fuerza | CVCLAVOZ

All posts in “fuerza”

6 alimentos que te energizan

Si te sientes cansado o sin fuerzas durante el día, pueda que se debe a la falta de consumo de proteínas. Esto tiene fácil remedio si consumes algún alimento que renueve tus energías. Aquí hay algunas sugerencias:

1. Manzana:

Es rica en fibra, reduce el colesterol en la sangre, y también te ayuda a recobrar fuerzas. La manzana es un alimento que puedes llevar contigo al trabajo, estudios, o a cualquier otro lugar; de modo que puedes tener un estímulo de energía cuando lo requieras. Como dato extra, comer una manzana puede salvarte de un apuro cuando no tengas un cepillo de dientes a la mano. Su consistencia dura hace que tus dientes queden limpios y tengas un aliento fresco.

2. Plátano (banano):

El plátano tiene múltiples beneficios gracias a sus diversas propiedades que son de provecho para el que lo consume. Una de sus ventajas es que te llena de energía de inmediato. Si vas a realizar labores físicas que exigen tu máximo rendimiento, prueba con comer plátanos y tendrás las fuerzas necesarias para hacerlas.

3. Naranja:

La mejor manera de obtener los beneficios completos de una naranja, es comerla en su estado natural y no como jugo o extracto. Las naranjas son ricas en Vitamina B y C, y potasio. Ellas estimulan la creación de glóbulos blancos, mejoran el sistema inmunológico, y proveen una pequeña cantidad de azúcar justa para energizar tu día.

4. Almendra:

Contienen proteínas, manganeso y cobre que ayudan a mantener la energía en tu cuerpo; y neutralizan las toxinas en las células. Asimismo, está compuesto por riboflavina (Vitamina B2), la cual produce energía en el organismo y también ayuda al metabolismo de otras vitaminas. Las almendras pueden ser consumidas en pequeñas cantidades, independientemente o como complemento de algún otro alimento.

5. Yogurt:

El yogurt es rico en magnesio, y tiene una pequeña dosis de calcio que fortalece tu cuerpo. La ventaja de su consumo es que puedes conseguirlo en diferentes presentaciones y empaques, lo cual te ayuda a llevarlo a donde quieras; y así, tener una dosis extra de energía al alcance de tu mano.

6. Huevo:

Aporta los aminoácidos que el cuerpo necesita; además, contribuye a la formación de tejido muscular, y previene la degeneración en el tejido que recubre la parte posterior del ojo. También tiene muchos nutrientes que disminuyen la fatiga y cansancio del cuerpo, los cuales son de mucho provecho en un día cansado.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Conquistador

Uno de los íconos más grandes de la historia fue Alejandro Magno. Sus triunfos militares le dieron mucha fama y en poco más de una década, logró que su reino se extendiera desde Grecia, pasando por el Mar Egeo y el mar Mediterráneo, Asia Menor, Media, Egipto, Mesopotamia, Persia, Asia Central llegando hasta la India.

Tras su muerte fue ensalzado como el más grande de los conquistadores del mundo antiguo. Algunos lo llamaron un segundo Aquiles haciendo alusión a que era casi un dios, pero para otros como los Griegos no era más que un tirano que destruyó todas las culturas de las tierras que conquistó.

Su figura y legado han estado presentes en la historia tanto de Occidente como de Oriente, a lo largo de más de dos milenios ha inspirado a hombres como Julio César y Napoleón Bonaparte en sus actividades militares.

Pero detrás de todas esas conquistas y de toda esa grandeza hubo un escándalo al interior del palacio real en Macedonia, capital de su reino. Alejandro era un hombre que nunca supo controlar sus impulsos sexuales, tanto así que estaba constantemente inclinado a cometer actos de perversión contra sus propios súbditos.

Los escritos antiguos que fueron encontrados lo describen como un líder y estratega innato con mucha fuerza en batalla, pero débil para controlar sus emociones. Por ejemplo, tras la muerte de Hefestión, un amigo desde su infancia, Alejandro se volvió loco de dolor haciéndose afeitar la cabeza y las crines de los caballos del ejército, canceló todos los festejos, pintó de negro las murallas de la ciudad y crucificó al médico que lo había atendido. Una locura.

Aunque Alejandro fue un verdadero conquistador, nunca pudo gobernarse a sí mismo. Al respecto la Biblia dice: “Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades.” Proverbios 16:32 Versión Dios Habla Hoy.

Los impulsos amparados por los sentimientos siempre acarrean problemas; en momentos así uno podría encontrarse tomando malas decisiones, hablando indebidamente, comprando lo que no se necesita, invirtiendo sin sabiduría y hasta entregando el corazón a quien no debe. Los sentimientos son una parte de nuestro ser que siempre deben estar muy por debajo de las convicciones.

No importa los logros materiales o intelectuales que uno pueda tener, la verdadera conquista siempre será la que uno hace al dominar sus impulsos y sentimientos.

Proverbios 25:28 dice: “Como ciudad sin muralla y expuesta al peligro, así es quien no sabe dominar sus impulsos.” Versión Dios Habla Hoy

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

4 cosas que debes hacer al levantarte

El tener un buen día depende de la manera en cómo lo empezamos. Algunos se quedan dormidos y en el apuro, salen de casa sin haberse dado un tiempo para disfrutar la mañana. Éstas cuatro prácticas te ayudarán a tener un buen día, especialmente si lo haces en ese orden:

1. Orar:

El amanecer con vida y tener la dicha de disfrutar un día más, es uno de los tantos motivos por los que debemos estar agradecidos con Dios. Por lo cual, ora apenas te levantes y cuéntale a Dios todas tus alegrías, preocupaciones, tristezas, o cualquier situación que desees. De esta forma, sin importar lo que suceda en el transcurso de las horas, te sentirás libre y sin cargas pues sabrás que Dios está contigo en todo momento.

2. Estirar los músculos de tu cuerpo:

No cometas el error de despertarte y hacer las cosas apresuradamente. En cambio, toma un momento para estirar los músculos de tu cuerpo y así evitar cualquier mal movimiento que te pueda causar dolor. Incluso si no dispones de mucho tiempo en las mañanas, trata de practicarlo al menos por cinco minutos.

3. Tomar agua:

Muchos estudios confirman que tomar agua al despertarse ayudará a tu metabolismo, eliminará las toxinas, contribuirá a que tu cerebro trabaje mejor, e incluso te ayudará a bajar de peso. Lo recomendado es tomar 16 oz (473 ml) de agua cada mañana y en poco tiempo se notan los resultados.

4. Escuchar música:

La música puede cambiar tu humor casi instantáneamente, además de disminuir tu presión sanguínea; por lo tanto, sé selectivo con lo que escuchas y elige música que pueda influenciar positivamente en tu vida, tenga un buen mensaje y te llene de energía.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Me está hablando a mí?

“Y el ángel de Jehová se le apareció, y le dijo: Jehová está contigo, varón esforzado y valiente.” Jueces 6:12

No eran buenos tiempos para Israel, la Biblia dice que empobrecían por causa de Madián, su enemigo y cada vez que estaban a punto de cosechar, venían los madianitas y se llevaban todo el fruto, no dejando que comer en Israel.

Una situación preocupante, triste y decepcionante a la vez, porque no se veía salida posible, solo decidirse a enfrentar al enemigo de una vez por todas. Y para esto, Dios tenía en su mira a un hombre, que a sus ojos era “varón esforzado y valiente” pero en realidad, estaba haciendo cuevas para esconder el trigo, para al menos, tener algo que comer.

Algo llamativo de esta historia, radica en la gran diferencia entre como Gedeón se veía a sí mismo y como lo veía Dios. El ya veía un valiente, un líder, un guerrero que llevaría al pueblo de Israel a liberarlo de la opresión de los madianitas. Sin embargo el concepto que Gedeón tenía de si mismo era muy pobre: “Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre.” (Jueces 6:15)

Gedeón se sentía muy pequeño, tal vez incapaz o débil para semejante misión. Si recordamos otros pasajes bíblicos por ejemplo hubo razonamientos parecidos en la vida de Moisés. Es como si Gedeón le estuviera diciendo a Dios, te equivocaste de persona, ¿no sabes quien soy? Y tal vez a los ojos del mundo el tuviera la mirada correcta, pero a los ojos de Dios era un esforzado y valiente conquistador.

¡Cuántas veces tenemos situaciones parecidas en nuestra vida!. Nos sentimos incapaces, pequeños, pensando que hay otros más preparados o mejores. O al igual que Gedeón, recordamos nuestra familia, o una historia personal llena de carencias llegando a la conclusión que no podemos.

Tendemos a justificarnos al igual que Gedeón, disculpándonos tratando de que otro lo haga o tome la responsabilidad.

Pero fíjate que le responde Jehová: “Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.”  (Jueces 6:16)

Como diciendo, Gedeón, ¿de que te preocupas?, si no va a ser en tus fuerzas sino en las mías. Y como Jehová estaba con él, finalmente pudo vencer. Si pudiéramos comprender y creer este concepto tan simple para nuestras vidas, yo creo que dejaríamos de vernos con tantas limitaciones y comenzaríamos a confiar en que Dios usa gente común para resultados extraordinarios.

Te invito a que hoy, hagas un pequeño ejercicio, el de verte como El te ve. Porque no es en tus fuerzas o capacidades, sino en las de El, no temas y cree que en El podrás hacer proezas.

Por Daniel Zangaro

 
El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Grata amistad

“Hay quienes parecen amigos pero se destruyen unos a otros; el amigo verdadero se mantiene más leal que un hermano.” Proverbios 18:24 (NTV)

“La amistad es una relación afectiva entre dos o más personas… La amistad se da en distintas etapas de la vida y en diferentes grados de importancia y trascendencia. La amistad nace cuando las personas encuentran inquietudes y sentimientos comunes…“(Wikipedia)

Una de las características de esta relación es la ayuda y sostén que pueden brindarse en tiempos de dificultad. Aunque muchas veces no es fácil encontrar este tipo de amistad hay amigos que sí valen la pena; ellos también nos ayudan a salir de nuestra burbuja de problemas y nos ayudan a ver desde otro matiz la vida en el tiempo de dolor.

Eclesiastés 4:9-12  nos dice que “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto.”

No niegues brindar tu amistad otras personas a tu alrededor, en especial a alguien a quien puedas ayudar a superar algún problema, ya sea con apoyo moral, oración e incluso en lo material, recuerda que es mejor dar que recibir y que a través de ese apoyo podemos predicar el amor de Dios.

Si no tienes una amistad así pídele a Dios que te dirija a alguien que necesite de tu apoyo en tiempos de dificultad, en especial a los que necesiten apoyo moral, emocional y espiritual.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Para predicar

Hechos 1:14 dice: “Todos éstos perseveraban unánimes en oración y ruego, con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos.” Versión Reina-Valera 1960

En esta porción de la Biblia podemos notar a los discípulos de Jesús obedeciendo la instrucción de quedarse juntos hasta que venga la promesa del Espíritu Santo sobre ellos, para así poder llevar el evangelio a Judea, Samaria y hasta lo último de la tierra.

Recordemos que en aquella época existía mucha oposición para quienes querían proclamar a Jesús como el mesías esperado: por una parte estaban los doctores de la ley, fariseos y miembros del concilio judío del templo, y por otro lado el imperio romano a la cabeza de Nerón se levantó ferozmente como enemigo de los cristianos de la época.

Sabiendo Jesús los retos que enfrentarían, era sumamente necesario que recibieran la fuerza del Espíritu Santo para persistir hasta el final. Él sabía las decisiones que el hombre toma en el corazón son engañosas y que la valentía puede desvanecerse por la súbita aparición de alguna barreras u obstáculos.

Nosotros, en la actualidad, no estamos exentos de obedecer estas instrucciones. En nuestra vida cotidiana podremos enfrentar oposición al proclamar abiertamente nuestra fe, al tener una actitud radical contra las costumbres de este mundo, al hacer una defensa sobre nuestra esperanza que es Jesús, incluso al llevar una Biblia en la mano o simplemente por no participar de algunas actividades inapropiadas.

Todos tenemos nuestras propias luchas espirituales en las que necesitamos el poder del Espíritu Santo para cumplir el mandamiento de la gran comisión, de otra manera se convierte en un reto imposible de lograr.

Es verdad que podríamos idear miles de métodos para predicar el evangelio, podríamos planificar estrategias tan organizadas que a simple vista podría prometer éxito absoluto, pero lo cierto es que sin la intervención del Espíritu Santo nada va funcionar.

“El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.” Mateo 12:30 Versión Reina-Valera 1960

¿Deseas mantenerte en pie tu fe en Jesús ante la adversidad?, cultiva una vida de oración.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Te rendirás?

En Colosenses 1, Pablo se dirige a la gente que está en Colosas, a los que habían creído el evangelio de Jesucristo, dicen los versículos 21 al 23 (NTV): “…antes estaban lejos de Dios. Eran sus enemigos, separados de él por sus malos pensamientos y acciones; pero ahora él los reconcilió consigo mediante la muerte de Cristo en su cuerpo físico. Como resultado, los ha trasladado a su propia presencia, y ahora ustedes son santos, libres de culpa y pueden presentarse delante de él sin ninguna falta.

Pero deben seguir creyendo esa verdad y mantenerse firmes en ella. No se alejen de la seguridad que recibieron cuando oyeron la Buena Noticia. Esa Buena Noticia ha sido predicada por todo el mundo, y yo, Pablo, fui designado servidor de Dios para proclamarla.”

El Apóstol Pablo, les recuerda a los colosenses cómo era su vida pasada y cómo pasaron a ser santos, libres de culpa y aptos para presentarse delante de Dios por medio del sacrificio de Jesús pero además los insta a cumplir una obligación: “deben seguir creyendo y mantenerse firmes”

En un momento de desesperación o de problemas que nos dejan debilitados nuestra reacción puede llevarnos a cuestionar nuestra fe en Dios, en la transformación que está realizando, su poder para ayudarnos, incluso perdemos la fe en nosotros mismos.

Es importante tener presente que más allá de todo lo malo que ocurra a nuestro alrededor no debemos rendirnos. Si hoy estás desanimado y sin fuerzas, vuelve a creer en la grandeza, misericordia, gracia, justicia y todos los atributos que Dios tiene para con sus hijos.

La batalla aún no termina, Dios está de nuestro lado y no dejará que nos rindamos hasta que haya terminado su obra perfecta en nosotros.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Estoy demasiado viejo para eso!

A medida que pasa el tiempo y la tecnología hace que las innovaciones parezcan antiguas, cada vez es más común decir que los jóvenes son los únicos que pueden estar a la vanguardia de este tiempo. Tristemente, esto ha sido utilizado como excusa para no atreverse a probar cosas diferentes y conformarse con lo que se tiene. Sin embargo, nunca es tarde para aprender algo nuevo.

Un ejemplo de ello es Marie Hunt, quien a sus 103 años se graduó de la escuela secundaria en 2015. Ella dijo que tuvo que dejar la escuela en 1928, pero que no haberse graduado fue el mayor arrepentimiento de su vida, por lo cual decidió perseguir su sueño pese a su edad.

¿Hay algo que hayas deseado hacer, pero que nunca tuviste la oportunidad? ¿Qué te impide hacerlo? No utilices tu edad como pretexto para no atreverte a hacer algo. Si bien en los jóvenes está la fuerza y vigor; también es cierto que la sabiduría y madurez solo se logran con el paso de los años (Job 12:12, 32:7). Así que, trázate una meta y cúmplela. Utiliza tu conocimiento para lograrlo, porque si Dios está de tu lado, no hay nada que no puedas hacer.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La fortaleza de la salvación.

Dardwin era un muchachito que vivía en la región montañosa de Escocia. Era muy flaco y debilucho, sus piernas eran delgadas como las de un ciervo, tenía  los ojos casi escondidos tras sus pómulos y ya no le parecía gracioso que su mamá cuente el número de sus costillas cada vez que se sacaba la camisa.

Su padre era un herrero con grandes habilidades en el manejo del metal y, a diferencia de su hijo, tenía una voz firme y brazos gruesos, sus rojizos cabellos y su mirada penetrante le daban el aspecto de ser un hombre riguroso, pero la verdad es que amaba mucho a su familia y sobre todo a su hijo.

Un día la mamá de Dardwin lo envió a recoger agua del río y algunos frutos silvestres del bosque, con la intención motivarlo a hacer actividades que lo ayudaran a vencer sus miedos: primero fue por el agua y luego se adentró al bosque por los frutos, pero unos cuervos salieron de entre los arbustos y le hirieron en la cabeza, dejándolo sin más remedio que soltar todo lo que llevaba en las manos para cubrirse y salir corriendo.

Llegó a casa y les contó a sus padres lo que había ocurrido. Pero más allá de las heridas que tenía, notaron que sus miedos e inseguridades habían aumentado. Esto no se podía quedar así, pensó su papá; entonces fue de inmediato a trabajar a su taller sin parar hasta altas horas de la noche.

Al día siguiente, al despertar, Dardwin vio un yelmo junto a su cama. Era hermoso y brillante, pero lo mejor era que estaba hecho justo a su medida y tenía su nombre grabado en el interior. De inmediato se lo puso y modeló por su habitación, viéndose en el espejo se sentía poderoso y capaz de derrotar a cuanto enemigo se le acercara.

Bajó a desayunar y le dio gracias a su padre dándole un abrazo. Casi a medio día su madre le pidió que fuera al río a recoger agua y al boque por frutos silvestres. Dardwin simplemente asintió con la cabeza, tomó un balde, una cesta y cuando estaba a punto de salir por la puerta, su madre le preguntó si no olvidaba nada mientras sostenía su yelmo.

El muchacho se lo puso al instante y se fue marchando como un soldado enviado a la guerra. Sacó agua del río y al adentrarse en el bosque, los cuervos volvieron a atacarlo. Dardwin cuchaba los picotazos pero ya no le causaban daños, se sacudía y los cuervos se alejaban por un momento y, aunque volvían a atacarlo, él  ya no tenía miedo porque estaba protegido.

Recogió todo lo que pudo y salió corriendo. Casi podía escuchar trompetas y tambores de guerra entonando himnos triunfales por su hazaña, su mente no paraba de imaginar proezas bélicas mientras agitaba una rama en el aire. Regresó a casa con la autoestima renovada y feliz de haber cumplido con su deber.

Desde ese día Dardwin siempre se ponía su yelmo para salir y poco a poco, ese chiquillo debilucho e inseguro cambió físicamente, sus temores se habían extinguido y se volvió más fuerte.

Esta es la historia de un muchacho, pero podría ser la de un hombre mayor, la de una mujer o la de cualquier persona que parece no tener fuerzas para nada porque se ha convencido de ser débil. Pero el yelmo de la Salvación del que habla Efesios 6:17, nos permite proteger nuestra mente, lugar donde almacenamos todas las promesas y mandamientos de Dios.

Cuando intentamos movernos en una dirección, los cuervos atacan con sus filudos picos sobre nuestra cabeza: Las palabras hirientes llegan y las noticias malas se presentan y, por si eso no fuera poco, nuestra propia naturaleza caída nos tiene convencidos de una aparente inferioridad.

Pero al protegernos con el yelmo de la Salvación, nuestra mente está resguardada de todo pensamiento que quiera alejarnos de Dios. Recuerda que el Sacrificio de Jesús nos ha dado Salvación, esa es la prueba máxima de Su amor hacia nosotros.

“Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo.” 1 Tesalonicenses 5:8 Versión Reina-Valera 1960

Nunca dejes de ponerte el yelmo de la Salvación.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Tú puedes

Cierto hombre tenía una esposa que no era fuerte físicamente, y que imaginaba ella estar peor de lo que estaba.

Ya que él era un hombre fuerte hacía todo lo que  a ella se le antojaba, hasta llevarla en brazos de una pieza a otra.

Naturalmente, sucedió que con el tiempo ella se debilitó más y llegó a ser tan inútil como una muñeca.

Algunos de los amigos íntimos de aquel esposo le aconsejaron que volviera a educarla y enseñarle a andar y a cuidarse ella misma. Así que la forzó a hacerlo. Cuando ella tropezaba o estaba a punto de caer, él se veía tentado a correr a su, lado y ayudarla pero el hombre sabía que si no se hacía a un lado, ella jamás volvería a andar.

Lo mismo sucede con nosotros en algunas ocasiones, deseamos alcanzar ciertas metas, soñamos con hacer grandes cosas o simplemente deseamos que Dios nos conceda una petición que tenemos, pero al no sentirnos capaces lograrlo, creemos que dejándole todo a Dios es suficiente.

Si bien Dios es soberano y Todopoderoso, Él está esperando que nosotros también hagamos nuestra parte, que pongamos en práctica los talentos que nos ha dado, que realicemos nuestro mejor esfuerzo para alcanzar las metas que nos propusimos.

Dios  siempre estará ahí para ayudarnos, si resbalamos Él nos sostiene, si hay peligros nos cuida y defiende, si nos sentimos débiles nos fortalece, pero Él no va a hacer nuestra parte.

Hay mucha gente que le pide a Dios trabajo y espera que lo llamen sin haber postulado a ninguno, existen otras personas que desean ser libres de las deudas pero siguen sin un plan económico, hay otros que desean salvar su familia pero no hacen nada por ellos y existen aquellos que desean ser libres de una adicción pero siguen frecuentando los lugares inapropiados y manteniendo amistades que los atan más a sus vicios.

Dios quiere ayudarte,  desea que cumplas el plan que tiene para tu vida, pero debes poner de tu parte. Él  sólo te pide que hagas tu mejor esfuerzo y lo demás, déjaselo en sus manos.

El orden de Dios para nosotros es la misma que le dio a Josué cuando Moisés murió: “Nadie podrá hacerte frente mientras vivas. Pues yo estaré contigo como estuve con Moisés. No te fallaré ni te abandonaré… Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”. Josué 1:5,9 (NTV)

Vamos, tú puedes ser todo aquello que soñaste y anhelas, puedes conquistar todo lo que deseas pero necesita ser fuerte, esforzado y valiente; ponte a trabajar y Dios te sorprenderá haciendo lo que tu consideras imposible.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Pasión

¿Sabías que los grandes logros se alcanzan con Pasión?

El inventor de la luz eléctrica, Thomas Alba Edison, intentó más de mil veces, aproximadamente, antes de tener éxito. Probó cientos y cientos de materiales diferentes y a pesar de no tener resultados no se rindió. ¡Eso es pasión!

Cuando dio a conocer al mundo el proceso de su creación dijo: “No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos”.

Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Marcos 12:30

Dios ordena que lo amemos completamente pero, ¿Sabes qué es el amor? Según Paul Washer: “El amor a Dios no consiste en hacer lo correcto, guardar los mandamientos o ser paciente ante la prueba; esa es la apariencia del amor, pero no es amor; Amor es pasión. ¿Tienes pasión por Dios? ¿Le deseas? ¿Le anhelas?”

Al conocer la historia de este gran inventor podemos decir que fue un hombre que tenía pasión por lo que hacía, de lo contrario se hubiera rendido después de la falla cien.

Ahora, si en este momento alguien comienza a analizar tu vida, ¿Podría decir que tienes pasión por Dios? No por la labor que realizas o por haber desarrollado tu talento o el servicio en la iglesia, sino por un amor verdadero al Señor. Procura que te conozcan porque deseas orar, anhelas estar en su presencia y estudiar su palabra, porque no puedes estar tranquilo sino lo has conocido un poco más cada día.

Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 5:8

Jesús tenía pasión por la humanidad y lo demostró al entregar su propia vida en sacrificio; esto no lo hubiera hecho cualquiera, sino aquel que tuviera pasión. Él dio todo a pesar de la condición en que el mundo se encontraba en ese momento, lo único que le importó fue que podría cambiar nuestro futuro, confiando en que todos podrían creer y salvarse.

¿Acaso esto no es pasión? Así como el inventor no pensó en los errores que cometió, Jesús no pensó en lo inmerecedores que somos, sino en el resultado.

Acércate a Dios en este momento y dale gracias por amarte tanto. De igual forma, Él te pide que lo ames con toda tu mente, alma, fuerza y corazón; es decir, con Pasión.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Bendición restituida

Muchos ya conocemos la historia de Sansón, el hombre más fuerte de la Biblia. Sabemos que fue Dios quien le dio esa gran fuerza incluso antes de que naciera; sin embargo, podemos pensar que la fuerza residía en su cabellera pero, más allá de eso, se encontraba  en su obediencia y entrega a Dios, lo que no comprendió Sansón y, por dejarse llevar por la carne, perdió lo se le había otorgado.

Tal vez nosotros también nos hemos alejado de Dios y hemos perdido bendiciones que eran para nosotros. No obstante, Dios nos da una nueva oportunidad para volver, Él puede restituirte lo que perdiste al igual que lo hizo con Sansón, pues él perdió su fuerza y también los ojos, pero cuando le pidió a Dios que le diera nuevamente fuerzas se las dio. Si bien le creció nuevamente el cabello, la fuerza regresó cuando él oró.

No pongas tu confianza en cosas visibles, pasajeras y banales, lo importante está en tu obediencia a Dios y la humildad con que se lo pidas.

No es tarde para que Dios pueda restituir lo que has perdido, puede darte mucho más de lo que tenías, sólo depende de la fe que tengas en Dios.

“Espere Israel a Jehová, porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él;” Salmos 130:7 (RVR-1960)

Hoy te invito a ponerte a cuentas con Dios, verás que todo lo que perdiste por tu pecado te será restituido con mucha más bendición si lo haces de corazón. Pero es mejor que no esperes a perder lo que tienes para acercarte a Él.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.