Niños | CVCLAVOZ

All posts in “Niños”

6 tipos de frases que debes decirle a tus hijos

“Sé cuidadoso con tus palabras, una vez que son dichas, sólo pueden ser perdonadas, no olvidadas”. -Anónimo

Los recuerdos que uno atesora en la niñez están formados por las experiencias y las palabras que se dijeron en el momento. Estos sucesos tienen gran impacto en la vida adulta,y es por ello que los padres deben ser cuidadosos con las frases que les dicen a sus hijos. El neurocientífico de la Universidad Thomas Jefferson, Dr. Andrew Newberg, y el experto en comunicaciones, Robert Waldman, aseguran que “una sola palabra tiene el poder de influir en la expresión de los genes que regulan el estrés físico y emocional”.

Para hacer que las palabras ayuden a criar a un hijo de manera que tengan buena autoestima, sean exitosos y respetuosos con los demás, entonces diles lo siguiente:

1. Palabras que demuestren tu fe en ellos:
  • “¡Tú puedes hacerlo!”
  • “Creo en ti.”
  • “Sé que puedes lograrlo.”
  • “Me gusta cómo piensas.”
  • “Dios tiene un plan especial para ti.”
2. Palabras que reflejen tus sentimientos:
  • “Te amo mucho.”
  • “Estoy muy orgulloso de ti.”
  • “Me haces feliz.”
  • “Me haces sonreír.”
  • “Gracias por tu ayuda.”
  • “Disfruto mucho de tu compañía.”
  • “Me alegra tenerte en mi vida.”
  • “Me impresionas.”
3. Palabras que le hagan sentirse seguro:
  • “Puedes confiar en mí.”
  • “Daré lo mejor de mí para mantenerte a salvo.”
  • “Siempre estaré a tu lado.”
  • “Puedes contar conmigo.”
  • “estoy dispuesto a escucharte.”
4. Palabras que le enseñen a ser persistente:
  • “Está bien equivocarse.”
  • “Nunca te rindas.”
  • “Hiciste un buen intento.”
  • “No necesitas ser perfecto.”
  • “Aprende de tus errores.”
  • “Puedo ver que estás practicando.”
5. Palabras que refuercen su autoimagen:
  • “Eres hermoso.”
  • “Eres único y especial.”
  • “Eres creativo.”
  • “Tus ideas son valiosas.”
6. Palabras que le animen a respetar a otros:
  • “Eres un buen amigo.”
  • “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan.”
  • “Los demás son tan especiales como tú.”
  • “Me gusta cuando ayudas a otros.”
  • “Me alegra que seas amable.”

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo premiar a tus hijos?

Cuando los hijos realizan una buena acción u obtienen algún logro, los padres acostumbran premiarlos. Muchos especialistas recomiendan utilizar las recompensas como un estímulo para que ellos continúen con su buen comportamiento. Sin embargo, esta acción también tiene su lado negativo. Si bien por una parte puede ayudar a mejorar la conducta de los hijos, por otra, les puede convertir en personas que solo hacen las cosas por interés. De tal modo que los incentivos deben darse sabiamente y de acuerdo a cada situación.

Una forma común de gratificación es regalarles algún bien material, ya sea un juguete, aparatos electrónicos, ropa, o cualquier otra cosa que ellos deseen. No obstante, esto hace que los hijos pierdan el enfoque de lo que realmente importa en la vida. En Mateo 7:11, dice: “Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, con mayor razón Dios, su Padre que está en el cielo, dará buenas cosas a quienes se las pidan.” Pero, ¿qué significa “dar cosas buenas”? Los bienes materiales se gastan, destruyen y no duran eternamente; sin embargo, las enseñanzas que se dejan, sí.

En lugar de dar un objeto, regala experiencias. No prometas a tus hijos comprarles lo que quieran si se comportan de una manera; en cambio, reemplaza los regalos materiales con viajes, salidas al parque, visitas al zoológico, o alguna otra actividad que pueda ayudarlos a desarrollarse en un ambiente social. Esto hará que tus hijos disfruten el momento, se diviertan, pasen tiempo en familia, se ejerciten, atesoren buenos recuerdos, y se lleven una gran lección de vida.

