Estaciones Cristianas CVCLAVOZ Archives | Page 4 of 22 | CVCLAVOZ

All posts in “Estaciones Cristianas CVCLAVOZ”

¿Qué dice Dios de ti?

Para muchos es importante lo que otros dicen de su persona y por ello siempre procuran mostrar una buena imagen de sí mismos ante las personas, pero la opinión que los demás tienen de ti no es determinante para tu vida.

Lo que Dios dice de sus hijos, es lo que realmente importa; por ejemplo, Él declaró lo siguiente de sus siervos:

David: “He encontrado en David, hijo de Isaí, a un hombre conforme a mi propio corazón”  Hechos 13:22 (NTV)

Moisés: “De toda mi casa, él es en quien confío” Números 12:7 (NTV)

Natanael: “Aquí viene un verdadero hijo de Israel, un hombre totalmente íntegro” Juan 1:47

Job: “Es el mejor hombre en toda la tierra; es un hombre intachable y de absoluta integridad. Tiene temor de Dios y se mantiene apartado del mal” Job 1:8 (NTV)

Si le preguntaran a Dios sobre ti ¿Qué diría?

Hoy muchos se desviven por mostrar sus atributos, experiencia, inteligencia y habilidad ante los demás, ya sea para lograr un puesto en el liderazgo, en el trabajo o en el hogar y eso no es completamente malo, pero antes de preocuparse por el qué dirán los demás debemos procurar ser  aprobados delante de Dios.

La opinión que Dios tiene de ti es la que más vale porque Él no mira lo externo sino lo que verdaderamente hay en el corazón, a diferencia de los seres humanos que reconocen por lo que ven, Él mira lo que no es visible.

Tal vez piensas que Dios no tiene un buen concepto de ti por lo que pasó o porque no estás dando pasos correctos y no deseas que diga algo de ti, quizás no tienes nada bueno que pueda hablarse y eso te causa tristeza y vergüenza, pero recuerda que puedes cambiar esa situación y al igual que estos grandes hombres puedes tener una vida ejemplar.

Jamás es tarde para tener un nuevo comienzo, deja y entrega en las manos de Dios todo aquello que no será un buen testimonio y procura llevar una vida íntegra y pura delante de Dios y de los demás “(…) Sé un ejemplo para todos los creyentes en lo que dices, en la forma en que vives, en tu amor, tu fe y tu pureza” 1 Timoteo 4:12 (NTV).

El mundo tratará de convertirte en uno más, pero Dios quiere que seas único, real y sincero, que no tengas nada que pueda ser motivo para señalarte.

¿Qué quieres que Dios diga de ti?

Trabaja y esfuérzate para ser merecedor de los elogios de Dios.

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Su gran amor!

“Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.” 1 Juan 4:19 (RVR1960).

Tan grande es el amor de Dios por la humanidad, que dio a Su único Hijo para rescate nuestro (Juan 3:16). Vemos a diario ese amor reflejado en los cuidados y bendiciones que recibimos de Él. Hoy te invito a buscar Su presencia en tu vida y así disfrutar de Su gran amor y por ende, aprender a amarlo.

Por Cesia Serna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Lo que nunca volverá

Una mujer dejó su país para ir a trabajar y tener  mejores ingresos, dando a su familia la oportunidad de tener una vida mejor. Cuando volvió, sus hijos ya eran jóvenes e independientes, por lo cual, a pesar de tener una casa lujosa, automóviles y una buena economía, nunca pudo compensar el tiempo perdido.

El tiempo vale más que el oro, el escritor argentino José Ingenieros lo expresó así: “Nada hay que iguale el valor del tiempo. El dinero mismo no puede comparársele, pues éste vuelve y aquél no; en una vida se pueden rehacer diez fortunas, pero con diez fortunas no se puede recomenzar una vida”. Siempre que pase quedará “perdido” por lo cual, es importante invertirlo sabiamente.

“Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.” Efesios 5:15-16 (RVR1960)

La Palabra de Dios menciona que observemos cuidadosamente nuestro caminar, con sabiduría porque estamos viviendo tiempos muy malos. Es importante tener cuidado, poner atención a cada paso que damos y en las decisiones que tomamos, puesto que en ellas podría invertirse gran parte de nuestra vida que nunca volverá.

“Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.” Eclesiastés 12:1 (RVR1960)

La mayoría de las personas quiere acercarse a Cristo después de “disfrutar su juventud”; sin embargo, la realidad es que no la están aprovechando como creen, lejos de eso la están desperdiciando. Es importante considerar: ¿en qué inviertes tu juventud y fuerzas? La palabra de Dios dice  que te acuerdes de Él cuando eres joven, porque necesitarás fuerzas para experimentar el maravilloso propósito que tiene tu vida.

Si consideras haber “perdido” bastante tiempo, te animo a establecer prioridades:

Para empezar, pon tu relación con Dios en primer lugar, separa un tiempo para leer la Biblia, orar y congregarte en la iglesia, vive para lo que has sido creado. Segundo, piensa en lo que es importante para ti y te recomiendo empezar por tu familia. Recuerda que tus hijos, padres, hermanos, o esposa (o) no estarán para siempre en tu vida y el tiempo que pierdas lejos ellos no volverá jamás.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Que no te sorprenda

Los últimos acontecimientos naturales de alta intensidad que están ocurriendo en el planeta nos deben llevar a reflexionar y cambiar de actitud, no podemos esperar a que la situación en la tierra empeore para empezar a buscar verdaderamente a Dios y vivir conforme a su voluntad. “Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo; llámenlo ahora, mientras está cerca.” Isaías 55:6 (NTV)

Que no sea demasiado tarde el día que te des cuenta de lo que está por venir y empieces a buscar a Dios. La Biblia dice que en los días, antes del diluvio, la gente disfrutaba de banquetes, fiestas y casamientos, hasta el momento en que Noé entró en el arca. Llegó el diluvio y arrasó con todos.

“Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. Pero sabed esto, que si el padre de familia supiese a qué hora el ladrón habría de venir, velaría, y no dejaría minar su casa.” Mateo 24:42-43. (RVR1960)

La palabra velar significa vigilar, cuidar, estar atento, ser un atalaya, estar despierto cuando otros duermen; y es una virtud que no debe faltar en la vida del creyente porque es parte de la armadura de Dios. “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” Efesios 6:18.

No esperes a que algo suceda en tu vida, familia o país para darte cuenta del tiempo en que vives. Jesús describió los acontecimientos finales del mundo en su palabra (La Biblia) En Mateo 24:35 dijo: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Este podría ser el último año, mes, la última semana, hora o minuto para que el Señor llame a su Iglesia. ¡Velemos en todo tiempo y esperemos en Él sabiamente!

Oremos:

“Dios amado, gracias por hablarme y hacerme entender que debo estar atento, velando a toda hora y momento en oración. Te pido perdón por dejar de buscarte todos los días y dedicarme a otras cosas. A partir de hoy volveré a mi comunión contigo y seguir tus instrucciones para anunciar tu mensaje. Gracias Señor por esta nueva oportunidad y comienzo, te encomiendo mi vida, familia y país para que nos cuides, en el nombre de Jesús. Amén.”

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Ahora más que nunca

Hace poco, la preocupación era por el incremento de la violencia, debido a las terribles consecuencias de este mal que se da a nivel mundial, se han tomado medidas que están ayudando en su descenso, pero algo que ha compungido el corazón de muchos en estos tiempos, y de lo que no se ha parado de hablar, es de los desastres naturales que han causado efectos devastadores, dejando grandes pérdidas humanas y aun materiales. La Biblia anuncia que esto sólo es el principio de lo que vendrá, la ciencia lo confirma  y  el panorama empeora cuando se escucha de los conflictos bélicos que se están levantando.  ¿Te has puesto a pensar cómo terminará esto?

Mientras estas catástrofes cobran la vida de muchos  ¿Qué estamos haciendo nosotros? Es hora de actuar, más allá de sólo orar; ya basta de pelear entre hermanos, dejemos de vivir una doble vida, basta de pensar con egoísmo. La gente necesita a Dios, y tú y yo hemos sido escogidos para llevar a cabo esta tarea.

“¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quien les predique?” Romanos 10:14 (RVR).

Es hora de levantarnos como guerreros para hacer la diferencia en medio de este mundo indiferente. ¿Estás dispuesto a asumirlo?

