Dios | CVCLAVOZ

All posts in “Dios”

14492574_10153976334811984_4377308348661515715_n

¿Estás contento con lo que tienes?

En la antigua Grecia durante los siglos IV y III a.C., comenzó a desarrollarse una corriente filosófica llamada Escuela Cínica.

En aquella época los filósofos eran considerados hombres eruditos que además de buscar la razón de todas las cosas, intentaban idear vías para llegar a la felicidad, la paz, el bienestar, la salud, el desarrollo social, etc. Entre todos los pensadores de la época, vamos a destacar a  Diógenes de Sinope, el fundador del Cinismo.

Esta corriente filosófica postulaba que la verdadera felicidad no se encontraba en la riqueza, el poder político, la abundancia de bienes, posiciones sociales, logros intelectuales, etc. No es que esté mal tener todo esto, pero establecer la felicidad sobre todo lo antes mencionado no garantizaba completa paz porque se trataban de circunstancias momentáneas y objetivos que podían perderse en cualquier momento.

La fama del cinismo como estilo de vida se extendió mucho más cuando Alejandro Magno visitó a Diógenes, quien viva en una cueva sin más posesiones que una capa. Al llegar ante el filósofo, el general le preguntó que si deseaba algo, él podía dárselo. Diógenes respondió diciendo: “Sí, que te apartes un poco y no me tapes el sol” Tal respuesta dejó claro que tenía todo lo que quería y no deseaba nada más.

Aunque hoy en día sería un extremo marcharse a vivir a una cueva y despojarse de toda posesión hasta quedar únicamente con una manta, quizás podríamos aprender un poco de esta filosofía de vida.

Mateo 6:25-26 dice: “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?” Versión Reina-Valera 1960

En esta porción Bíblica, Jesús habla a quienes se empeñan en buscar constantemente riquezas terrenales como objeto de su felicidad. Es una amigable amonestación a quienes andan afanados buscando más posesiones creyendo creen que serían más felices si ganaran más dinero, si tuvieran más oportunidades laborales, si tuvieran otro automóvil, si vivieran en una casa más grande, etc. y nunca terminan de contentarse con nada.

Es muy interesante porque Jesús no sólo busca un cambio en el enfoque de vida, sino que nos guía a establecer la confianza en Dios mencionando que Él conoce todas nuestras necesidad y que al igual que provee para las aves del cielo, puede proveer para nosotros porque valemos más.

La corriente filosófica cínica se estropeó con el tiempo. Muchos de sus partidarios comenzaron a dejar de preocuparse por la salud, la muerte e incluso por los padecimientos de su prójimo por considerarlos estorbo para llegar a la felicidad total. Por todo esto, ser cínico hoy es símbolo de una falta de sensibilidad ante el dolor ajeno.

Pero más poderosa que una corriente filosófica es la Palabra de Dios, la cual nos instruye a poner nuestro enfoque en lo espiritual antes que en lo terrenal. No que no luchemos por tener bienestar económico y social, sino que sepamos contentarnos con lo que tenemos hoy.

1 Timoteo 6:8 dice: “Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.” Versión Reina-Valera 1960

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

espera

¿Qué espera Dios de mí?

Cada quien tiene un concepto de lo que significa ser una buena persona. Esto depende del contexto en donde hemos sido criados, el entorno donde nos desarrollamos, nuestras creencias, y otros factores más. Al leer Miqueas 6:8 podemos entender qué espera Dios de nosotros:

  1. Que practiquemos la justicia:

    En no todas las situaciones es fácil ser justos; no obstante, la Biblia nos inculca a serlo aun cuando parezca complejo. A veces esto implica dejar de lado nuestras propias comodidades y hacer lo correcto.

    Siempre debemos recordar que la justicia se aplica en base al amor, pues Dios actúa con nosotros de la misma manera. También debemos diferenciar la justicia de la venganza. La primera hace que un asunto se dé por concluido, mientras que la segunda solo causa más dolor y hace que la herida se profundice.

  1. Que amemos la misericordia:

    Ser misericordiosos quiere decir que debemos estar dispuestos a perdonar y ser compasivos con otros. Ésta es la manera en que Jesús actúa, y que por lo tanto, nosotros también debemos hacerlo.

    Podemos mostrar misericordia en pequeños actos cotidianos con las personas que nos rodean. Estas acciones dirán mucho más que cualquier discurso que podamos decir.

  1. Que nos humillemos ante Él:

    Humillarse ante Dios es reconocer su grandeza y dejar que actúe en nuestras vidas. Cuando esto sucede, podremos impactar a otros con nuestro ejemplo. Así que no descuidemos nuestra relación con Dios, y mantengamos constante comunicación con Él por medio de la oración y la lectura de la Biblia.

“¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el SeñorPracticar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios.”. – Miqueas 6:8

 

A él, le paso

A él también le pasaba

¿Hasta cuándo, Jehová? ¿Me olvidarás para siempre?  ¿Hasta cuándo esconderás tu rostro de mí? ¿Hasta cuándo pondré consejos en mi alma, con tristezas en mi corazón cada día? ¿Hasta cuándo será enaltecido mi enemigo sobre mí? Mira, respóndeme, oh Jehová Dios mío. Alumbra mis ojos, para que no duerma de muerte; Para que no diga mi enemigo: Lo vencí. Mis enemigos se alegrarían, si yo resbalara. Salmo 13: 1-4.

La Biblia nos dice que David tenía un corazón conforme al corazón de Dios, sabemos del respaldo de Dios en su vida. Cuando David era un humilde y fiel pastor de ovejas las defendía aunque tuviera que arriesgar su vida peleando contra todo lo que venía a amenazar la seguridad de sus ovejas. Lo mismo le resultaba un oso que un león sabía que Dios estaba con él y por lo tanto no había quien pudiera vencerlo.

También leemos como Dios le dio victoria frente a Goliat, el filisteo que tenía aterrado al pueblo de Israel, sin embargo David derribó al gigante diciendo: “Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado” 1 Samuel 17:45.

Tantas fueron sus victorias, que llegaron a despertar los celos del Rey Saúl, ya que el pueblo cantaba “Y cantaban las mujeres que danzaban, y decían: Saúl hirió a sus miles, Y David a sus diez miles”.1 Samuel 18:7

Este mismo David fue el autor de este salmo y no es mi intención enfatizar en la falta de fe de este valiente guerrero, ni su supuesta ingratitud y mala memoria de las hazañas que había realizado en el poder de Dios, por el contrario, esto me demuestra el lado humano de David, quizás sus áreas débiles, que pese a ser ese impresionante personaje bíblico con un corazón conforme al de Dios, aun así tenía sus días bajos. Quizás temporadas enteras en las que se sentía como se desprende de este salmo, olvidado por Dios.

En términos más simples, si esto también le pasaba a David, tú y yo también califiquemos para que a través de nosotros se pueda manifestar el poder de Dios.

¿Sientes que tus oraciones no llegan a Dios? ¿Te sientes olvidado por El? ¿Piensas que escucha más a otros que a ti?

Pero antes de terminar el salmo, aparece el David que todos conocemos y dice:

“Más yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Cantaré a Jehová, porque me ha hecho bien.” (Salmo 13:5-6).

Si hoy te encuentras como David cuando escribió este salmo, te animo a que hagas como él, que confíes en la misericordia de Dios y te alegres porque si creíste en Él, tienes salvación. Aún antes que veas la victoria, declara también en tu vida, cantaré, alabaré a Jehová porque Él ha sido, es y será bueno para mí.

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

virtudesparejas

8 virtudes de las parejas saludables

Una frase popular dice “el amor es ciego”, y es que en ocasiones, el estar enamorado nos vuelve ciegos ante los defectos. Si bien es cierto que no existe una relación perfecta, esto no implica que debamos dejar de lado los evidentes signos de que no estamos en una relación basada en el amor. El amor verdadero es algo que se cultiva y que debe trabajarse para que pueda mantenerse. Ésta es una lista de algunas buenas costumbres que toda pareja debe practicar:

1. Paciencia:

En una relación, dos personalidades deben aprender a llevarse bien; por lo tanto, es lógico que en el camino existan desacuerdos. Es vital ser pacientes y tratar de ponerse en el lugar de la otra persona para tener una mejor perspectiva de la situación. Recuerda que no puedes exigir algo que no das, así que, sé paciente y no pierdas los estribos, pues si no lo haces, un pequeño malentendido se convertirá en un problema mayor.

2. Fidelidad:

Es importante mantenerse fiel a la pareja, incluso en las redes sociales. Cualquier forma de coqueteo con otra persona que no sea tu pareja, ya es engaño. Más aún, la Biblia advierte que “(…) cualquiera que mira a una mujer y la codicia ya ha cometido adulterio con ella en el corazón.” Mateo 5:28

3. Elogios:

No subestimes el poder de los elogios. Si tu pareja hace algo que merece ser honrado, entonces no dejes pasar la oportunidad. A todos nos gusta ser reconocidos por nuestro esfuerzo, así que, siempre es bueno hacerlo con los demás.

4. Abnegación:

Ser abnegado significa poner las necesidades de la otra persona, antes que el suyo propio. Ésta es una característica del amor verdadero. Una muestra de ello fue lo que hizo Dios cuando envió a su hijo Jesús a morir por nuestros pecados.

5. Perdón:

No dejes que el pasado afecte el presente. Si algo ya ocurrió, perdona y sigue hacia adelante. Guardar rencor destruye a las personas, y al final, nadie saca nada bueno de este tipo de situaciones. Por lo tanto, si deseas ser libre y amar de verdad, entonces practicar el perdón.

6. Honestidad:

Dentro de la comunicación, es vital siempre decir la verdad. A veces se cree que esconder las cosas por el bien de la otra persona, es lo que hace que las relaciones sean más fuertes; sin embargo, cuando el tiempo pasa, la verdad sale a la luz y puede herir a los demás. Así que nunca dejes de decir la verdad y confiar en tu pareja.

7. Perseverancia:

El estar en una relación es como trabajar en equipo. Si uno se rinde, el otro debe ser su apoyo. Igualmente, para que una relación funcione, ambos deben perseverar para conseguir esa meta.

8. Fe:

Ninguna relación puede funcionar adecuadamente, si no se tiene a Dios como el centro. El amor se puede dar, cuando se tiene en el corazón, y no hay nadie que pueda dar más amor que Dios.

Para predicar

Para predicar

Hechos 1:14 dice: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” Versión Reina-Valera 1960

En esta porción de la Biblia podemos notar a los discípulos de Jesús obedeciendo la instrucción de quedarse juntos hasta que venga la promesa del Espíritu Santo sobre ellos, para así poder llevar el evangelio a Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra.

Recordemos que en aquella época existía mucha oposición para quienes querían proclamar a Jesús como el mesías esperado: por una parte estaban los doctores de la ley, fariseos y miembros del concilio judío del templo, y por otro lado el imperio romano a la cabeza de Nerón se levantó ferozmente como enemigo de los cristianos de la época.

Sabiendo Jesús los retos que enfrentarían, era sumamente necesario que recibieran la fuerza del Espíritu Santo para persistir hasta el final. Él sabía las decisiones que el hombre toma en el corazón son engañosas y que la valentía puede desvanecerse por la súbita aparición de alguna barreras u obstáculos.

Nosotros, en la actualidad, no estamos exentos de obedecer estas instrucciones. En nuestra vida cotidiana podremos enfrentar oposición al proclamar abiertamente nuestra fe, al tener una actitud radical contra las costumbres de este mundo, al hacer una defensa sobre nuestra esperanza que es Jesús, incluso al llevar una Biblia en la mano o simplemente por no participar de algunas actividades inapropiadas.

Todos tenemos nuestras propias luchas espirituales en las que necesitamos el poder del Espíritu Santo para cumplir el mandamiento de la gran comisión, de otra manera se convierte en un reto imposible de lograr.

Es verdad que podríamos idear miles de métodos para predicar el evangelio, podríamos planificar estrategias tan organizadas que a simple vista podría prometer éxito absoluto, pero lo cierto es que sin la intervención del Espíritu Santo nada va funcionar.

“El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.” Mateo 12:30 Versión Reina-Valera 1960

¿Deseas mantenerte en pie tu fe en Jesús ante la adversidad?, cultiva una vida de oración.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Corre Forrest

Corre Forrest, corre

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” Hebreos 12: 1-3.

¿Quién no recuerda al tierno personaje interpretado por Tom Hanks?, quien pese a tener un leve retraso mental y motriz, tenía una asombrosa capacidad para correr muy rápido lo cual sirvió para abrirle muchas puertas en la vida.

La carrera de la vida no es fácil y la palabra carrera quizás exprese de manera exacta el modo de vida actual de muchas familias. Todo se hace a las apuradas, hay cada vez menos tiempo para compartir y encima la tecnología parece contribuir al aislamiento. Es muy común hoy en día ver a cada miembro de la familia concentrado en su teléfono más que en la conversación o interacción con los demás.

Para correr mejor y más libres, debemos despojarnos de todo el peso que significa el pecado, esto se refiere a todo lo que sabemos que nos separa de Dios. La paga del pecado es muerte y cuando desobedecemos la voluntad de Dios todo esto se transforma en un peso que llevamos en nuestra propia vida.

También son una carga, las heridas no sanadas, la falta de perdón, la amargura del corazón, los enojos, pero también todo lo que tiene que ver con el pasado. Así como no se puede correr de manera eficiente si uno está permanentemente mirando para atrás, tampoco se puede ganar una carrera cuando llevamos una carga tan pesada.

El pasaje citado nos dice donde debe estar nuestra mirada: “puestos los ojos en Jesús” en su victoria en la cruz para no decaer ni desmayar. Esto mismo me recuerda a Pedro caminando sobre el agua pero solo podía hacerlo mientras su mirada se mantenía en Jesús, cuando puso su atención en el viento y lo embravecido del mar, automáticamente comenzó a hundirse.

Por eso y ante tantas presiones, la Palabra nos dice que la vida es una carrera para ser corrida con paciencia. Cuando pienso en esto, recuerdo a los maratonistas que comienzan la carrera despreocupados por los que van delante o por quienes pretenden pasarlos. Íntimamente saben que la carrera es larga y no es de los más rápidos la victoria, sino de aquellos que resisten o espiritualmente hablando, de los que permanecen.

Y hablando de permanecer la Biblia nos dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Juan 15:5-7

¿Qué significa permanecer en nuestra vida cotidiana? Leer la Palabra de Dios, orar, servirle, obedecerle, escuchar su voz y confiar en El, especialmente cuando las circunstancias de la vida parecen ir en una dirección contraria a la deseada.

La manera de llegar a la meta es permanecer ligado a Él, corriendo con paciencia y con la mirada puesta en Jesús el autor y consumador de la fe. Si te sientes cansado, desanimado, a punto de abandonar, levanta tu mirada a Jesús, permanece en Él, no abandones, todavía Él quiere darte nuevas fuerzas para que pronto puedas cruzar la meta como un verdadero vencedor en Cristo.

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Acusado

Acusado

Ocurrió que en el año 1970 en España, un muchacho llamado Gabriel trabajaba como cartero para la oficina de correos en la ciudad de Mallorca, pero fue destituido drásticamente tras una serie de irregularidades detectadas por sus superiores y también por las continuas quejas de los usuarios del servicio. En ese momento se inició una larga investigación que se extendió por dos años en la que llegaron a intervenir autoridades estatales y policiales.

En marzo de 1972 un fiscal presentó una denuncia formal contra Gabriel acusándolo de hurto y custodia de documentos privados. El informe decía que el muchacho de apenas 20 años no entregó 42.768 cartas, de las cuales abrió más de 35.000 y el resto las dejó sin entregar. Miles de esas cartas tenían carácter de urgente y muchas otras contenían dinero y cosas de valor. Sólo los cheques y el dinero en efectivo equivalían a unos 50.000 euros.

Por este crimen el fiscal encargado del caso propuso una condena de 9 años por cada carta no entregada (384.912 años en total) y una multa de 19 millones de euros. Hasta la fecha este es el intento de sentencia más largo de la historia.

Aunque parece descabellado, hoy en día existen hombres con condenas que exceden los 160 años y tienen múltiples cadenas perpetuas. Esto ocurre porque una sola persona es acusada por varios delitos y cuando se comprueba su culpabilidad, las sentencias se suman una tras otra, pudiendo llegar a encierros carcelarios exageradamente largos y a la imposición de elevadas cantidades de dinero como multa.

La Biblia dice que los pecados también se pueden acumular: “Pues sus pecados se han amontonado hasta el cielo, y Dios ha tenido presentes sus maldades.” Apocalipsis 18:5 Versión Dios Habla Hoy

Esto no significa que un pecado o dos pasan desapercibidos porque Dios está ocupado con los que han cometido una cantidad mayor de transgresiones a su ley. Mateo 12:36 dice que daremos cuentas por cada una de las palabras ociosas que salgan de nuestra boca, es decir, cada pecado será juzgado individualmente.

¿Qué podemos hacer ante esta realidad?, 1 Juan 1:9 dice: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” Versión Reina-Valera 1960

Escucha la invitación que Dios te hace para restaurar tu vida, no sea que sin querer te encuentres desafiándolo y acumulando juicio sobre tu vida. No dejes pasar el día sin confesar cualquier pecado que hayas cometido.

¡Jesús te espera con un regalo de perdón y salvación!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Toda la gloria

Toda la gloria sea para…

Uno de los personajes sanguinarios más conocidos de la historia de la humanidad, es el emperador Romano Nerón. Aunque la mayoría de los historiadores dicen que sus inicios en el trono fueron tranquilos, en algún momento perdió completamente la cabeza al asesinar a su hermanastro y a su madre por considerarlos una amenaza para su reinado.

Poco a poco su poder y autoridad fueron creciendo por las perversiones que cometía. Tácito, un historiador y senador romano dijo: “la ciudad estaba llena de cadáveres”, refiriéndose a la gran cantidad de hombres asesinados sólo por ser considerados enemigos del imperio. Constantemente organizaba banquetes que culminaban en orgías para satisfacer sus apetitos carnales, en un viaje a Grecia se enamoró de un joven con quien contrajo matrimonio vistiéndolo de mujer. Llegó a un punto en el que se proclamaba a sí mismo como un dios, buscando que le rindan culto y tratando de perpetuar su nombre. Mandó a hacer un sinfín de esculturas, canciones y pinturas para  homenajearlo. Incluso trató de cambiar el nombre del mes de Abril a Neroniano y el nombre de Roma a Nerópolis.

A todo esto podemos sumarle el afamado incendio a la capital Romana por órdenes suyas, pero al ser confrontado por el senado, Nerón decidió usar a los cristianos como chivo expiatorio; es decir, los culpó de ese y muchos otros crímenes. En ese momento comenzó una feroz persecución a todo aquel que profesaba el nombre de Jesús y predicaba el evangelio.

Paralelamente, mientras Nerón cometía todo tipo de aberraciones, se estaba desarrollando el ministerio del Apóstol Pablo. Un insigne hombre de Dios que dejó plantadas varias iglesias en sus viajes misioneros e instruyó a hombres de confianza para que continúen la obra que había comenzado.

En sus cartas, más allá de las múltiples recomendaciones sobre convivencia dentro de la iglesia, orden del liderazgo, explicación sobre dones y servicio, y amonestaciones por algunas prácticas aparatadas de la sanidad, el mensaje de Pablo era el sacrificio de Jesús en la Cruz del Calvario. Desde su conversión (Hechos 9), hasta la segunda epístola a Timoteo (considerada su última carta), todos su ministerios siempre estaban centrados en Jesús.

Nunca se distrajo demasiado en ningún tema sin culminar mencionando la Gracia de Dios demostrada por medio del sacrificio de Jesús. De hecho, Filipenses 3:8 dice: “Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús…” Versión Reina-Valera 1960

Hoy en día, Pablo es uno de los hombres más respetados en la historia de la fe cristiana. Por otro lado, Nerón es considerado uno de los peores emperadores Romanos, sus intentos de hacerse como dios fallaron rotundamente y no consiguió perpetuar su nombre.

Esto es lo que sucede cuando uno busca satisfacer caprichosamente sus propios intereses y sus deseos egoístas. Es verdad que no podemos compararnos a los niveles monstruosos de Nerón o a la grandeza del trabajo misionero que hizo Pablo, pero Dios en su sabiduría nos ha puesto en el lugar exacto para que elijamos a quién queremos dar gloria: a Él o a nosotros mismos.

Mateo 23:12 dice: “Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.” Versión Reina-Valera 1960

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

forgiveyourself

¿Cómo perdonarse a sí mismo?

Sabemos que Dios nos ama, perdona y olvida nuestro pasado (Isaías 43:25). Sin embargo, después de haber confesado nuestros pecados ante Él, hay momentos en los que parece que lo más difícil es perdonarnos a nosotros mismos y dejar ir ese sentimiento de culpa que nos agobia.

Dios borra nuestras faltas pero nosotros nos empeñamos en recordarlas. Entonces, ¿cómo podemos perdonarnos y disfrutar de la libertad que tenemos en Jesús?

1. Comprender la magnitud del perdón de Dios:

Con nuestra capacidad humana, en ocasiones puede ser arduo entender que el amor de Dios no es como el nuestro. Cuando Él dice que perdona y olvida, es porque realmente lo ha hecho. Su misericordia se renueva cada día y su gracia nos permite estar con vida cada día. El perdón de Dios se extiende hacia todos nosotros, así que lo único que debemos hacer es pedirlo (1 Juan 1:9).

2. Aceptar que no podemos cambiar el pasado:

Vivimos en el presente, y cada segundo que transcurre, ya pertenece al pasado. No existe máquina que nos permita retroceder el tiempo de manera que podamos rehacer nuestros errores. Por lo tanto, es inútil lamentarnos por aquello que ya ocurrió. Cada día trae consigo una nueva oportunidad, así que debemos aprovecharla (Isaías 43:18-19).

3. Soportar las consecuencias:

Cada acción tiene una consecuencia y no podemos escapar de ella. Por lo tanto, cuando tengamos que enfrentar esta situación, no debemos quejarnos, en cambio utilizar la experiencia como una oportunidad de aprendizaje. Además, es en esos momentos cuando debemos acercarnos a Dios aún más (2 Corintios 12:9).

4. No cometer el mismo error:

Los sabios aprenden de sus errores, y uno no puede hacer esto si está estancado en la culpa. Un pecado cometido, perdonado por Dios, ya no existe más. Esto no es un permiso para hacer el mal deliberadamente, sino para superar las dificultades y continuar hacia adelante (Filipenses 3:13).

5. Aprender nuestro verdadero valor:

Tus errores no hacen quien eres, sino las decisiones que tomes después de ellos. Utiliza tu pasado como una base en la cual puedas construir una nueva vida en Jesús. Él nos ama y solo debemos aceptar su amor. Una vez que entendemos esto, podremos comprender que nuestro valor reside en él (2 Corintios 5:17).

6. Leer y orar con frecuencia:

Estar en constante comunicación con Dios es importante, no solo para crecer y madurar en nuestra fe, sino también porque debemos ser agradecidos por todo lo que hace por nosotros. No hay nada mejor que la oración sincera y sin fingimientos. Después de todo, Dios conoce nuestro corazón y lo que desea es que seamos honestos ante Él (Salmos 145:18)

MUJER DE BLANCO SEÑALADA

Blancos Como la Nieve…

Hay quienes al saber que alguien recibe a Jesús en su corazón, de inmediato comienza a revisar ¡dónde falla, cuándo se cae, cuándo comete algún error! No se sientan mal. Es parte de recibir a Jesús en nuestra vida. Muchos querrán hacer ver que nos equivocamos.

Pero, ¿quién les dijo que quien recibe a Jesús en su corazón de inmediato se transforma en un santo? Primero, nadie lo dice, ni la Biblia; segundo, no es así. Hay quienes al recibir a Jesús sufren una transformación inmediata, pero a muchos nos cuesta tiempo. Ese tiempo es de prueba, de duras experiencias. Es como el diamante bruto, que tiene que pasar por muchos tipos de pulidas fuertes hasta transformarse en una piedra de algún valor. Tal cual somos nosotros. No olvidemos que somos seres humanos y vamos siendo transformados paso a paso. Además tenemos un Dios que tiene tanta compasión que es capaz de perdonarnos mucho más de lo que nosotros somos podemos imaginar y mucho más de lo que nosotros podemos perdonar.

Esto no significa que podemos pecar por el hecho de que sabemos que vamos a ser perdonados. Evidentemente tenemos que poner de nuestra parte, tenemos que ejercer el auto control y mantenernos muy firmes en nuestra relación con Dios, pidiéndole a diario que nos ayude a ser mejores personas y nos llene de Su Espíritu Santo para poder ser ejemplos, ya  que llevamos Su nombre como estandarte. Somos cristianos, no somos perfectos, pero con el favor de Dios estamos siendo perfeccionados y llegaremos ante Él blancos como la nieve.

Como dice en Isaías 1:18 ¿Son sus pecados como escarlata? ¡Quedarán blancos como la nieve! ¿Son rojos como la púrpura? ¡Quedarán como la lana!

Fieles

Fiel

El oso perezoso es un animalito propio de Centro y Sudamérica, tiene pelaje gris muy grueso, cabeza redonda, nariz achatada, orejas no muy visibles, cola pequeña y unas garras muy fuertes, con las que se sujeta de los árboles.

Esta especie está distribuida a lo largo de las selvas, bosques secos y áreas naturales de reserva ecológica. Es normalmente solitario, nocturno y diurno, se alimenta de hojas de muchas clases de árboles, pero sobre todo de eucalipto.

El perezoso es un animal mamífero, se reproduce una vez al año y sólo puede tener una cría en cada parto. Tras el alumbramiento, el recién nacido permanece abrazado a los lomos de su madre por 8 meses continuos debido a que es muy débil y dependiente. En este periodo ella tiene un especial cuidado al balancearse por los árboles para evitar a los depredadores terrestres y para encontrar el alimento adecuado para su subsistencia.

¿Puedes imaginar a un pequeño oso perezoso sujetándose fuertemente de la espalda de su madre? Estoy seguro que sí. Esa imagina nos ayudará a comprender una cualidad innata de Dios descrita muchas veces en la Biblia: Su fidelidad.

La raíz hebrea de esta palabra es “aman” que se traduce como “leal” o “fiel”, también significa “apoyar”, “permanecer”, “ayudar” y una traducción más exacta es: “descansar en.” Entonces, cuando la Biblia declara que uno de los atributos de Dios es ser FIEL, nos está diciendo que podemos “descansar en” Él para tener firmeza en nuestras vidas y protección frente a toda adversidad.

2 Tesalonicenses 3:3 dice: “Pero el Señor es fiel, y él los mantendrá a ustedes firmes y los protegerá del mal.” Versión Dios Habla Hoy

La cría del oso perezoso se sujeta fuertemente de los lomos de su madre porque sabe que en ese lugar encontrará refugio, alimento seguro y protección de todo depredador. El pequeño puede descansar en ese lugar.

La Biblia nos invita a confiar en Dios porque sus promesas son verdaderas, Él siempre cumple su palabra, Su lealtad permanece por encima de nuestros errores y tiene el Poder para ayudarnos en cualquier problema que estemos atravesando. Realmente podemos descansar en Su presencia.

Salmos 55:22 dice: “Deja tus preocupaciones al Señor, y él te mantendrá firme; nunca dejará que caiga el hombre que lo obedece.” Versión Dios Habla Hoy

¡Dios es fiel!

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Olor fragante

Olor fragante

Un estudio de la universidad de Cambridge en el Reino Unido, logró determinar la forma en la que algunos animales reconocen sus crías dentro de una numerosa manada.

Tras varios meses de observación, la respuesta fue obtenida a través del comportamiento de las ovejas: Cuando tiene lugar el alumbramiento, la madre comienza a lamer a la cría, acción que tiene como resultado la ingestión de gran parte de los líquidos amnióticos que impregnan el pelaje del cordero, logrando que la madre alcance una conexión olfativa y gustativa con su cría. Aun después de este evento, la madre sigue lamiendo al pequeño corderito y a algunos miembros de su mandada, con el fin de fortalecer sus relaciones afectivas.

Sin embargo, en ese mismo estudio se tomó otra oveja y justo después del parto le retiraron la cría, la limpiaron por completo y cuando la regresaron con su madre, no la reconoció y la rechazó por completo. (Si estás hablando de “la cría” ¿no deberían tener el mismo género el resto de los artículos?)

Resulta muy interesante la forma que tienen las ovejas para reconocer a los miembros de su mandada a partir del olor que cada uno pueda tener. La Biblia hace una referencia similar a los que son de agrado a Dios y a los que no lo son.

“Nuestras vidas son la fragancia de Cristo que sube hasta Dios, pero esta fragancia se percibe de una manera diferente por los que se salvan y los que se pierden. Para los que se pierden, somos un espantoso olor de muerte y condenación, pero para aquellos que se salvan, somos un perfume que da vida…” 2 Corintios 2:15-16 versión Nueva Traducción Viviente

La Biblia siempre elogia a quienes tienen humildad en el corazón, a los que sirven, a los honestos, a los que viven una vida recta delante de Dios, a los que guardan sus mandamientos, a los que viven en santidad, etc. Todas estas acciones de justicia suben hasta el trono de Dios como olor fragante, pero también hay acciones malas que pueden ser desagradables.

Amós 5 relata la rebeldía de Israel. Ellos no escuchaban a los hombres enviados por Dios y comenzaron a vivir deshonestamente los unos con los otros. Su vida de egoísmo los privó de amar su prójimo, eran injustos con los más necesitados y callaban a los que trataban de corregirlos.

A éstos Dios les dijo que no recibiría sus sacrificios ni escucharía sus alabanzas, porque al igual que el holocausto de Caín, sus vidas eran la ofrenda de un fruto despreciable. Pero el versículo 24 de Amos 5 dice: “…que fluya como agua la justicia, y la honradez como un manantial inagotable.”

¿Quieres que Dios te escuche en tus momentos de alabanza y oración? Que el aroma de tus acciones sean la obediencia y fidelidad, para que destilen un olor agradable que llegue hasta Su trono en los cielos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.