La ropa blanca siempre llama la atención y gusta porque es muy fácil combinarla con otros colores. Sin embargo muchos la evitan porque se ensucian muy fácilmente y con el tiempo se van curtiendo y se ven amarillas o grises.

El sudor del cuerpo, manchas de comida o incluso partículas en el aire van quedando en los tejidos y por eso se van dañando.

Hay muchos productos químicos y comerciales que han salido con el fin de blanquear, pero aquí, me voy a ir por lo natural, porque muchos de esos químicos pueden causar alergias y son dañinos para el medio ambiente.

La primero es el bicarbonato de sodio que si usas como parte del lavado habitual, no solo blanqueas sino que suavizas la ropa. Agrega un tercio de taza a cada lavado de ropa blanca. Deja que se remoje una media hora y luego activa la lavadora.

Otro producto natural que ayuda al blanqueamiento de la ropa, es el jugo de limón con un poco de sal. En cada carga de ropa puedes agregar el jugo de dos limones y un cuarto de taza de sal. Déjalas remojar por media hora y hasta una hora si puedes y luego lava como de costumbre.

Si tienes manchas muy difíciles en la ropa, como de la cáscara del coco u otras puedes hacer una mezcla de agua oxigenada con amoníaco, a razón de ½ vaso de agua oxigenada y 5 gotas de amoníaco a tu carga de ropa. Deja remojar por media hora y luego enjuaga.

El vinagre de manzana es especial para quitar las manchas que salen en la zona de las axilas en las camisas. En este caso remoja las zonas en vinagre de manzana sin diluir y deja actuar por media hora. Si aún le queda, repite el proceso en las dos siguientes lavadas.

Por último, sabemos que la leche es muy buena para eliminar lo que llamamos el percudido. Remoja la prenda en leche fría por una hora y luego la lavas como lo haces normalmente.

Espero que estos tips te ayuden a tener tu ropa blanca más presentable.

ARTICULOS RELACIONADOS

1 Comentario

Dejar una respuesta