¿Cuándo fue la última vez que le hablaste de Jesús a alguien? Si es algo que siempre haces, excelente, pero tal vez te cuesta porque crees que no eres lo suficientemente bueno para expresarte; sin embargo, déjame decirte que Dios no está buscando experiencia como te lo exige la sociedad, Él no busca que hayas logrado grandes estudios, ni que hayas alcanzado un buen estatus. No te limites a tus capacidades, no es suficiente para esta tarea. Hay muchas formas con las que puedes predicar, lo único que se necesita es: disposición, determinación y principalmente el respaldo de Dios.

Ahora más que nunca, busca a Dios, rinde tu voluntad a la suya y Él hablará por ti, porque el Señor te ha llamado a ser un mensajero de su amor, pero depende de ti el creerlo y el hacerlo.

“… ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz, de los que anuncian buenas nuevas!” Romanos 10:15 (RVR)

Por Ruth Mamani.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Por qué angustiarse?

“¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!” Salmo 43:5 (NVI)

Ante las situaciones difíciles de la vida, es bastante comprensible que nos angustiemos o haya inquietud en nuestro corazón. Sin embargo el salmista nos dice, que podemos poner nuestra confianza en Dios porque Él es nuestro salvador. Especialmente en tiempos de angustia, no te inquietes ni te desesperes, levanta tu mirada por encima del problema y confía en que tu Dios tiene todo el poder y la voluntad de bendecirte. Solo espera en El y El hará.

Por Ruth Mamani

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Sé diferente

“Si solo aman a quienes los aman a ustedes, ¿qué mérito tienen? ¡Hasta los pecadores aman a quienes los aman a ellos!” Lucas 6:32 (NTV)

Resulta fácil hacer favores y amar a quienes nos aman, pero no sucede lo mismo con personas que nos hacen daño. Sin embargo, toda persona que dice amar a Dios o conocer de Él debe demostrar en conducta el amor hacia el que considera su enemigo.

Sin duda esto es difícil, ya que se considera enemigo a alguien que está en contra tuyo y que incluso maquina cosas para hacerte daño.

Actuar de esta manera, no fuera posible sin Dios, quien pone amor, tolerancia, misericordia y obediencia en nuestro corazón, por eso mismo la comunión con Él es vital para demostrar que somos sus hijos: “¡Amen a sus enemigos! Háganles bien. Presten sin esperar nada a cambio. Entonces su recompensa del cielo será grande, y se estarán comportando verdaderamente como hijos del Altísimo, pues él es bondadoso con los que son desagradecidos y perversos.  Deben ser compasivos, así como su Padre es compasivo.” Lucas 6:35-36 NTV Recuerda que los hijos imitan a sus padres.

En Mateo 5:43-44 dice “Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;” Esto implica orar por ellos.

Un comentarista dice al respecto: “En ese tiempo los judíos solo amaban a otros judíos. Un judío no podía darle la mano a un gentil o tan siquiera permitir que su manto rozara con la ropa de alguien que no era judío. Bajo la ley de Moisés, cualquiera que causara un daño debía ser compensado en la misma manera – herida por herida, golpe por golpe. Sin embargo, esto no podía ser así bajo el ministerio de gracia de Cristo. Verdaderamente, la orden de Jesús que amáramos a nuestros semejantes también incluía aun a nuestros enemigos.”

No quiere decir que estemos de acuerdo con las personas que nos han hecho daño ni que los odiemos o les guardemos rencor, al contrario, debemos orar por ellos.

Si hay alguien con quien has tenido problemas y lo consideras como tu enemigo, te animo a orar por esa persona, no sólo un día, sino todo el tiempo que puedas, así Dios irá quitando aquello que te dañó, perdonarás y tendrás libertad para poder amarlo.

Hagamos la diferencia y actuemos con compasión.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo enfrentas a los gigantes de tu vida?

“David le contestó: Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina, pero yo vengo a ti en el nombre del SEÑOR Todopoderoso, el Dios de los ejércitos de Israel, a quien has desafiado.” 1 Samuel 17:45 (NVI)

La única manera de vencer a los gigantes de nuestra vida (problemas económicos, familiares, personales o de salud) es siguiendo los pasos del rey David, él meditaba en la palabra de Dios, hablaba con Él mediante la oración, y en todo momento miraba las maravillas de sus obras. Seguramente recordaba las victorias que le había dado en el pasado y eso lo hacía confiar en el presente y en lo que habría de venir. Además David utilizó un arma más poderosa que la lanza y la jabalina, un arma que también tú y yo podemos utilizar. Él no iba a la lucha por su cuenta, sino en el nombre del Señor Todopoderoso. Cuando enfrentes los gigantes de tu vida, recuerda que no estás solo sino que el Señor pelea por ti.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Las pruebas

Las mayores empresas fabricantes de vehículos del mundo se encuentran en Europa y Asia. Todas compiten entre sí para entregar a sus consumidores la mejor calidad de sus productos en cuanto a potencia, rentabilidad, duración y comodidad. Con el paso del tiempo la cantidad de autos a la venta ha aumentado demasiado haciendo que el consumidor final tenga dificultades para elegir uno.

Para tener un respaldo de calidad y establecer qué vehículo tiene el mejor desempeño, las empresas han visto por conveniente someter sus productos a diferentes pruebas. Una de ellas es el banco de potencia.

Se trata de un aparato construido básicamente por dos rodillos que pueden girar libremente, ambos, junto a un programa de ordenador interpretan la velocidad de aceleración de las ruedas del coche convirtiéndolas en datos.

Esta prueba necesita que el vehículo sea acelerado hasta el tope por varios minutos, en otra sesión se agrega un peso adicional (según lo que soporte el coche), de esta manera se puede medir la cantidad de dióxido de carbono que emite y se establece la calidad real del vehículo (motor, neumáticos, transmisión, etc.)

Las pruebas normalmente suelen forzar al máximo un automóvil, y aunque en muchas ocasiones un neumático o un motor revienta, al final siempre se logra determinar las falencias para corregirlas y sacar al mercado un producto de calidad.

Todas las empresas suelen poner a prueba sus productos,  pero no sólo ellos. Los equipos de futbol o de cualquier otro deporte verifican la condición física de un jugador antes de hacer una contratación. También los postulantes a un puesto de trabajo, voluntarios para la milicia, etc. todos son de una u otra manera sometidos a algún examen para así comprobar si son aptos para desempeñar un oficio.

Sin embargo, aunque no se trata de un producto para la venta o de algún puesto laboral en una empresa, el pueblo de Israel también fue puesto a prueba por Dios.

Deuteronomio 8:2 “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.” Versión Reina-Valera 1960 

Aunque normalmente se cree que las dificultades son provocadas por satanás, también es bueno recordar que son permitidas por Dios con un fin. El apóstol Pablo sabía esta verdad cuando estaba pasando por momentos muy difíciles en su ministerio.

Romanos 5:3 dice: “También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia.” Versión Nueva Traducción Viviente

El apóstol, aunque fue azotado, encarcelado, puesto en el cepo y condenado, sabía que las pruebas y las dificultades eran permitidas por Dios para provocar beneficios para su vida. El versículo continua diciendo: “Y la resistencia desarrolla firmeza de carácter, y el carácter fortalece nuestra esperanza segura de salvación. Y esa esperanza no acabará en desilusión. Pues sabemos con cuánta ternura nos ama Dios, porque nos ha dado el Espíritu Santo para llenar nuestro corazón con su amor.” Romanos 5:4-5 Versión Nueva Traducción Viviente

Dios permite las pruebas con el fin de ayudarnos a  desarrollar mayor resistencia y carácter. El versículo cierra diciendo que también se fortalece nuestra esperanza de salvación que no terminará en desilusión porque Él nos ama.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Fracturas Internas

Un pastor visitaba un manicomio con su director. Al terminar le preguntó cuántos pacientes había en el lugar.

  –  Entre siete y ochocientos- respondió el director.

  –  ¿Tantos? Seguro necesitan muchos cuidadores para controlar a tanta gente maniaca.

  –  No muchos – Dijo el director.

  –  Pero supongamos- insistió el ministro- que  todos estos hombres se unieran en contra de ustedes, ¿Qué harían?

  –  Esto es lo que menos nos preocupa – respondió el director – Los locos nunca se unen.

Una de las mayores debilidades dentro de las iglesias, las familias, las empresas y cualquier lugar donde exista un grupo humano es la falta de unidad entre sus miembros y, por lo tanto, es una locura pretender tener éxito cuando reina la desunión.

Como humanos, siempre tendemos a buscar nuestro beneficio personal, sobresalir entre la multitud, ser reconocidos, aprovechar las ventajas para nosotros mismos, olvidando que el crecimiento del grupo es también un beneficio personal; y si hablamos de las iglesias, nuestro trabajo y vida no responden a objetivos estrictamente personales o humanos, sino a metas eternas.

“¿No somos hijos del mismo Padre? ¿No fuimos creados por el mismo Dios? Entonces, ¿por qué nos traicionamos unos a otros, violando el pacto de nuestros antepasados?” Malaquías 2:10 (NTV)

Satanás sabe que causando divisiones y contiendas entre los hijos de Dios y en las familias, no necesita hacer nada más porque  inmoviliza y resta fuerza a todo el grupo.

Jesús, en el evangelio de Marcos, en el capítulo 3, versículos 24 y 25, dijo: “Si un reino está dividido contra sí mismo, tal reino no puede permanecer. Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer”. (RVR1960)

Si tienes algo contra alguien ve y díselo, habla con esa persona, ponte a cuentas, perdona, no permitas que el diablo tome ventaja de una situación que realmente no tiene ningún valor y que puede arrebatarte lo verdaderamente importante. Si alguien llega a ti con chismes detenlo, no le des lugar, habla con esa persona para que recapacite. Es nuestra responsabilidad cuidarnos y corregirnos mutuamente para que no demos lugar a divisiones.

No permitas que tu familia, iglesia, grupo de amigos o tu misma empresa fracase por divisiones internas que pueden evitarse, ayuda a fortalecer los lazos internos para que nada pueda derribarlos.

Mientras permanezcamos unidos, reconociendo el valor de cada miembro del grupo y buscando fortalecerlo, no habrá nada que pueda destruirnos porque siempre encontraremos la forma de levantarnos y seguir.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Esperanza en la escasez

“Sirve solamente al Señor tu Dios. Si lo haces, yo te bendeciré con alimento y agua, y te protegeré de enfermedades” Éxodo 23:25 (NTV)

La Biblia nos enseña que hay bendición al honrar a Dios. Entre ellas, nos promete que nos bendecirá con agua y alimento, es decir con los elementos necesarios para nuestra vida. Dios dice que su provisión no faltará cuando le ponemos en primer lugar. Si hoy estás en necesidad, no te desanimes ni dejes de alabarle aunque sea difícil tu actual situación, por el contrario, aférrate de esta promesa y declara que Dios proveerá todo lo que te falte conforme a sus riquezas en gloria.

Por Judith Quisbert

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La Resistencia

Los atletas se preocupan por aumentar su velocidad y fuerza, pero hay otro factor importante que es fácil de olvidar en la práctica física: la resistencia, que ayuda mantener la energía durante largos periodos de tiempo.

Las pruebas son las oportunidades que uno tiene para conocer y demostrar el nivel de su fe y confianza en Dios. Existen dos tipos de personas a la hora de atravesar conflictos:

 – Persona 1: Se deja inundar por la preocupación, la duda y tristeza y por ende se rinde.

 – Persona 2: Decide seguir confiando y haciendo todo lo necesario para salir de ese problema.

La resistencia es entendida como la acción o capacidad de aguantar y tolerar a pesar del dolor o del cansancio.

¿Hasta qué punto puedes llegar a resistir?

El apóstol Pablo comprendía lo que lo significa tener problemas y nos enseñó que es en ese campo lleno de dificultades cuando desarrollamos nuestra resistencia, “También nos alegramos al enfrentar pruebas y dificultades porque sabemos que nos ayudan a desarrollar resistencia” Romanos 5:3 (NTV).

Cuando los problemas vienen con fuerza sobre nuestras vidas es cuando nuestra capacidad para soportar se pone a prueba o se entrena. Dios quiere sacar lo mejor de sus hijos y por ello quiere que aprendan a resistir en toda circunstancia.

Alguna vez oíste o te hiciste estás preguntas: ¿Por qué Dios no me ayuda? ¿Por qué tengo que pasar tantos problemas? ¿Dios es indiferente a mi sufrimiento?

Dios jamás será insensible a tu sufrimiento y tampoco te llevará más allá de lo que puedas resistir, su objetivo no es destruirte sino hacer de ti un hijo fuerte y estable por ello es que siempre habrá una puerta de salida en medio del problema, “Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla” 1 Corintios 10:13 (DHH)

¿Estás dispuesto a resistir a pesar del dolor o el cansancio?

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend