salud | CVCLAVOZ

All posts in “salud”

Ejercicios para los que trabajan en oficinas

Hay trabajos u oficios que requieren que uno esté sentado la mayor parte del día. Alguien que labora ocho horas diarias, que después se va a casa en auto o bus, llega a mirar la televisión o comer y luego dormir, no está haciendo ningún tipo de ejercicio físico. Esta mala rutina de vida tiene consecuencias a corto y largo plazo. De hecho, el término “síndrome de oficina” ya se está haciendo popular.

Según el hospital BNH Spine Centre, el síndrome de oficina “por lo general se encuentra en los trabajadores de oficina que pasan muchas horas frente a una computadora o pantallas pequeñas. Esto puede causar dolores de cabeza, dolor en los hombros y espalda, dedos y brazos entumecidos, visión débil, y ojos secos. Para remediar esta situación, uno debe poner en práctica algunos ejercicios que son sencillos y efectivos:

Un ejercicio práctico es desviar la atención de la pantalla de la computadora a cada 30 minutos y fijar la vista en diferentes direcciones. Asimismo, se debe tomar algunos minutos para respirar profundamente: inhalar y mantener la respiración por unos segundos y luego expirar lentamente por la boca. Estos ejercicios hacen que ingrese mayor cantidad de oxígeno al cerebro, el cual incrementa la concentración y el funcionamiento cerebral.

También se debe levantar el codo hacia los costados de 5 a 10 veces por cada brazo, y luego, estirar los brazos y moverlos de atrás hacia adelante. Esto aliviará el dolor que causa estar en una sola posición durante todo el día. A esto se le debe sumar el movimiento del cuello hacia los costados de 10 a 15 veces.

Para finalizar, se debe procurar estar en movimiento la mayor cantidad posible. Por ejemplo, se puede implementar el uso de un escritorio que se pueda regular para cuando uno está parado o sentado. Otra manera es ponerse de pie a cada hora y estirar todo el cuerpo. También se debe cambiar de posición a cada 10 minutos y flexionar las rodillas 10 veces cada una. De igual forma, es importante tener una postura recta cuando se está sentado, y de esta manera, cuidar al cuerpo mientras se trabaja.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Estoy enfermo, ¿por qué Dios no me sana?

“Estoy enfermo. Le he pedido a Dios me sane, pero aún así no veo respuesta ¿Por qué?”

Ante todo, debemos entender que las enfermedades tienen diversos orígenes. Algunas son hereditarias, otras se adquieren por contagio, otras se producen por el descuido y el exceso que la misma persona comete. Por ejemplo, si uno come algo que sabe que le hará daño, es lógico que después tenga algún malestar estomacal. Cuando uno entiende el origen de la enfermedad, se puede tener una mejor perspectiva de ella.

A nadie le gusta sufrir dolor ni malestar. Todos queremos tener salud completa para realizar nuestras actividades con normalidad y sin interrupciones. Es por eso que oramos y pedimos a Dios para que elimine la enfermedad de nuestras vidas y nos dé bienestar. Sin embargo, hay momentos en los que parece como si Dios no quiere ayudarnos.

En la Biblia hay diversos versículos que ofrecen paz y esperanza a los que buscan sanidad, y a veces nos aferramos a ellas y esperamos que se apliquen a nuestra vida. Aún cuando ponemos toda nuestra fe y confianza en que Dios así lo hará, es como si nuestras oraciones se quedaran en el techo de nuestras casas y nunca llegaran a sus oídos. Esto puede llevar al desánimo y a la amargura; no obstante, hay algo que estamos olvidando.

No hay nadie más sabio y poderoso que Dios. Sus planes son mayores que los nuestros, y aunque no los entendamos, debemos ser pacientes y aceptar su voluntad. 2 Corintios 12:9 (TLA) dice: “«Mi amor es todo lo que necesitas. Mi poder se muestra en la debilidad.» Por eso, prefiero sentirme orgulloso de mi debilidad, para que el poder de Cristo se muestre en mí.” Si a Dios le place, obtendremos sanidad porque de esa manera estaremos cumpliendo con un propósito. Pero si no somos sanados, entonces es porque Él también tiene otros planes mayores para nuestra vida.

Dios no se olvida de nadie tan solo porque sufre de algún mal. Con enfermedad o sin ella, Dios tiene un propósito especial para cada uno de nosotros. Lo que podemos hacer es confesar nuestros pecados (Santiago 5:15-16), orar para alcanzar misericordia y gracia (Hebreos 4:16), pedir por paciencia y fe para comprender el plan de Dios (Romanos 8:28) y ser agradecidos (1 Tesalonicenses 5:18). Recordemos que Dios nos ama y siempre quiere lo mejor; es mejor confiar en sus planes que en los nuestros.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Revive tu sueño

“a los pobres les devuelve la esperanza…” Job 5:16 (TLA)

Ante las circunstancias duras de la vida, tales como problemas familiares, de salud o hasta de un país, uno pudiera llegar a sentir que ya no hay esperanza. Pero Dios en Su Palabra nos repite 365 veces “no temas”. Pudiéramos decir que hay un “no temas” para cada día del año. Por lo tanto y más allá de las duras circunstancias, abandona el temor, sigue luchando y recuerda que Dios tiene planes de bien para tu vida. Él puede convertir las dificultades en oportunidades para que obtengas una doble bendición. Solo cree, Dios tiene planes de bienes para tu vida y puede convertir las dificultades en oportunidad para una doble bendición.

Por Danitza Luna

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Sabes qué son los prebióticos y los probióticos?

Los prebióticos NO son microorganismos vivos. Los probióticos si lo son.

Los prebióticos sirven de estímulo para el crecimiento de los probióticos en nuestro organismo para así poder formar la flora intestinal.

Los probióticos son microorganismos vivos que cuando se ingieren en cantidades adecuadas, pueden ser muy beneficiosos para la salud de quien los consume, pues son bacterias o levaduras que se pueden conseguir en diferentes alimentos, como medicamentos o suplementos dietéticos. Los más usados son el lactobacillus y el bifidobacterium que se usan también para conservar alimentos mediante la fermentación, como es el caso del yogurt.

Los alimentos que contienen probióticos aparte del yogurt, son el kefir, el chucrut que es una col fermentada. Dato importantísimo: el chocolate negro no contiene probióticos, pero es un vehículo MUY efectivo para ayudar a sobrevivir a los probióticos y los protege de los Ph del tracto digestivo, facilitando así su llegada al colon. Las microalgas, sopa de miso, pepinos encurtidos y el te kombucha también contienen estas bacterias de manera natural.

Los prebióticos son compuestos que el organismo no puede digerir y tiene un efecto fisiológico en el intestino estimulando el crecimiento y la actividad de las bacterias o probióticos. Se componen de una fibra especial que nuestro organismo no puede digerir, pero se fermentan en el tracto digestivo y esas bacterias se alimentan de ello.

Los alimentos con prebióticos son las alcachofas, achicoria, espárragos. El banano o cambur, la papa dulce, la cebolla el puerro o ajo porro y el mismo ajo contienen este tipo de fibra. Y por último la avena y la cebada son ricos en fibra también.

Ambos, prebióticos y probióticos contribuyen con una buena digestión y ayudan a sacar provecho de los alimentos que consumimos. Por tanto es importante incluir este tipo de fibra y alimentos ricos en ellos para nuestra salud.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Manejar ebrio = manejar deshidratado?

Los accidentes automovilísticos son, lamentablemente, una noticia muy común en la mayoría de países. La mala conducción de algunas personas causan destrozos de propiedades y muchas veces terminan con la vida de alguien. Estos accidentes son causados en su mayoría por personas que están bajo los efectos del alcohol o las drogas; sin embargo, un estudio sugiere que el consumo de agua tiene una influencia significante.

Investigadores de la Universidad Loughborough de Reino Unido hicieron un experimento con conductores de autos. Los participantes fueron sometidos a una prueba realizada en un simulador de conducción basado en un laboratorio. En dicho estudio descubrieron que las personas normalmente hidratadas tuvieron 47 incidentes al conducir, mientras que aquellos que estaban deshidratados tuvieron 101 incidentes. Esta cifra es similar a los accidentes causados por una persona ebria al conducir.

El profesor Ron Maughan, Profesor Emérito de Nutrición del Deporte y Ejercicio en la Universidad de Loughborough y Presidente del Consejo de Asesoramiento Científico del Instituto Europeo de Hidratación lideró el estudio, y aseguró que:

“Los niveles de errores de control que encontramos son de una magnitud similar a los encontrados en las personas con un contenido de alcohol en la sangre de 0,08%, el actual límite legal de conducir del Reino Unido. En otras palabras los conductores que no están bien hidratados hacen el mismo número de errores que las personas que están por encima del límite de alcoholemia al volante.”

Por otra parte, la directora del Instituto Europeo de Hidratación (EHI), Jane Holdsworth, dijo: “La evidencia anecdótica sugiere que muchos conductores evitan beber en largos viajes para minimizar las paradas en el baño, pero sabemos que incluso una hidratación leve puede causar síntomas como dolor de cabeza, cansancio y letargo.” Tras este estudio, los expertos recomiendan que todas aquellas personas que conducen cualquier tipo de transporte, consideren seriamente su hidratación como parte de las precauciones que se debe tomar al conducir. Esto ayudará a salvaguardar su propia seguridad y la de los demás.

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

La importancia del lavado de manos

En la antigüedad, la importancia del lavado de manos no tenía tanta relevancia como ahora, la cual se debió a la falta de investigación en el tema. Sin embargo, en la actualidad, los expertos califican al lavado de manos como algo necesario en la vida de cada persona. De hecho, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos aseguran que “el lavado de manos es como una vacuna «hágalo usted mismo»”

¿Por qué lavarnos las manos?

Muchas enfermedades y afecciones se propagan por medio de las manos, debido a que son las partes del cuerpo que están en mayor contacto con las demás personas. Numerosos estudios han demostrado que las manos transmiten y reciben millones de microbios, los cuales hacen que uno esté expuesto a enfermarse. Sin embargo, para evitar esta situación, uno debe de lavarse las manos con frecuencia con jabón durante diez segundos como mínimo.

¿Cuándo debemos lavarnos las manos?
  • Antes, durante, y después de la preparación de comida.
  • Antes de comer.
  • Antes y después de cuidar a un enfermo.
  • Antes y después de tratar un corte o herida.
  • Después de haber tocado dinero.
  • Después de ir al baño.
  • Después de cambiar los pañales a un niño, o a un niño que ha utilizado el baño.
  • Después de sonarse la nariz, toser o estornudar.
  • Después de tocar a un animal, alimentarlo o limpiar sus desechos.
  • Después de manipular alimento para mascotas.
  • Después de tocar la basura.
¿Agua caliente o fría?

Un estudio de la Universidad Rutgers publicado en Journal of Food Protection, comprobó que la temperatura del agua no influencia la efectividad del lavado de manos. “Este estudio nos muestra que la temperatura del agua utilizada no importa”, afirma Donald Schaffner, distinguido profesor y especialista en extensión en ciencias de la alimentación, “este estudio puede tener implicaciones significativas para la energía del agua, ya que el uso de agua fría ahorra más energía que el agua tibia o caliente.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡La soledad agrava las enfermedades!

A menudo las enfermedades tienen mucha relación con el estado de ánimo del paciente; por ejemplo, es un hecho conocido que el 60% de las enfermedades humanas son causadas por el estrés. Recientes investigaciones han demostrado que la soledad también es un factor importante.

Un estudio dirigido por el psicólogo Chris Fagunders y Angie LeRoy, reveló que la calidad de relaciones interpersonales afecta a la de salud de una persona. “La soledad pone a las personas en riesgo de mortalidad prematura y a todo tipo de otras enfermedades físicas”, afirma LeRoy. Los investigadores señalan que no importa la cantidad de amistades o familiares se tenga, sino la fortaleza del vínculo. Asimismo descubrieron que “diferentes factores psicosociales como sentirse rechazado o sentirse marginado o no tener fuertes lazos sociales con otras personas hacen que la gente se sienta peor física, mental y emocionalmente.”

El efecto de la soledad fue particularmente estudiado en las personas con resfriados. Aquellas que se sentían solas tenían síntomas más graves que aquellos que tenían una buena relación con otras personas. Después de esta investigación, los estudiosos recomiendan a los médicos y pacientes tener en cuenta los factores psicológicos al momento de hacer una evaluación de salud. Además, aconsejan que las personas se dediquen a construir relaciones personales sanas y fuertes para enfrentar mejor, no solo las enfermedades, sino también las diversas situaciones de su vida.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Usa menos plástico

Como dije en mi segmento “Elige Brillar” dentro de Noticias CVCLAVOZ debemos usar menos plástico por salud y para contribuir con el medio ambiente. Y siendo que allí di tan solo unos tres datos para colaborar con eso, aquí me extiendo y especifico un poco más.

Lamentablemente el plástico es un material que el planeta no puede degradar. Demora cientos de años en descomponerse. Y digo lamentablemente, porque nos habíamos acostumbrado a lo práctico de los envases con tapas para guardar todo fácilmente en la nevera.

Pero además de esto, los aditivos tóxicos del plástico como el bisfenol A, el BPA, contaminan la sangre tanto de adultos como de niños, si usas biberones o teteros plásticos. Son más seguros porque no se rompen como el vidrio, pero tienen el problema de la toxicidad.

Las personas que estudian la contaminación del medio ambiente han visto que los fragmentos de plástico contaminan ya todos los mares y las costas del planeta. Eso ha impactado todos los ecosistemas. A veces por los colores hay animales que los han ingerido y eso ha llevado a la muerte a muchos de ellos,  como pelícanos, tortugas marinas, a las que se les pueden meter partículas plásticas en las fosas nasales.

He leído que el reciclaje de plástico no funciona. Por tanto la solución más práctica es minimizar su uso y tratar de llegar a no usarlo del todo. Es difícil, pues el papel plástico para envolver las cosas en la nevera, las preserva, preserva la humedad y una vez que uno se hace casi dependiente de él es difícil. Más no imposible. Busquemos la manera. Aquí te doy varias soluciones para comenzar:

  1. Lleva tus propias bolsas cuando vayas de compras. Puedes hacer unas de tela grandes muy bonitas. Compite con tus vecinas en hacerlas y ver cuál queda más linda y así creas conciencia de esto en ellas también.  Cuéntales del problema de la contaminación y de lo tóxico que es para el ser humano.
  2. No uses plástico para calentar comida en micro-ondas. Ya sabes que es como agregarle veneno a la comida.
  3. No tomes agua de botellas plásticas. Compra tu botella de metal y acostúmbrate a llenarla en tu casa del agua de tu filtro o nevera.
  4. Elige siempre vidrio, cerámica o metal para guardar tus alimentos.
  5. Si te gusta tomar de pitillos popotes o pajillas, (diversas maneras latinas de llamarlos)  compra una de acero reusable. Las consigues en internet.
  6. Evita los productos de limpieza que vienen en plástico. Acostúmbrate a usar vinagre, bicarbonato y productos naturales que son biodegradables.
  7. Evita los vasos y cubiertos de plástico en las fiestas o eventos. Lleva contigo un juego personal en tu cartera o maletín para cuando comas en el trabajo.
  8. No uses las cafeteras que cuelan con cápsulas de café. Son plásticas. Y la colada es caliente.

Son solo varias maneras, pero con algo comenzamos a contribuir con el medio ambiente y con nuestra salud.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¿Cuánta agua debemos tomar a diario?

En promedio, el ser humano está compuesto por un 60% de agua. Cuando miccionamos o sudamos, estamos perdiendo agua de nuestro cuerpo; por tal motivo, debemos mantenernos constantemente hidratados. Es errónea la creencia de que solo se debe tomar agua cuando se tiene sed. El Doctor Julian Seifter, especialista en los riñones y profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, afirma que “las personas mayores no tienen tanta sed como lo hacían cuando eran más jóvenes. Y eso podría ser un problema si están tomando un medicamento que puede causar pérdida de líquidos, como un diurético”. Es por ello que doctores y especialistas sugieren que para mantenerse saludable se debe tomar agua diariamente, incluso cuando uno no tiene sed.

¿Por qué es importante tomar agua?

Un reporte de salud de la Facultad de Medicina de Harvard afirma que el agua es importante para nuestro cuerpo porque lleva los nutrientes y oxígeno a las células, ayuda a la digestión porque descarga las bacterias de la vejiga, previene el estreñimiento, normaliza la presión arterial, estabiliza los latidos del corazón, protege los órganos y tejidos, regula la temperatura corporal, y mantiene el balance de los electrolitos.

¿Cómo saber si estoy deshidratado?

Algunas señales son:

¿Cuánta agua debemos tomar?

El Dr. Seifter dice que la cantidad de agua varía de acuerdo a cada persona. Los que están con medicamentos que hacen que el cuerpo retenga más agua de lo normal, deben consultar con su médico para que les recomiende la cantidad ideal. Por otra parte, aquellos que realizan mucho esfuerzo físico en el día, ya sea por ejercicio o trabajo, pueden tomar de dos a tres tazas con agua por hora. No obstante, en ambos casos, lo aconsejable es consultar primero con un médico. Para todos aquellos que no se identifiquen con ninguna de las dos descripciones anteriores, los especialistas concuerdan en que se debe tomar dos litros de agua al día aproxidamente.

¿Sólo el agua hidrata?

Heidi Godman, editora ejecutiva de la revista Harvard Health Letter, recomienda evitar las bebidas azucaradas pues ellas incrementan el riesgo de desarrollar enfermedades como la diabetes. También afirma que si bien no hay hidratante más efectivo que el agua, se puede obtener fluidos por la comida: “…también se obtiene líquidos de alimentos ricos en agua, como ensaladas, frutas y compota de manzana.”

 

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡La fe te hace más saludable!

Para mantenerse saludable, los expertos recomiendan consumir alimentos saludables y hacer ejercicio. Sin embargo, un estudio reveló que la fe es vital para el funcionamiento adecuado del cerebro y, como él es el órgano que conduce a todo el cuerpo, este hallazgo nos abre los ojos a la manera en que tratamos nuestra salud.

Andrew Newbeg y Mark Waldman hicieron una investigación de cómo el creer en Dios afecta a nuestros cerebros, y llegaron a la conclusión que:

La fe es la cosa más importante que una persona necesita para mantener un cerebro neurológicamente sano. De hecho, creemos que la fe es más esencial que el ejercicio, especialmente a la luz de la investigación acumulativa que muestra cómo la duda y el pesimismo pueden acortar su vida por años.

Newberg y Waldman aseguran que la fe fortalece un circuito único en el cerebro que mejora la memoria, la cognición, reduce la ansiedad, incrementa la conciencia social y la empatía. Ellos también estudiaron el efecto de la oración y concluyeron que mejora la fe y “libera poderosos neurotransmisores que aumentan su sentido de alerta, claridad, conciencia y tranquilidad.” A este estudio también se le suma el estudio realizado por Harvard T.H. Chan School of Public Health que reveló que ir a la iglesia tiene efectos en la esperanza de vida.

Por lo tanto, la fe, la oración y la asistencia a la iglesia no solo son formas que nos ayudan a conectarnos con Dios, sino que también tienen un gran impacto en nuestro cuerpo físico.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

¡Los juegos mentales no te hacen más inteligente!

Con el creciente auge de las aplicaciones para los teléfonos móviles, cada vez más personas se aventuran a descargar apps que ofrecen satisfacer las distintas necesidades de sus clientes; sin embargo, no todas ellas son lo que prometen ser. Con el afán de incrementar su productividad, algunos optan por descargar juegos mentales que aseguran aumentar la inteligencia de los participantes. Esta tendencia ha hecho que esa clase de juegos se convierta en un negocio de aproximadamente un billón de dólares. Las compañías encargadas publicitan sus aplicaciones como una forma rápida y sencilla de entrenar al cerebro; no obstante, a veces su propaganda es exagerada. De hecho, la Comisión Federal de Comercio multó a una empresa por 2 millones de dólares por falsa publicidad.

Los juegos para entrenar el cerebro ofrecen resultados que no han sido comprobados científicamente, así lo afirma un estudio de un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Florida publicado por la revista científica Frontiers in Aging Neuroscience. Wally Boot, profesor asociado de psicología y experto en deterioro cognitivo relacionado con la edad afirma que: “Nuestros hallazgos y estudios anteriores confirman que hay muy poca evidencia de que estos tipos de juegos pueden mejorar su vida de una manera significativa.” Además aseveró que la publicidad de estos juegos “no son consistentes con las conclusiones de nuestro último estudio”.

¿Por qué los juegos mentales no funcionan?

Éstos juegos sostienen que si uno mejora el total de su memoria de trabajo, se puede realzar el funcionamiento en muchas áreas de la vida cotidiana, ya que, la memoria es vital para realizar nuestras actividades diarias. Sin embargo, Neil Charness, profesor de psicología y una autoridad líder en el envejecimiento y la cognición, manifiesta que “las personas tienen una preocupación real por la pérdida de conocimiento y la pérdida de memoria a medida que envejecen, por lo que hacen todo tipo de cosas para tratar de evitar el deterioro cognitivo”, pero que de nada sirve practicar con juegos que les ayuden a memorizar números o patrones pues ellos no tienen mayor repercusión en el desempeño cerebral.

¿Cuál es la mejor manera de entrenar el cerebro y de ser inteligente?

El ejercicio físico cambia la estructura en el cerebro y aumenta su función; es por tal motivo que Charness recomienda hacer ejercicios aeróbicos en lugar de practicar los juegos mentales: “Si su objetivo real es mejorar la función cognitiva y los juegos cerebrales no están ayudando, entonces tal vez es mejor para ti hacer ejercicio aeróbico en lugar de sentarse frente a la computadora jugando estos juegos”. Por otra parte, otros investigadores sugieren que actividades como la lectura, la práctica de un instrumento musical, y la ingesta de comida saludable; son factores que contribuyen al mejor desempeño del cerebro y a incrementar la inteligencia.

 

Este artículo fue producido para Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Bendición más que riquezas.

La bendición es la expresión de un deseo benigno que se dirige a una persona; Dios quiere que como sus hijos seamos bendecidos en todas las áreas de nuestras vidas.

Muchos piensan que ser bendecido es pedir a Dios cosas grandes, que en varios casos tienen que ser visibles y tangibles. Cuántas personas creen hoy en día que la bendición de Dios se encuentra en tener las mejores cosas materiales, mucho dinero en el  banco o vestir la ropa de moda del momento; es un error pensar que sólo lo material es una bendición del Padre y si no lo reciben piensan que el Señor no está atento a sus necesidades.

El deseo de Dios es que nos vaya bien en todas las cosas que emprendamos cada día, también desea que tengamos salud para poder disfrutar de lo que Él nos da. Tenemos que tener la madurez suficiente para poder administrar lo que Dios  pone en nuestras manos.

“Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.” 3 Juan 1:2

Hay bendiciones que son más que riquezas, como: Tener salud, ser amado y amar, paz en el corazón a pesar de las pruebas, disfrutar de unos padres, un hijo, la dicha de tener amigos, la vida que Dios nos da cada día, un trabajo, un esposo y una esposa que te ama y disfrutar de todo lo que nuestro Padre ha creado para consentirte porque eres valioso para Él.

Las cosas más pequeñas, que creemos menos importantes, hacen de nuestras vidas algo perfecto. Disfruta de todo lo que Dios te da cada día y recuerda que hay bendiciones que no siempre son riquezas.

“Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará.”  Salmo 23:1-2

Por Miguel Ángel Veizaga.

 

 

El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

Send this to a friend