Estaciones Cristianas CVCLAVOZ | CVCLAVOZ

All posts in “Estaciones Cristianas CVCLAVOZ”

Elegido

“Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir”. Lucas 10:1 (RVR1960)

Jesús llamó a setenta hombres, los designó porque tenían cualidades diferentes al resto de las personas, y les dio autoridad sobre todo. En sus corazones ardía la pasión por las almas; lo que los hacía diferentes era su compromiso con la obra de Dios y no con el hombre. ¿Tienes cualidades que te hacen diferente?

Por Miguel Ángel Veizaga

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pruebas

Se cuenta del gran artista Doré que estando de viaje en el sur de Europa perdió su pasaporte. Cuando llegó a la frontera y el oficial le pidió su documento, el pintor respondió:

       – Lo he perdido, pero no importa, yo soy Doré, el artista, por favor permítame el paso.

      – ¡No! – dijo el oficial – Hay muchas personas pretendiendo ser este o aquel gran hombre. Y si les permitimos el paso nos exponemos a ser castigados. Deseo pruebas, aquí hay lápiz y papel, si usted es Gustavo Doré pinte aquí mismo un cuadro.

Doré tomó el lápiz y el papel y dando unos golpes maestros  dibujó algo del paisaje en derredor.

Entonces el oficial le dijo:

       – Estoy convencido, porque nadie pudiera haber hecho esto, sino Doré.

Lo mismo sucede en nuestras vidas, podemos gritar a los vientos que somos cristianos, publicar en nuestras redes sociales, usar adhesivos en los autos o poner letreros y cuadros en nuestras casas y negocios pero si la gente no ve en ti un ejemplo vivencial de lo que dices, no tiene sentido.

La gente quiere ver con ejemplos claros aquello que tú dices y predicas, quieren verlo en tu vida y eso se hace día a día.

Probablemente nunca lleguemos a saber cuánta gente nos está observando atentamente, verificando si es verdad aquello que predicamos.

“para que nadie pueda criticarlos. Lleven una vida limpia e inocente como corresponde a hijos de Dios y brillen como luces radiantes en un mundo lleno de gente perversa y corrupta”. Filipenses 2:15 (NTV)

¿Cómo es tu diario vivir? ¿Eres diferente a los demás o te comportas como todos? Cuando llegan los problemas, ¿Cómo reaccionas?, ¿Pones tu fe en acción? ¿Te quejas de todo? ¿Eres agradecido? ¿Honras a tus padres? ¿Amas a tu prójimo como a ti mismo? ¿Cuál es el testimonio que estás dando?

Pocas personas leen la Biblia y, lamentablemente,  aún menos son las que ponen en práctica las Sagradas Escrituras; sin embargo, nuestras vidas están al alcance de todos y pueden ser el único evangelio que la gente vea, por eso mismo es que debemos cuidar nuestro testimonio.

Recuerda que nuestras vidas son credenciales de presentación, nuestras acciones dicen quiénes somos realmente, por eso, probar que somos seguidores de Cristo no se reduce a saber versículos de memoria o en ir a la iglesia, sino que se trata de vivir como Él.

Busca cada día ser un poco mejor, que todos vean en ti algo diferente y anhelen tenerlo.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ama aunque no te amen

“No deban nada a nadie, excepto el deber de amarse unos a otros. Si aman a su prójimo, cumplen con las exigencias de la ley de Dios” Romanos 13:8 (NTV)

Resulta fácil amar a quien te ama pero, ¿qué pasa si no eres correspondido de la misma forma? Dios nos pide amar a todos sin excepción, quizás te sea difícil hacerlo con aquellas personas que te lastiman o desprecian pero es necesario para que puedas vivir en paz y en obediencia a Dios

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿El amor puede acabarse?

El mundo de hoy registra altos índices de divorcios y un factor común entre ellos que se resume en: “Ya no siento lo mismo que al comienzo”, estas palabras reflejan una realidad desastrosa en los matrimonios.

Debemos preguntarnos ¿El amor puede acabarse? Lamentablemente sí, cuando se deja de alimentar en el matrimonio, cuando la rutina, la infidelidad y otros factores más toman el control de la relación.

Desde tiempos antiguos y en la actualidad la iglesia enfrenta este problema, cuando las personas que decían “Amar a Dios” se alejan olvidando o perdiendo el Primer Amor que conocieron Pero tengo una queja en tu contra. ¡No me amas a mí ni se aman entre ustedes como al principio!  ¡Mira hasta dónde has caído! Vuélvete a mí y haz las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, vendré y quitaré tu candelabro de su lugar entre las iglesias” Apocalipsis 2:5 (NTV).

Te preguntarás ¿Cómo sé si estoy perdiendo mi Primer Amor?

Dejar la oración y la palabra

Dejar de Congregarnos o Servir

El no dedicarle Tiempo a Dios

Volver al pecado del que fuimos rescatados y perdonados.

¿Algo de lo mencionado está pasando en tu vida? Quizás la rutina, el pecado, el cansancio, los afanes, las responsabilidades, etc. pueden haber dañado tu relación con Dios o están atentando contra ella, por lo que hoy quiero animarte a tomar estos consejos:

“Mira hasta dónde has caído” estás palabras te llaman a reflexionar acerca de tus acciones y a arrepentirte sinceramente, reconoce donde estás porque esto te ayudará identificar el problema.

“Vuelve” si el pecado te ha alejado de la presencia de Dios es tiempo de retornar, no importa lo que hiciste solamente decide volver.

“Haz las primeras obras” Cuando uno está enamorado tiene ese deseo de conocer y pasar tiempo con la persona que ama, lo mismo sucede con Dios, vuelve a enamorarte de Él en medio de la oración, de la meditación de su palabra y cuando congregas.

La tarea del enemigo (satanás) es hacer que tu relación con Dios no funcione, pero de ti depende que esa relación crezca y se fortalezca. La palabra dice que Él nunca dejará de amarnos ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada?” Romanos 8:35 (RVR1960).

Dios te ama con un amor eterno e incondicional y ¿Tú?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Libro de instrucción

“Estudia constantemente este Libro de Instrucción. Medita en él de día y de noche para asegurarte de obedecer todo lo que allí está escrito. Sólo entonces prosperarás y te irá bien en todo lo que hagas.” Josué 1: 8 (NTV).

A veces tenemos la intención de estudiar la Biblia, pero nos encontramos con el obstáculo de no entender todo lo que leemos. Sin embargo, las cosas son diferentes cuando pedimos sabiduría al Espíritu Santo para comprender la Palabra. Una vez que entendemos lo que estudiamos, el siguiente paso es aplicarlo en nuestra vida, ya que obedecer las instrucciones de Dios traerán gran bendición a nuestras vidas.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Delicia

¿Cuál es tu alimento o postre favorito? Se encuentra satisfacción al consumir un alimento apetecible para uno mismo, e incluso se obtiene un gran placer al sólo imaginarlo. Así mismo puede suceder con la Palabra de Dios, cuando se ha convertido en una delicia para tu vida:

“!Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.” Salmos 119:103 (RVR 1960)

El rey David menciona que la Palabra de Dios es como la miel, dulce al paladar, por lo cual, en diferentes partes de la Biblia manifiesta la desesperación que tenía por conocer las escrituras; aunque se encontrara en guerra o en una tribulación para él lo más importante era estar con Dios y aprender su Palabra.

“Una cosa he demandado a Jehová, ésta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida, Para contemplar la hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.” Salmos 27:4 (RVR 1960)

Una de las súplicas de David, era estar en la casa del Señor todos los días, para estar delante de su presencia y servirle.

¿Asistes a una iglesia? Si las palabras del Señor no son dulces para ti, entonces seguramente no tendrás la necesidad de escucharlas, ya sea en tu congregación o donde te encuentres. Si has abandonado el estudio de la Palabra de Dios, te animo a tomar la decisión de volver a empezar y pedirle ese amor genuino por Él.

¡Recuerda que el que ama a Dios, es el que guarda sus mandamientos!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Siendo pecadores Él nos ama

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” Romanos 5:8 (RVR1960)

Había una vez un puente que atravesaba un gran río. Durante la mayor parte del día el puente permanecía con ambos carriles en posición vertical para que los barcos pudiesen navegar libremente. Pero a determinada hora, los carriles bajaban colocándose en forma horizontal con el fin de que los trenes puedan cruzar el río.

Un hombre era el encargado de operar los controles del puente desde una pequeña choza que estaba ubicada al lado del río. Una noche, el operador estaba esperando el último tren para activar los controles y poner al puente en posición horizontal; vio a lo lejos las luces del tren y esperó hasta que estuviese a una distancia prudente para bajar los carriles del puente. Cuando advirtió la cercanía del tren, se dirigió a la cabina de control donde horrorizado descubrió que los controles no funcionaban correctamente y que el seguro que sujetaba la unión entre los carriles ya colocados en forma horizontal se malogró.

Existía el peligro de que con el peso del tren, el puente no podría mantenerse firme pues los carriles tambalearían y ocasionarían que el tren se estrellara directamente en el río.

El tren traía muchos pasajeros a bordo por lo que muchas personas morirían inmediatamente en el accidente. Había que hacer algo. El operador abandonó rápidamente la cabina de control, cruzó el puente para dirigirse al otro lado del río para accionar una palanca manualmente, la cual sostendría los dos carriles del puente. El  hombre tendría que bajar la palanca y sujetarla en dicha posición con mucha fuerza hasta que el tren pasara el puente. Muchas vidas dependían de la fuerza de este hombre.

Fue entonces cuando escuchó un sonido que provenía muy cerca de la cabina de controles y que hizo que se le helara la sangre. “Papi, ¿Dónde estás?”, escuchó repetidas veces. Su hijo de tan sólo cuatro años de edad estaba cruzando el puente para buscarlo. Su primer impulso fue gritar “corre, corre” pero se dio cuenta que las diminutas piernas de su pequeño jamás podrían cruzar el puente antes de que el tren llegase. El operador casi soltó la palanca para correr tras su hijo y ponerlo a salvo, pero comprendió que no tendría suficiente tiempo para regresar. Tenía que tomar una decisión: la vida de su hijo o la vida de todas aquellas personas que estaban a bordo del tren. La velocidad con que venía el tren evitó que los miles de pasajeros que venían en él se diesen cuentan del diminuto cuerpo de un niño que había sido golpeado y arrojado al río por el tren. Tampoco fueron conscientes de los sollozos y dolor de un hombre que había sostenido la palanca y mucho menos vieron a ese hombre destrozado que caminaba en dirección a su casa a decirle a su esposa, que su único hijo había muerto brutalmente.

Para que todas esas personas que viajaban en el tren se salvaran tuvo que morir un niño contemplado por un Padre destrozado por el dolor. De la misma manera, Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Juan 3:16 (NTV)

Aunque no todos lo vimos morir, Jesús vino a rescatarnos, murió y resucitó al tercer día para redimirnos con su sangre del pecado (Efesios 1:7) Si hasta hoy no valoraste este gran sacrificio, te animo a que puedas hacerlo este día, porque lo que hizo Jesús por ti y por mí es la mayor muestra de amor que podrás ver.

Oremos:

Dios amado, gracias por tu amor y por todo lo que has hecho por mí, perdóname si hasta hoy he corrido por la vida sin tener en cuenta tu sacrificio. Reconozco que muchas veces te he ignorado y no he valorado tu sacrificio. Por favor entra en mi vida y toma control de todo mi ser. Me rindo ante ti, mi Señor y Salvador.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

De la debilidad…al pecado

Eli es un personaje del Antiguo Testamento con un problema muy actual. Durante cuarenta años fue líder de Israel y un excelente sacerdote que se ganó el respeto del pueblo. Sin duda era una buena persona y si bien no estaba cometiendo adulterio ni robando las ofrendas, su deficiencia como padre lo llevó a la tragedia.

Si Elí era un buen hombre, ¿Qué pasó? ¿Por qué fracasó?

Cometió tres errores que como padres o líderes somos también propensos a caer.

     – Fue tolerante con el pecado, Eli estaba consiente que sus hijos Ofni y Fines cayeron en fornicación aun siendo siervos en el tabernáculo, no se atrevió a reprenderlos.

       – Fue muy tímido para poner mano fuerte a la rebeldía de sus hijos. Es verdad que ya tenía una edad avanzada y tal vez se sentía débil físicamente, pero hizo muy poco para corregirlos.

    – Fue lento para actuar y reprender el mal proceder de sus hijos y cuando quiso hacerlo, ya era demasiado tarde, porque ellos no quisieron obedecerlo.

“Elí, que ya era muy anciano, se enteró de todo lo que sus hijos le estaban haciendo al pueblo de Israel, incluso de que se acostaban con las mujeres que servían a la entrada del santuario. Les dijo: ¿Por qué se comportan así? Todo el pueblo me habla de su mala conducta”. 1 Samuel 2:22-23 (NVI)

Si en estos días has visto cómo un integrante de tu familia o de tu congregación ha cometido una falta que deshonra a Dios y por no quedar mal con esa persona o por no sentirte fuerte espiritualmente no dijiste nada y lo dejaste pasar ¡Ten cuidado! Dios no puede ser burlado, Él es capaz de quebrantar sus promesas para erradicar el pecado. Esto fue lo que hizo con Elí y sus hijos, el Señor le había prometido que su familia ministraría para siempre, pero a causa de la desobediencia anuló su promesa y lo cambió por maldición.

Ofni y Fines murieron y más adelante Elí también lo hizo. Tal vez el futuro habría sido otro si Elí no se hubiera convertido en cómplice de sus hijos.

Hoy por hoy, en la posición que te encuentres, Dios te dio una gran responsabilidad para con tus hijos u ovejitas de tu congregación, si te sientes incapaz de reprender a alguno que haya caído en pecado, empieza por examinar tu vida y busca alguna debilidad moral o espiritual para no dudar y actuar con rapidez ante el pecado.

“Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; pruébame y conoce mis pensamientos; y ve si hay en mí camino de perversidad, y guíame en el camino eterno.” Salmos 139:23-24 (RVR)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Su plan es perfecto

“Pero los planes del Señor quedan firmes para siempre; los designios de su mente son eternos.” Salmo 33:11 (NVI)

Muchas veces cuando nos toca planificar algo, cambiamos de parecer hasta encontrar algo que se adecúe a nuestras comodidades, pero Dios obra de una manera diferente. Cuando Él planifica no cambia de parecer, sus pensamientos son firmes; pero como  conoce tus puntos débiles, pone a tu alcance su misericordia. Dios te ha dado dones y talentos para que puedas lograr tus objetivos y tus proyectos no queden solo en eso. Confíale tus planes, para que los tome en sus manos y los bendiga.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Enojado?

El enojo es una alteración anímica que genera irritación, rabia y/o afán de revancha o venganza. Por una u otra razón esta emoción es parte de nuestra vida, ya sea por situaciones que ocurren a nuestro alrededor, como un problema con otra persona, una falta de respeto, una actitud de desobediencia, un malentendido o un error. O por problemas personales, situaciones del pasado no resueltas o recuerdos desagradables, que cuando vuelven a la memoria nos despiertan sentimientos de enojo.

Una especialista comenta que “el manejo inadecuado del enojo afectará a la persona enojada y también a quienes le rodean, generando problemas en el trabajo, la familia y en las relaciones personales. El impacto tiene un costo alto y variado que obligará a la persona, tarde o temprano, a buscar ayuda para superar esta limitación, mejor temprano.”

Ya que esta emoción puede estar presente en nuestro diario vivir debemos aprender a controlarla y no dejar que ella nos domine, y así evitaremos las consecuencias negativas que acarrea. Un consejo que da Santiago es que seamos lentos para enojarnos porque en nuestra humanidad podemos proceder de manera errada: “Mis amados hermanos, quiero que entiendan lo siguiente: todos ustedes deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse. El enojo humano no produce la rectitud que Dios desea.” Santiago 1:19-20 (NTV)

El Apóstol Pablo también advierte que no permanezcamos molestos por mucho tiempo pues el diablo podría sembrar malicia en nosotros: “Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, porque el enojo da lugar al diablo.” Efesios 4:26-27 (NTV)

El Rey David anima a examinar nuestra propia conciencia para estar en paz: “No pequen al dejar que el enojo los controle; reflexionen durante la noche y quédense en silencio.” Salmos 4:4 (NTV)

El enfado nubla nuestro día y afecta la perspectiva de lo que en realidad pasa, volviéndolo todo negativo, por eso, entrega a Dios la situación o persona que te causa ese disgusto y continúa tu jornada con esperanza y fe.

¡Cambia el enojo por una gran sonrisa!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Te bendeciré en gran manera

“…El Señor ha dicho: Puesto que has hecho esto y no me has negado a tu único hijo, juro por mí mismo  que te bendeciré mucho. Haré que tu descendencia sea tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena que hay a la orilla del mar. Además, ellos siempre vencerán a sus enemigos. Génesis 22:16-17 (DHH)

Cuando hacemos que nuestra fe sea más grande que nuestros problemas podemos experimentar la bendición de Dios como le sucedió a Abraham, le creyó a Dios, le obedeció y aún cuando pudiera parecer que lo que Dios le pedía no tenía sentido. Sin embargo, confió hasta lo último y pudo mantenerse firme en su peor momento. Como Dios conocía su corazón, honró su confianza, proveyendo un milagro y una descendencia tan numerosa como las estrellas del cielo. Te animo a creerle a Dios, quien nunca dejará tu convicción sin recompensa.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Inspirador

A través de los años podemos ver cómo muchos hombres empezaron a sobresalir en el campo de la literatura y la poesía, algunos  formaban parte de ese entorno por tener una carrera dedicada a la psicología, filosofía o abogacía, pero otros desarrollaron esa habilidad por gusto y satisfacción personal.

De esa manera hoy conocemos los trabajos de una infinidad de pensadores de varios países del mundo. Muchos de ellos murieron, pero su legado literario será recordado siempre a través de sus escritos y también de los pequeños pensamientos que nos dejaron y que ingeniosamente encierran grandes lecciones de vida.

Algunas de esas frases animan, corrigen, enseñan o simplemente describen alguna situación de la vida, y son muy usadas en las redes sociales, en murales, libros, camisetas, dedicatorias en tarjetas de cumpleaños, aniversarios o salutaciones póstumas.

Muchos de esos pensamientos pueden llegar a tener un efecto tremendamente alentador, pero producen un impacto mayor cuando se conoce el lugar y el momento en el que fueron escritos.

Algunos autores tuvieron libertad y plenitud de vida cuando escribieron sus obras. Pero existen otros como por ejemplo Nelson Mandela quien estuvo prisionero durante 27 años en la isla Robben y después en las prisiones de Pollsmoor y de Víctor Verster. Muchas de sus frases célebres fueron pensadas y escritas en una celda donde era conocido como el prisionero 466/64.

Aunque todos sabemos que después salió en libertad y llegó a ser presidente de Sud África, siempre será recordado por la perseverancia que tuvo en la lucha por la libertad de su nación.

Filipenses 4:4 dice: “Alégrense siempre en el Señor. Repito: ¡Alégrense!” Versión Dios Habla Hoy

Todo el libro de Filipenses da la impresión de haber sido escrito al fuego de una reconfortante chimenea, con un fiel sabueso recostado en el tapete, una taza caliente de leche sobre el escritorio y un ventanal que permite la vista panorámica de una noche estrellada. Pero no fue así.

El apóstol Pablo en ese momento de su vida era ya un hombre mayor que estaba en una mazmorra húmeda y fría con los pies sujetos a un cepo esperando la llamada de su verdugo. La situación no parecía que iba a mejorar, pero aun así en todos los capítulos se pueden ver temas como la humildad, el gozo, la unidad y la vida cristiana sobresaliendo casi en forma natural.

A primera vista es imposible notar el lugar real en el que está escribiendo Pablo ya que no expresa la más mínima queja sobre su situación, pero aun así logra tener la paz que sobrepasa todo entendimiento y alcanza la inspiración divina para escribir una carta alentadora.

El Antiguo y el Nuevo Testamento están repletos de hombres que lograron impactar con sus vidas a miles de personas hasta el día de hoy, pero no podemos dejar de mencionar  sobre todo, las notas de amor que se pueden encontrar al leer el relato de la muerte de Jesús en La Cruz del Calvario.

La palabra de Dios no sólo es un compendio de frases alentadoras, sino que tienen el objetivo de llenar de fortaleza y brindar la paz que sobre pasa todo entendimiento a aquel que tiene fe.

“Cuando me hablabas, yo devoraba tus palabras; ellas eran la dicha y la alegría de mi corazón, porque yo te pertenezco, Señor y Dios todopoderoso.” Jeremías 15:16 Versión Dios Habla Hoy

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend