdemos la fe en nosotros mismos.

Es importante tener presente que más allá de todo lo malo que ocurra a nuestro alrededor no debemos rendirnos. Si hoy estás desanimado y sin fuerzas, vuelve a creer en la grandeza, misericordia, gracia, justicia y todos los atributos que Dios tiene para con sus hijos.

La batalla aún no termina, Dios está de nuestro lado y no dejará que nos rindamos hasta que haya terminado su obra perfecta en nosotros.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

notanswer

¿Por qué Dios no responde mi oración?

Oras y oras, pero parece que la respuesta nunca llega. ¿Alguna vez te ha ocurrido?

En ocasiones nos preguntamos por qué Dios no responde nuestras peticiones, y eso puede deberse a muchos factores. A veces, no sabemos cómo pedir. En otras, creemos que Dios es una especie de máquina expendedora de la cual podemos obtener todo lo que queremos con tal solo apretar un botón.

  1. Oración sin acción: La oración por sí misma, debería conllevar a la acción, y viceversa. No debemos esperar que las cosas se realicen de manera instantánea solo porque lo pedimos. Tal vez sea momento de evaluar si es que Dios quiere que pongamos de nuestra parte y también hagamos, de modo que Él pueda suplir nuestras necesidades a medida que trabajamos en ella; en vez de anhelar que todo se realice repentinamente.
  2. Tiempo adecuado: El tiempo de Dios no es el nuestro. Si Él considera que el momento no es el adecuado para responder a nuestra oración, entonces no lo hará. Orar también implica confiar en Dios, por lo que no debemos desesperarnos si vemos que nuestra oración no es respondida de inmediato.
  3. La respuesta es… Debemos entender que a veces Dios puede decir no. Él sabe qué es lo mejor para nosotros; y que la respuesta sea negativa, no quiere decir que Él haya dejado de amarnos. En cambio, que Dios sabe qué es lo mejor para nosotros. En ocasiones, nuestras oraciones ya han sido respondidas en la Biblia. Así que es importante acompañar la oración con la lectura y estudio bíblico.
Chicas preocupadas

No Paran las Tragedias, ¿Dónde Está Dios?

El titular expresa lo que muchos están repitiendo sin cesar. Nadie entiende por qué están pasando tantos eventos terribles tan seguidos. Estos acontecimientos han hecho a muchos dudar. Otros simplemente piensan que ya Dios tiró la toalla con nosotros, que ya no quiere protegernos, pero por favor, veamos los sucesos desde la perspectiva de quienes creemos en Jesús. Porque si estás teniendo esas dudas y haciendo esas preguntas, ¡no estás creyendo en Él!

La Biblia fue la guía que nos dejó Dios; y los que creemos, sabemos que este mundo y lo que vivimos aquí, es pasajero, es como un suspiro al lado de la ETERNIDAD que Él nos prometió. Los que tenemos fe sabemos que no importa cuánto acontezca en este mundo, al partir de aquí estaremos a Su lado y viviremos eternamente, y volveremos aquí pero en Su reino sobre la tierra.

Si no me estoy explicando lo suficientemente claro, recuerda que la Biblia es la Palabra de Dios y ya en ella Él nos había advertido que todas estas cosas pasarían. Puedes decirle a tu Pastor que quieres un estudio acerca del Apocalipsis en la Biblia, pues ahí está lo que va a ocurrir cuando Jesús regrese.

En Mateo 24:4-8 leemos: “No dejen que nadie los engañe,  porque muchos vendrán en mi nombre y afirmarán: “Yo soy el Mesías”, y engañarán a muchos.  Oirán de guerras y de amenazas de guerras, pero no se dejen llevar por el pánico. Es verdad, esas cosas deben suceder, pero el fin no vendrá inmediatamente después.  Una nación entrará en guerra con otra, y un reino con otro reino. Habrá hambres y terremotos en muchas partes del mundo.  Sin embargo, todo eso es solo el comienzo de los dolores del parto, luego vendrán más”.

Allí encontramos explicación a muchas de las cosas que están pasando.

Y también en Lucas 17:26-26-37: »Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé. En esos días, la gente disfrutaba de banquetes, fiestas y casamientos, hasta el momento en que Noé entró en su barco y llegó el diluvio y los destruyó a todos. »El mundo será como en los días de Lot, cuando las personas se ocupaban de sus quehaceres diarios —comían y bebían, compraban y vendían, cultivaban y edificaban hasta la mañana en que Lot salió de Sodoma. Entonces llovió del cielo fuego y azufre ardiente, y destruyó a todos. Sí, será “todo como siempre” hasta el día en que se manifieste el Hijo del Hombre.  Ese día, la persona que esté en la azotea no baje a la casa para empacar. La persona que esté en el campo no regrese a su casa.  ¡Recuerden lo que le pasó a la esposa de Lot!  Si se aferran a su vida, la perderán; pero si dejan de aferrarse a su vida, la salvarán. Esa noche, dos personas estarán durmiendo en una misma cama; una será llevada y la otra, dejada.  Dos mujeres estarán moliendo harina juntas en un molino; una será llevada, la otra será dejada”. Los discípulos le preguntaron: ¿Dónde sucederá eso, Señor? Jesús les contestó: Así como los buitres, cuando se juntan, indican que hay un cadáver cerca, de la misma manera, esas señales revelan que el fin está cerca.

Es difícil tener palabras de consuelo para las familias de las personas envueltas en las tragedias. Pero más que palabras, ellos lo que necesitan es amor, apoyo, y si, por supuesto los va a ayudar el que les digamos que tienen un Dios que los ama infinitamente y que nos prometió vida eterna a Su lado. Podemos contarles la esperanza que nosotros tenemos de volvernos a encontrar con nuestros seres queridos en ese lugar maravilloso que Jesús nos prometió, porque sabemos que Él ha cumplido todas Sus promesas. Oremos sin cesar por el mundo, por las personas que quedamos aquí y por que cada día haya más personas que conozcan la maravillosa verdad de Jesús para que entiendan, para que sepan la verdad y no pierdan las esperanzas.

Dios nos ampare y proteja de todo mal.

reino

El reino de los cielos es semejante…

A la mirada de mi nieta Antonia, llenita de luz, que me llega por el video que mi hija me envía por WhatsApp; a la hojita que me sigue los pasos en la vereda llevada por el viento otoñal; a los helechos de Los Añiques en los que reverberan miles de gotitas luminosas tocadas por el sol después de la lluvia; a la tarde en que me sumergí de tal manera en la lectura de “Los tiradores de rifle” cuando tenía diez años que entré en las imágenes de la lectura y no supe más nada de la terraza ni el sillón de mimbre; al tío Carlos que se aparece en mis sueños de tanto en tanto y quisiera creer que está vivo como en 1958 cuando me enseñó a leer.

A las manos que se extienden hacia los pobres, los refugiados, los desamparados, los indocumentados, hacia los desheredados del cielo y de la tierra; a la maestra que todos los días camina diez kilómetros a pie en la Patagonia para llegar a enseñar en una escuela rural; a la poesía que escribí a la lágrima negra que corrió por la mejilla de mi amiga que perdió a a su marido hace un año; a la fotografía que tomó el Iván de un rayo que cayó en medio de la pampa cordobesa; al perro que en la estación del tren esperó durante años todas las tardes a su amo que ya estaba muerto.

A la niña pakistaní que lucha por el derecho de las niñas a ir a la escuela y que fue baleada por sus enemigos; a las mujeres que marcharon en todo el país para decir “Ni una menos” y se levantaron contra la violencia de los hombres; al agua silenciosa del río y la montaña que se erguía frente a mí a la hora de la tarde en esos bellos días cuando viví en la sierra; a los refugiados que esperan un lugar en el mundo porque su tierra se incendió de guerra y de odio.

Porque el reino de los cielos es semejante a toda la vida y a todas las cosas que hizo Dios y que se extienden por toda la realidad sin fronteras, sin etiquetas, sin letreros…

dependiendo art

Dependiendo de Dios

A todos nos gustaría alcanzar un punto de rendimiento y confianza tal en Dios que ninguna situación nos produzca ansiedad, inseguridad, o temor.  La verdad es que lograr tal confianza empieza con la practica de depender de Dios.  Si te estas preguntando como se logra depender de Dios, escucha los consejos del Pastor Alejandro Flores durante una entrevista en el programa Energía Total.

Artillería pesada

Artillería pesada

1 Samuel 17, relata la épica batalla entre David y Goliat. Aunque la referencia más común que se hace sobre esta historia es la del pequeño muchacho logrando la proeza de vencer a un gigante, la realidad es que tal afirmación podría ser desatinada.

Para empezar, Goliat era un hombre gigante que medía cerca de 3 metros, llevaba una armadura tremendamente pesada, una lanza, un escudo, una espada e iba acompañado por un escudero. Estos datos nos dicen que este guerrero era parte de la tropa de infantería, cuya cualidad principal era la lucha cuerpo a cuerpo.

En ese entonces había una tradición: el mejor guerrero de un ejército salía a retar a otro guerrero del ejército rival con la finalidad de medir fuerzas. Eso es precisamente lo que pasó en el valle de Ela, pero como sabemos, ningún hombre del ejército de Israel se atrevía a enfrentarlo. El Filisteo había terminado intimidando a todos por su altura, su brillante armadura y por sus palabras.

En ese momento apareció David: un muchachito que se dedicaba a cuidar las ovejas de su padre. Al oír las amenazas del gigante se ofreció a sí mismo como voluntario para pelear contra el gigante y, aunque al principio hubo resistencia, al final fue enviado.

Aparentemente parecía estar en desventaja, pero no era así. Aunque no tenía la altura, la armadura o la espada de Goliat, David tenía una honda que en ese entonces era un arma tremendamente devastadora. Hoy en día sabemos que un profesional en el uso de este artefacto de cuero puede llegar a derribar un ave en pleno vuelo, ya que la velocidad a la que puede llegar una piedra lanzada es de 35 metros por segundo, semejante al disparo de una pistola calibre 45.

Cuando David tomó la honda en sus manos, se convirtió automáticamente en un miembro de la tropa de la artillería pesada, cuya cualidad es el uso de armamento pesado para la lucha a larga distancia.

Goliat era de la Infantería (lucha cuerpo a cuerpo) y David era de la artillería pesada (lucha a distancia). El pequeño pastor no necesitaba acercarse demasiado para girar su honda sobre su cabeza por unos cuantos segundos y disparar una piedra para herir de muerte al gigante. Considerando la velocidad a la que salió volando el proyectil, el Filisteo no tuvo tiempo para esquivar el impacto. Por si eso no fuera poco, David peleaba en el Nombre de Jehová.

“Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.” 1 Samuel 17:45 Versión Reina-Valera 1960

Basándonos en estos datos, ¿Quién tenía la ventaja real en esta lucha? Sin duda alguna podemos decir que David.

Dios ya había entrenado hace mucho tiempo atrás a ese pequeño pastorcito y no tenía que intervenir demasiado en esa batalla. Él ya había preparado un paladín que haga respetar Su Nombre y el de su ejército.

Recuerda que los gigantes no son lo que parece: su brillante armadura y sus enormes armas, no son nada si buscamos otra alternativa de lucha y sobre todo, si peleamos respaldados por Dios.

“Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel.” 1 Samuel 17:46 versión Reina-Valera 1960

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

dos chicas asombradas x noticia

¿Es Todo Esto Juicio de Dios?

Cuando vemos las noticias, los acontecimientos, uno detrás de otro, no nos deja de sorprender. Primero la cantante Christina Grimmie el sábado, cuyo asesino, le disparó mientras  daba autógrafos luego de su concierto en Orlando. Después, la masacre del club Pulse, donde se celebraba la “Noche Latina”, y en la que murieron 50 y aún hay 53 en el hospital, luego el tiroteo en el Walmart de Amarillo, Texas y por último el cocodrilo que atacó al pequeño en un lago de Disney y al que ni su padre pudo arrancar de la boca del animal.

Al haber esta serie de terribles eventos seguidos, no falta quien diga que tienen que ver con un juicio, sumado a los eventos meteorológicos que han ocurrido en todo el centro de los Estados Unidos. Incendios terribles, inundaciones, caídas de granizo enorme y tornados.

Es natural que las personas puedan pensar eso, más aún cuando sentimos que este país le está dando la espalda a Dios. Han sacado la Biblia de las escuelas, el tiempo de oración que se hacía antes de comenzar las clases ya no existe y en los juicios también están queriendo eliminar la Biblia como lugar donde colocaban la mano derecha para jurar decir solo la verdad. Quieren quitar incluso el lema de “En Dios Confiamos” o “In God We Trust” que sale en las monedas.

Siendo que esta nación fue construida sobre principios cristianos y aún existe lo que llaman “La Correa de la Biblia” o “Bible Belt, que abarca los estados de Alabama, Arkansas, Mississippi, Georgia, Tennessee, Kentucky y Carolina del Norte, esperemos que la fuerza de la oración logre que nuestro Creador sea misericordioso y nos guarde de todo mal.

Por otra parte, los que creemos en el arrebato de la iglesia previo al juicio, no tomamos estos acontecimientos como tal, pues aún el arrebato no ha ocurrido.

Lo que insisto es en decir que necesitamos orar cada vez más, por protección, por la presencia de Dios, por que Sus ángeles guardianes estén protegiendo a todos los inocentes y que paralice a todas las personas que puedan estar tramando eventos tan terribles como estos pasados.

Dios nos ayude. Mucha oración, por favor.

Administrador

Administrador

Muchos pasajes de la Biblia describen a Jesús como siervo. Uno de ellos es Filipenses 2:5-8 que dice: “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” Versión Reina-Valera 1960

La pregunta es: ¿Podemos decir que esta definición de siervo también se ajusta a nosotros? Es decir, ¿nos despojamos de nuestros intereses personales y actuamos constantemente en obediencia a Dios?

Uno de los versículos que más me han hecho pensar con relación a las formas en las que estamos llamados a servir dentro del Reino de los Cielos es Colosenses 1:16 que dice: “Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.” Versión Reina-Valera 1960

El versículo no se refiere únicamente a todo lo creado en el principio y detallado en Génesis 1, sino también a todo lo que hoy podemos ver. En realidad todo le pertenece a Dios y existe porque Él así lo ha permitido. Ni siquiera nuestro cuerpo nos pertenece, 1 Corintios 6:19.

Si todo le pertenece a Dios, nosotros nos convertimos automáticamente en administradores. Esta realidad es reforzada con la parábola de los talentos relatada por Jesús, en la cual menciona a un hombre (Dios) que dejó sus bienes a sus siervos y se fue, pero al volver les pidió cuentas, Mateo 25:14-30.

Esto quiere decir que no sólo el diezmo le pertenece a Dios sino todo el dinero, no sólo el domingo sirve para alabar su nombre sino que todos los días, no deberíamos disponer sólo un poco de tiempo al día para un devocional y orar, sino que deberíamos meditar en su palabra de día y de noche. Incluso nuestro cuerpo debe ser administrado de mejor manera con ejercicios y con comida más saludable.

Pero no te confundas. No es que Dios no quiere que vayas de vez en cuando al cine y que comas algo sabroso con tus amigos, que sepas comprar buena ropa para vestirte y que procures ahorrar para realizar algún viaje de vacaciones. Es más, a Él le interesa que prospere tu vida así como prospera tu alma, 3 Juan 1:2.

Pero ahora que conoces esta realidad, procura ser buen administrador de todo lo que se te ha entregado, incluso de tu tiempo, porque algún día tendrás que rendir cuentas por todo.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Perdón

Te perdonará

Los perdonaré por haberme abandonado;  les daré el regalo de mi amor. Mi furia contra ellos ha desaparecido. Oseas 14:4 (PDT)

Todo hombre y mujer comete faltas más de una vez en la vida, a veces leves y otras graves. Es ahí donde muchos toman la decisión de alejarse de Dios pensando que Él no les perdonará nunca.

Pero hoy quiero que sepas sobre su inmenso amor hacia nosotros, ese amor que excede nuestra imaginación, que es Perfecto. Que no te saca en cara tus fallas, no te recrimina, ni te aparta de Él, al contrario, te levanta, sacude el polvo, sana tus heridas y te da nuevas oportunidades.

Quizá estás alejado de Dios pensando que te ha dejado o te dejará de amar, Dios jamás lo hará, ¿Sabes por qué? Porque su amor hacia tu vida es eterno y no cambia, sigue amándote de la misma manera que cuando te encontraste por primera vez con Él, cuando andabas perdido y sin rumbo en este mundo.

Y es que a veces pensamos que Dios nos deja de amar, creemos que somos tan malos y Él decidió no amarnos más, pero estas promesas de Él dicen lo contrario:

Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana. Isaías 1:18.

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad. 1 Juan 1:9.

Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Hebreos 4:16.

Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios. Salmos 51:17.

No dejes que tus pensamientos dominen tu vida y la guíen. Confía en la palabra de Dios y sus promesas de amor por ti. La Biblia dice en Lamentaciones 3:22 que por su misericordia no hemos sido consumidos, tanto nos ama que cada día nos da la oportunidad de reivindicarnos con Él.

Dios siempre está dispuesto a perdonar, no importando cuantas veces hayas caído y alejado de Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

En cada detalle

En cada detalle

Entrégale a Dios tu amor, y él te dará lo que más deseas. Salmos 37:4 (TLA)

Hay muchas cosas que nos hacen felices, un obsequio, una comida especial, una llamada telefónica y estar con nuestros seres queridos, entre otras cosas. También existen ciertos detalles que nos sorprenden y alegran nuestro corazón de manera especial.

¿Algún deseo íntimo que tuviste ha sido realizado de una manera inesperada? Quiero pensar que sí, y te comparto que hace unos días tuve una grata sorpresa: encontré, en medio de la calle, un pequeño peluche de un conejito que dice: “I love you” (Te amo) cuando tocas un botón.

Puede parecer que no es de valor o de gran importancia, pero para mí sí lo es, ya que  días antes, en medio de una charla, recordé que tengo gusto por los pequeños peluches y que hace tiempo no tenía uno. Estoy segura que Dios concede nuestros anhelos aunque parezcan insignificantes para recordarnos que nadie más que Él conoce nuestro corazón, nuestros deseos y lo que necesitamos.

¿Por qué Dios concede nuestros anhelos? Por amor y para su gloria, Él debería ser suficiente para nuestra felicidad constante. Charles Spurgeon escribió algo al respecto: “…Que haya un Dios es motivo suficiente para hacer que el hombre más infeliz sea feliz si tiene fe. Las naciones se derrumban, las dinastías caen, los reinos se tambalean, qué importa, puesto que hay un Dios… ¡Jehovah es Rey! Venga lo que venga…Para nosotros que conocemos nuestra insensatez, que Él sea sabio debe ser motivo de gozo. Para los que temblamos a causa de nuestra debilidad, que Él sea todopoderoso debe ser causa de regocijo. Que Él sea eterno debe ser siempre el tema de nuestra música, cuando nos damos cuenta que somos hierba y nos secamos como la hierba verde. Que Él sea inmutable debe darnos una canción, pues nosotros cambiamos cada hora y no somos los mismos por mucho rato. Que Él esté lleno de gracia, que desborde gracia y que en el pacto, Él nos haya dado esta gracia, que sea nuestra, nuestra para limpiarnos, nuestra para guardarnos, nuestra para santificarnos, nuestra para perfeccionarnos, nuestra para llevarnos a la gloria, todo esto debería impulsarnos a deleitarnos en Él.”

Los anhelos que Dios nos concede no se comparan a lo que Él mismo es, su majestad, amor, poder y gracia son más que cualquier otra cosa en este mundo.

Dios te ama y te lo recordará con cada detalle que sea necesario, sólo debes estar atento.

“Que nuestro Señor Jesucristo mismo y Dios nuestro Padre, quien nos amó y por su gracia nos dio consuelo eterno y una esperanza maravillosa, los conforten y fortalezcan en todo lo bueno que ustedes hagan y digan.” 2 Tesalonicenses 2:16-17 NTV

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.