Mateo 6:19-21 recomienda poner nuestros objetivos en lo eternal y no en lo terrenal, y ésto es lo que se debe enseñar a los hijos: No traten de amontonar riquezas aquí en la tierra. Esas cosas se echan a perder o son destruidas por la polilla. Además, los ladrones pueden entrar y robarlas. Es mejor que amontonen riquezas en el cielo. Allí nada se echa a perder ni la polilla lo destruye. Tampoco los ladrones pueden entrar y robar. Recuerden que la verdadera riqueza consiste en obedecerme de todo corazón” (TLA). Este consejo les servirá para cuando crezcan y tengan su propia familia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Frases que nunca deberías decirle a tus hijos

La educación que los padres brindan a sus hijos repercute en la manera en que ellos guían sus vidas y la forma en que criarán a sus futuros descendientes. Las palabras que se les dice causa un gran impacto en ellos; es por eso que se debe evitar la repetición de frases negativas. La psicóloga PhD Erica Reischer, afirma que “Usar la vergüenza, la culpa o el miedo eventualmente se volverá contraproducente porque estas estrategias no se enfocan en el problema real (comportamiento) e implican, en cambio, que su hijo es el problema.”

Éstas son algunas frases que los padres no deberían decir a sus hijos:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Gloria Baena nos invita a acercarnos a los niños con la lectura

En El Arranke nos encanta brindarte recursos e información para tu crecimiento intelectual y el de tu familia, por eso nos complació entrevistar a la escritora, profesora y consejera colombiana, Gloria Baena.

Gloria lleva a cabo una gran misión con los niños: enseñarlos y motivarlos a leer. Por esta razón, ha creado y desarrollado “Vocalina”, un proyecto que potencia la parte lingüística e incentiva a los pequeños a establecer el hábito de la lectura.

Conoce cómo los padres pueden despertar en sus hijos el deseo de leer, mirando la entrevista:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Coros de niños en Navidad. Una historia real.

Una de las tradiciones más bellas de la Navidad en las iglesias es la de los coros. Muchas iglesias que cultivan esta expresión artística realizan un arduo trabajo que comienza incluso meses antes con ensayos interminables para montar programas musicales variados.

Los niños son generalmente protagonistas obligados de estas actividades. En algunos lugares se les disfraza de los personajes del pesebre, en otros usan sus togas tradicionales.

Toda mi vida he trabajado con los niños en la iglesia. Comencé a hacerlo cuando tenía 16 años. Pero para la navidad de 1995 decidí organizar un coro de niños y montar lo que nosotros llamábamos una Cantata, que era una presentación musical compuesta por una serie de canciones que relataban la historia de la navidad. Durante muchos años lo que se hacía regularmente era enseñarles los villancicos tradicionales, pero yo quería hacer algo diferente, ya que todos los domingos cantábamos villancicos en la congregación. No quería que los niños repitieran lo mismo en su show especial.

Así que empecé a buscar música distinta, que narrara la historia de la anunciación de María, el pesebre, los pastores, los magos y que además fuera para niños. Sin embargo, mi búsqueda fue un tanto infructuosa. Estábamos viviendo una situación económica tremenda, nadie tenía ni un cassette de música infantil y mucho menos navideña.

Por eso un día me fui para el templo, me senté en el piano y cogí mi Biblia. Y empecé a leer los textos y a intentar ponerle música y hacer que rimaran un poco.

En el siguiente ensayo le dije a mis niños, quiero que escuchen algo y me den su opinión. Les canté la primera canción… y gracias a Dios… les encantó.

Esa navidad hicimos un programa totalmente nuevo, casi compuesto de ensayo a ensayo donde los niños opinaban y me cambiaban “un poquito “el ritmo. Y no me excomulgaron de milagro, porque mi iglesia que era supertradicional y conservadora, ese año tuvo un coro de niños, con unos villancicos casi a ritmo de conga.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ

Cómo ayudar a un huérfano con Rebeca Segebre

Como en años durante esta fecha, Rebeca Segebre nos visita para recordarnos e invitarnos a hacer un compromiso con un niño huérfano.
Rebeca es madre adoptiva de una niña y un niño, los cuales han la han inspirado y le han cambiado la vida para bien. Actualmente, Rebeca es activista de los derechos de los huérfanos y nos enseña las maneras en las cuales nos podemos involucrar.
No te veas obligado o presionado a adoptar, hay más maneras de ayudar a estos pequeños que por muchas razones han sido rechazados y dejados en orfanatos.
Aprende en esta entrevista como apoyar:

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Confiando como un niño

Sin duda los niños tienen una ternura e inocencia natural, desde pequeños tienen tantas ocurrencias y expresiones que producen alegría.

También confían y creen en todo lo que les decimos, por lo que  muchas veces se toma ventaja de ese detalle para motivarlos a obedecer, como cuando no quieren comer y decimos que  “si no comes vendrá el “coco” y te comerá a ti”, por  lo cual terminan su alimento sin problema.

Incluso entienden las órdenes de forma literal. Un entrenador le enseñaba a un niño de más o menos 3 a 4 años de edad cómo jugar beisbol, cuando el niño ya estaba listo para batear y la pelota estaba sobre un pedestal para que pueda golpear con el bate, el entrenador le dijo: “No quites los ojos de la pelota”. El niño bajó el bate y se acercó a la pelota, apoyando sus ojos sobre la bola. El entrenador al principio hizo una expresión de “¿Qué estás haciendo?” pero después se acercó y le abrazó por su inocencia.

Me conmovió mucho esta escena y también recordé lo que Marcos 10:14-15 TLA dice: “Al ver Jesús lo que estaban haciendo sus discípulos [retiraban a los niños que se acercaban], se enojó con ellos y les dijo: «Dejen que los niños se acerquen a mí. No se lo impidan, porque el reino de Dios es de los que son como ellos.  Les aseguro que quien no confía en Dios como lo hace un niño, no puede ser parte del reino de Dios.»”

¿Recuerdas cuando eras niño? ¿En quién confiabas? Seguro que tus padres, porque sin dudar sabías que ellos te amaban y te protegerían. ¿Cuán inocente eras? ¿Creías todo lo que te decían?.

Aunque ya pasamos esta etapa  debemos conservar el corazón de niños con Dios, porque Él es nuestro Padre Celestial, que siempre estará pendiente de nosotros con todo el amor que nos tiene.

Cree que a pesar de todos los problemas que puedas estar pasando Dios te socorrerá y tu fe te ayudará a mantener la esperanza en sus promesas y cuidado.

¡No dejes de ser un niño que confía en Dios!

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

15 actividades para hacer en familia

Los recuerdos familiares que se crean, nos acompañan durante toda la vida. Es por ello que debemos disfrutar los momentos con la familia y hacer que se conviertan en ocasiones especiales. Para lograrlo, no se necesita organizar grandes fiestas ni tener mucho presupuesto. Solo debes utilizar al máximo tu creatividad y considerar los gustos de todos, de modo que todos puedan gozar las actividades.

Éstas son algunas ideas que te pueden inspirar:

  1. Hacer un libro de recuerdos.
  2. Hacer un medidor de estatura para los niños.
  3. Bañar a la mascota.
  4. Jugar un juego de mesa.
  5. Crear un juego para encontrar un tesoro dentro de la casa.
  6. Construir un castillo con materiales caseros.
  7. Escribir una historia.
  8. Enseñar a los niños a cocinar algo sencillo.
  9. Aprender frases en otro idioma.
  10. Recolectar ropa, juguetes y zapatos para donación.
  11. Leer un libro.
  12. Inventar un baile para una canción.
  13. Grabar un vídeo para enviárselo a los abuelos.
  14. Practicar jardinería.
  15. Salir al campo y desconectarse de la tecnología.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡El aburrimiento es bueno para los niños!

Nadie dice que ser padre es tarea fácil. Cuando los hijos son pequeños, a veces se terminan las ideas y no se sabe qué hacer para mantenerlos ocupados. En ocasiones, la solución más rápida es entregarles un aparato electrónico y dejar que eso los distraiga. No obstante, esto es perjudicial para su desarrollo.

Cuando los niños no hacen nada, con frecuencia causan desorden y hasta hacen rabietas; y los padres tienen que ingeniar nuevas actividades para evitar el caos. Sin embargo, Lyn Fry, una psicóloga de Londres especializada en educación, dice que “Si los padres pasan todo su tiempo llenando el tiempo libre de sus hijos, entonces el niño nunca va a aprender a hacerlo por sí mismo”. De hecho, la profesora visitante de la Universidad de East Anglia, Dr. Teresa Belton, dice que el aburrimiento es crucial para el incremento de la imaginación. Por lo tanto, es bueno que los niños estén aburridos y aprendan a solucionar su problema por su propia cuenta.

Si el niño lo logra, hará que su imaginación se ponga a trabajar y podrá crear sus propios juegos, inventar historias, ser parte de una aventura imaginaria, etc. Esto hace que forme un carácter independiente, además de permitirle desarrollar su cerebro de mejor manera. Esto se verá reflejado en el carácter que irá forjando el niño.

En conclusión, si eres padre o trabajas con niños, deja que ellos creen sus propia actividad recreativa y sé parte de él. Compartir estos momentos, hará que el aburrimiento valga la pena.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Siempre Agradecidos

En “The Bible for China” (La Biblia para China), un pastor chino relata la historia de una mujer, miembro de la iglesia que él pastoreaba, que no tenía hijos y oró fervorosamente a Dios pidiéndole un niño.

Dios contestó esas oraciones y le concedió el hijo que había pedido. Entonces, ella dio gracias por esa dádiva y como testimonio de gratitud entregó una ofrenda que equivalía a cinco dólares.

Unos meses después la madre llevó al niño al templo para consagrarlo a Dios delante de la congregación, y en este acto  que ella consideró como  un privilegio, y como testimonio de su gratitud a Dios entregó una ofrenda equivalente a diez dólares, cantidad que significaba un verdadero sacrificio para ella.

Dos años después ese niño enfermó y murió. ¿Qué hizo la madre? Se presentó ante la iglesia y dio una ofrenda equivalente a veinte dólares para mostrar su gratitud a Dios por tres razones, que ella explicó del modo siguiente:

1º Por haber tenido este niño, contra toda esperanza.

2º Porque este niño, que pertenecía a Dios, le fue prestado por dos años, produciéndole mucho gozo el  privilegio de haberlo cuidado y disfrutar de sus afectos y sonrisas.

3º Porque sabía que el niño estaba en los cielos con su Salvador y algún día volvería a ver a su hijito.

La historia de esta mujer china nos enseña que el agradecimiento no sólo debe estar presente cuando recibimos la respuesta Dios, sino desde el momento en el que se presenta la necesidad y oramos por ella, debe manifestarse en nuestro diario vivir; y aun cuando nuestra oración es respondida y parece que todo va bien pero de pronto las cosas parecen volverse adversas.

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús”. Filipenses 4: 6,7 (NVI)

Siempre hay por lo menos una razón por la cual estar agradecidos a Dios. Nuestra confianza en Él se pone en manifiesto cuando pese a las circunstancias adversas decidimos darle gracias y permitimos que su paz llene nuestros corazones.

No importa cuáles son tus circunstancias o qué dicen los expertos acerca de tu situación, Dios es experto en imposibles y Él tiene planes de bien; descansa porque estás en las mejores manos.

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿La tecnología afecta a los niños?

Debido a que están en una edad de descubrimiento, a los niños les gusta estar en constante actividad. Es por ello que a algunos padres les resulta muy difícil ocupar el tiempo de sus hijos y recurren a la tecnología como medio para distraerlos.

La tecnología es dañina para el desarrollo de los niños

Un estudio de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señala que el uso de los celulares o tablets para desviar la atención del niño podría ser perjudicial para su desarrollo social y emocional. Los investigadores también señalaron que los niños menores de 30 meses, aprenden mejor de la interacción humana que de la televisión o vídeos.

James Radesky, instructor clínico en desarrollo del comportamiento pediátrico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, señaló que la tecnología no puede reemplazar las habilidades sensomotoras ni visomotrices. Esto quiere decir que lo ideal es que los niños aprendan con juegos interactivos, por ejemplo los bloques para construir.

¿Utilizar la tecnología para calmar a los niños?

Los investigadores señalaron que el uso de dispositivos electrónicos como método predominante para calmar y distraer a los niños pequeños, es un impedimento para que ellos desarrollen sus propios mecanismos de autoregulación. Por lo tanto, los padres deben evitar hacer de este uso.

¿Qué es lo recomendable?

Los padres son libres de decidir la manera en que criarán a sus hijos, pero en cuanto a la tecnología deben ser muy cuidadosos y evaluar la manera en que permitirán a sus hijos hacer uso de las mismas.
Lo que recomiendan los científicos es que el pasar tiempo de calidad en familia, ayuda mucho más al desarrollo de los niños, que cualquier otro dispositivo electrónico.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cómo saber si mi hijo sufre de bullying?

El bullying, o acoso, es un problema creciente que afecta a la mayoría de familias. De una u otra manera, los niños y adolescentes de hoy en día están sufriendo por esta situación, ya sea en su centro de estudios o con su círculo de amigos. Lamentablemente, la mayoría de casos no son reportados, así que como adultos tenemos la responsabilidad de estar atentos a las señales que indiquen abuso en los niños o adolescentes de nuestro entorno.

  • Señales físicas: Los golpes o moretones que los niños justifican como caídas o accidentes, son un indicio obvio de que están sufriendo bullying extremo. También debemos estar pendientes de cambios repentinos en los hábitos alimenticios. En ocasiones, las víctimas suelen refugiarse en la comida, o perder súbitamente el apetito.
  • Baja autoestima: El bullying hace que el autoestima se degrade de manera dramática. Esto puede reflejarse en su estado de ánimo, o simplemente en la manera en que se preocupan por su apariencia.
  • Pérdida de interés: Es común que los niños o adolescentes que son acosados, pierdan el interés en las cosas que antes ocupaban su tiempo. Otras señales son la falta de entusiasmo, o cuando el niño intenta evadir hacer aquello que antes disfrutaba.
  • Soledad: Alejarse de sus amigos y aislarse, es producto del abuso. En muchos casos, los niños o adolescentes utilizan como excusa sus estudios para separase de su círculo social. No obstante, debemos evaluar la situación y ver si el inesperado interés en los estudios no es más que una excusa para alejarse de los demás.
  • Enfermedades: Algunos niños fingen dolores de estómago, cabeza, u otras enfermedades con el fin de no asistir al lugar en donde sufren bullying. Otros se enferman sin causa aparente, y a esto los médicos denominan enfermedades psicosomáticas. Si no es usual que un niño se enferme, o no se encuentra el origen de su dolencia, o se enferma con frecuencia; es porque tal vez el bullying sea la razón.
  • Alejarse de las redes sociales: Existe también el bullying cibernético, y el indicador más evidente es la falta de interés por lo que ocurren en las redes sociales, cuando en el pasado disfrutaba de esta actividad.

Si sabes de un niño o adolescente que presenta alguna de estas señales, debes crear lazos de comunicación con ellos para saber más del problema. No debes apresurarte en sacar conclusiones ni interrumpir cuando el niño está hablando. Una vez que sepas la historia a profundidad, debes acudir a las autoridades del centro de estudios o el lugar donde se origina el bullying. En algunos casos, un cambio de ambiente hará que los niños puedan empezar de cero y creen nuevas relaciones.

En este tipo de situaciones, no olvides consultar con algún consejero o experto en el tema para que juntos encuentren la solución ideal para este conflicto.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend