peso Archives | CVCLAVOZ

All posts in “peso”

4 mitos acerca de perder peso

Mito 1: Desayunar es esencial para perder peso.

Si bien es cierto que hay estudios que indican que desayunar es importante para perder libras, también es cierto que muchos de esos estudios los han fundamentado los fabricantes de cereales. En otros estudios en una universidad, de 200 personas que hicieron dieta por cuatro meses, no hubo una diferencia significativa en pérdida de peso entre quienes tomaban desayuno y quienes no lo hacían. Lo cierto es que pienso que si vas a dejar de desayunar si es importante que tengas a mano algo saludable por si te da hambre antes del almuerzo. Eso evitará que comas cualquier otra cosa que consigas a la mano y que no sea buena para ti.

Mito 2: Puedes comer cualquier tipo de comidas mientras cuentes las calorías.

Contrario a lo que muchos piensan, de que el cuerpo metaboliza todas las comidas de la misma manera, hay comidas que afectan cuántas calorías quemamos. Hay personas que con una dieta baja en carbohidratos queman más calorías por día que cuando tomaban el mismo número de calorías incluyendo mas alimentos con carbohidratos procesados. Es muy cierto que los carbohidratos, tortas, y galletas, y dulces en general hacen subir la glucosa y hacen que el páncreas produzca más insulina, lo que lleva al cuerpo a que sus células grasas almacenen calorías y no las usen como energía. Es preferible cambiar una galleta por un puñado pequeño de nueces, medio aguacate o un trocito de queso.

Mito 3: Comer de noche te hace aumentar de peso.

No necesariamente. Mientras no te pases de la cantidad de calorías que debes comer por día, el acostarte con el estómago lleno no te va a engordar. Pero si estás comiendo cosas de más antes de acostarte, como una bolsa de chips viendo televisión, es muy probable que si aumentes de peso. Si tomas la cena temprano y te acuestas tarde, es muy probable que te de hambre antes de irte a dormir. Entonces lo que puedes hacer es no comerte la merienda de la mañana o de la tarde y la dejas para antes de acostarte. Por ejemplo una manzana en trozos con mantequilla de maní o unos trocitos de apio o ruedas de pepino con crema de garbanzos.

Mito 4: Cuando quemas muchas calorías haciendo ejercicios puedes comer más.

Esto es cierto sólo hasta cierto punto. El ejercicio sí quema calorías, pero también hacer mucho ejercicio te puede dar tanta hambre que te puedes exceder. También sucede que las personas piensan que como han hecho ejercicio, pueden comer lo que quieran y comen cosas que no son saludables. La verdad es que el ejercicio es muy bueno para mantenernos ágiles y sentirnos bien, pero la mejor manera de perder peso, es comiendo menos comida de la que comemos normalmente. También es importante en los casos en los que hacen mucho ejercicio, el no confundir la sed con hambre. Cuando sientas hambre, primero toma un vaso de agua y espera quince o veinte minutos y luego ves si aún te sientes igual.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Y por qué no me involucro?

Hace poco se realizó una actividad solidaria en favor de un buen hombre que presentaba una enfermedad complicada. La familia estaba bastante endeudada y no tenían los recursos necesarios para la operación que debían realizarle; fue lindo observar cómo diferentes amigos y familiares apoyaron a este hombre en esa actividad para aliviar un poco el peso que tenía.

No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía. Y si así lo haces tú conmigo, yo te ruego que me des muerte, si he hallado gracia en tus ojos; y que yo no vea mi mal.

Entonces Jehová dijo a Moisés: Reúneme setenta varones de los ancianos de Israel, que tú sabes que son ancianos del pueblo y sus principales; y tráelos a la puerta del tabernáculo de reunión, y esperen allí contigo. Y yo descenderé y hablaré allí contigo, y tomaré del espíritu que está en ti, y pondré en ellos; y llevarán contigo la carga del pueblo, y no la llevarás tú solo. Números 11:14-17

Moisés no podía soportar el peso que llevaba en su espalda al encargarse de todo el pueblo y  comenzó a considerar la muerte como una salida.

Muchas personas que nos rodean han llegado hasta este punto, en el que el peso de los problemas es demasiado grande, y comienzan a ver la muerte como una opción porque no pueden más.

¿Te involucras en la necesidad del otro? Seguramente muchos no fueron a esta actividad solidaria porque tenían otros planes; sin embargo, Dios nos pide: “amar al prójimo” y esto significa involucrarnos en su problema, ayudar a llevar el peso, de tal manera que no sienta morir, es dejar de pensar en uno mismo y decir: ¿Qué necesitas de mí?

En esta oportunidad te animo a renunciar al egoísmo y pensar en el otro, ayuda a las personas a llevar sus cargas porque seguramente estarás salvando una vida, brindando paz y consuelo, tal y como lo haría Jesús.

¡Si todos cooperamos los resultados serán mejores!

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Qué llevas contigo?

Weinsberg es una pequeña ciudad ubicada al noroeste de Alemania en el área del valle del río Sulm, de manera que casi todo el año mantiene su aspecto primaveral.

A primera vista parece un lugar sin ningún atractivo especial. Sin embargo, casi al centro de la capital hay un castillo que hoy en día se usa como cárcel pública, pero en un tiempo lejano fue testigo de muchas batallas medievales.

Precisamente en el año 1140 el tiránico emperador Conrado III era la cabeza absoluta del imperio Romano Germánico. Bajo su mando se impulsó una cacería sanguinaria contra todos los enemigos de la corona y una invasión paulatina a varios de los pequeños poblados alrededor del reino con el fin de expandir sus fronteras, capturar esclavos y reclutar nuevos soldados.

Llegó el día en el que la pequeña ciudad bávara fue atacada, pero sus murallas eran muy resistentes a tal punto de que el emperador agotó todos sus recursos para penetrarla, así que como medida definitiva decidió desviar el curso del río que proporcionaba agua a la ciudad a fin de que los habitantes murieran de sed.

Conrado III prometió un trato benevolente si se rendían. Naturalmente no pasaron muchos días hasta que por fin el pueblo entero se dio por vencido. El emperador dijo que cumpliría su palabra dejando que las mujeres se fueran libres juntamente con todo lo que pudieran llevar consigo.

Al día siguiente se abrieron las puertas de la muralla, las mujeres salieron marchando lentamente, pero dejaron atónito al emperador pues no iban cargadas con sus posesiones como él esperaba. Cada mujer llevaba en su espalda el peso de su marido, hijo o padre. Conrado III quedó tan sorprendido por tanta nobleza que perdonó la vida a todos los habitantes de Weinsberg.

Esta es una historia verídica que nos permite ilustrar una gran verdad.

El pecado puede tener tanta autoridad para esclavizar que no permite que nadie que esté bajo su poder elija con libertad lo que quiere hacer. Esta fuerza es tan despiadada que obliga al hombre a llevar en solitario el tremendo peso de las responsabilidades humanas: la familia, la sociedad, el trabajo, la economía, los conflictos emocionales del pasado, la ansiedad por el futuro, pecados cometidos, culpas vergonzosas, etc.

Pero al recibir a Jesús como Señor y Salvador se nos otorga la libertad para elegir qué es lo que queremos cargar. Entonces recibimos de parte de Él la siguiente invitación: “Acepten el yugo que les pongo, y aprendan de mí, que soy paciente y de corazón humilde; así encontrarán descanso. Porque el yugo que les pongo y la carga que les doy a llevar son ligeros.” Mateo 11:29-30 Versión Dios Habla Hoy

Si el tirano emperador Conrado III quedó tan sorprendido por un acto de nobleza que dejó libres a todos, cuánto más quedará complacido nuestro amoroso Dios al ver que llevamos la carga correcta.

Elige con sabiduría, sólo hay una carga que puedes llevar sobre tus hombros y que te dará descanso verdadero.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡No cargues lo que no sirve!

Jesús se encontraba enseñando en una sinagoga y en ese mismo lugar estaba una mujer que vivía encorvada desde hace 18 años (es decir no podía enderezarse completamente), quizás la vida de esta mujer no haya sido nada fácil pues ¿Qué tan lejos podía llegar si solamente podía ver sus pies y el piso?

Lucas 13:11 dice: “vio a una mujer que estaba lisiada a causa de un espíritu maligno…” en versículos anteriores y posteriores no encontramos la razón por la que esta mujer estaba siendo atormentada por el enemigo, pero sí sabemos que su condición era consecuencia de un pecado.

El encuentro con Jesús le cambio la vida, “Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad” Lucas 11:12 (NVT), halló libertad y perdón de pecados.

Al igual que esta mujer muchos de nosotros podemos estar viviendo imposibilitados por causa del pecado; quizás son muchas las faltas, necedades, culpa y errores que cargamos en la espalda y está llegando al punto de que por el tamaño y el peso de lo que llevamos estamos comenzando a encorvarnos.

¿Qué podrías hacer o a dónde podrías ir si solamente puedes mirar abajo? Cuán difícil debió ser la vida de esta mujer pues su condición la limitaba y con ello se acomodó a su situación, tal vez ya te acostumbraste a vivir así, sin poder mirar adelante y vives teniendo compasión de ti mismo.

Jesús quiere enderezarte y quiere hacerte libre de lo que estás llevando, Mateo 11:28 dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar”, Él está dispuesto a quitarte la carga (frustraciones, miedo, duda, falta de perdón, orgullo, etc.) y así podrás ver hacia adelante y podrás lograr aquello que te parecía imposible.

Decide hoy soltar aquello que te detiene, limita y te causa heridas y pon todo en las manos de Dios y sé verdaderamente libre.

Por Judith Quisbert.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Las parejas felices suben de peso?

En una investigación hecha por en Centro Nacional de Biotecnología, en los Estados Unidos, se analizó a 169 parejas por un periodo de cuatro años. Estos recién casados eran pesados dos veces al año y eran evaluados en cuanto a su satisfacción matrimonial. Cuando este estudio concluyó, los investigadores determinaron que las parejas que eran felices en sus matrimonios ganaban peso; mientras que, aquellos que eran infelices en su relación perdían peso y terminaban divorciándose.

La justificación para que las parejas felices ganaran peso, es que las personas que encontraban a su pareja ideal no tenían la necesidad de impresionar a nadie más. Esto significa que preferían pasar tiempo juntos en vez de hacer actividades físicas. Además, la convivencia hacía que ambos se adapten a las costumbres alimenticias del otro, y se sientan seguros con los cambios en sus cuerpos. Por otra parte, las personas que eran infelices en sus matrimonios preferían mantenerse en forma para buscar un posible nuevo romance.

Sin embargo, esto no quiere decir que todas las parejas felices deben subir de peso; sino más bien que deben de tener cuidado en cuanto a su salud. La conductora de la investigación, la Piscóloga Andrea L. Meltzer afirma que: “Al centrarse más en el peso en términos de implicaciones de salud en comparación con las implicaciones de apariencia, las parejas satisfechas pueden ser capaces de evitar potencialmente el aumento de peso no saludable, con el tiempo en sus matrimonios”. Esto quiere decir que las parejas felices se preocupan por su peso por medidas de salud, y no por cuestión de apariencia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Corre Forrest, corre

Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios. Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar.” Hebreos 12: 1-3.

¿Quién no recuerda al tierno personaje interpretado por Tom Hanks?, quien pese a tener un leve retraso mental y motriz, tenía una asombrosa capacidad para correr muy rápido lo cual sirvió para abrirle muchas puertas en la vida.

La carrera de la vida no es fácil y la palabra carrera quizás exprese de manera exacta el modo de vida actual de muchas familias. Todo se hace a las apuradas, hay cada vez menos tiempo para compartir y encima la tecnología parece contribuir al aislamiento. Es muy común hoy en día ver a cada miembro de la familia concentrado en su teléfono más que en la conversación o interacción con los demás.

Para correr mejor y más libres, debemos despojarnos de todo el peso que significa el pecado, esto se refiere a todo lo que sabemos que nos separa de Dios. La paga del pecado es muerte y cuando desobedecemos la voluntad de Dios todo esto se transforma en un peso que llevamos en nuestra propia vida.

También son una carga, las heridas no sanadas, la falta de perdón, la amargura del corazón, los enojos, pero también todo lo que tiene que ver con el pasado. Así como no se puede correr de manera eficiente si uno está permanentemente mirando para atrás, tampoco se puede ganar una carrera cuando llevamos una carga tan pesada.

El pasaje citado nos dice donde debe estar nuestra mirada: “puestos los ojos en Jesús” en su victoria en la cruz para no decaer ni desmayar. Esto mismo me recuerda a Pedro caminando sobre el agua pero solo podía hacerlo mientras su mirada se mantenía en Jesús, cuando puso su atención en el viento y lo embravecido del mar, automáticamente comenzó a hundirse.

Por eso y ante tantas presiones, la Palabra nos dice que la vida es una carrera para ser corrida con paciencia. Cuando pienso en esto, recuerdo a los maratonistas que comienzan la carrera despreocupados por los que van delante o por quienes pretenden pasarlos. Íntimamente saben que la carrera es larga y no es de los más rápidos la victoria, sino de aquellos que resisten o espiritualmente hablando, de los que permanecen.

Y hablando de permanecer la Biblia nos dice: “Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho. Juan 15:5-7

¿Qué significa permanecer en nuestra vida cotidiana? Leer la Palabra de Dios, orar, servirle, obedecerle, escuchar su voz y confiar en El, especialmente cuando las circunstancias de la vida parecen ir en una dirección contraria a la deseada.

La manera de llegar a la meta es permanecer ligado a Él, corriendo con paciencia y con la mirada puesta en Jesús el autor y consumador de la fe. Si te sientes cansado, desanimado, a punto de abandonar, levanta tu mirada a Jesús, permanece en Él, no abandones, todavía Él quiere darte nuevas fuerzas para que pronto puedas cruzar la meta como un verdadero vencedor en Cristo.

Por Daniel Zangaro

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Medidas para bajar de talla

Muchas veces nos cansamos de hacer dieta y ejercicios y nos montamos en la pesa y el resultado es que no hemos bajado de peso. Hay razones muy sencillas para esto. Primero, la grasa pesa menos que el músculo. Si están creciendo tus músculos por el ejercicio, aunque bajes la grasa en el cuerpo, tu peso no va a variar y hay casos en los que incluso aumenta el peso.

Si estás haciendo pesas, lo más probable es que te aumente el músculo. El secreto está en hacer pesas de poco peso con muchas repeticiones. Esa es la manera de quemar grasa y tonificar. Es posible que con más peso te sientas hinchada también. Y a fin de cuentas, lo que se necesita para rebajar y ponernos en forma es mucha disciplina y una tonelada de fuerza de voluntad. Desde luego que también están las fajas, que dan resultado inmediato pero la mayoría de las mujeres no las soportamos. Si la aguantas, úsala por varias horas al día, pues también son aliadas para moldear el cuerpo.

En cuanto a la fuerza de voluntad, yo he sentido muchas veces que la mía está débil, pero enfocándome no en hacer dieta sino en comer saludable, se me ha hecho mucho más fácil. Me relajo y solo trato de escoger las opciones más inteligentes a la hora de comer algo. Ten a la mano opciones saludables todo el tiempo. Frutas, frutos secos como almendras, nueces. Si me provoca algo dulce, me como uno o dos dátiles. Si lo que deseo es algo crujiente, descubrí que la jícama me tranquiliza ese antojo. La corto en trocitos o palitos, le rocío un poco de jugo de limón y chile Tajín o si no tengo, le pongo un poquito de pimienta cayena y una espolvoreada de sal. Las nueces o frutos secos tampoco los debemos comer en exceso porque son muy cargados en calorías.

Lo que hay que hacer es una combinación de ejercicio, buena comida y poca cantidad, pero unas cinco o seis veces al día. Limpiar tu despensa y tu casa en general de tentaciones es la mejor opción, pero no siempre tenemos esa opción. Si te decides, y tienes chicos, acostúmbralos también a comer saludable. Un yogurt con dátiles y un poco de miel les va a encantar. Dales opciones. Jugos hechos con la fruta natural y un poco de fibra, hará que el impacto del azúcar en la sangre no sea tan inmediato y los acostumbrará a optar por lo natural. El pan, es una de las cosas que no tenemos por qué eliminar, pero sí debemos optar por panes con fibra, con granos y bajos en azúcar.

Otro alimento que no comemos a menudo son los frijoles, y la verdad es que son muy nutritivos y sabiéndolos preparar, ya sea en sopa en crema, licuados, les pueden encantar a los chicos y a nosotras nos dejarán satisfechas rápidamente.

Los quesos, embutidos, jamón y todas esas delicias que nos encantan tienen un alto contenido de sal, así que si quieres bajar o desinflamarte debes moderarlos o eliminarlos de tu menú.

Por último, bebidas con pepinos  perejil y piña son diuréticos naturales que van a eliminar el exceso de agua en tu organismo rápidamente.

Dormir bien es muy importante. Relájate mucho en la noche practicando respirar profundamente y pausadamente y no veas programas de televisión que sean de mucha acción y te alteren.

Comer grasas de las buenas, como el aceite de coco, el aceite de oliva extra virgen y el aguacate, ayudan a quemar las grasas. Evidentemente todos los excesos son dañinos. Hay que comerlos pero moderadamente.

Haz la prueba de ejercitarte y comer sano por tu bienestar y con el enfoque de llegar a una edad madura sintiéndote ágil y saludable.

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

El cesto

Un hombre realizaba sus compras  acompañado de su hijo pequeño. El niño llevaba un cesto grande y el padre iba llenándolo con un artículo tras otro. Ponía latas de conserva, azúcar, harina, carne, etc.

Una mujer que los observaba desde atrás y dijo en voz baja:

      – Ésta es una carga muy pesada para un niño como tú, ¿no es así?

El chico se dio la vuelta mirando hacia ella un poco sorprendido. Entonces, con una sonrisa, contestó:

      – ¡Oh, no se preocupe, mi padre sabe muy bien cuánto puedo llevar!.

En muchas oportunidades creemos que las circunstancias terminarán con nosotros, que el peso que llevamos finalmente nos aplastará, que no hay manera de seguir adelante. Sin embargo, Dios nunca nos dará un peso mayor al que podemos llevar.

Al igual que ese niño, debemos caminar confiados en que nuestro Padre sabe hasta dónde podemos soportar y permanece junto a nosotros para ayudarnos y fortalecernos.

“No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa”. Isaías 41:10 (NTV)

Los problemas por los que atravesamos sirven para fortalecer nuestra fe,  para formar nuestro carácter y prepararnos para los planes que Dios tiene para nosotros. Y aunque las circunstancias se vean adversas, nuestro Padre siempre nos va a sostener y nos llevará más allá de lo que podemos imaginar.

Cuando la adversidad se presente en tu vida y empieces a creer que no puedes más o cuando la gente llegue hasta ti para desalentarte con sus comentarios, sonríe y has la misma afirmación del niño: Mi Padre sabe muy bien cuánto puedo llevar.

No desmayes, Dios es tu ayudador y nunca te abandonará.

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Una Nueva Dieta Cada Día!

¿Se han dado cuenta que todos los días hay una nueva moda en dietas? ¡Es preocupante! Si uno hace caso termina comiendo demás todos los días, pues oyes algo que te gusta de una (aguacate) algo que te gusta de otra (carnes con grasa) o algo que te gusta de otras como (chocolate negro) en fin…causan gran confusión. Hoy día están: la dieta Paleo, la dieta de South Beach, la dieta del Dr. Atkins, las dietas de desintoxicación (fortísimas) y al final nadie sabe exactamente qué es lo que deben hacer para bajar un poco de peso. Siento que hay mucha ansiedad, y ponerse a dieta causa MÁS ansiedad.

Hay que tener criterio y comer balanceado. Lo mejor es no dejar de comer nada, totalmente. Es decir, claro que si no comemos más pan y azúcares por, al menos 21 días, vamos a bajar algunas libras, pero al volver a probar algo que contenga una de las dos cosas que habíamos eliminado totalmente de nuestra dieta, vamos a ganar más peso del que perdimos. El cuerpo necesita un poco de todos los nutrientes. Si comemos balanceado, una porción suficiente, (no que nos llene pero que nos deje satisfechos) bajaremos de peso. No excedernos, porque el sobrepeso viene porque nos hemos excedido, hemos consumido más calorías que las que estamos gastando con la actividad diaria. Las hormonas en las mujeres y la edad en general influyen en hacernos ganar más peso. Pero tenemos que reconocer que tenemos menos actividad a medida que pasan los años y eso contribuye también a que se vaya acumulando una grasita difícil de eliminar. Los años no pasan en vano. Un punto muy importante que hay que desarrollar la FUERZA de voluntad. Buen nombre, pero no siempre la tenemos fuerte…para NO comer…

Otra cosa, sabemos que es excelente comer frutas y verduras, pero recuerden que hasta eso en exceso puede engordar, porque seamos sinceros, las verduras no las consumimos sin una salsita o mantequilla para acompañarlas y darles sabor. ¿Cierto? Así que no sigan gastando en dietas amigos, amigas. Lo mejor es tener un balance, recuerden escoger lo saludable manténganse activos. Si un día nos pasamos de calorías, tratemos de quemar un poquito más de calorías al día siguiente haciendo un poco más de ejercicios. ¡Ah! Y manténganse bien hidratados, que muchas veces confundimos sed con hambre. Ejercer esa fuerza de voluntad es lo que necesitamos, no una dieta ¡Somos una maravillosa creación de un Dios perfecto y debemos cuidarnos para honrarlo hasta con eso! !Bendiciones!

¿Te perdiste?

 Si alguno de ustedes tiene cien ovejas y se da cuenta de que ha perdido una, ¿acaso no deja las otras noventa y nueve en el campo y se va a buscar la oveja perdida? Y cuando la encuentra, la pone en sus hombros  y vuelve muy contento con ella. Lucas 15:4-6 (TLA)

Hace varios años una ovejita fue encontrada después de permanecer escondida en una cueva durante seis años. Por supuesto, durante ese tiempo su lana creció sin que nadie estuviera allí para esquilarla. Cuando finalmente fue encontrada, su vellón pesaba algo más de veintisiete kilos.

El peso promedio del vellón de una oveja es de cuatro kilos y medio, excepcionalmente puede llegar a seis kilos y ochocientos gramos como máximo. Lo que significa, que durante seis años, ella llevó seis veces más el peso normal de su lana, simplemente porque estaba lejos de su pastor.

¿No crees que es lo mismo que sucede con nosotros en determinados momentos de nuestra vida?, porque cuando nos alejamos de Dios, es como si cargaramos un peso sobre nuestros hombros que nos avergüenza y que nos impide continuar, a causa de nuestra desobediencia y por haber preferido las cosas que el mundo nos ofrece en vez de seguirlo a Él.

El pecado nos hace sentir indignos de su perdón y su presencia; pero su amor, misericordia y gracia nos atraen hacia Él; sin importar lo que hiciste ni donde estuviste, recuerda que El siempre espera que regreses a su camino, porque lo más importante es tu arrepentimiento y el deseo de empezar todo de nuevo, pero ésta vez escuchando su voz y obedeciendo sus instrucciones cada día.

Ya no sigas escondiéndote de tu Pastor, ha llegado el momento de regresar al redil, olvida el motivo por el que te extraviaste, admite que te equivocaste pero también reconoce que lo necesitas porque no hay nadie que te ame y te proteja como nuestro amado Padre Celestial.

Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Juan 10:27-28 (RVR 1960)

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend